BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

MASEI


Esta Parashá fue Preparada Por ABA-EYBO
PARSHAT MASEI
Números 33:1 – 36:13
DEDICADA A LA MEMORIA Y PARA MÉRITO DE:
Sarah Bat Haran - Rivkah, Rajel, Leah, (כריסטינה מרים דה בלר), Rajel Savua de Akiva;
Ruti Sarah Bat Simcha
Rabbi Akiva Ben Yosef, Jeannette Agustin San Juan, Fortune Agustin,
Filomena Agustin de San Juan (T’vila / Fila), Federmo San Juan, Aba Mevoyan Beler, Rajel Mazouz
Claudio Alfredo Beler San Juan; (סוג'ונטו בן סופריו) ; ( אבא סופריו) , Rabbi Ya’akov Abujatseira
(כל הזקנים בדורותיהם, מצד אבי, ובצד אמי); Jaya Mushka Schneersohn
Y de todos los Anusim de la casa de Israel; Jean-Baptiste Alvares
ז'אן בטיסט אלבארס , רבי שלמה לוריא, מהרש״ל
Jean Baptiste Louis Agustin Rodrigué Alvares, Rav DovBer de Lubavitch
אורינו ז'אן בטיסט אלבארס;
Eli Ha’Kohen, Pinjás Ve’Ikavod Ha’Kohen. Abayé Ha’Kohen, El Rebbe de Lubavitch,
Menajem Mendel Shnirsohn Zt”L; Yehuda Ha’Jassid, e Israel Meir KaGan el Jafets Ha’Jaim.


CONTENIDO DE LA PARASHÁ
ACERCA DE LA PARASHAT MASEI

Masei - es la palabra hebrea para "viajes", es la segunda palabra, y la primera palabra distintiva en esta Parashá. Es la porción 43 de la Torá semanal en el ciclo anual de la lectura de la Torá y es la décima y última en el Libro de los Números.

La Parashá discute las estaciones de los viajes de los israelitas, las instrucciones para tomar la tierra de Israel, las ciudades para los levitas y las ciudades para refugios, y la intervención de las hijas de Tselofjad. La Parashá constituye los capítulos de Números 33:1 - 36: 13. Está compuesta por 5,773 letras hebreas, 1,461 palabras hebreas y 132 versículos, y puede ocupar unas 189 líneas en un rollo de la Torá. La Parashá Masei generalmente se lee en julio o en agosto.

El calendario lunisolar hebreo contiene hasta 55 sábados, el número exacto varía entre 50 en los años comunes y 54 o 55 en los años bisiestos. En algunos años bisiestos (por ejemplo, 2014), parashat Masei se lee por separado.

En la mayoría de los años (por ejemplo, 2018, 2019, 2020, 2021, 2022, 2023, 2024, 2025, 2026, 2027, 2028 y 2029), Parashat Masei se combina con la Parashá anterior, Matot, para ayudar a alcanzar el número de lecturas semanales necesarias





RESUMEN DE LA PARASHÁT MASEI

Masei is la Sidra número 43 de la Torá. Es la 10ª y última del Sefer Bamidbar (Libro de números). Entre los Pesukim (Capítulos) 33:1 y 36:13. Su Haftará está en Jeremías 2:4 – 28, 3:4. En el Capítulo la Torá hace una recapitulación de los cuarenta y dos campamentos que hicieron los israelitas durante su travesía de cuarenta años por el desierto.

El Eterno ordena que los Canaaneos sean eliminados de la Tierra de Israel y que no queden vestigios de su idolatría. Se advierte a los israelitas que la presencia de Canaaneos, se convertirá en terribles dolores y sufrimientos para ellos.

En los siguientes capítulos se reparte según sorteo los territorios para ser ocupados por las tribus. Se delimitan las fronteras de la Tierra de Israel. Se establece que las tribus cedan para los Leviim (Levitas) cuarenta y ocho ciudades, ya que ellos no tienen posesión territorial.

Seis de estas ciudades servirán también como refugio para el homicida no intencionado (un tipo de detención sin muros), para que pueda huir a buscar asilo y protección en ellas. Empero, se establece la pena capital para el homicidio intencionado, alevoso y planificado, tras un juicio exhaustivo y justo.

Para preservar el patrimonio territorial tribal, las hijas de Tselofjad (así como cualquier hija de Israel que no tuviera hermanos varones), deben contraer matrimonio con miembros de su propia tribu; ya que no se les puede dar a heredar tierra perteneciente a la tribu y luego pasarse a otra de las tribus de Israel.



BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA TORÁ

Antes de leer o estudiar la Torá hay que acostumbrarse a bendecir al Eterno (HaShem). Mantén en mente que el nombre de D.ios que se usa cuando decimos nuestras plegarias y cuando leemos la Torá o cuando bendecimos a D.ios es “Adonai”. Donde quiera que aparezca su nombre lo pronunciamos “Adonai”. Dondequiera que aparece el nombre del Eterno (YHVH) lo pronunciamos Adonai en esos momentos, en otros momento sólo decimos HaShem.


Bendito sea el Eterno, el D.ios Bendito

¡Bendito sea el Eterno quien debe ser bendecido!

En Hebreo

¡Barúj Atáh (Adonai), Eloheinu Meléj HaOlám, Asher Bájar Bánu Mikól Ha’Amím VeNatán Lanú Et Torató. Barúj Atáh Adonai, Notén HaTorá!

En Español

¡Bendito Eres Tú Adonai, Elohim Nuestro y Rey del universo, que Nos Ha Escogido de entre todas las naciones y nos Ha Entregado Su Torá. Bendito eres Tú Adonai, donador de la Torá!



בְּמִדְבַּר

LECTURA DE LA TORÁ

Parashat Masei: Números 33:1 – 36:13

NÚMEROS CAPÍTULO 33:1-56

Ele ha-Masei - Estas son las estancias* de los hijos de Israel, los cuales salieron de la tierra de Egipto por sus escuadrones, bajo la conducta de Moisés y Aarón. Y Moisés escribió sus salidas conforme á sus jornadas por mandato del Eterno. Estas, pues, son sus estancias con arreglo á sus partidas. De Ramsés partieron en el mes primero, á los quince diás del mes primero: el segundo día de la pascua salieron los hijos de Israel con mano alta, á ojos de todos los Egipcios. Estaban enterrando los Egipcios los que el Eterno había matado de ellos, á todo primogénito; habiendo el Eterno hecho también juicios en sus dioses. Partieron, pues, los hijos de Israel de Ramsés, y asentaron campo en Sucot. Y partiendo de Sucot, asentaron en Etham, que está al cabo del desierto. Y partiendo de Etham, volvieron sobre Pi-hahiroth, que está delante de Baal-Tsefon, y se asentaron delante de Migdol.

Y partiendo de Pi-hahiroth, pasaron por medio de la mar al desierto, y anduvieron camino de tres días por el desierto de Etham, y asentaron en Mara. Y partiendo de Mara, vinieron á Elim, donde había doce fuentes de aguas, y setenta palmeras; y asentaron allí. Y partidos de Elim, asentaron junto al mar Bermejo. Y partidos del mar Bermejo, asentaron en el desierto de Sin. Y partidos del desierto de Sin, asentaron en Dofca. Y partidos de Dofca, asentaron en Alús. Y partidos de Alús, asentaron en Refidim, donde el pueblo no tuvo aguas para beber.

Y partidos de Refidim, asentaron en el desierto de Sinaí. Y partidos del desierto de Sinaí, asentaron en Kibroth-hataava. Y partidos de Kibroth-hataava, asentaron en Haseroth. Y partidos de Haseroth, asentaron en Ritma. Y partidos de Ritma, asentaron en Rimmón-peres. Y partidos de Rimmón-peres, asentaron en Libna. Y partidos de Libna, asentaron en Rissa. Y partidos de Rissa, asentaron en Ceelatha, Y partidos de Ceelatha, asentaron en el monte de Sefer. Y partidos del monte de Sefer, asentaron en Harada. Y partidos de Harada, asentaron en Maceloth. Y partidos de Maceloth, asentaron en Tahath. Y partidos de Tahath, asentaron en Tara.

Y partidos de Tara, asentaron en Mithca. Y partidos de Mithca, asentaron en Hashmona. Y partidos de Hashmona, asentaron en Moseroth. Y partidos de Moseroth, asentaron en Bene-jaacán. Y partidos de Bene-jaacán, asentaron en el monte de Gidgad. Y partidos del monte de Gidgad, asentaron en Jotbata. Y partidos de Jotbata, asentaron en Abrona. Y partidos de Abrona, asentaron en Etsion-geber. Y partidos de Etsion-geber, asentaron en el desierto de Tsin, que es Cades. Y partidos de Cades, asentaron en el monte de Hor, en la extremidad del país de Edom. Y subió Aarón el sacerdote al monte de Hor, conforme al dicho del Eterno, y allí murió á los cuarenta años de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en el mes quinto, en el primero del mes. Y era Aarón de edad de ciento y veinte y tres años, cuando murió en el monte de Hor. Y el Cananeo, rey de Arad, que habitaba al mediodía en la tierra de Canaán, oyó como habían venido los hijos de Israel.

Y partidos del monte de Hor, asentaron en Salmona. Y partidos de Salmona, asentaron en Phunón. Y partidos de Phunón, asentaron en Oboth. Y partidos de Oboth, asentaron en Ije-abarim; en el término de Moab. Y partidos de Ije-abarim, asentaron en Dibón-gad. Y partidos de Dibón-gad, asentaron en Almon-diblathaim. Y partidos de Almon-diblathaim, asentaron en los montes de Abarim, delante de Nebo. Y partidos de los montes de Abarim, asentaron en los campos de Moab, junto al Jordán de Jericó. Finalmente asentaron junto al Jordán, desde Beth-jesimoth hasta Abel-sitim, en los campos de Moab.

Y habló el Eterno á Moisés en los campos de Moab junto al Jordán de Jericó, diciendo: Habla á los hijos de Israel, y diles: Cuando hubieren pasado el Jordán á la tierra de Canaán, Echarán a todos los moradores del país de delante de ustedes, y destruirán todas sus pinturas, y todas sus imágenes de fundición, y arruinarán todos sus altos; Y echarán los moradores de la tierra, y habitarán en ella; porque yo se la he dado para que la posean. Y heredarán la tierra por suertes (lotería) por sus familias: a los muchos dará mucho por su heredad, y a los pocos darán menos por heredad suya: donde le saliere la suerte, allí la tendrá cada uno: por las tribus de sus padres heredarán. Y si no echaren los moradores del país de delante de ustedes, sucederá que los que dejaren de ellos serán por aguijones en sus ojos, y por espinas en sus costados, y ellos han de afligirlos a ustedes sobre la tierra en que ustedes habitaren. Será además, que haré a ustedes como yo pensé hacerles a ellos.

NÚMEROS CAPÍTULO 34:1-29
Y el Eterno habló a Moisés, diciendo: Manda a los hijos de Israel, y diles: Cuando hubieren entrado en la tierra de Canaán, es a saber, la tierra que les ha de caer en heredad, la tierra de Canaán según sus términos; Tendrán el lado del mediodía desde el desierto de Zin hasta los términos de Edom; y les será el término del mediodía al extremo del mar salado hacia el oriente: Y este término les irá rodeando desde el mediodía hasta la subida de Acrabbim, y pasará hasta Zin; y sus salidas serán del mediodía a Cades-barnea; y saldrá a Hasar-addar, y pasará hasta Asmón; Y rodeará este término, desde Asmón hasta el torrente de Egipto, y sus remates serán al occidente. Y el término occidental les será la gran mar: este término les será el término occidental. Y el término del norte será este: desde la gran mar se señalarán el monte de Hor; Del monte de Hor señalarán a la entrada de Hamat, y serán las salidas de aquel término a Sedad; Y saldrá este término a Zifón, y serán sus remates en Hasar-enán: este les será el término del norte. Y por término al oriente se señalarán desde Hasar-enán hasta Sefam; Y bajará este término desde Sefam a Ribla, al oriente de Ain: y descenderá el término, y llegará a la costa de la mar de Kinneret al oriente; Después descenderá este término al Jordán, y serán sus salidas al mar Salado: esta será su tierra: por sus términos alrededor. Y mandó Moisés a los hijos de Israel, diciendo: Esta es la tierra que heredarán por suerte, la cual mandó el Eterno que diese a las nueve tribus, y á la media tribu:

Porque la tribu de los hijos de Rubén según las casas de sus padres, y la tribu de los hijos de Gad según las casas de sus padres, y la media tribu de Manasés, han tomado su herencia: Dos tribus y media tomaron su heredad de esta parte del Jordán de Jericó al oriente, al nacimiento del sol. Y habló el Eterno a Moisés, diciendo: Estos son los nombres de los varones que se aposesionarán la tierra: Eleazar el sacerdote, y Josué hijo de Nun. Tomaran también de cada tribu un príncipe, para dar la posesión de la tierra. Y estos son los nombres de los varones: De la tribu de Judá, Caleb hijo de Yefuné. Y de la tribu de los hijos de Shimón, Samuel hijo de Ammiud. De la tribu de Benjamín; Elidad hijo de Chislón. Y de la tribu de los hijos de Dan, el príncipe Bucci hijo de Jogli. De los hijos de José: de la tribu de los hijos de Manasés, el príncipe Haniel hijo de Efod. Y de la tribu de los hijos de Efraín, el príncipe Chêmuel hijo de Siftán. Y de la tribu de los hijos de Zabulón, el príncipe Elisafán hijo de Farnach. Y de la tribu de los hijos de Issachâr, el príncipe Paltiel hijo de Azan. Y de la tribu de los hijos de Asher, el príncipe Ahiud hijo de Selomi. Y de la tribu de los hijos de Neftalí, el príncipe Pedael hijo de Ammiud. Estos son a los que mandó el Eterno que hiciesen la partición de la herencia a los hijos de Israel en la tierra de Canaán.


NÚMEROS CAPÍTULO 35:1 - 34

Y Hablo el Eterno a Moisés en los campos de Moab, junto al Jordán de Jericó, diciendo: Manda á los hijos de Israel, que les den a los Levitas de la posesión de su heredad ciudades en que habiten: También les darán á los Levitas ejidos de esas ciudades alrededor de ellas. Y tendrán ellos las ciudades para habitar, y los ejidos de ellas serán para sus animales, y para sus ganados, y para todas sus bestias. Y los ejidos de las ciudades que les darán a los Levitas, serán mil codos alrededor, desde el muro de la ciudad para afuera. Luego medirán fuera de la ciudad á la parte del oriente dos mil codos, y á la parte del mediodía dos mil codos, y á la parte del occidente dos mil codos, y á la parte del norte dos mil codos, y la ciudad en medio: esto tendrán por los ejidos de las ciudades. Y de las ciudades que les darán a los Levitas, seis ciudades serán de acogimiento, las cuales les daran para que el homicida se acoja allá: y además de éstas les daran cuarenta y dos ciudades.

Todas las ciudades* que les darán a los Levitas serán cuarenta y ocho ciudades; estas con sus ejidos. Y las ciudades que les dieren de la heredad de los hijos de Israel, del que mucho tomaran mucho, y del que poco tomaran poco: cada uno dará de sus ciudades á los Levitas según la posesión que heredará. Y habló el Eterno á Moisés, diciendo: Habla á los hijos de Israel, y diles: Cuando hubieren pasado el Jordán á la tierra de Canaán, se señalaran ciudades, “ciudades de acogimiento” tendrán, donde pueda huir el homicida que hiriere á alguno de muerte por yerro. Y les serán aquellas ciudades por acogimiento del pariente, y no morirá el homicida hasta que esté á juicio delante de la congregación. De las ciudades, pues, que darán, tendrán seis ciudades de acogimiento.

Tres ciudades darán de esta parte del Jordán, y tres ciudades darán en la tierra de Canaán; las cuales serán ciudades de acogimiento. Estas seis ciudades serán para acogimiento á los hijos de Israel, y al extranjero, y al que morare entre ellos, para que huya allá cualquiera que hiriere de muerte á otro por yerro. Y si con instrumento de hierro lo hiriere y muriere, homicida es; el homicida morirá:

Y si con piedra de mano, de que pueda morir, lo hiriere, y muriere, homicida es; el homicida morirá. Y si con instrumento de palo de mano, de que pueda morir, lo hiriere, y muriere, homicida es; el homicida morirá. El pariente del muerto, él matará al homicida: cuando lo encontrare, él le matará. Y si por odio lo empujó, ó echó sobre él alguna cosa por asechanzas, y muere;

O por enemistad lo hirió con su mano, y murió: el heridor morirá; es homicida; el pariente del muerto matará al homicida, cuando lo encontrare. Mas si casualmente lo empujó sin enemistades, ó echó sobre él cualquier instrumento sin asechanzas, O bien, sin verlo, hizo caer sobre él alguna piedra, de que pudo morir, y muriere, y él no era su enemigo, ni procuraba su mal; Entonces la congregación juzgará entre el heridor y el pariente del muerto conforme á estas leyes:

Y la congregación librará al homicida de mano del pariente del muerto, y la congregación lo hará volver á su ciudad de acogimiento, á la cual se había acogido; y morará en ella hasta que muera el gran sacerdote, el cual fué ungido con el aceite santo. Y si el homicida saliere fuera del término de su ciudad de refugio, á la cual se acogió,

Y el pariente del muerto le hayare fuera del término de la ciudad de su acogida, y el pariente del muerto al homicida matare, no se le culpará por ello: Pues en su ciudad de refugio deberá aquél habitar hasta que muera el gran sacerdote: y después que muriere el gran sacerdote, el homicida volverá á la tierra de su posesión.

Y estas cosas les serán por ordenanza de derecho por sus edades, en todas sus habitaciones. Cualquiera que hiriere á alguno, por dicho de testigos, morirá el homicida: mas un solo testigo no hará fé contra alguna persona para que muera. Y no tomarán precio por la vida del homicida; porque está condenado á muerte: mas indefectiblemente morirá.

Ni tampoco tomarán precio del que huyó á su ciudad de refugio, para que vuelva á vivir en su tierra, hasta que muera el sacerdote. Y no contaminarán la tierra donde estuvieren: porque esta sangre amancillará la tierra: y la tierra no será expiada de la sangre que fué derramada en ella, sino por la sangre del que la derramó. No contaminen, pues, la tierra donde habitán, en medio de la cual yo habito; porque yo el Eterno habito en medio de los hijos de Israel.

NÚMERO CAPÍTULO 36:1-13
Y Llegaron los príncipes de los padres de la familia de Guilad (Galaad), hijo de Machîr, hijo de Manasés, de las familias de los hijos de José; y hablaron delante de Moisés, y de los príncipes, cabezas de padres de los hijos de Israel, Y dijeron:

el Eterno mandó á mi señor que por suerte diese la tierra á los hijos de Israel en posesión: también ha mandado el Eterno á mi señor, que dé la posesión de Tselofjad nuestro hermano á sus hijas; Las cuales, si se casaren con algunos de los hijos de las otras tribus de los hijos de Israel, la herencia de ellas será así desfalcada de la herencia de nuestros padres, y será añadida á la herencia de la tribu á que serán unidas:

y será quitada de la suerte de nuestra heredad. Y cuando viniere el jubileo de los hijos de Israel, la heredad de ellas será añadida á la heredad de la tribu de sus maridos; y así la heredad de ellas será quitada de la heredad de la tribu de nuestros padres.

Entonces Moisés mandó á los hijos de Israel por dicho del Eterno, diciendo: La tribu de los hijos de José habla rectamente. Esto es lo que ha mandado el Eterno acerca de las hijas de Tselofjad, diciendo: Cásense como á ellas les pluguiere, empero en la familia de la tribu de su padre se casarán;

Para que la heredad de los hijos de Israel no sea traspasada de tribu en tribu; porque cada uno de los hijos de Israel se allegará á la heredad de la tribu de sus padres. Y cualquiera hija que poseyere heredad de las tribus de los hijos de Israel, con alguno de la familia de la tribu de su padre se casará, para que los hijos de Israel posean cada uno la heredad de sus padres. Y no ande la heredad rodando de una tribu á otra: mas cada una de las tribus de los hijos de Israel se llegue á su heredad.

Como el Eterno mandó á Moisés, así hicieron las hijas de Tselofjad. Y así Maala, y Tirsa, y Hogla, y Milchâ, y Noaj, hijas de Tselofjad, se casaron con hijos de sus tíos: De la familia de los hijos de Manasés, hijo de José, fueron mujeres; y la heredad de ellas quedó en la tribu de la familia de su padre. Estos son los mandamientos y los estatutos que mandó el Eterno por mano de Moisés á los hijos de Israel en los campos de Moab, junto al Jordán de Jericó.



MAFTIR
NUMEROS 36:12-13

Como el Eterno mandó á Moisés, así hicieron las hijas de Tselofjad. Y así Maala, y Tirsa, y Hogla, y Milchâ, y Noaj, hijas de Tselofjad, se casaron con hijos de sus tíos: De la familia de los hijos de Manasés, hijo de José, fueron mujeres; y la heredad de ellas quedó en la tribu de la familia de su padre. Estos son los mandamientos y los estatutos que mandó el Eterno por mano de Moisés á los hijos de Israel en los campos de Moab, junto al Jordán de Jericó.


BENDICIONES PARA DESPUÉS DE LEER LA TORÁ

Después de leer o estudiar la Torá hay que acostumbrarse a bendecir el Eterno (HaShem)

En Hebreo

¡Barúj Atáh Adonai (Eterno), Eloheinu Meléj HaOlám, Asher Natán Lanú Et Torató. Torát Emét, Vejayei Olám Natá Betojeiunu. Barúj Atáh Adonai (Eterno), Notén HaTorá!

En Español

¡Bendito Eres Tú Eterno, Elohim Nuestro y Rey del universo, que nos ha entregado Su Torá, una Torá de Verdad, y que ha implantado en nuestro interior la vida eterna. Bendito Eres Tú Adonai (Eterno), donador de la Torá!


LA HAFTARAT MASEI

Jeremías (Yirmyahu) 2:4 - 28 y 4:1-2





LA HAFTARÁT MASEI

1) La haftará para la Parashat Masei es: Para los judíos asquenazíes: Jeremías 2: 4-28 y 3: 4. y Para los judíos sefarditas: Jeremías 2: 4-28 y 4: 1-2.

2) Cuando la Parashá de Masei se combina con la Parashá de Matot, la Haftará es la Haftará de la Parashá de Masei.

3) Cuando la Parashá coincide con Shabat Rosh Jodesh (como lo hizo en 2008), Isaías 66: 1 y 66:23 se agregan a la Haftará.


UN RESUMEN DE LA HAFTARAT MASEI

La haftará de esta semana es la segunda de una serie de tres "haftarot de aflicción". Estas tres Haftarot se leen durante las Tres Semanas de luto por Jerusalén, entre los ayunos de 17 Tammuz y del 9 de Av. El profeta Jeremías transmite el mensaje del Eterno al pueblo judío, en tonos fuertes que castigan a todos los sectores de la nación, incluyendo el liderazgo, por su abandono de Dios. "¿Qué mal encontraron tus antepasados ​​en Mí, que se distanciaron de Mí, y buscaron la futilidad y se volvieron inútiles?" Él les recuerda la bondad que el Eterno hizo por ellos, sacándolos de Egipto y guiándolos por el desierto y estableciéndolos en la Tierra Prometida; sin embargo, le pagaron la bondad con deslealtad. "Porque mi pueblo cometió dos males; Me han abandonado a mí, el manantial de las aguas vivas; y además de eso, se cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no tienen agua".

El Eterno les pide que vean las acciones de sus naciones vecinas, Kittitas (Gente de la Isla de Chipre) y Kedaritas (Gente de la Península de Arabia), "y vean si hubo tal cosa, si una nación intercambió jamás a su dios, aunque esos no son dioses". Sin embargo, mi nación intercambió su gloria por lo que no sirvió de nada ".

Luego, Jeremías predice el sufrimiento que sufrirá el pueblo judío a manos de sus enemigos, y también de sus antiguos aliados: "Tu maldad te castigará, y serás reprendido por tus apostasías; y sabrás y verás que abandonar el Eterno tu Dios es malo y amargo ".

La haftará termina con una nota alentadora, asegurándole a la gente que si regresan al Eterno su Dios con sinceridad, serán restaurados a su plena gloria.





BENDICIÓN PARA LA HAFTARÁ

Antes de leer la Haftará también, el lector o el estudiante ha de decir esta bendición:

En Hebreo
¡Barúj Atáh Adonai (Eterno) Eloheinu Meléj HaOlám Asher Bájar Bin-vi-ím Tovím Ve-Ratzá Ve-Divreijem Ha-ne-Emarim Ve-Emét! ¡Barúj Atáh Adonai (Eterno) Ha-Bojer Ba-Torá Uv-Moshé Avdó Uv-Yisra’el Amó U-ninviei Ha-Emét Va-Tsedék!

En Español
¡Bendito Eres Tú Adonai (Eterno), Elohim Nuestro, Rey del Universo, que escogiste Buenos Profetas y te complaciste con sus palabras que fueron pronunciadas con Verdad! ¡Bendito Eres Tú Adonai (Eterno), que escogiste la Torá y a Moshé tu Siervo, y a Israel Tu Pueblo, y a Los Profetas de Verdad y Justicia!


LECTURA DE LA HAFTARÁ

Jeremías (Yirmyahu) 2:4-28; 3:4; 4:1-2
Jeremías les dice: Oigan la palabra del Eterno, casa de Jacob, y todas las familias de la casa de Israel. Así dijo el Eterno: ¿Qué maldad hallaron en mí sus padres, que se alejaron de mí, y se fueron tras la vanidad, y se tornaron vanos? Y no dijeron: ¿Dónde está el Eterno, que nos hizo subir de tierra de Egipto, que nos hizo andar por el desierto, por una tierra desierta y despoblada, por tierra seca y de sombra de muerte, por una tierra por la cual no pasó varón, ni allí habitó hombre? Y los metí en tierra de Carmelo, para que comieran su fruto y su bien: mas entraron, y contaminaron mi tierra, é hicieron mi heredad abominable. Los sacerdotes (Kojanim) no dijeron: ¿Dónde está el Eterno? y los que tenían la Torá no me conocieron; y los pastores se rebelaron contra mí, y los profetas profetizaron por el ídolo de Baal, y anduvieron tras lo que no aprovecha.

Por tanto entraré aún en juicio con ustedes, dijo el Eterno, y con los hijos de sus hijos pleitearé. Porque pasan a las islas de Chîttim y miran; y envían a Kedar, y consideran cuidadosamente, y ven si se ha hecho cosa semejante a ésta: Si alguna gente ha cambiado sus dioses, bien que ellos no son dioses. Pero mi pueblo ha trocado su gloria por lo que no aprovecha. Espántense, cielos, sobre esto, y horrorícense; desólense en gran manera, dijo el Eterno. Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, por cavar para sí cisternas, cisternas rotas que no detienen aguas. ¿Es Israel siervo? ¿es esclavo? ¿por qué ha sido dado en presa? Los cachorros de los leones bramaron sobre él, dieron su voz; y pusieron su tierra en soledad; quemadas están sus ciudades, sin morador.

Aun los hijos de Nof y de Tafnes te quebrantaron la mollera. ¿No te acarreó esto tu dejar al Eterno tu Dios, cuando te hacía andar por camino? Ahora pues, ¿qué tienes tú en el camino de Egipto, para que bebas agua del Nilo? ¿y qué tienes tú en el camino de Asiria, para que bebas agua del río?

Tu maldad te castigará, y tu apartamiento te condenará: sabe pues y ve cuán malo y amargo es tu dejar al Eterno tu Dios, y faltar mi temor en tí, dice el Señor el Eterno de los ejércitos. Porque desde muy atrás he quebrado tu yugo, y roto tus ataduras; y dijiste: No serviré. Con todo eso, sobre todo collado alto y debajo de todo árbol umbroso, corrías tú, oh ramera.

Y yo te planté de buen vidueño, simiente verdadera toda ella: ¿cómo pues te me has tornado sarmientos de vid extraña? Aunque te laves con lejía, y amontones jabón sobre tí, tu pecado está sellado delante de mí, dijo el Señor el Eterno.

¿Como dices: No soy inmunda, nunca anduve tras los ídolos Baales? Mira tu proceder en el valle, conoce lo que has hecho, dromedaria ligera que frecuentas sus carreras; Asna montés acostumbrada al desierto, que respira como quiere; ¿de su ocasión quién la detendrá? Todos los que la buscaren no se cansarán; la hallarán en su mes. Defiende tus pies de andar descalzos, y tu garganta de la sed. Mas dijiste: se ha perdido la esperanza; en ninguna manera: porque extraños he amado y tras ellos tengo de ir.

Como se avergüenza el ladrón cuando es tomado, así se avergonzarán la casa de Israel, ellos, sus reyes, sus príncipes, sus sacerdotes, y sus profetas; Que dicen al leño: Mi padre eres tú; y a la piedra: Tú me has engendrado: pues me volvieron la cerviz, y no el rostro; y en el tiempo de su trabajo dicen: Levántate, y líbranos. ¿Y dónde están tus dioses que hiciste para tí?

Levántense, á ver si te podrán librar en el tiempo de tu aflicción: porque según el número de tus ciudades, oh Judá, fueron tus dioses. A lo menos desde ahora, ¿no clamarás a mí, Padre mío, guiador de mi juventud?

Si te has de convertir (Arrepentir), oh Israel, dice el Eterno, conviértete (Vuelvete) á mí; y si quitares de delante de mí tus abominaciones, no andarás de acá para allá. Y jurarás, diciendo, Vive el Eterno, con verdad, con juicio, y con justicia: y se han de bendecir en él las gentes, y en él se gloriarán.


BENDICIÓN PARA DESPUÉS DE LA HAFTARÁ

Después de leer la Haftará, el lector o estudiante de la Haftará debe recitar la siguiente bendición:

En Hebreo

¡Barúj Atáh Adonai (Eterno), Eloheinu Meléj Ha-Olám, Tsur Kol Ha-Olamím Tsadík VeKól Ha-dorot Ha-Él Ha-ne’emán Ha-Omer Ve-osé Ha-medaber U-Makiyem Shekol Devarav Emét Ve-Tsedék Ne’emán Atáh Adonai (Eterno) Eloheinu Ve-ne’enamím Devareja Ve-Davar Ejád Mi-devareija Ajor Yashuv Reikam Ki El Meléj Ne’eman Ve-Rajamán Atáh! ¡Barúj Atáh Adonai (Eterno) Ha-Él Ha-ne’eman VeKol Devarav!

En Español

¡Tú Adonai (Eterno), eres el Elohim Nuestro, el Rey del Universo, la Roca de las eternidades, el Justo en todas las generaciones, el Elohim (D.ios) Fiel, que Dice y Hace, que Habla y Cumple, Cuyas Palabras son Verdaderas. Fiel eres Tú Adonai (Eterno) nuestro Elohim y Tus Palabras son Fieles. Ni una sola de Tus Palabras se vuelve sin cumplirse, porque Tú, oh Elohim, Eres Rey Fiel y Compasivo! ¡Bendito Eres Tú, Adonai (Eterno, Eloha que Eres Fiel en todas Tus Palabras!





Un Cuestionario Preparado en las Instituciones de Ohr Somayaj en Jerusalem, Israel.

Todas las referencias son a los versos y al comentario de Rashi, a menos que se indique lo contrario.

PARASHAT MASEI
1 ¿Por qué la Torá enumera los lugares donde acamparon los judíos? Números 33: 1 - Para mostrar el amor de Hashem por el pueblo judío. Aunque se decretó que deambulan por el desierto, no viajaron continuamente. Durante 38 años, se mudaron solo 20 veces.

2 ¿Por qué el rey de Arad se sintió en libertad de atacar al pueblo judío? Números 33:40 - Cuando Aharon murió, las nubes de gloria que protegían al pueblo judío partieron.

3 ¿Qué longitud tenía el campamento en la barra central? Números 33:49 - Doce mil.

4 ¿Por qué la Torá necesita especificar los límites que debe heredar el pueblo judío? Números 34: 2 - Porque ciertas mitzvot se aplican solo en el país.

5 ¿Cuál fue el papel de Nesi'im al dividir la Tierra? Números 34:17 - Cada nasi representaba a su tribu. También asignó la herencia a cada familia en su tribu.

6 ¿Cuándo comenzaron las tres ciudades al este del Jordán a funcionar como ciudades de refugio? Números 35:13 - Después de Yehoshua separó tres ciudades al oeste del Jordán.

7 Había seis ciudades de refugio, tres a cada lado del Jordán. Sin embargo, en el lado este del Jordán solo había dos tribus y media. ¿Por qué necesitaban tres ciudades? Números 35:14 - Porque los asesinatos eran más comunes allí.

8 Para ser juzgado como un asesino intencional, ¿qué tipo de arma debe usar el asesino? Números 35:16 - Uno capaz de infligir una lesión letal.

9 ¿Por qué se culpa al kohen gadol de las muertes accidentales? Números 35:25 - Debería haber orado para que tales cosas no ocurran.

10 Cuando un campo ancestral se mueve por herencia de una tribu a otra, ¿qué le sucede en yovel? Números 36: 4 - Se queda con la nueva tribu.



H’ Ehad



___________

        ה' אחד





Share:

No comments:

Post a Comment