BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

LA HAFTARÁ DE LA VISIÓN DE ISAIAS (JAZÓN YESHAYAH)


Shabat Jazón

LA HAFTARÁ JAZÓN (LA VISIÓN)

Isaías 1:1-27.

La Haftará de esta semana es la tercera de una serie de tres "Haftarot de aflicción". Estas tres Haftarot se leen durante las Tres Semanas de luto por Jerusalén conocidas como Bein Ha’Metzarím, entre los ayunos del 17 de Tamuz y el 9 de Av.

Isaías transmite a los judíos una visión Divina que experimentó, castigando a los residentes de Yehudá y Jerusalén por haberse rebelado contra Dios, criticándolos por repetir sus errores y no abandonar sus caminos pecaminosos, incluso después de haber sido reprendidos y castigados. "¡Ay de una nación pecadora, un pueblo cargado de iniquidad, descendencia malvada, hijos corrompidos! Dejaron a Dios, provocaron al Santo de Israel". Se emplean palabras duras, comparando a los líderes judíos con los gobernantes de Sodoma y Gomorra. Dios declara su disgusto por sus sacrificios y ofrendas que estaban aromatizados con costumbres paganas. "¿Cómo se ha convertido en una ramera, una ciudad fiel; una vez estuvo llena de justicia, en la cual se alojaría la justicia, pero ahora es una ciudad de homicidas..."

Isaías luego pronuncia palabras más suaves, animando al pueblo a arrepentirse sinceramente y a realizar actos de justicia y bondad hacia los necesitados, los huérfanos y las viudas, y prometiéndoles lo mejor de la tierra a cambio de su obediencia. “Si vuestros pecados resultaren ser como el carmesí, se volverán blancos como la nieve; si resultaren ser tan rojos como el tinte carmesí, serán como lana”. La Haftorá concluye con la promesa de que Dios finalmente restablecerá los Shoftím (los jueces) y líderes de Israel, cuando "Sión sea redimida por la justicia y sus penitentes por la rectitud".

Nota: La primera palabra de la Haftará es "Jazón" ("La visión [de Isaías]"). El Shabat cuando se lee esta Haftará, el Shabat antes de Tisha Be' Av, se llama así "Shabat Jazón", el "Shabat de la Visión". Según la tradición jasídica, en este Shabat el alma de cada judío recibe una "visión" del tercer Templo Sagrado que será reconstruido con la llegada del Mashíaj. 

LECTURA DE LA HAFTARÁ

HAFTARAT DEVARIM - ISAÍAS 1:1-1:27


Visión de Isaías hijo de Amoz, la cual vió sobre Judá y Jerusalem, en días de Uzzías, Jotham, Achâz y Ezechîas, reyes de Judá. Oigan, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla el Eterno: Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se rebelaron contra mí. El buey conoce á su dueño, y el asno el pesebre de su señor: Israel no conoce, mi pueblo no tiene entendimiento.


¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron al Eterno, provocaron á ira al Santo de Israel, se tornáron atrás. ¿Para qué han de ser castigados aún? todavía se rebelarán. Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa ilesa, sino herida, hinchazón y podrida llaga: no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite. Su tierra está destruida, sus ciudades puestas á fuego, su tierra delante de ustedes comida de extranjeros, y asolada como asolamiento de extraños.


Y queda la hija de Sión como choza en viña, y como cabaña en melonar, como ciudad asolada. Si el Eterno de los ejércitos no hubiera hecho que nos quedaran muy cortos residuos, como Sodoma hubiéramos sido, y semejantes á Gomorra. Príncipes de Sodoma, oigan la palabra del Eterno; escuchen la ley de nuestro Dios, pueblo de Gomorra.


¿Para qué me sirven, dice el Eterno, la multitud de sus sacrificios? Harto ya estoy de holocaustos de carneros, y de sebo de animales gruesos: no quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabríos.


¿Quién demandó esto de sus manos, cuando vinieran a presentarse delante de mí, para hollar mis atrios? No me traigan más vano presente: el perfume me es abominación: los sacrificios de la luna nueva y de Shabat, el convocar asambleas, no las puedo aguantar: Sus solemnidades son iniquidad. Sus lunas nuevas y sus solemnidades mi alma las tiene por aborrecidas: me son gravosas; cansado estoy de llevarlas.


Cuando extendieren sus manos, yo esconderé de ustedes mis ojos: asimismo cuando multiplicaren la oración, yo no oiré: llenas están de sangre sus manos. Lavense, limpiense; quiten la iniquidad de sus obras de ante mis ojos; dejen de hacer lo malo: Aprendan a hacer bien: busquen juicio, restituyan al agraviado, oigan en derecho al huérfano, amparen a la viuda. 


Vengan ya, dice el Eterno, y estemos á cuenta: si sus pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos: si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.


Si quisieren y oyeren, comerán el bien de la tierra: Si no quisieren y fueren rebeldes, serán consumidos a espada: porque la boca de el Eterno lo ha dicho. ¿Cómo te has tornado ramera, oh ciudad fiel? Llena estuvo de juicio, en ella habitó equidad; mas ahora, homicidas. Tu plata se ha tornado escorias, tu vino mezclado está con agua. Tus príncipes, prevaricadores y compañeros de ladrones: todos aman las dádivas, y van tras las recompensas: no oyen en juicio al huérfano, ni llega a ellos la causa de la viuda. Por tanto, dice el Señor el Eterno de los ejércitos, el Fuerte de Israel: Ea, tomaré satisfacción de mis enemigos, me vengaré de mis adversarios: Y volveré mi mano sobre ti, y limpiaré hasta lo más puro tus escorias, y quitaré todo tu estaño: 


Y restituiré tus jueces como al principio, y tus consejeros como de primero: entonces te llamarán Ciudad de justicia, Ciudad fiel. Sión con juicio será rescatada, y los Judíos arrepentidos de ella serán redimidos con rectitud. 




EN RESUMEN
EN LA HAFTARÁ PARA DEVARÍM ISAÍAS ACUSA AL PUEBLO DE REBELIÓN CONTRA DIOS.

La selección de la Haftará es de Isaías 1:1-27.

Tisha B’Av, el día más triste del calendario judío, marca el aniversario de la destrucción del Templo. En el Shabat anterior a Tisha B'Av, que siempre coincide con Parashat Devarim, los judíos leen una haftará desde el principio del Libro de Isaías. El Shabat antes de Tishá BeAv a menudo se llama Shabat Hazon, llamado así por la primera palabra de la haftará. A diferencia de Jeremías y Ezequiel, quienes experimentaron vívidas visiones como su iniciación en la profecía, Isaías no informa haber tenido visiones, simplemente comienza condenando al pueblo de Judá y Jerusalén por su mal comportamiento.

Él le recuerda al pueblo que Dios ha sido como un padre para ellos, y en lugar de estar agradecidos y respetuosos por todo lo que Él ha hecho por ellos, el pueblo continúa rebelándose y despreciando la autoridad de Dios. Cuando pecan, son castigados. Sin embargo, en lugar de aprender de sus errores, la gente sigue actuando mal. Incluso la tierra en la que viven es penalizada por su comportamiento insidioso.

Isaías le dice al pueblo que Dios ya no tiene ningún interés en los sacrificios que el pueblo le ha estado trayendo. Aunque se reúnen obedientemente en el Templo en los días festivos ya principios de cada mes, su falta de justicia social anula cualquier recompensa que puedan obtener por ofrecer regalos a Dios.

A medida que avanza la haftará, la ira de Isaías se desvanece ligeramente. Le dice a la gente que cambie su comportamiento: “Aprended a hacer el bien, dedicaos a la justicia, ayudad al agraviado, defended los derechos del huérfano, defended la causa de la viuda” (1:17) y promete que serán recompensado con una abundante cosecha.

En la sección final de la haftará, Isaías lamenta la caída de Judá y Jerusalén, la destitución de Sion y la injusticia rampante. Pero Isaías promete que la ira de Dios se calmará y hay un atisbo de esperanza para el futuro: “Sión será salva en el juicio, sus arrepentidos en la retribución”. (1:27)


Conexión al Calendario

En Tisha Be’Av, las comunidades judías de todo el mundo se sientan en el suelo y lloran por la destrucción del Templo. El libro de Lamentaciones, Eicha, registra la tragedia de la destrucción de Sión, y se canta con una melodía lúgubre.

Aunque la mayoría de las haftarot se cantan en una melodía especial para haftarot, es tradicional leer la mayor parte o la totalidad de la haftarah para Shabat Hazon en la misma melodía utilizada para Eicha. Esto destaca los temas que son similares en la haftará y el Libro de las Lamentaciones, y el uso de la palabra Eijá en la Haftará ("Ay [Eijá] se ha convertido en una ramera, la ciudad fiel").

Share:

No comments:

Post a Comment