BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

MATOT - MASEI

Esta Parashá Fue Preparada Por ABA-EYBO


PARSHAT MATOT-MASEI


Números 30:2 – 36:13



CONTENIDO DE LA PARASHÁ

-



LOS CAPÍTULOS DE LA PARASHA MATOT-MASEI


6 de Agosto 2016 – 2 de Av 5776

-

RESUMEN DE LA PARASHÁT MATOT-MASEI


Moisés transmite las leyes que rigen la anulación de los votos a los jefes de las tribus de Israel. La guerra se libra contra Midián por su papel en el trazado de la destrucción moral de Israel y la Torá da una descripción detallada de los despojos de guerra y cómo se repartirá entre las personas, los guerreros, los levitas y el sumo sacerdote.


Las tribus de Rubén y Gad (más tarde se unió a la mitad de  la  tribu  de  Manashé)  piden  las “tierras al este del Jordán*” como su porción en la tierra prometida, siendo estos pastos principal para su ganado. Moisés se irritó inicialmente por la petición, pero, posteriormente, de acuerdo con la condición de que primero se unen, y plomo, en la conquista de las tierras al oeste del Jordán de Israel.


Las cuarenta y dos estancias y campamentos de Israel se enumeran, desde el Éxodo hasta su campamento en las llanuras de Moab, junto al río de la tierra de Canaán. Se dan los límites de la tierra prometida, y las ciudades de refugio son designadas como refugios y lugares de exilio para asesinos involuntarios. Las hijas de Tselafjad se casan dentro de su propia tribu de Manashé, de manera que la finca que se heredan de su padre no debe pasar a la provincia de otra tribu.



BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA TORÁ


בְּמִדְבַּר

LECTURA DE LA TORÁ

-

Parashat Matot-Masei: Números 30:2 – 36:13




Resumen de las Aliot Matot-Masei 

Descripción general: La lectura de la Torá de esta semana, Matot-Masei, comienza con las leyes de los juramentos. Los israelitas libran batalla contra Midián, y el botín se divide y se diezma. Las tribus de Rubén y Gad solicitan y reciben territorio fuera del territorio continental de Israel. Moisés repasa los cuarenta años de viajes israelitas por el desierto. La Torá analiza los límites de Israel, su división entre las tribus, las ciudades que recibirían los levitas y las ciudades de refugio. Las hijas de Tzelafjad están restringidas a casarse dentro de su propia tribu.

 Primera Aliá: Una persona que se obliga a sí misma con un voto debe cumplir con el voto. En determinadas circunstancias, un esposo o un padre pueden anular los votos hechos por su esposa o su hija. A los israelitas se les ordenó vengarse de los Midianitas por su participación en seducir a los hombres judíos al pecado (descrito al final de la lectura de la Torá de Balac, Números 25). Un ejército de israelitas de 12.000 hombres, liderado por Pinjás, libró batalla contra Midián. Todos los varones Midianitas adultos fueron asesinados, junto con Balaam y los cinco reyes de Midián. Las mujeres, los niños y el botín de batalla fueron devueltos al campamento israelita.



Primera Aliá - Números 30: 1 – 31: 12


Todo aquel que hace voto jurando hacer algo para el Eterno D.ios, debe de cumplir sus promesas. Más vale el no hacer ningún voto, que jurar algo y no cumplir con sus palabras. El hombre o la mujer que le promete algo a D.ios que mantenga en mente que es como prometerle al presidente de la República o a un Rey o peor aún es como jurarle al Juez delante de un tribunal, debe cumplir con sus palabras o puede terminar con una condena innecesaria. D.ios es amor pero también Juez supremo y Rey de todos los reyes de la tierra y de las huestes celestiales. Los Votos de las mujeres se pueden cancelar por el padre o el esposo si lo hace a tiempo, sino está prohibido anularlos; HaShem ordena una Guerra de venganza contra los Midianitas. ¿Quién era Midián? ¿Cuál es la diferencia entre Midián y Madián? Midián era uno de los hijos de Abraham con Ketura, la mujer que tomó después de la muerte de su esposa Sarah. Ketura le parió a Abraham seis hijos después de la muerte de Sara.  Estos son los hijos de Abraham con Ketura: Zimran, Yakshan, Medan, Midián, Yishbak, y Shuaj. Los Midianitas son descendientes de Midián. Aveces el nombre de Midián aparece erróneamente en algunas traducciones como Madián (Genesis 25:1-2) La anulación de votos debe ser hecho siguiendo todos los parámetros indicados en la Torá. Existe una plegaria y un servicio de anulación de voto llamado “Kol Nidrei” creado para ayudar a los judíos que fueron forzados a hacer votos bajo pena de muerte por los gentiles. Ya sea bajo las torturas de la Inquisición como en otras persecuciones tuvieron lugar a lo largo de la historia judía.

-

NÚMEROS CAPÍTULO 30:2-16

Y le habló Moisés á los príncipes de las Matot* (las tribus) de los hijos de Israel, diciendo: Esto es lo que el Eterno ha mandado: Cuando alguno hiciere “voto al Eterno”, ó hiciere juramento ligando su alma con obligación, no violará su palabra: hará conforme a todo lo que salió de su boca. Mas la mujer, cuando hiciere voto al Eterno, y se ligare con obligación en casa de su padre, en su mocedad; Si su padre oyere su voto, y la obligación con que ligó su alma, y su padre callare a ello, todos los votos de ella serán firmes, y toda obligación con que hubiere ligado su alma, firme será. Mas si su padre le vedare el día que oyere todos sus votos y sus obligaciones, con que ella hubiere ligado su alma, no serán firmes; y el Eterno la perdonará, por cuanto su padre le vedó. Empero si fuere casada, e hiciere votos, o pronunciare de sus labios cosa con que obligue su alma; Si su marido la oyere, y cuando la oyere y mantuviere el silencio al respecto, los votos de ella serán confirmados, y la obligación con que ligó su alma, firme será.


Pero si cuando su marido la oyó, y le vedó, entonces el voto que ella hizo, y lo que pronunció de sus labios con que ligó su alma, será nulo; y el Eterno lo perdonará. Mas todo voto de viuda, o de mujer repudiada, con que ésta ligare su alma, será firme. Y si hubiere hecho voto en casa de su marido, y hubiere ligado su alma con obligación de juramento, Si su marido oyó, y calló á ello, y no le vedó; entonces todos sus votos serán firmes, y toda obligación con que hubiere ligado su alma, firme será. Mas si su marido los anuló el día que los oyó; todo lo que salió de sus labios cuanto á sus votos, y cuanto á la obligación de su alma, será nulo; su marido los anuló, y el Eterno la perdonará. Todo voto, ó todo juramento obligándose á afligir el alma, su marido lo confirmará, o su marido lo anulará. Empero si su marido callare á ello de día en día, entonces confirmó todos sus votos, y todas las obligaciones que están sobre ella: las confirmó, por cuanto calló a ello el día que lo oyó. Mas si las anulare después de haberlas oído, entonces él llevará el pecado de ella. Estas son las ordenanzas que el Eterno mandó á Moisés entre el varón y su mujer, entre el padre y su hija, durante su mocedad en casa de su padre.


NÚMEROS CAPÍTULO 31:154


Y el Eterno habló a Moisés, diciendo: Haz la venganza de los hijos de Israel sobre los Midianitas; después serás recogido a tus pueblos. Entonces Moisés habló al pueblo, diciéndoles: Ármense algunos de ustedes para la guerra, e irán contra Midián, y harán la venganza del Eterno en Midián. Mil de cada tribu de todas las tribus de los hijos de Israel, enviaran a la guerra. Así fueron dados de los millares de Israel, mil por cada tribu, doce mil a punto de guerra. Y Moisés los envió a la guerra: mil por cada tribu envió: y Pinjas, hijo de Eleazar sacerdote, fue a la guerra con los santos instrumentos, con las trompetas en su mano para tocar. Y pelearon contra Midián, como el Eterno lo mandó a Moisés, y mataron a todo varón. Mataron también, entre los muertos de ellos, a los reyes de Midián: Evi, y Recem, y Tzur, y Hur, y Reba, cinco reyes de Midián; a Bilam (Balaam) también, hijo de Beor, mataron a filo de espada.


Y llevaron cautivas los hijos de Israel las mujeres de los Midianitas, y sus chiquitos y todas sus bestias, y todos sus ganados; y arrebataron toda su hacienda. Y abrasaron con fuego todas sus ciudades, aldeas y castillos. Y tomaron todo el despojo, y toda la presa, así de hombres como de bestias. Y trajeron a Moisés, y a Eleazar el sacerdote, y a la congregación de los hijos de Israel, los cautivos y la presa y los despojos, al campo en los llanos de Moab, que están junto al Jordán de Jericó.




La Segunda Aliá - Números 31: 13 – 541


Segunda Aliá: Moisés se enfureció porque las mujeres Midianitas se salvaron. "¡Ellos fueron las principales culpables, las que sedujeron a los israelitas y provocaron la plaga que mató a tantos Judíos!" Moisés exclamó. Todos los hombres y todas las mujeres que posiblemente podrían haber estado involucradas en la campaña de seducción que sean eliminados. A los soldados se les instruyó sobre cómo purificarse de la impureza ritual que contrajeron por contacto con los cadáveres en el curso de la batalla, y se les dijo cómo hacer kosher los utensilios de comida que estaban entre el botín. El botín de la guerra se dividió equitativamente entre los soldados y la comunidad en general. Los diezmos del botín fueron entregados al sumo sacerdote Elazar y a los levitas. Los oficiales del ejército contaron a los soldados que regresaron de la batalla y determinaron que ni un solo hombre se perdió en la guerra. Para mostrar gratitud a Dios por este milagro, los oficiales donaron al Tabernáculo todas las joyas de oro que ellos personalmente saquearon de los Midianitas.


Y salieron Moisés y Eleazar el sacerdote, y todos los príncipes de la congregación, a recibirlos fuera del campo. Y se enojó Moisés contra los capitanes del ejército, contra los tribunos y centuriones que volvían de la guerra; Y les dijo Moisés: ¿Todas las mujeres las han reservado? Si fueron ellas las que tentaron a los hijos de Israel, por consejo de Bilám (Balaam), para causar prevaricación contra el Eterno en el negocio de Peor; por lo que hubo mortandad en la congregación del Eterno. Maten pues ahora todos los varones entre los niños: maten también toda mujer que haya conocido varón carnalmente. Y todas las niñas entre las mujeres, que no hayan conocido ayuntamiento de varón, se las reservarán vivas. Y ustedes quédense fuera del campo por siete días: y todos los que hubieren matado persona, y cualquiera que hubiere tocado muerto, se purificaran al tercero y al séptimo día, ustedes y sus cautivos. Asimismo purificaran todo vestido, y toda prenda de pieles, y toda obra de pelos de cabra, y todo vaso de madera. Y Eleazar el sacerdote dijo á los hombres de guerra que venían de la guerra: Esta es la ordenanza de la Torá que el Eterno ha mandado á Moisés:


Ciertamente el oro, y la plata, metal, hierro, estaño, y plomo, Todo lo que resiste el fuego, por fuego lo harán pasar, y será limpio, bien que en las aguas de purificación habrá de purificarse: más harán pasar por agua todo lo que no aguanta el fuego. Además lavarán sus vestidos el séptimo día, y así serán limpios; y después entrarán en el campo. Y el Eterno habló á Moisés, diciendo: Toma la cuenta de la presa que se ha hecho, así de las personas como de las bestias, tú y el sacerdote Eleazar, y las cabezas de los padres de la congregación: Y partirás por mitad la presa entre los que pelearon, los que salieron á la guerra, y toda la congregación. Y apartaré para el Eterno el tributo de los hombres de guerra, que salieron á la guerra: de quinientos uno, así de las personas como de los bueyes, de los asnos, y de las ovejas: De la mitad de ellos lo tomarás; y darás á Eleazar el sacerdote la ofrenda del Eterno. Y de la mitad perteneciente á los hijos de Israel tomarás uno de cincuenta, de las personas, de los bueyes, de los asnos, y de las ovejas, de todo animal; y los darás á los Levitas, que tienen la guarda del tabernáculo del Eterno. E hicieron Moisés y Eleazar el sacerdote como el Eterno mandó á Moisés. Y fué la presa, el resto de la presa que tomaron los hombres de guerra, seiscientas y setenta y cinco mil ovejas, Y setenta y dos mil bueyes, Y setenta y un mil asnos; Y en cuanto á personas, de mujeres que no habían conocido ayuntamiento de varón, en todas treinta y dos mil. Y la mitad, la parte de los que habían salido á la guerra, fué el número de trescientas treinta y siete mil y quinientas ovejas. Y el tributo para el Eterno de la ovejas, fué seiscientas setenta y cinco. Y de los bueyes, treinta y seis mil: y de ellos el tributo para el Eterno, setenta y dos. Y de los asnos, treinta mil y quinientos: y de ellos el tributo para el Eterno, setenta y uno.


Y de las personas, diez y seis mil: y de ellas el tributo para el Eterno, treinta y dos personas. Y dió Moisés el tributo, por elevada ofrenda al Eterno, á Eleazar el sacerdote, como el Eterno lo mandó á Moisés. Y de la mitad para los hijos de Israel, que apartó Moisés de los hombres que habían ido á la guerra; (La mitad para la congregación fué: de las ovejas, trescientas treinta y siete mil y quinientas; Y de los bueyes, treinta y seis mil; Y de los asnos, treinta mil y quinientos; Y de las personas, diez y seis mil:) De la mitad, pues, para los hijos de Israel tomó Moisés uno de cada cincuenta, así de las personas como de los animales, y se los dió á los Levitas, que tenían la guarda del tabernáculo del Eterno; como el Eterno lo había mandado á Moisés. Y llegaron á Moisés los jefes de los millares de aquel ejército, los tribunos y centuriones; Y dijeron á Moisés: Tus siervos han tomado razón de los hombres de guerra que están en nuestro poder, y ninguno ha faltado de nosotros. Por lo cual hemos ofrecido al Eterno ofrenda, cada uno de lo que ha hallado, vasos de oro, brazaletes, manillas, anillos, zarcillos, y cadenas, para hacer expiación por nuestras almas delante del Eterno. Y Moisés y el sacerdote Eleazar recibieron el oro de ellos, alhajas, todas elaboradas. Y todo el oro de la ofrenda que ofrecieron al Eterno de los tribunos y centuriones, fué diez y seis mil setecientos y cincuenta siclos.


Los hombres del ejército habían pillado cada uno para sí. Recibieron, pues, Moisés y el sacerdote Eleazar, el oro de los tribunos y centuriones, y lo trajeron al tabernáculo del testimonio, por memoria de los hijos de Israel delante del Eterno.


NÚMERO CAPÍTULO 32:1-42



Tercera Aliá - Números 32: 1 - 19

Tercera Aliá: Las tribus de Rubén y Gad tenían mucho ganado. Al ver que la orilla oriental del Jordán, las tierras de Sijón y Og que acababan de conquistar, tenían abundantes pastos, le preguntaron a Moisés si podían quedarse y establecerse en la orilla oriental. Moisés responde con enojo que están siguiendo los pasos de los espías que temían a los cananeos, no querían entrar en la tierra de Israel y desanimaron a toda la nación para que no lo hiciera. Los rubenitas y gaditas responden que dejarán su ganado y sus familias en ciudades fortificadas, y todos sus hombres irán a Israel con sus hermanos y los guiarán en la conquista de la tierra. Solo después de que toda la tierra haya sido conquistada y colonizada, regresarían al otro lado del Jordán .

Y Los hijos de Rubén y los hijos de Gad tenían una muy grande muchedumbre de ganado; los cuales viendo la tierra de Jazer y de Guilad (Galaad), les pareció el país lugar de ganado. Y vinieron los hijos de Gad y los hijos de Rubén, y hablaron á Moisés, y á Eleazar el sacerdote, y á los príncipes de la congregación, diciendo: Atarot, y Dibón, y Jazer, y Nimra, y Heshbón, y Eleale, y Sabán, y Nebo, y Beón, La tierra que el Eterno hirió delante de la congregación de Israel, es tierra de ganado, y tus siervos tienen ganado. Por tanto, dijeron, si hallamos gracia en tus ojos, qué se dé esta tierra á tus siervos en heredad, y no nos hagas pasar el Jordán.


Y respondió Moisés á los hijos de Gad y á los hijos de Rubén: ¿Vendrán sus hermanos á la guerra, y ustedes se quedaran aquí? ¿Y por qué previenen el ánimo de los hijos de Israel, para que no pasen á la tierra que les ha dado el Eterno? Así hicieron sus padres, cuando los envié desde Cades-barnea para que viesen la tierra. Que subieron hasta la arroyada de Escol, y después de que vieron la tierra, preocuparon el ánimo de los hijos de Israel, para que no viniesen á la tierra que el Eterno les había dado. Y el furor del Eterno se encendió entonces, y juró diciendo: Que no verán los varones que subieron de Egipto de veinte años arriba, la tierra por la cual juré á Abraham, Isaac, y Jacob, por cuanto no fueron perfectos en pos de mí; Excepto Caleb, hijo de Yefuné Cenezeo, y Josué hijo de Nun, que fueron perfectos en pos del Eterno. Y el furor del Eterno se encendió en Israel, y los hizo andar errantes cuarenta años por el desierto, hasta que fué acabada toda aquella generación, que había hecho mal delante del Eterno. Y he aquí ustedes han sucedido en lugar de sus padres, prole de hombres pecadores, para añadir aún á la ira del Eterno contra Israel. Si se volvieren de en pos de él, él volverá otra vez á dejarlos en el desierto, y destruirán a todo este pueblo. Entonces ellos se allegaron á él y dijeron: Edificaremos aquí majadas para nuestro ganado, y ciudades para nuestros niños; Y nosotros nos armaremos, é iremos con diligencia delante de los hijos de Israel, hasta que los metamos en su lugar: y nuestros niños se quedarán en ciudades fuertes á causa de los moradores del país.


No volveremos á nuestras casas hasta que los hijos de Israel posean cada uno su heredad. Porque no tomaremos heredad con ellos al otro lado del Jordán ni adelante, por cuanto tendremos ya nuestra heredad de estotra parte del Jordán al oriente. 



Cuarta Aliá - Números 32: 20 - 33:49

Yehoshua Bin Nun y Eleazar Ha'Cohén reciben orden de Moisés de garantizarle como heredad al este del Jordán a los Rubenitas y Gaditas solamente si ellos participan en la Guerra de la conquista de la Tierra Prometida. Los Gaditas y Rubenitas edificaron ciudades para sus Ganados, sus esposas y sus hijos. Pues sí en esta Cuarta Aliá: Moisés acepta la oferta de los rubenitas y gaditas e informa a Josué y Elazar, el sumo sacerdote, del acuerdo. Estas dos tribus, junto con la mitad de la tribu de Manasés, se establecen en la orilla oriental del Jordán y conquistan muchas de las áreas en las que encontraron oposición. La Torá luego relata los viajes de los judíos en el desierto, los 42 viajes que los llevaron desde Egipto hasta las orillas del Jordán..

Entonces les respondió Moisés: Si lo hicieren así, si se apercibieren para ir delante del Eterno á la guerra, Y pasaren todos ustedes armados el Jordán delante del Eterno, hasta que haya echado á sus enemigos de delante de sí, Y sea el país sojuzgado delante del Eterno; luego volverán, y serán libres de culpa para con el Eterno, y para con Israel; y esta tierra será su heredad delante del Eterno. Mas si así no lo hicieren, he aquí habrán pecado con el Eterno; y saben que los alcanzará su pecado. Qué se edifiquen ciudades para sus niños, y majadas para sus ovejas, y hagan lo que ha salido de su boca.


Y hablaron los hijos de Gad y los hijos de Rubén á Moisés, diciendo: Tus siervos harán como mi señor ha mandado. Nuestros niños, nuestras mujeres, nuestros ganados, y todas nuestras bestias, estarán ahí en las ciudades de Guilad (Galaad); Y tus siervos, armados todos de guerra, pasarán delante del Eterno á la guerra, de la manera que mi señor dice. 


Entonces los encomendó Moisés á Eleazar el sacerdote, y á Josué hijo de Nun, y á los príncipes de los padres de las tribus de los hijos de Israel. Y les dijo Moisés: Si los hijos de Gad y los hijos de Rubén, pasaren con ustedes el Jordán, armados todos de guerra delante del Eterno, luego que el país fuere sojuzgado delante de ustedes, les daréis la tierra de Guilad (Galaad) en posesión: Mas si no pasaren armados con ustedes, entonces tendrán posesión entre ustedes en la tierra de Canaán. Y los hijos de Gad y los hijos de Rubén respondieron, diciendo: Haremos lo que el Eterno ha dicho á tus siervos. Nosotros pasaremos armados delante del Eterno á la tierra de Canaán, y la posesión de nuestra heredad será de esta parte del Jordán. Así les dió Moisés á los hijos de Gad y á los hijos de Rubén, y á la media tribu de Manasés hijo de José, el reino de Sehón rey Amorrheo, y el reino de Og rey de Bashán, la tierra con sus ciudades y términos, las ciudades del país alrededor. 


Y los hijos de Gad edificaron á Dibón, y á Atarot, y á Aroer, Y á Atrot-sofan, y á Jazer, y á Jogbaa, Y á Bet -nimra, y á Bet-harán: ciudades fuertes, y también majadas para ovejas. Y los hijos de Rubén edificaron á Heshbón, y á Eleale, y á Kiriat-haim, Y á Nebo, y á Baal-meón, (mudados los nombres), y á Sibma: y pusieron nombres á las ciudades que edificaron. Y los hijos de Machîr hijo de Manasés fueron á Guilad (Galaad), y la tomaron, y echaron al Amorrheo que estaba en ella. Y Moisés dió Guilad (Galaad) á Machîr hijo de Manasés, el cual habitó en ella. También Jair hijo de Manasés fué y tomó sus aldeas, y les puso por nombre Havot-jair. Asimismo Noba fué y tomó a Kenat y sus aldeas, y le llamó Noba, conforme á su nombre.



NÚMEROS CAPÍTULO 33:1-56

Ele ha-Masei - Estas son las estancias* de los hijos de Israel, los cuales salieron de la tierra de Egipto por sus escuadrones, bajo la conducta de Moisés y Aarón. Y Moisés escribió sus salidas conforme á sus jornadas por mandato del Eterno. Estas, pues, son sus estancias con arreglo á sus partidas. De Ramsés partieron en el mes primero, á los quince diás del mes primero: el segundo día de la pascua salieron los hijos de Israel con mano alta, á ojos de todos los Egipcios. Estaban enterrando los Egipcios los que el Eterno había matado de ellos, á todo primogénito; habiendo el Eterno hecho también juicios en sus dioses. Partieron, pues, los hijos de Israel de Ramsés, y asentaron campo en Sucot. Y partiendo de Sucot, asentaron en Etham, que está al cabo del desierto. Y partiendo de Etham, volvieron sobre Pi-hahiroth, que está delante de Baal-Tsefon, y se asentaron delante de Migdol.


Y partiendo de Pi-hahiroth, pasaron por medio de la mar al desierto, y anduvieron camino de tres días por el desierto de Etham, y asentaron en Mara. Y partiendo de Mara, vinieron á Elim, donde había doce fuentes de aguas, y setenta palmeras; y asentaron allí. Y partidos de Elim, asentaron junto al mar Bermejo. Y partidos del mar Bermejo, asentaron en el desierto de Sin. Y partidos del desierto de Sin, asentaron en Dofca. Y partidos de Dofca, asentaron en Alús. Y partidos de Alús, asentaron en Refidim, donde el pueblo no tuvo aguas para beber. 


Y partidos de Refidim, asentaron en el desierto de Sinaí. Y partidos del desierto de Sinaí, asentaron en Kibroth-hataava. Y partidos de Kibroth-hataava, asentaron en Haseroth. Y partidos de Haseroth, asentaron en Ritma. Y partidos de Ritma, asentaron en Rimmón-peres. Y partidos de Rimmón-peres, asentaron en Libna. Y partidos de Libna, asentaron en Rissa. Y partidos de Rissa, asentaron en Ceelatha, Y partidos de Ceelatha, asentaron en el monte de Sefer. Y partidos del monte de Sefer, asentaron en Harada. Y partidos de Harada, asentaron en Maceloth. Y partidos de Maceloth, asentaron en Tahath. Y partidos de Tahath, asentaron en Tara.


Y partidos de Tara, asentaron en Mithca. Y partidos de Mithca, asentaron en Hashmona. Y partidos de Hashmona, asentaron en Moseroth. Y partidos de Moseroth, asentaron en Bene-jaacán. Y partidos de Bene-jaacán, asentaron en el monte de Gidgad. Y partidos del monte de Gidgad, asentaron en Jotbata. Y partidos de Jotbata, asentaron en Abrona. Y partidos de Abrona, asentaron en Etsion-geber. Y partidos de Etsion-geber, asentaron en el desierto de Tsin, que es Cades. Y partidos de Cades, asentaron en el monte de Hor, en la extremidad del país de Edom. Y subió Aarón el sacerdote al monte de Hor, conforme al dicho del Eterno, y allí murió á los cuarenta años de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en el mes quinto, en el primero del mes. Y era Aarón de edad de ciento y veinte y tres años, cuando murió en el monte de Hor. Y el Cananeo, rey de Arad, que habitaba al mediodía en la tierra de Canaán, oyó como habían venido los hijos de Israel.


Y partidos del monte de Hor, asentaron en Salmona. Y partidos de Salmona, asentaron en Phunón. Y partidos de Phunón, asentaron en Oboth. Y partidos de Oboth, asentaron en Ije-abarim; en el término de Moab. Y partidos de Ije-abarim, asentaron en Dibón-gad. Y partidos de Dibón-gad, asentaron en Almon-diblathaim. Y partidos de Almon-diblathaim, asentaron en los montes de Abarim, delante de Nebo. Y partidos de los montes de Abarim, asentaron en los campos de Moab, junto al Jordán de Jericó. Finalmente asentaron junto al Jordán, desde Beth-jesimoth hasta Abel-sitim, en los campos de Moab.



Quinta Aliá - Números 33: 50 - 34:15

HaShem les ordena a los hijos de Israel a que echen a todos los moradores de la Tierra de Israel en la Guerra de la Conquista . La tierra sería repartida por sorteo, mayor porción para los más numerosos. Se les prohibe hacer la Paz con los Cananeos. Se les explica la frontera del País, desde Norte hasta el sur; desde el Eufrates hasta el río de Egipto. Toda esa porción se repartiría entre 9 Tribus y Media; ya que 2 Tribu y media; Ruben, Gad y media tribu de Manashé ya recibieron su heredad al este del JordánQuinta Aliá: Di-s instruye al pueblo judío a erradicar a todos los habitantes de Canaán y destruir sus ídolos, después de cruzar el río Jordán. Las fronteras de la tierra de Israel están delineadas. La tierra se dividiría por sorteo entre nueve tribus y media (Rubén, Gad y la mitad de la tribu de Manasés iban a establecerse en la orilla oriental del Jordán).


Y habló el Eterno á Moisés en los campos de Moab junto al Jordán de Jericó, diciendo: Habla á los hijos de Israel, y diles: Cuando hubieren pasado el Jordán á la tierra de Canaán, Echarán a todos los moradores del país de delante de ustedes, y destruirán todas sus pinturas, y todas sus imágenes de fundición, y arruinarán todos sus altos; Y echarán los moradores de la tierra, y habitarán en ella; porque yo se la he dado para que la posean. Y heredarán la tierra por suertes (lotería) por sus familias: a los muchos dará mucho por su heredad, y a los pocos darán menos por heredad suya: donde le saliere la suerte, allí la tendrá cada uno: por las tribus de sus padres heredarán. Y si no echaren los moradores del país de delante de ustedes, sucederá que los que dejaren de ellos serán por aguijones en sus ojos, y por espinas en sus costados, y ellos han de afligirlos a ustedes sobre la tierra en que ustedes habitaren. Será además, que haré a ustedes como yo pensé hacerles a ellos.


NÚMEROS CAPÍTULO 34:1-29

Y el Eterno habló a Moisés, diciendo: Manda a los hijos de Israel, y diles: Cuando hubieren entrado en la tierra de Canaán, es a saber, la tierra que les ha de caer en heredad, la tierra de Canaán según sus términos; Tendrán el lado del mediodía desde el desierto de Zin hasta los términos de Edom; y les será el término del mediodía al extremo del mar salado hacia el oriente: Y este término les irá rodeando desde el mediodía hasta la subida de Acrabbim, y pasará hasta Zin; y sus salidas serán del mediodía a Cadesh-barnea; y saldrá a Hasar-addar, y pasará hasta Asmón; Y rodeará este término, desde Asmón hasta el torrente de Egipto, y sus remates serán al occidente. Y el término occidental les será la gran mar: este término les será el término occidental. Y el término del norte será este: desde la gran mar se señalarán el monte de Hor; Del monte de Hor señalarán a la entrada de Hamat, y serán las salidas de aquel término a Sedad; Y saldrá este término a Zifón, y serán sus remates en Hasar-enán: este les será el término del norte. Y por término al oriente se señalarán desde Hasar-enán hasta Sefam; Y bajará este término desde Sefam a Ribla, al oriente de Ain: y descenderá el término, y llegará a la costa de la mar de Kinneret al oriente; Después descenderá este término al Jordán, y serán sus salidas al mar Salado: esta será su tierra: por sus términos alrededor. Y mandó Moisés a los hijos de Israel, diciendo: Esta es la tierra que heredarán por suerte, la cual mandó el Eterno que diese a las nueve tribus, y á la media tribu:


Porque la tribu de los hijos de Rubén según las casas de sus padres, y la tribu de los hijos de Gad según las casas de sus padres, y la media tribu de Manasés, han tomado su herencia: Dos tribus y media tomaron su heredad de esta parte del Jordán de Jericó al oriente, al nacimiento del sol. 


Sexta Aliá - Números 34:16 - 35:8


En la Sexta Aliá: Dios nombra a un representante de cada tribu para dividir la porción de tierra de su tribu entre los miembros de la tribu. Se ordena a los judíos que proporcionen a los levitas 48 ciudades donde habitarían, 42 ciudades más las seis ciudades de refugio que serían designadas. Junto con estas ciudades, los levitas recibieron extensiones alrededor de las ciudades para su ganado.

Y le habló el Eterno a Moisés, diciendo: Estos son los nombres de los varones que se aposesionarán la tierra: Eleazar el sacerdote, y Josué hijo de Nun. Tomarán también de cada tribu un príncipe, para dar la posesión de la tierra. Y estos son los nombres de los varones: De la tribu de Judá, Caleb hijo de Yefuné. Y de la tribu de los hijos de Shimón, Samuel hijo de Ammiud. De la tribu de Benjamín; Elidad hijo de Chislón. Y de la tribu de los hijos de Dan, el príncipe Bucci hijo de Jogli. De los hijos de José: de la tribu de los hijos de Manasés, el príncipe Haniel hijo de Efod. Y de la tribu de los hijos de Efraín, el príncipe Chêmuel hijo de Siftán. Y de la tribu de los hijos de Zabulón, el príncipe Elisafán hijo de Farnach. Y de la tribu de los hijos de Issachâr, el príncipe Paltiel hijo de Azan. Y de la tribu de los hijos de Asher, el príncipe Ahiud hijo de Selomi. Y de la tribu de los hijos de Neftalí, el príncipe Pedael hijo de Ammiud. Estos son a los que mandó el Eterno que hiciesen la partición de la herencia a los hijos de Israel en la tierra de Canaán.


NÚMEROS CAPÍTULO 35:1 - 34

Y le Hablo el Eterno a Moisés en los campos de Moab, junto al Jordán de Jericó, diciendo: Manda á los hijos de Israel, que les den a los Levitas de la posesión de su heredad ciudades en que habiten: También les darán á los Levitas ejidos de esas ciudades alrededor de ellas. Y tendrán ellos las ciudades para habitar, y los ejidos de ellas serán para sus animales, y para sus ganados, y para todas sus bestias. Y los ejidos de las ciudades que les darán a los Levitas, serán mil codos alrededor, desde el muro de la ciudad para afuera. Luego medirán fuera de la ciudad á la parte del oriente dos mil codos, y á la parte del mediodía dos mil codos, y á la parte del occidente dos mil codos, y á la parte del norte dos mil codos, y la ciudad en medio: esto tendrán por los ejidos de las ciudades. Y de las ciudades que les darán a los Levitas, seis ciudades serán de acogimiento, las cuales les daran para que el homicida se acoja allá: y además de éstas les daran cuarenta y dos ciudades.


Todas las ciudades* que les darán a los Levitas serán cuarenta y ocho ciudades; estas con sus ejidos. Y las ciudades que les dieren de la heredad de los hijos de Israel, del que mucho tomarán mucho, y del que poco tomaran poco: cada uno dará de sus ciudades á los Levitas según la posesión que heredará. 



Séptima Aliá - Números 35:9 - 36:13

Se establecerán ciudades de refugios para que huya el homicida que matare accidentalmente. Allí estará el homicida hasta su juicio. El que mata con premeditación será ejecutado, pero el que mató sin querer, permanecerá en su ciudad de refugio hasta la muerte del Cohén Gadól (el sumo sacerdote); Luego podrá volver a su heredad. Las hijas de Tzelofjad se casaron con sus primos para evitar de que sus posesiones salieran de la Tribu de Manashé, si se casaran con hombres fuera de su Tribu

En la Séptima Aliá: Se ordena a los judíos que designen seis ciudades de refugio. Estas ciudades ofrecen refugio a una persona que inadvertidamente mata a otra. El asesino debe permanecer en la ciudad de refugio hasta la muerte del sumo sacerdote en servicio. Se ordena a los judíos que no tomen "dinero ensangrentado" de un asesino, intencional o no, que desee aliviar su sentencia. En la lectura de la semana pasada, Di-s le dio instrucciones a Moisés para que le diera a las hijas del difunto Tzelafchad su porción en la tierra de Israel. Los ancianos de la tribu de Tzelafjad ahora protestaron que esto haría que los nietos de Tzelafjad, que posiblemente podrían ser de otra tribu, heredaran las propiedades de su madre, y así posiblemente transfirieran tierras de la porción de su tribu a otra. Por lo tanto, Di-s instruye a las hijas de Tzelafjad a casarse con hombres de su propia tribu, para que la tierra que hereden permanezca en su tribu ancestral...

Y le habló el Eterno á Moisés, diciendo: Habla á los hijos de Israel, y diles: Cuando hubieren pasado el Jordán á la tierra de Canaán, se señalaran ciudades, ciudades de acogimiento” tendrán, donde pueda huir el homicida que hiriere á alguno de muerte por yerro. Y les serán aquellas ciudades por acogimiento del pariente, y no morirá el homicida hasta que esté á juicio delante de la congregación. De las ciudades, pues, que darán, tendrán seis ciudades de acogimiento. Tres ciudades darán de esta parte del Jordán, y tres ciudades darán en la tierra de Canaán; las cuales serán ciudades de acogimiento. Estas seis ciudades serán para acogimiento á los hijos de Israel, y al extranjero, y al que morare entre ellos, para que huya allá cualquiera que hiriere de muerte á otro por yerro. Y si con instrumento de hierro lo hiriere y muriere, homicida es; el homicida morirá:


Y si con piedra de mano, de que pueda morir, lo hiriere, y muriere, homicida es; el homicida morirá. Y si con instrumento de palo de mano, de que pueda morir, lo hiriere, y muriere, homicida es; el homicida morirá. El pariente del muerto, él matará al homicida: cuando lo encontrare, él le matará. Y si por odio lo empujó, ó echó sobre él alguna cosa por asechanzas, y muere; O por enemistad lo hirió con su mano, y murió: el heridor morirá; es homicida; el pariente del muerto matará al homicida, cuando lo encontrare. Mas si casualmente lo empujó sin enemistades, ó echó sobre él cualquier instrumento sin asechanzas, O bien, sin verlo, hizo caer sobre él alguna piedra, de que pudo morir, y muriere, y él no era su enemigo, ni procuraba su mal; Entonces la congregación juzgará entre el heridor y el pariente del muerto conforme á estas leyes:


Y la congregación librará al homicida de mano del pariente del muerto, y la congregación lo hará volver á su ciudad de acogimiento, á la cual se había acogido; y morará en ella hasta que muera el gran sacerdote, el cual fué ungido con el aceite santo. Y si el homicida saliere fuera del término de su ciudad de refugio, á la cual se acogió, Y el pariente del muerto le hayare fuera del término de la ciudad de su acogida, y el pariente del muerto al homicida matare, no se le culpará por ello: Pues en su ciudad de refugio deberá aquél habitar hasta que muera el gran sacerdote: y después que muriere el gran sacerdote, el homicida volverá á la tierra de su posesión.


Y estas cosas les serán por ordenanza de derecho por sus edades, en todas sus habitaciones. Cualquiera que hiriere á alguno, por dicho de testigos, morirá el homicida: mas un solo testigo no hará fé contra alguna persona para que muera. Y no tomarán precio por la vida del homicida; porque está condenado á muerte: mas indefectiblemente morirá. Ni tampoco tomarán precio del que huyó á su ciudad de refugio, para que vuelva á vivir en su tierra, hasta que muera el sacerdote. Y no contaminarán la tierra donde estuvieren: porque esta sangre amancillará la tierra: y la tierra no será expiada de la sangre que fué derramada en ella, sino por la sangre del que la derramó. No contaminen, pues, la tierra donde habitán, en medio de la cual yo habito; porque yo el Eterno habito en medio de los hijos de Israel.


NÚMERO CAPÍTULO 36 :1-13

Y Llegaron los príncipes de los padres de la familia de Guilad (Galaad), hijo de Machîr, hijo de Manasés, de las familias de los hijos de José; y hablaron delante de Moisés, y de los príncipes, cabezas de padres de los hijos de Israel, Y dijeron: el Eterno mandó á mi señor que por suerte diese la tierra á los hijos de Israel en posesión: también ha mandado el Eterno á mi señor, que dé la posesión de Tzelofjad nuestro hermano á sus hijas; Las cuales, si se casaren con algunos de los hijos de las otras tribus de los hijos de Israel, la herencia de ellas será así desfalcada de la herencia de nuestros padres, y será añadida á la herencia de la tribu á que serán unidas: y será quitada de la suerte de nuestra heredad. Y cuando viniere el jubileo de los hijos de Israel, la heredad de ellas será añadida á la heredad de la tribu de sus maridos; y así la heredad de ellas será quitada de la heredad de la tribu de nuestros padres.


Entonces Moisés mandó á los hijos de Israel por dicho del Eterno, diciendo: La tribu de los hijos de José habla rectamente. Esto es lo que ha mandado el Eterno acerca de las hijas de Tzelofjad, diciendo: Cásense como á ellas les pluguiere, empero en la familia de la tribu de su padre se casarán; Para que la heredad de los hijos de Israel no sea traspasada de tribu en tribu; porque cada uno de los hijos de Israel se allegará á la heredad de la tribu de sus padres. Y cualquiera hija que poseyere heredad de las tribus de los hijos de Israel, con alguno de la familia de la tribu de su padre se casará, para que los hijos de Israel posean cada uno la heredad de sus padres. Y no ande la heredad rodando de una tribu á otra: mas cada una de las tribus de los hijos de Israel se llegue á su heredad. Como el Eterno mandó á Moisés, así hicieron las hijas de Tzelofjad. Y así Maala, y Tirsa, y Hogla, y Milchâ, y Noaj, hijas de Tzelofjad, se casaron con hijos de sus tíos: De la familia de los hijos de Manasés, hijo de José, fueron mujeres; y la heredad de ellas quedó en la tribu de la familia de su padre. Estos son los mandamientos y los estatutos que mandó el Eterno por mano de Moisés á los hijos de Israel en los campos de Moab, junto al Jordán de Jericó.



MAFTIR

NUMEROS 36:12-13

De la familia de los hijos de Manasés, hijo de José, fueron mujeres; y la heredad de ellas quedó en la tribu de la familia de su padre. Estos son los mandamientos y los estatutos que mandó el Eterno por mano de Moisés á los hijos de Israel en los campos de Moab, junto al Jordán de Jericó.



BENDICIONES PARA DESPUÉS DE LEER LA TORÁ


LA HAFTARAT MATOT-MASEI

-

Jeremías 1:1 - 2:3; Yermyahu 1:1 – 2:3

-


BENDICIÓN PARA LA HAFTARÁ




La Haftará Para La Parashá de está Semana es:  
Para los Judíos Asquenazíes: Jeremías 2: 4-28 y 3: 4. Para los Judíos Sefardíes está en: Jeremías 2: 4–28 y 4: 1–2.

Cuando la parashá Masei se combina con la Parashá Matot (como será hasta el 2035), se lee la Haftará de la Parashá Masei.

Cuando La Parashá coincide con el Shabat Rosh Jodesh (como en 2008 y 2021), Isaías 66: 1 y 66:23 se agregan a la Haftará.


LECTURA DE LA HAFTARÁ

Jeremías (Yirmeyahu) 2:4-28; 3:4; 4:1-2

-



Jeremías les dice: Oigan la palabra del Eterno, casa de Jacob, y todas las familias de la casa de Israel. Así dijo el Eterno: ¿Qué maldad hallaron en mí sus padres, que se alejaron de mí, y se fueron tras la vanidad, y se tornaron vanos? Y no dijeron: ¿Dónde está el Eterno, que nos hizo subir de tierra de Egipto, que nos hizo andar por el desierto, por una tierra desierta y despoblada, por tierra seca y de sombra de muerte, por una tierra por la cual no pasó varón, ni allí habitó hombre? Y los metí en tierra de Carmelo, para que comieran su fruto y su bien: mas entraron, y contaminaron mi tierra, é hicieron mi heredad abominable. Los sacerdotes (Kohanim) no dijeron: ¿Dónde está el Eterno? y los que tenían la Torá no me conocieron;




y los pastores se rebelaron contra mí, y los profetas profetizaron por el ídolo de Baal, y anduvieron tras lo que no aprovecha.

Por tanto entraré aún en juicio con ustedes, dijo el Eterno, y con los hijos de sus hijos pleitearé. Porque pasan a las islas de Khîttim y miran; y envían a Kedar, y consideran cuidadosamente, y ven si se ha hecho cosa semejante a ésta: Si alguna gente ha cambiado sus dioses, bien que ellos no son dioses. Pero mi pueblo ha trocado su gloria por lo que no aprovecha. Espántense, cielos, sobre esto, y horrorícense; desólense en gran manera, dijo el Eterno. Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, por cavar para sí cisternas, cisternas rotas que no detienen aguas. ¿Es Israel siervo? ¿es esclavo? ¿por qué ha sido dado en presa? Los cachorros de los leones bramaron sobre él, dieron su voz; y pusieron su tierra en soledad; quemadas están sus ciudades, sin morador.

Aun los hijos de Nof y de Tafnes te quebrantaron la mollera. ¿No te acarreó esto tu dejar al Eterno tu Dios, cuando te hacía andar por camino? Ahora pues, ¿qué tienes tú en el camino de Egipto, para que bebas agua del Nilo? ¿y qué tienes tú en el camino de Asiria, para que bebas agua del río? Tu maldad te castigará, y tu apartamiento te condenará: sabe pues y ve cuán malo y amargo es tu dejar al Eterno tu Dios, y faltar mi temor en tí, dice el Señor el Eterno de los ejércitos. Porque desde muy atrás he quebrado tu yugo, y roto tus ataduras; y dijiste: No serviré. Con todo eso, sobre todo collado alto y debajo de todo árbol umbroso, corrías tú, oh ramera. Y yo te planté de buen vidueño, simiente verdadera toda ella: ¿cómo pues te me has tornado sarmientos de vid extraña? Aunque te laves con lejía, y amontones jabón sobre tí, tu pecado está sellado delante de mí, dijo el Señor el Eterno.

¿Como dices: No soy inmunda, nunca anduve tras los ídolos Baales? Mira tu proceder en el valle, conoce lo que has hecho, dromedaria ligera que frecuentas sus carreras; Asna montés acostumbrada al desierto, que respira como quiere; ¿de su ocasión quién la detendrá? Todos los que la buscaren no se cansarán; la hallarán en su mes. Defiende tus pies de andar descalzos, y tu garganta de la sed. Mas dijiste: se ha perdido la esperanza; en ninguna manera: porque extraños he amado y tras ellos tengo de ir.

Como se avergüenza el ladrón cuando es tomado, así se avergonzarán la casa de Israel, ellos, sus reyes, sus príncipes, sus sacerdotes, y sus profetas; Que dicen al leño: Mi padre eres tú; y a la piedra: Tú me has engendrado: pues me volvieron la cerviz, y no el rostro; y en el tiempo de su trabajo dicen: Levántate, y líbranos. ¿Y dónde están tus dioses que hiciste para tí?

Levántense, á ver si te podrán librar en el tiempo de tu aflicción: porque según el número de tus ciudades, oh Judá, fueron tus dioses. A lo menos desde ahora, ¿no clamarás a mí, Padre mío, guiador de mi juventud? SI te has de convertir, oh Israel, dice el Eterno, conviértete á mí; y si quitares de delante de mí tus abominaciones, no andarás de acá para allá. Y jurarás, diciendo, Vive el Eterno, con verdad, con juicio, y con justicia: y se han de bendecir en él las naciones, y en él se gloriarán.


ISAÍAS 66:1

Así dijo el Eterno : El cielo es mi trono, y la tierra es el estrado de mis pies; ¿dónde está la casa que me habrán de edificar ustedes, y dónde está el lugar de mi reposo?


ISAÍAS 66: (22), 23

22 Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra que yo hago permanecen delante de mí, dice el Eterno, así permanecerá su descendencia y su nombre.


23 Y de Rosh Jodesh a Rosh Jodesh (de mes en mes o sea de Luna 🌙 nueva a Luna nueva), y de Shabat a Shabat (de día de reposo a día de reposo), vendrán todos a adorar delante de mí, dijo el Eterno.



BENDICIÓN PARA DESPUÉS DE LA HAFTARÁ


El Próximo Cuestionario Fue Preparado en las Instituciones de Ohr Somayaj en Jerusalem, Israel.


Todas las referencias son a los versos y al comentario de Rashi, a menos que se indique lo contrario.


PARASHAT MATOT-MASEI


1 ¿Quién puede anular un voto? Números 30: 2 - Preferiblemente, un experto en las leyes de nedarím. De lo contrario, tres personas ordinarias.


2 ¿Cuándo puede un padre anular los votos de su hija viuda? Números 30:10 - Si tiene menos de 12 y 1/2 años y enviudó antes de casarse por completo.


3 ¿Por qué no se ordenó al pueblo judío atacar a Moav, ya que atacarían a los madianitas? Números 31: 2 - Porque Moav solo actuó por miedo al pueblo judío. Además, Ruth estaba destinada a venir de Moav.


4 Aquellos seleccionados para luchar contra Midian fueron involuntariamente. ¿Por qué? Números 31: 5 - Sabían que la muerte de Moshé seguiría.


5 ¿Qué vasijas sagradas acompañaron al pueblo judío a la batalla? Números 31: 6 - El aron y el tzitz.


6 A los que mataron en la guerra contra Madián se les exigió permanecer fuera del "Majaneh" (campamento). ¿Qué Majaneh? Números 31:19 - Majaneh Shejiná.


7 Además de eliminar restos de comida prohibida, ¿qué más se necesita para hacer que los recipientes de metal obtenidos de un no judío sean aptos para un propietario judío? Números 31:23 - Inmersión en una mikveh.


8 "Construiremos corrales de ovejas aquí para nuestro ganado y ciudades para nuestros pequeños". ¿Qué fue incorrecto acerca de esta afirmación? Números 32:16 - Mostraron más respeto por su propiedad que por sus hijos.


9 Durante la conquista de la Tierra, ¿dónde se ubicaron Bnei Gad y Bnei Reuven? Números 32:17 - A la cabeza de las tropas.


10 ¿Qué promesa hicieron Bnei Gad y Bnei Reuven más allá de lo que Moshe requirió? Números 32:24 - Moshé les exigió que permanezcan al oeste del Jordán durante la conquista de la Tierra. Prometieron quedarse después de la conquista hasta que la tierra se dividiera entre las tribus.


MASEI


1 ¿Por qué la Torá enumera los lugares donde acamparon los judíos? Números 33: 1 - Para mostrar el amor de Hashem por el pueblo judío. Aunque se decretó que deambulan por el desierto, no viajaron continuamente. Durante 38 años, se mudaron solo 20 veces.


2 ¿Por qué el rey de Arad se sintió en libertad de atacar al pueblo judío? Números 33:40 - Cuando Aharón murió, las nubes de gloria que protegían al pueblo judío partieron.


3 ¿Qué longitud tenía el campamento en la barra central? Números 33:49 - Doce mil.

4 ¿Por qué la Torá necesita especificar los límites que debe heredar el pueblo judío? Números 34: 2 - Porque ciertas mitzvot se aplican solo en el país.


5 ¿Cuál fue el papel de nesi'ím al dividir la Tierra? Números 34:17 - Cada nasi representaba a su tribu. También asignó la herencia a cada familia en su tribu.


6 ¿Cuándo comenzaron las tres ciudades al este del Jordán a funcionar como ciudades de refugio? Números 35:13 - Después de Yehoshua separó tres ciudades al oeste del Jordán.


7 Había seis ciudades de refugio, tres a cada lado del Jordán. Sin embargo, en el lado este del Jordán solo había dos tribus y media. ¿Por qué necesitaban tres ciudades? Números 35:14 - Porque los asesinatos eran más comunes allí.


8 Para ser juzgado como un asesino intencional, ¿qué tipo de arma debe usar el asesino? Números 35:16 - Uno capaz de infligir una lesión letal.


9 ¿Por qué se culpa al kohen gadól de las muertes accidentales? Números 35:25 - Debería haber orado para que tales cosas no ocurran.


10 Cuando un campo ancestral se mueve por herencia de una tribu a otra, ¿qué le sucede en yovel? Números 36: 4 - Se queda con la nueva tribu.





Únete a Nuestro Grupo de Whatsapp



Únete a Nuestro Grupo de Signal




RAICES SEFARDIES DOM

RETOUR AUX RACINES SEPHARADES


H’ Ehad



___________

        ה' אחד











Share:

No comments:

Post a Comment