BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

BEHAR

 


Esta Parashá Fue Preparada Por ABA-EYBO

PARASHAT BEHAR

Levítico 25: 1 hasta el capítulo 26:2 



DEDICADA A LA MEMORIA Y PARA MÉRITO DE:

Sarah Bat Imenu - Rivkah, Rajel, Leah, (כריסטינה מרים דה בלר), Rajel Savua de Akiva;
Ruti Sarah Bat Simjá
Rabbi Akiva Ben Yosef, Jeannette Agustin San Juan, Fortune Agustin,
Filomena Agustin de San Juan (T’vila / Fila), Federmo San Juan, Aba Mevoyan Beler, Rajel Mazouz
Claudio Alfredo Beler San Juan; (סוג'ונטו בן סופריו) ; ( אבא סופריו) , Rabbi Ya’akov Abujatseira
(כל הזקנים בדורותיהם, מצד אבי, ובצד אמי); Chaya Mushka Schneersohn
Y de todos los Anusim de la casa de Israel; Jean-Baptiste Alvares
ז'אן בטיסט אלבארס , רבי שלמה לוריא, מהרש״ל
Jean Baptiste Louis Agustin Rodrigué Alvares, Rav DovBer de Lubavitch
אורינו ז'אן בטיסט אלבארס;
Eli Ha’Kohen, Pinjás Ve’Ikavod Ha’Kohen. Abayé Ha’Kohen, El Rebbe de Lubavitch,
Menajem Mendel Shnirsohn Zt”L; Yehuda Ha’Jassid, e Israel Meir KaGan el Jafets Ha’Jaim
Rabí Meir Baal Ha'Nes.


CONTENIDO DE LA PARASHÁ

Behar – es la palabra hebrea para decir "en el monte". Behar es la quinta palabra de esta porción, pero es la primera palabra distintiva en ella. Es la Parashá número 32 del estudio semanal en el ciclo anual de lectura de la Torá y es el noveno en el libro de Levítico. La Porción explica las leyes del año sabático llamado Shemitá en hebreo y explica las leyes para las personas endeudadas. Behar constituye de los capítulos de Levítico 25: 1 hasta 26: 2. Es la más corta de las porciones semanales de la Torá en el libro de Levítico (Aunque no sea la mas corta de la biblia hebrea (La Torá), y se compone de 2.817 letras hebreas, 737 palabras hebreas, y el 57 de Versículos, y puede ocupar aproximadamente 99 líneas en la Torá (Sefer Torá).

Esta Parashá se lee generalmente en mayo. El calendario hebreo lunisolar contiene hasta 55 semanas, el número exacto varía entre 50 en los años comunes y 54 o 55 en los años bisiestos. Un año bisiesto (por ejemplo, 2019, 2022, 2024 y 2027), la parashá Behar se lee por separado. En años comunes (por ejemplo, 2018, 2020, 2021, 2023, 2025, y 2026), parashá Behar se combina con la siguiente parashá, Bejukotai, para ayudar a conseguir el número necesario de lecturas semanales que corresponden al año.

En años cuando el primer día de la Pascua cae en Shabat (como lo hace en 2018, 2019 y 2022), en Israel se lee la Parashá inmediatamente una semana o sea 7 días después de la cena de Pascua, mientras que fuera de Israel la celebración es más larga, por lo que el octavo día aunque sea Shabat siga siendo el Festival de los Panes sin levadura, no se lee la Parashá. Lo que le da un adelanto a la comunidad en Israel. Cuando eso ocurre, ellos leen la Parashá Sheminí en sábado que cae una semana después del primer día de la Pascua, mientras que en la diáspora celebra la Pascua por ocho días, entonces solo les toca leer la Parashá Shemini una semana después. En algunos de estos años (por ejemplo, 2018), los dos Calendario se realinean de nuevo, cuando en la diáspora se lee la Parashá Behar junto con la Parashá Bejukotai Mientras que en Israel los leen por separado.



SOBRE EL ESTUDIO DE SHABAT
COMENTARIO SOBRE LA PARASHÁ
Resumen de la Parashá
Levítico 25:1-26:2

En el Monte Sinaí, Dios le comunica a Moshe las leyes del año sabático. Cada séptimo año, todo el trabajo en la tierra debe cesar, y su producto debe ser dejado libre para que lo tomen todos, tanto seres humanos como animales.

Siete ciclos sabáticos son seguidos por un quincuagésimo año, el año de jubileo, en el cual también cesa el trabajo en la tierra, todos los sirvientes son enviados libres y las propiedades ancestrales en la Tierra Santa vuelven a la posesión de sus propietarios originales.

Behar también contiene leyes adicionales que gobiernan la venta de tierras, y las prohibiciones contra el fraude y la usura.


LAS ALIYOT DEL SHABAT

En la lectura tradicional de la Torá en Shabat, la Parashá se divide en siete lecturas, o Aliyot (Plural de Aliyá).


Primera lectura — Levítico 25:1–13

En la primera lectura (‎Aliyá), en el Monte Sinaí, Dios le dijo a Moisés que le dijera a los israelitas la ley del año sabático para la tierra. El pueblo podía trabajar los campos durante seis años, pero en el séptimo año, la tierra debía tener un sábado de descanso completo durante el cual el pueblo no podía sembrar sus campos, podar sus viñedos o cosechar la maleza. Sin embargo, podían comer lo que la tierra produjera por sí misma. El pueblo debía además santificar el año 50, el año del jubileo, y proclamar la liberación para todos con un toque de cuerno. Cada israelita debía regresar a su familia ya su propiedad ancestral de la tierra.


Segunda lectura — Levítico 25:14–18

En la segunda lectura (Aliyá ), al vender o comprar propiedades, la gente debía cobrar solo por el número restante de años de cosecha hasta el jubileo, cuando la tierra sería devuelta a su poseedor ancestral.


Tercera lectura — Levítico 25:19–24

En la tercera lectura (‎Aliyá), Dios prometió bendecir al pueblo en el sexto año, para que la tierra produjera una cosecha suficiente para tres años. Dios prohibió vender la tierra sin derecho a reclamación, porque Dios era dueño de la tierra, y la gente no era más que extraños que vivían con Dios.


Cuarta lectura — Levítico 25:25–28

En la cuarta lectura (Aliyá ), si uno caía en apuros y tenía que vender tierras, su pariente más cercano debía redimir lo vendido. Si uno no tenía a quien redimir, pero prosperaba y adquiría suficientes riquezas, podía reembolsar la parte proporcional del precio de venta por los años restantes hasta el jubileo, y regresar a su posesión.


Quinta lectura — Levítico 25:29–38

En la quinta lectura (Aliyá ), si uno vendía una casa en una ciudad amurallada, podía redimirla por un año y, a partir de entonces, la casa pasaría al comprador sin derecho a reclamación y no sería liberada en el jubileo. Pero las casas en las aldeas sin muros circundantes fueron tratadas como campo abierto sujeto a redención y liberación a través del jubileo. Los levitas debían tener un derecho permanente de redención de casas y propiedades en las ciudades de los levitas. La tierra no cercada alrededor de sus ciudades no podía venderse. Si un pariente caía en estrecheces y quedaba bajo la autoridad de uno en virtud de sus deudas, se le debía dejar vivir a su lado como pariente y no exigirle intereses. Los israelitas no debían prestar dinero a sus compatriotas a interés.


Sexta lectura — Levítico 25:39–46

En la sexta lectura (Aliyá ), si el pariente continuaba en apuros y tenía que entregarse a un acreedor por una deuda, el acreedor no debía someterlo al trato de un esclavo, sino tratarlo como un asalariado. o trabajador atado hasta el año del jubileo, momento en el cual sería liberado para regresar a su familia y tenencia ancestral. Los israelitas no debían gobernar sin piedad a tales israelitas deudores. Sin embargo, los israelitas podían comprar y poseer como propiedad hereditaria esclavos de otras naciones.


Séptima lectura — Levítico 25:47–26:2

En la séptima lectura ( Aliyá), si un israelita caía en apuros y quedaba bajo la autoridad de un extranjero residente en virtud de sus deudas, el deudor israelita tenía derecho a la redención. Un pariente debía redimirlo o, si prosperaba, podía redimirse pagando la parte proporcional del precio de venta por los años restantes hasta el jubileo.



BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA TORÁ

Antes de leer o estudiar la Torá hay que acostumbrarse a bendecir el Eterno (Hashem). Mantén en mente que el nombre de D.ios que se usa cuando decimos nuestras plegarias y cuando leemos la Torá o cuando bendecimos a D.ios es “Adonai”. Donde quiera que aparezca su nombre lo pronunciamos “Adonai”. Dondequiera que aparece el nombre del Eterno, lo pronunciamos Adonai en esos momentos, en otros momentos sólo decimos Hashem.

Bendigo al Eterno, el D.ios Bendito
¡Bendito sea el Eterno quien debe ser bendecido!


En Hebreo
¡Barúj Atáh (Adonai), Eloheinu Meléj Ha’Olám, Asher Bájar Bánu Mikól Ha’Amím VeNatán Lanú Et Torató. Barúj Atáh Adonai Notén HaTorá!

En Español
¡Bendito Eres Tú Adonai, Elohim Nuestro y Rey del universo, que Nos Ha Escogido de entre todas las naciones y nos Ha Entregado Su Torá. Bendito eres Tú Adonai, donador de la Torá!


LEVÍTICO 25:1 - 55
1 Y el Eterno habló á Moisés en el monte de Sinaí, diciendo: 2 Habla á los hijos de Israel, y diles: Cuando hubiereis entrado en la tierra que yo os doy, la tierra hará sábado al Eterno. 3 Seis años sembrarás tu tierra, y seis años podarás tu viña, y cogerás sus frutos; 4 Y el séptimo año la tierra tendrá sábado de holganza, sábado al Eterno: no sembrarás tu tierra, ni podarás tu viña. 5 Lo que de suyo se naciere en tu tierra segada, no lo segarás; y las uvas de tu viñedo no vendimiarás: año de holganza será á la tierra. 6 Mas el sábado de la tierra os será para comer á ti, y á tu siervo, y á tu sierva, y á tu criado, y á tu extranjero que morare contigo:

7 Y á tu animal, y á la bestia que hubiere en tu tierra, será todo el fruto de ella para comer. 8 Y te has de contar siete semanas de años, siete veces siete años; de modo que los días de las siete semanas de años vendrán á serte cuarenta y nueve años. 9 Entonces harás pasar la trompeta de jubilación en el mes séptimo á los diez del mes; el día de la expiación haréis pasar la trompeta por toda vuestra tierra. 10 Y santificaréis el año cincuenta, y pregonaréis libertad en la tierra á todos sus moradores: este os será jubileo; y volveréis cada uno á su posesión, y cada cual volverá á su familia.

11 El año de los cincuenta años os será jubileo: no sembraréis, ni segaréis lo que naciere de suyo en la tierra, ni vendimiaréis sus viñedos: 12 Porque es jubileo: santo será á vosotros; el producto de la tierra comeréis.

13 En este año de jubileo volveréis cada uno á su posesión. 14 Y cuando vendiereis algo á vuestro prójimo, ó comprareis de mano de vuestro prójimo, no engañe ninguno a su hermano: 15 Conforme al número de los años después del jubileo comprarás de tu prójimo; conforme al número de los años de los frutos te venderá él á ti. 16 Conforme á la multitud de los años aumentarás el precio, y conforme á la disminución de los años disminuirás el precio; porque según el número de los rendimientos te ha de vender él. 17 Y no engañe ninguno á su prójimo; mas tendrás temor de tu Dios: porque yo soy el Eterno vuestro Dios.

18 Ejecutad, pues, mis estatutos, y guardad mis derechos, y ponedlos por obra, y habitaréis en la tierra seguros; 19 Y la tierra dará su fruto, y comeréis hasta hartura, y habitaréis en ella con seguridad. 20 Y si dijereis: ¿Qué comeremos el séptimo año? he aquí no hemos de sembrar, ni hemos de coger nuestros frutos:

21 Entonces yo os enviaré mi bendición el sexto año, y hará fruto por tres años. 22 Y sembraréis el año octavo, y comeréis del fruto añejo; hasta el año noveno, hasta que venga su fruto comeréis del añejo. 23 Y la tierra no se venderá rematadamente, porque la tierra mía es; que vosotros peregrinos y extranjeros sois para conmigo. 24 Por tanto, en toda la tierra de vuestra posesión, otorgaréis redención á la tierra. 25 Cuando tu hermano empobreciere, y vendiere algo de su posesión, vendrá el rescatador, su cercano, y rescatará lo que su hermano hubiere vendido.

26 Y cuando el hombre no tuviere rescatador, si alcanzare su mano, y hallare lo que basta para su rescate; 27 Entonces contará los años de su venta, y pagará lo que quedare al varón á quien vendió, y volverá á su posesión. 28 Mas si no alcanzare su mano lo que basta para que vuelva á él, lo que vendió estará en poder del que lo compró hasta el año del jubileo; y al jubileo saldrá, y él volverá á su posesión. 29 Y el varón que vendiere casa de morada en ciudad cercada, tendrá facultad de redimirla hasta acabarse el año de su venta: un año será el término de poderse redimir. 30 Y si no fuere redimida dentro de un año entero, la casa que estuviere en la ciudad murada quedará para siempre por de aquel que la compró, y para sus descendientes: no saldrá en el jubileo. 31 Mas las casas de las aldeas que no tienen muro alrededor, serán estimadas como una haza de tierra: tendrán redención, y saldrán en el jubileo.

32 Pero en cuanto á las ciudades de los Levitas, siempre podrán redimir los Levitas las casas de las ciudades que poseyeren. 33 Y el que comprare de los Levitas, saldrá de la casa vendida, ó de la ciudad de su posesión, en el jubileo: por cuanto las casas de las ciudades de los Levitas es la posesión de ellos entre los hijos de Israel. 34 Mas la tierra del ejido de sus ciudades no se venderá, porque es perpetua posesión de ellos. 35 Y cuando tu hermano empobreciere, y se acogiere á ti, tú lo ampararás: como peregrino y extranjero vivirá contigo. 36 No tomarás usura de él, ni aumento; mas tendrás temor de tu Dios, y tu hermano vivirá contigo. 37 No le darás tu dinero á usura, ni tu vitualla á ganancia:

38 Yo el Eterno vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto, para daros la tierra de Canaán, para ser vuestro Dios. 39 Y cuando tu hermano empobreciere, estando contigo, y se vendiere á ti, no le harás servir como siervo: 40 Como criado, como extranjero estará contigo; hasta el año del jubileo te servirá. 41 Entonces saldrá de contigo, él y sus hijos consigo, y volverá á su familia, y á la posesión de sus padres se restituirá. 42 Porque son mis siervos, los cuales saqué yo de la tierra de Egipto: no serán vendidos á manera de siervos. 43 No te enseñorearás de él con dureza, mas tendrás temor de tu Dios. 44 Así tu siervo como tu sierva que tuvieres, serán de las gentes que están en vuestro alrededor: de ellos compraréis siervos y siervas.

45 También compraréis de los hijos de los forasteros que viven entre vosotros, y de los que del linaje de ellos son nacidos en vuestra tierra, que están con vosotros; los cuales tendréis por posesión: 46 Y los poseeréis por juro de heredad para vuestros hijos después de vosotros, como posesión hereditaria; para siempre os serviréis de ellos; empero en vuestros hermanos los hijos de Israel, no os enseñorearéis cada uno sobre su hermano con dureza. 47 Y si el peregrino ó extranjero que está contigo, adquiriese medios, y tu hermano que está con él empobreciere, y se vendiere al peregrino ó extranjero que está contigo, ó á la raza de la familia del extranjero; 48 Después que se hubiere vendido, podrá ser rescatado: uno de sus hermanos lo rescatará; 49 O su tío, ó el hijo de su tío lo rescatará, ó el cercano de su carne, de su linaje, lo rescatará; ó si sus medios alcanzaren, él mismo se redimirá.

50 Y contará con el que lo compró, desde el año que se vendió á él hasta el año del jubileo: y ha de apreciarse el dinero de su venta conforme al número de los años, y se hará con él conforme al tiempo de un criado asalariado. 51 Si aún fueren muchos años, conforme á ellos volverá para su rescate del dinero por el cual se vendió. 52 Y si quedare poco tiempo hasta el año del jubileo, entonces contará con él, y devolverá su rescate conforme á sus años. 53 Como con tomado á salario anualmente hará con él: no se enseñoreará en él con aspereza delante de tus ojos. 54 Mas si no se redimiere en esos años, en el año del jubileo saldrá, él, y sus hijos con él. 55 Porque mis siervos son los hijos de Israel; son siervos míos, á los cuales saqué de la tierra de Egipto: Yo el Eterno vuestro Dios.


LEVÍTICO 26:1 - 2
1 No harán para ustedes ídolos, ni escultura, ni se levantarán estatua, ni pondrán en su tierra piedra pintada para inclinarse á ella: porque yo soy el Eterno su Dios. 2 Guarden mis Shabat (sábados), y tengan en reverencia mi santuario: Yo soy el Eterno.


MAFTIR BEHAR

1 No harán para ustedes ídolos, ni escultura, ni se levantarán estatua, ni pondrán en su tierra piedra pintada para inclinarse á ella: porque yo soy el Eterno su Dios. 2 Guarden mis Shabat (sábados), y tengan en reverencia mi santuario: Yo soy el Eterno.




BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA HAFTARÁ

Antes de leer la Haftará también, el lector o el estudiante debe de decir esta bendición:

¡Barúj Atáh Adonai Eloheinu Meléj HaOlám Asher Bájar Bin-vi-ím Tovím Ve-Ratzá Ve-Divreijem Ha-ne-Emarim Ve-Emét! ¡Barúj Atáh Adonai Ha-Bojer Ba-Torá Uv-Moshé Avdó Uv-Israel Amó U-ninviei Ha-Emét Va-Tsedék!

¡Bendito Eres Tú Adonai, Elohim Nuestro, Rey del Universo, que escogiste Buenos Profetas y te complaciste con sus palabras que fueron pronunciadas con Verdad! ¡Bendito Eres Tú Adonai, que escogiste la Torá y a Moshé tu Siervo, y a Israel Tu Pueblo, y a Los Profetas de Verdad y Justicia!

La Haftará para la parashá está Jeremías 32: 6-27

Cuando Parashá Behar se combina con Parashá Bejukotai, la haftará es la Haftará de Bejukotai, Jeremías 16: 19-17: 14.

Haftará Behar - En Pocas Palabras

La haftará de esta semana discute la compra de un campo por parte de Jeremías, haciéndose eco de uno de los temas de la porción de la Torá de esta semana: la compra y el rescate de bienes inmuebles.

Jeremías fue confinado al recinto real del rey Sedequías por profetizar la destrucción de Jerusalén y el exilio del pueblo judío. Allí, Dios se reveló al Profeta y le informa que se le acercará su primo Hanamel con la intención de comprar sus tierras ancestrales. Di-s le ordena a Jeremías que acepte esta oferta.

De hecho, Hanamel entró con la oferta, y Jeremiah aceptó. Se transfirió dinero y se escribió un documento de compra en presencia de testigos. El profeta entonces le dio a Baruc, hijo de Nerías, la escritura de Baruc, hijo de Nerías, para protegerlo, y le ordenó que lo guardara en un recipiente de alfarero donde permanecería por muchos años.

Luego, Jeremías transmite el mensaje de Dios, el simbolismo inherente a esta transacción: "Así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: 'Las casas, los campos y los viñedos se comprarán nuevamente en esta tierra'". un mensaje de esperanza incluso en vísperas de la destrucción y el exilio. Sí, los judíos serían exiliados, pero eventualmente regresarían a su país.

La Haftará termina con la oración del Profeta y la exaltación de Dios.



JEREMÍAS 32: 6-27 


6 Y dijo Jeremías: Hubo palabra del Eterno para mí, diciendo: 7 He aquí que Hanameel, hijo de Sallum tu tío, viene á ti, diciendo: Cómprame mi heredad que está en Anathot; porque tú tienes derecho á ella para comprarla. 8 Y vino á mí Hanameel, hijo de mi tío, conforme á la palabra del Eterno, al patio de la cárcel, y díjome: Compra ahora mi heredad que está en Anathot, en tierra de Benjamín, porque tuyo es el derecho de la herencia, y á ti compete la redención: cómprala para ti. Entonces conocí que era palabra del Eterno. 9 Y compré la heredad de Hanameel, hijo de mi tío, la cual estaba en Anathot, y le pesé el dinero: diecisiete siclos de plata. 10 Y escribí la carta, y la sellé, é hice atestiguar á testigos, y pesé el dinero con balanza.

11 Tomé luego la carta de venta, sellada según el derecho y costumbre, y el traslado abierto. 12 Y dí la carta de venta á Baruch hijo de Nerías, hijo de Maasías, delante de Hanameel el hijo de mi tío, y delante de los testigos que habían suscrito en la carta de venta, delante de todos los Judíos que estaban en el patio de la cárcel.

13 Y dí orden á Baruch delante de ellos, diciendo: 14 Así ha dicho el Eterno de los ejércitos, Dios de Israel: Toma estas cartas, esta carta de venta, la sellada, y ésta la carta abierta, y ponlas en un vaso de barro, para que se guarden muchos días. 15 Porque así ha dicho el Eterno de los ejércitos, Dios de Israel: Aún se comprarán casas, y heredades, y viñas en esta tierra. 16 Y después que dí la carta de venta á Baruch hijo de Nerías, oré al Eterno, diciendo: 17 ¡Oh Señor el Eterno! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti:

18 Que haces misericordia en millares, y vuelves la maldad de los padres en el seno de sus hijos después de ellos: Dios grande, poderoso, el Eterno de los ejércitos es su nombre: 19 Grande en consejo, y magnífico en hechos: porque tus ojos están abiertos sobre todos los caminos de los hijos de los hombres, para dar á cada uno según sus caminos, y según el fruto de sus obras: 20 Que pusiste señales y portentos en tierra de Egipto hasta este día, y en Israel, y entre los hombres; y te has hecho nombre cual es este día;

21 Y sacaste tu pueblo Israel de tierra de Egipto con señales y portentos, y con mano fuerte y brazo extendido, con terror grande; 22 Y les diste esta tierra, de la cual juraste á sus padres que se la darías, tierra que mana leche y miel: 23 Y entraron, y la poseyeron: mas no oyeron tu voz, ni anduvieron en tu ley; nada hicieron de lo que les mandaste hacer; por tanto has hecho venir sobre ellos todo este mal. 24 He aquí que con arietes han acometido la ciudad para tomarla; y la ciudad va á ser entregada en mano de los Caldeos que pelean contra ella, á causa de la espada, y del hambre y de la pestilencia: ha pues venido á ser lo que tú dijiste, y he aquí tú lo estás viendo. 25 ¡Oh Señor Eterno! ¿y me has tú dicho: Cómprate la heredad por dinero, y pon testigos; bien que la ciudad sea entregada en manos de los Caldeos? 26 Y fué palabra del Eterno á Jeremías, diciendo: 27 He aquí que yo soy el Eterno, Dios de toda carne; ¿Acaso se me encubrirá a mí alguna cosa?




Preparado en las Instituciones de Ohr Somayaj en Jerusalem, Israel.

Todas las referencias son a los versos y al comentario de Rashi, a menos que se indique lo contrario.


CUESTIONARIO DE PARASHAT BEHAR
1  ¿Por qué la Torá especifica que las leyes de Shemita fueron enseñadas en Har Sinai? Levítico  25: 1 - Para enseñarnos que así como a Shemita se le enseñó en detalle en Har Sinai, entonces todas las mitzvot fueron enseñadas en detalle en Har Sinai.

2 Si uno posee comida shemita después de que ya no está disponible en el campo, ¿qué debería hacer con ella? Levítico 25: 7 - Eliminarlo de su propiedad y declararlo sin dueño.

3 La Torá ordena: "Santificarás el año quince". ¿Cómo se hace esto? Levítico 25:10 - Al comienzo del año, Beit Din declara: "Este año es kadosh (santificado)".

4 ¿Qué dos "rendimientos" son anunciados por el shofar durante el yovel? Levítico 25:10 - El regreso de la tierra a su dueño original, y el "retorno" (libertad) del esclavo de la esclavitud.

5 ¿De dónde viene el nombre del año? Levítico 25:10 - Por el sonido del shofar El cuerno de carnero se llama yovel.

6 ¿Qué prohibiciones se derivan del verso "v'lo tonu ish et amito - una persona no afligirá a su prójimo"? Levítico 25:17 - Uno no puede dañar intencionalmente los sentimientos de las personas, ni dar malos consejos mientras secretamente tiene la intención de beneficiarse de los beneficios.

7 ¿Cuál es el castigo por descuidar las leyes de Shemita? Levítico 25:18 - Exilio.

8 Si shemita se observa correctamente, ¿cuánto tiempo durará la cosecha del sexto año? Levítico 25: 21,22 - De Nissan del sexto año a Sucot del noveno año.

9 Después de vender un campo ancestral, ¿cuándo se puede canjear? Levítico 25:24 - Después de dos años después de la venta, hasta yovel. Al comienzo de yovel regresa automáticamente a la familia.

10 ¿En qué circunstancias puede uno vender tierras ancestrales? Levítico 25:25 - Solo si uno se empobrece.

11 Si se vende una casa en una ciudad amurallada, ¿cuándo se puede canjear? Levítico 25:29 - Solo dentro del primer año después de la venta. Luego, incluso en yovel, no regresa.

12 ¿Qué significa la palabra "días" en la parashá de esta semana? Levítico 25:29 - Los días de un año entero.

13 ¿Qué se considera una ciudad amurallada? Levítico 25:29 - Una ciudad que ha sido rodeada por un muro desde el tiempo de Yehoshua.

14 ¿Cuál es la definición de "ger toshav"? Levítico 25:35 - Un no judío que vive en Eretz Israel y se acepta a sí mismo para no adorar ídolos.

15 ¿A quién se le compara con Eretz Israel? Levítico 25:38 - A quien adora ídolos.
16 ¿Por qué Rashi menciona la plaga del primogénito en la parashá de esta semana? Levítico 25:38 - La prohibición de tomar interés va acompañada de la frase "Yo soy Hashem tu Dios que te sacó de Egipto". Rashi explica que así como Hashem discernió en Egipto entre los primogénitos y los que no, Hashem también discierne y castiga a quienes prestan con interés, simulando que actúan en nombre de otros.

17 Enumere tres prohibiciones que demuestren la dignidad con la que se debe tratar a un sirviente judío contratado. Levítico 25: 39-43 -
No lo hagas realizar tareas humillantes
No lo vendas públicamente
No lo hagas realizar trabajos innecesarios

18  ¿Quién apoya a la familia del sirviente judío contratado durante sus años de esclavitud? Levítico 25:41 - Su maestro.

19 Si un judío es vendido como un sirviente a un no judío, ¿sale libre después de seis años? Levítico 25:54 - No. Si no es redimido con dinero, debe esperar hasta que el yovel se libere.

20 ¿Dónde está permitido postrarse en un piso de piedra? Levítico 26: 1 - En el Mikdash.








H’ Ehad

___________

         ה' אחד


Share:

No comments:

Post a Comment