BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

Parashat Behar - Bitajón y Emuná (Confianza y fe)



PARASHAT BEHAR - BITAJÓN Y EMUNÁ (CONFIANZA Y FE) 

Transcrito y traducido de shiurim anteriores grabados de las enseñanzas del Rav Eliezer Berland Shlit"a 

"Y si dices: ¿Qué comeremos en el séptimo año?" (25:20) Las preguntas, "¿Qué vamos a comer?" y "¿Qué vamos a beber?" siempre están en el fondo de la mente de una persona. "Y si dices: ¿Qué comeremos en el séptimo año?" ¿Quieres saber qué habrá para comer? Dijo el Eterno: “Tendrás lo mejor de todo. Tendrás abundancia. No te faltará nada. el Eterno dijo que tendrás lo mejor de todo. ¡el Eterno prometió que tendrías lo mejor de todo! Y usted pregunta: "¿Qué vamos a comer?" ¿Se llama esto tener fe en el Eterno? El santo Zohar expone el verso en Parashat Behar, "Si dices: ¿Qué comeremos ...", con una historia: Rebe Jiya y Rebe Yosi estaban parados en una montaña alta y tenían una gran cantidad de comida con ellos. Se habían llevado varios burros llenos de comida, y se pararon en la montaña y presenciaron una escena horrible: dos personas caminaban en medio del desierto y se encontraron con un hombre que se había perdido y que había estado sentado en el mismo lugar durante dos días sin comida. Se estaba muriendo de golpe de calor, a solo unos segundos de la muerte. 


Y ese hombre les dijo: "Ya han pasado dos días y aún no he comido ni bebido nada". Entonces uno de los hombres le dio algo de comer y beber. El otro hombre gritó al principio: "¿Qué estás haciendo? No le des nada. ¡Está prohibido! "¡Debes proteger tus almas!" Esto es una cuestión de vida o muerte. No te permito que hagas esto. ¡Déjalo morir! ¿Qué te importa si él se muere? ¡Tu vida es lo primero! Entonces el primer hombre le respondió: "¿Qué te importa si le doy?" Y el otro respondió: “Si le das toda tu comida, al final me pedirás que te dé la mía. ¡Querrás que te dé comida, pero no te daré nada en absoluto! " El Rebe Jiya y el Rebe Yosi fueron testigos de toda esta escena desde lejos. Podían entender por sus movimientos lo que estaba sucediendo, cómo uno le gritaba al otro que no le diera comida al hombre desconocido, y cómo el otro hombre seguía alimentando al hombre debilitado, dándole de beber, fortaleciéndolo y reviviéndolo, hasta que él se había recuperado. Terminó dándole toda su agua y comida y se quedó sin nada para sí, ni siquiera una gota de agua. Tan pronto como los dos hombres comenzaron su camino, después de solo unos minutos, el que había regalado toda su comida y agua comenzó a recibir una insolación. Allí están en medio del desierto al mediodía y el sol está cayendo, y está a 120 grados afuera, y él se derrumba y se desmaya debajo de un árbol. Su amigo le grita: "¡Ya ves! Te dije que te desmayarías. Te dije que morirías sin comida y agua. 

Y ahora, te voy a dejar aquí. No podría importarme menos de ti. Te voy a abandonar aquí en medio del desierto. Cuando el Rebe Jiya y el Rebe Yosi vieron que estaba demasiado débil para moverse debajo del árbol, el Rebe Jiya le dijo al Rebe Yosi: “Tenemos mucha comida. Vamos a darle lo nuestro. Corramos hacia allí rápidamente: ¡tenemos que salvarlo! El Rebe Yosi le respondió: "Espera un momento, sentémonos y veamos qué sucede. Ciertamente, HaKodosh Baruch Hu va a hacer un milagro por él. Ciertamente habrá un gran milagro. Tenemos una historia en curso aquí. No saltes en medio de ella. No corras para darle la comida. ¡El mundo no es hefker! ¿Una persona regala toda su comida y ahora va a morir? ¡Es imposible! ¡Un gran milagro está por suceder! ” 

Se quedaron allí observando cómo él estaba acostado allí debilitado, cuando de repente aparece una serpiente gigante y comienza a deslizarse hacia él, una serpiente enorme que podría tragárselo entero. El Rebe Jiya dijo: "¡Ya está! ¡Ya se va a morir ahora por seguro! ¿Cómo es posible que este pobre hombre tenga que morir de una muerte tan terrible, después de haber salvado a otro de la muerte? El Rebe Yosi respondió: "No te desespere. Él regalaba toda su comida y agua. Confió completamente en el Eterno, por seguro el Eterno no lo abandonará ahora. Espera y verás qué gran milagro está por suceder ”. De repente, ven una serpiente aún más grande que se desliza por el árbol, mucho más grande que la primera serpiente. Mata y traga la primera serpiente, y el hombre permanece ileso, debajo del árbol, profundamente dormido en medio del desierto. Inmediatamente, Rebe Jiya y Rebe Yosi corrieron rápidamente hacia él, lo despertaron de su sueño y le dieron de comer y beber. Y luego le contaron la historia del gran milagro que acababa de sucederle. 


EL ETERNO ESTÁ EN TODO Y EN TODO LUGAR Y CIRCUNSTANCIA 

Una persona debe creer que antes de venir a este mundo, el Eterno prepara para cada persona toda la ayuda que necesitará, personas para salvarlo y personas para fortalecerlo. Donde quiera que vaya una persona, con cada movimiento hay una persona para ayudarlo. Ya sea que esté en medio del desierto o en medio del mar, siempre habrá alguien a su lado. Nunca estas perdido. el Eterno se encuentra en cada lugar, en cada situación, Él está allí contigo. Cada momento, la salvación está lista para una persona. Solo necesita gritarle al Eterno una vez, un grito real, y la salvación está cerca. Si solo gritaras "Shema Israel el Eterno Elokeinu el Eterno Echad!" o "Ana oh Eterno, Hoshia Na!", "Bi’zechut Rabeinu", entonces el Eterno te salvará de inmediato. 

Una persona debe tener emuná (fe), y confiar en el Eterno. Necesita cantar un poco, rezar con kavaná y no preocuparse de dónde va a obtener dinero. Porque el que te creó también creó dinero y todo lo demás. Él te creó incluso antes de crear el dinero. Todo el dinero del mundo está listo para ti. el Eterno solo quiere que aprendas la Torá. Una persona transgrede, por lo que el dinero no se vierte en sus bolsillos, no solo desciende del techo. 

TU HOGAR Y TU PROPIEDAD SON TUYAS DESDE 40 DÍAS ANTES DE QUE NACIERAS 

¿Pero por qué estás tan preocupado? ¡Todo ya ha sido anunciado en el cielo! 40 días antes de que se forme una persona, se decreta en el Cielo que en tal y tal día adquirirá una casa, en tal y tal día comprará un campo. El ingreso de una persona, todo, ya se ha decretado en el Cielo, incluso antes de que naciera. La salvación solo puede llegar cuando una persona realmente confía en el Eterno. Sus ojos deben volverse hacia el Eterno: "Los ojos de todos te miran expectantes, y tú les das su comida a su debido tiempo" (Tehillim 145: 17). En su debido momento! Todo a su tiempo. Todo lo que una persona merece llega a él en un momento determinado: un apartamento, muebles, etc. Todo sucede a la hora especificada, porque la esencia de la existencia física depende del dinero, pero preocuparse por el dinero distanciará a la persona de la salvación, de un apartamento, le quitará sus ingresos. Una persona piensa toda su vida en el dinero, pero no se da cuenta de que en el momento en que dejará de pensar en el dinero, entonces el dinero vendrá a él, correrá hacia él. ¿Qué es el ingreso: "Parnasá"? Comienza con "Par" en hebreo que significa (una vaca) "Nosea" (va). Corres o vas tras la vaca, y la vaca se va, se escapa. Cuando "Nosea" es deletreado con una letra ayin, quiere decir: Cuanto más corras detrás del dinero, más se escapará de ti. 

El Rebe dijo en la Torá 225 que la confianza en el Eterno es infinito. El confiar en le Eterno Dios no tiene límite. "Hay que confiar en el Eterno infinitamente" (Yeshaya 26: 4). La Bitajón (la confianza) es una cosa ilimitada: no hay límites para la Emuná y la Bitajón. La esencia de la confianza perfecta es cuando la mente está ligada a la Torá. ¡La confianza viene de la inteligencia! Si no tienes inteligencia, no tienes confianza ni fe. Si aprendes la Torá, entonces tienes fe, pero si no aprendes la Torá, entonces no la vas tener. El Rebe dijo que si acabas de aprender Torá, entonces tendrías la inteligencia de saber que todo le pertenece al Eterno. Entonces, una persona necesita aprender mucho de Guemará para enderezar su mente, porque de acuerdo con el nivel de inteligencia, también lo es la fe de una persona. Cuanta más inteligencia tiene una persona, mayor mente tiene, más fe y confianza tiene. 


UNA PLEGARIA  PARA AYUDARTE

Amo del Universo, por favor ayúdame a ser valiente y resuelto en mi creencia en ti. Que no sea reacio, ni que dude en regalar todo mi dinero en Tzedaká (Limosna) si es necesario, sin preocuparme por lo que tendré para mañana. Ayúdame a no confiar en otras personas, a fin de no estar en la categoría del "maldito", como dice, (Yirmiah / Jeremías 17: 5), "Maldito es el hombre que confía en las personas y establece al ser humano de carne [y sangre] y hueso su fortalecedor, alejando así su corazón del Eterno". Por favor, ayúdame a tener plena confianza en Ti toda mi vida, a creer y tener fe solo en Ti y no anticipar en ningún tipo de salvación de nadie, como está escrito, (Tehilim 60:13) “la salvación humana es inútil. " 

Por favor, fortaléceme en mi creencia de que todo mi sustento proviene solo de ti, no de ninguna persona o de ningún otro medio. Que se cumpla en mí los versículos, (Tehilim 60:13) “Ayúdanos contra el opresor; La salvación humana es inútil. Por medio del Eterno actuaremos valientemente, y Él pisoteará a nuestros opresores ". Y también (Tehilim 61: 7): “Que añadas días de vida a los días del rey, que sus años sean como todas las generaciones. Que se siente para siempre delante del Eterno; nombra amabilidad y verdad para que puedan preservarlo. Así alabaré tu nombre eternamente, para cumplir diariamente mis votos ”.


Share:

No comments:

Post a Comment