BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

FESTIVAL DE EID AL BANAT

JAG HA’BANOT - EID AL-BANAT

¿QUÉ ES EID AL BANAT?



Eid Al-Banat es una fiesta relacionada con el Novilunio del mes de Tevet. El Rosh Jodesh Tevet es el Rosh Jodesh de las banot (las hijas en hebreo). Este Novilunio es especialmente asociado con las hebreas; aunque todos los Novilunios tienen una asociación general con las mujeres, ese día en particular es conocido como Jag Ha-Banot (el Festival de las Hijas de Israel), el Día de las Hijas o en árabe: [Eid Al-Banat], en francés: Fête des Filles. 


Se trata de una festividad celebrada principalmente por algunas de las comunidades judías de Oriente Medio, especialment en el Magreb (el Norte de África), en el Rosh Jodesh (Novilunio) del mes Judío de Tevet, Y siempre coincide con el séptimo día de la festividad judía de Janucá. 


La comunidad judía donde mejor se conservó esta festividad es Túnez. Pero también hay pruebas de que también se celebraba en las comunidades judías de Libia, Argelia, Kushta, Marruecos y también Salónica (Tesalónica).


Los Orígenes del Festival Eid Al Banat

La festividad de Eid Al’Banat o Rosh Jodesh La-Banot, el 1º del mes hebreo de Tevet, se conservó en Túnez y en la isla de Djerba, lugar adonde se cree que habían sido exiliados los Kohaním del Beit Ha’Mikdash, los sacerdotes del Templo. Los habitantes Judíos de la Isla de Djerba conservaron muchas tradiciones antiguas al igual que ésta. Y como ya mencionado arriba esta fiesta es celebrada por mujeres en numerosas otras comunidades judías en todo el Medio Oriente y está vinculada a varios eventos a lo largo de la historia judía. 


El Libro de Ester nos dice que fue específicamente en el mes de Tevet, que la reina Ester había sido coronada como reina en el reino Persa (Irán); por lo tanto, muchas de las prácticas del Rosh Jodesh La’Banot (Eid Al-Banat) son similares a las de la festividad judía de Purím. 


El Rosh Jodesh (el Novilunio) del mes de Tevet siempre coincide con el séptimo día de Janucá, que según varias tradiciones el milagro de Janucá está estrechamente vinculado a una o varias mujeres. Janucá está especialmente está vinculada a las historias heróicas de Yehudit y de Jana (Gracia), la hija de Matitiahu Ben Yojanán, el Cohén Gadól. 


Además, hay quienes relacionan esta festividad con la historia de la hija de Yiftaj, y con la expulsión de las mujeres alienígenas durante la época de Esdras el Escriba;


y hay quienes atribuyen la festividad a la historia de otras mujeres heróicas, tales como: Débora, Yael, Zera, hija de Asher, Jana la de siete hijos y Bruria, la esposa de Rabí Meir.


LAS DONCELLAS JUDÍAS EN PERSIA

El Rambam, el gran Moisés Ben Maimón comenta acerca de Meguilat Esther, sobre lo que dijo la Reina Ester: “Yo y mis doncellas observaremos también el mismo ayuno” - ¿Mis doncellas? Sí, había doncellas judías liberadas por la reina; las cuales, sin lugar a dudas habían estado bajo el pesado yugo de la reina anterior a Ester. Se cree que la malvada Vashti, la hija del malvado, las forzaba a trabajar durante el día de Shabat. Como dijo Esther: "Ellas y yo nos uniremos al ayuno de todo Israel".

 

Otra similitud que tiene Eid Al-Banat con la Fiesta de Purim es la tradición de enviar galletas de un hogar a otro, similar al Mishloaj Manot.  Algunas otras tradiciones son beber vino, y otra es dar a los niños necesitados, similar a Matanot La'Evyoním.


RELACIONES CON JANUCÁ Y YEHUDIT, LA HEROÍNA


Debido a que la festividad cae el séptimo día de Januká; pues, es el momento preciso para recordar la conexión con la heroína Yehudit y con Jana Bat Matityahu (la nieta de Yojanán, el Cohén Gadól del segundo templo en Jerusalén).


Aunque el Sefer Yehudit, el libro de Judit, no fue canonizado en el Tanaj, ese libro, cuya versión hebrea se perdió, cuenta la historia de la heroína Yehudit que mató a Holofernes, el general del ejército griego. La tradición Tunecina cuenta que esta historia sucedió exactamente en Rosh Hodesh (el Novilunio) de Tevet; y es por eso, que en Túnez se marca su importancia con las celebraciones de Eid Al-Banat.  


Según Mizheyna Cohen de Djerba, Eid Al-Banat "es como un memorial de Yehudit, quien con su fuerza heróica había salvado a Jerusalén y al reino Judío".  Y de ende, pues, existe la tradición de comer también productos lácteos durante las festividades de Eid Al-Banat. 


La historia general es la siguiente: (tomado de aish.com) "Un comandante griego, llamado Holofernes, había dirigido a su ejército para sofocar una revuelta que estaba comenzando en Jerusalén.  Las fuerzas griegas acamparon alrededor de las murallas de la ciudad y comenzaron un asedio prolongado. Aunque Jerusalén era una ciudad bien fortificada, el asedio implacable de un ejército superior comenzó a cobrar un gran precio entre los ciudadanos de la ciudad. Una viuda llamada Yehudit salió de  la ciudad y pidió una audiencia con el comandante. Ella también había traído quesos y vino. Su plan era seducirlo y luego matarlo. Su plan tuvo éxito. 


El comandante dio un banquete en honor a Yehudit y se emborrachó bastante.  Esa misma noche, el comandante y Yehudit se retiraron a su tienda privada, donde pronto éste cayó en un sueño profundo. Y mientras él dormía, Yehudit tomó su espada y lo decapitó. Luego, Yehudit salió del campamento llevándose consigo la cabeza del comandante de regreso a Jerusalén, donde la cabeza fue colgada en las murallas de la ciudad para  que todos la vieran. Los judíos quedaron muy inspirado por el heroísmo atrevido de Yehudit, y las fuerzas griegas se retiraron. Fue un punto de inflexión clave en la revuelta judía contra los griegos ".


Finalmente el Novilunio (Rosh Jodesh) de Tevel conmemora el aniversario del fallecimiento de Abrahám Avinu, el primer Judío, el padre número 1 de la nación Judía. ¡Qué su memoria sea de gran bendición!


PLEGARIA DE AGRADECIMIENTO PARA JANUCÁ Y EID AL-BANT


Ribono Shel Olám, Kol Yajol; Oh Eterno, Dios nuestros, y Dios de nuestros Patriarcas y Matriarcas de benditas memorias, qué tengamos el Mérito de que se hagan milagros, señales y grandes maravillas como las que hiciste para nuestros ancestros. Te damos las Gracias, oh Eterno, Dios nuestros por los milagros, por la redención, por las maravillas, por los actos de salvación y por los actos maravillosos que hiciste por nuestros antepasados ​​en aquellos días, en este tiempo de Janucá.


¡Qué se cumpla hoy en nuestros días y en nuestras vidas, la Gueulá (Redención) final, al igual que la cumpliste en los días de Matityahu, el hijo de Yojanán, el Cohén Gadól (el Sumo Sacerdote), el Jasmoneo con sus hijos! ¡Qué se cumpla también con nosotros la redención, como lo hiciste con los Macabeos, cuando el malvado gobierno helénico se había levantado contra Tu pueblo Israel para hacerles olvidar Tu Torá, y para hacerlos violar los decretos de Tu voluntad! 


Sin embargo, tú, en tus abundantes misericordias, los apoyaste en el tiempo de su angustia. 


¡Líbranos hoy, como los libraste a ellos en sus batallas, tal como los defendiste con sus derechos, y véngate ya como te vengaste por el daño que les habían hecho a ellos!. 


¡Qué se cumpla en nosotros el dicho que dice: “Entregaste a los poderosos en manos de los débiles, a los muchos en manos de los pocos, a los impuros en manos de los puros, a los impíos en manos de los Tzadikím (los justos) y a los pecadores desenfrenados en manos de los que se ocupaban con tu Torá!

Santifica tu nombre, hazte una fama grandiosa como la que te hiciste, engrandece tu gran nombre, y muéstrale ya al mundo lo distinguido y santo que es tu nombre, haz con nosotros tal y como llevaste a cabo una liberación y redención colosal para tu pueblo Israel, conocido y digno de mención hasta el día de hoy. 


¡Qué ya puedan Tus hijos entrar al santuario de Tu Casa escogida, purifica ya el lugar de Tu Templo, purifica ya Tu Santuario, qué se encienda ya la gran Menorá de oro en Tus sagrados atrios y que se instituyan ya los días de Janucá del Tercer Templo para darte gracias y para alabar Tu Santo y gran Nombre.




 


Share:

No comments:

Post a Comment