BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

ZOT JANUKÁ


EL DESTELLO DE LUZ DE ZOT JANUCÁ

Por el Rav Eliezer Berland



“En Janucá un fuego estalla, un fuego llameante estalla que es imposible de detener. Este es un fuego llameante que desciende del cielo a través de las velas de Janucá. 


Rabí Najman introduce [Likutey Moharán] Torá 249, 'Una persona de repente se viste con un espíritu de poder' - entonces puede realizar un acto de fuerza, porque la 'fuerza principal está en el corazón'. Aquel cuyo corazón es fuerte no le tiene miedo de ninguna persona en el mundo.


“No hay absolutamente ningún miedo, no hay terroristas, no hay nada. No existe nada. Solo existe el Eterno, "nada más fuera de Él ", solo el Eterno. Este espíritu es posible recibirlo en Janucá, como lo mereció Janá. 


Ella solo vió al Eterno, solo estaba pegada al Eterno; por lo tanto, Janucá se reduce por completo a través de Janá. El rabino Natan explica en Joshen Mishpat: todo Janucá se trata de las luces de Channah, del alma de Jana. Jana no abandona sus oraciones, su Emuná (fe). Ella no abandonó la fe de ninguna manera en el mundo.


“Desde la edad de 10 años, Jana comenzó a orar para poder tener un hijo que fuera un Tzadik, y fue a la edad de 130 que quedó embarazada. Durante 120 años ella solo oró al Eterno y logró derribar el alma de Shmuel, quien es considerado igual a Moshe y Aharon. Shmuel ungió a Shaúl y a David, y lo principal es David, que es el Mashíaj, como está escrito, 'Puse una vela para Mi Mashíaj': esta es la luz de Janucá, que una persona decide entregarse al Eterno Yisbaraj, luego recibe un espíritu de fuerza y ​​poder. Entonces, a través de este espíritu, puede hacer guerras poderosas y conquistar a todos los malvados, a todos los helenistas, y traer la Redención.


“Como Jana lo mereció - a través de la luz de Janucá, ella mereció derribar el alma del Mashiaj. "JaNUKa" = "JaNa KO". Jana sacrificó su alma para el Eterno Yisbaraj, hizo todo solo para el Eterno, solicitado solo por el Eterno. ¡Y hoy, sacrificar el alma es simplemente sentarse y aprender! No es para hacer guerras con nadie. Es sencillo sentarse y aprender y poner la cabeza en la sagrada Torá, en la sagrada Guemará ".



Share:

No comments:

Post a Comment