BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

PORCIÓN VAYESHEV




Esta Parashá fue Preparada Por ABA-EYBO
PARSHAT VAYESHEV
Génesis 37:1 hasta 40:23

DEDICADA A LA MEMORIA Y PARA MÉRITO DE:

Sarah Imenu - Rivkah, Rajel, Leah, (כריסטינה מרים דה בלר), Rajel Savua de Akiva;

Ruti Sarah Bat Simcha, Bernard St-Jean

Rabbi Akiva Ben Yosef, Jeannette Agustin San Juan, Fortune Agustin,

Filomena Agustin de San Juan (T’vila / Fila), Federmo San Juan, Aba Mevoyan Beler, Rajel Mazouz

Claudio Alfredo Beler San Juan; (סוג'ונטו בן סופריו) ; ( אבא סופריו) , Rabbi Ya’akov Abujatseira

(כל הזקנים בדורותיהם, מצד אבי, ובצד אמי); Chaya Mushka Schneersohn

Y de todos los Anusim de la casa de Israel; Jean-Baptiste Alvares

ז'אן בטיסט אלבארס , רבי שלמה לוריא, מהרש״ל

Jean Baptiste Louis Agustin Rodrigué Alvares, Rav DovBer de Lubavitch

אורינו ז'אן בטיסט אלבארס;

Eli Ha’Kohen, Pinjás Ve’Ikavod Ha’Kohen. Abayé Ha’Kohen, El Rebbe de Lubavitch,

Menajem Mendel Shnirsohn Zt”L; Yehuda Ha’Jassid, e Israel Meir KaGan el Jafets Ha’Jaim.

Rebbe Najman Ben Fege & Moshe Rabeinu

 

PARA LA REFUÁ SHELEIMÁ DE:

Enerio Yojanan Ben Sara M. C. , Batsheva Bat Mushky; Louise Bat Colette ...


PARNASÁ TOVÁ U'LE HAJAZIK TALMIDEI JAJAMÍN:
Enerio Yochanan Benorinu, Rivka Wiwiet

CONTENIDO DE LA PARASHÁ

1) Ya’acov se estableció en Jevrón la ciudad que había comprado Abraham en la Tierra de Eretz Israel.
2) El envía Yosef su hijo preferido a visitar sus hermanos en Shejém.
3) Yosef sueña y se los cuenta a sus hermanos y a su padre.
4) Ya’acov se sorprende del significado de su sueño.
5) Yosef es vendido como esclavo y es llevado a Egipto en cautividad.
6) Yehuda se casó y tuvo tres hijos, dos de ellos mueren por ofender al Eterno en sus actos.
7) Yehuda tuvo relaciones con Tamar, su nuera sin saber que era ella y ésta le concibió hijos gemelos.
8) Yosef hace prosperar a Potifar
9) Yosef es encarcelado en falsas acusaciones por la esposa de Potifar.
10) Yosef Interpreta los sueños de dos oficiales del Rey en la cárcel.
11) Uno de los oficiales es ahorcado y el otro restablecido a su cargo anterior y Yosef olvidado en la Cárcel.



SOBRE EL ESTUDIO DE SHABAT

Vayeshev - (וַיֵּשֶׁב - Palabra hebrea para decir "y él se estableció") es la primera palabra de la parashá y es la novena porción semanal de la Torá (פָּרָשָׁה, Parashá) en el ciclo anual de la lectura de la Torá. La Parashá Vayeshev constituye de los capítulos des Génesis 37: 1 hasta Génesis 40: 23. La parashá Vayeshev cuenta las historias de cómo los otros hijos de Jacob vendieron a medio hermano José en cautiverio en Egipto, y de cómo Judá sin querer llegó a tener relaciones íntima con su nuera Tamar y cómo descubrió él su transgresión, y cómo José sirvió a Potifar y luego fue encarcelado cuando fue falsamente acusado de agredir a la esposa de Potifar. La parashá Vayeshev está compuesta de 5,972 letras hebreas, 1,558 palabras hebreas, 112 versículos, y puede ocupar alrededor de 190 líneas en un rollo de la Torá (סֵפֶר תּוֹרָה, Sefer Torah). Esta Parashá se lee normalmente el noveno sábado después de Simjat Torá, que normalmente cae a fines de noviembre o al principio de diciembre.

COMENTARIO SOBRE LA PARASHÁ

Y se estableció Ya’acov (Jacob) en la ciudad de Jevrón (Hebrón) con sus doce hijos. Su favorito es Yosef (José), de diecisiete años de edad, cuyos hermanos están celosos del trato preferencial que recibe éste de su padre, como un abrigo precioso de varios colores que Jacob hace para Yosef. Yosef les cuenta a sus hermanos dos de sus sueños que predicen que está destinado a gobernar sobre ellos, aumentando su envidia y odio hacia él.

Shimón y Leví planean matarlo, pero Reuven sugiere que lo arrojen a un pozo en su lugar, con la intención de regresar más tarde y salvarlo. Mientras José está en el pozo, Judá lo tiene vendido a una banda de ismaelitas que pasan. Los hermanos sumergen el abrigo especial de José en la sangre de una cabra y se lo muestran a su padre, lo que lo lleva a creer que su hijo más amado fue devorado por una bestia salvaje.

Yehudá (Judá) se casó y tuvo tres hijos. El mayor, llamado Er, murió joven sin tener hijos, y su esposa, llamada Tamar, fue dada en Yibúm o mejor dicho en matrimonio levirato con el segundo hijo de Yehudá, Onan. Sin embargo, Onan pecó también al derramar su semen por tierra para no concebir hijos en esa relación, y por lo tanto él también se encuentra con una muerte temprana en consecuencia. Judá es reacio a que su tercer hijo se case con ella, temiendo perderlo a ese también. Decidida a tener un hijo de la familia de Judá, Tamar se disfraza de prostituta y seduce a Judá. Más tarde, Judá oye que su nuera quedó embarazada y ordena que la ejecuten por prostitución, pero cuando Tamar presenta las evidencias de quién es el padre de su embarazo, usando unos efectos personales que ella había conservado como prenda de pago, Yehuda ahí admite públicamente que él es el padre. Tamar da a luz a dos hijos gemelos, Peretz (un antepasado del rey David) y Zeraj.

Yosef es llevado a Egipto y vendido a Potifar, el ministro a cargo de los mataderos de Faraón. Dios bendice todo lo que hace, y pronto se convierte en supervisor de todas las propiedades de su amo. La esposa de Potifar desea al chico guapo y carismático; cuando Yosef rechaza sus insinuaciones, ella le dice a su esposo que el esclavo hebreo intentó forzarse sobre ella, y lo metió a la cárcel. Joseph se gana la confianza y la admiración de sus carceleros, quienes lo designan para un puesto de autoridad en la administración de la prisión.

En la cárcel, Yosef se encuentra con el mayordomo jefe y el panadero principal de Faraón, ambos encarcelados por ofender a su amo real. Ambos tienen sueños perturbadores, que Yosef interpreta a la maravilla; en tres días, les dice él, el mayordomo será liberado y el panadero ahorcado. Yosef le pide al mayordomo que interceda por él, con Faraón. Las predicciones de Yosef se cumplen, pero el mayordomo se olvidó de Yosef y no hizo nada por él.

BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA TORÁ

Antes de leer o estudiar la Torá hay que acostumbrarse a bendecir el Eterno (HaShem). Mantén en mente que el nombre de D.ios que se usa cuando decimos nuestras plegarias y cuando leemos la Torá o cuando bendecimos a D.ios es “Adonai”. Donde quiera que aparezca su nombre lo pronunciamos “Adonai”. Dondequiera que aparece el nombre del Eterno, lo pronunciamos Adonai en esos momentos, en otros momentos sólo decimos HaShem.



LAS ALIYÓT DE VAYESHEV

En la lectura tradicional de la Torá del Shabat (los sábados), Esta Parashá al igual que las otras se divide en siete lecturas llamadas Aliyot (Aliá en singular). En el Texto Masorético de la Tanakh (la Biblia hebrea), La Parashá Vayeshev tiene tres divisiones de "porción abierta" (Petujá) (aproximadamente equivalente a párrafos, a menudo abreviadas con la letra hebrea פ (Peh)). La Parashá de Vayeshev tiene una subdivisión adicional, llamada división de "porción cerrada" (Setumá) (abreviada con la letra hebrea ס (samekh)) dentro de la segunda porción abierta (Petujá). La primera porción abierta (Petujá) abarca las primeras tres lecturas (Áliyot). La segunda porción abierta (Petujá) abarca desde la cuarta hasta la sexta Aliá. Y la tercera porción abierta (Petujá) coincide con la séptima Aliá. La división de una sola porción cerrada (Setumá) pone en marcha la cuarta Aliá de la quinta lectura.


José revela sus sueños a sus hermanos y es vendido como esclavo a Egipto.



Bendigo al Eterno, el D.ios Bendito
¡Bendito sea el Eterno quien debe ser bendecido!

En Hebreo
¡Barúj Atáh (Adonai), Eloheinu Meléj Ha’Olám, Asher Bájar Bánu Mikól Ha’Amím VeNatán Lanú Et Torató. Barúj Atáh Adonai Notén HaTorá!

En Español
¡Bendito Eres Tú Adonai, Elohim Nuestro y Rey del universo, que Nos Ha Escogido de entre todas las naciones y nos Ha Entregado Su Torá. Bendito eres Tú Adonai, donador de la Torá!


La Primera Aliá - Génesis 37: 1-11


PRE-LECTURA 1
En la primera Aliá Jacob vivió en la tierra de Canaán, y esta es la historia de su familia. Cuando José tenía 17 años, alimentó al rebaño con sus hermanos y le dio a Jacob una mala noticia sobre sus hermanos. Debido a que José era el hijo de la vejez de Jacob, Jacob lo amaba más que a sus otros hijos, y Jacob le hizo una túnica de muchos colores, lo que provocó que los hermanos de José lo odiaran. Y José hizo que sus hermanos lo odiaran más cuando les dijo que había soñado que estaban atando gavillas en el campo, y sus gavillas se inclinaban a su gavilla. Les contó a sus hermanos otro sueño, en el que el sol, la luna y once estrellas se postraron ante él, y cuando se lo contó a su padre, Jacob lo reprendió, preguntándole si él, la madre de José y sus hermanos se inclinarían ante él. Los hermanos de José lo envidiaron, pero Jacob tuvo presente lo que dijo. La Pre-lectura para la primera Aliá termina aquí.


Los Sueños de Yosef Ha'Tzadik

GÉNESIS CAPITULO 37:1- 36
LECTURA 1
1 Y se estableció Ya’acov en la tierra donde peregrinó su padre, en la tierra de Canaán.  2 Estas fueron las generaciones de Jacob. José, siendo de edad de diez y siete años apacentaba las ovejas con sus hermanos; y el joven estaba con los hijos de Bilha, y con los hijos de Zilpa, mujeres de su padre: y noticiaba José á su padre la mala fama de ellos. 3 Y amaba Israel á José más que á todos sus hijos, porque le había tenido en su vejez: y le hizo una ropa de diversos colores. 4 Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que á todos sus hermanos, le aborrecían, y no le podían hablar pacíficamente. 5 Y soñó José un sueño y se lo contó á sus hermanos; y ellos vinieron á aborrecerle aún más.  6 Y él les dijo: Oigan ahora este sueño que he soñado:

7 He aquí que atábamos manojos en medio del campo, y he aquí que mi manojo se levantaba, y estaba derecho, y que vuestros manojos estaban alrededor, y se inclinaban al mío.  8 Y le respondiéron sus hermanos: ¿Has de reinar tú sobre nosotros, ó te has de enseñorear sobre nosotros? Y le aborrecieron aún más á causa de sus sueños y de sus palabras. 9 Y soñó aún otro sueño, y se lo contó á sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban á mí.  10 Y se lo contó á su padre y á sus hermanos: y su padre le reprendió, y le dijo: ¿Qué tipo de sueño es este que soñaste tú? ¿Hemos de venir yo y tu madre, y tus hermanos, á inclinarnos delante de ti? 11 Y sus hermanos le tenían envidia, empero su padre no paraba la consideración en ello.


Yosef fue arrojado en un Pozo


Segunda Aliá : Génesis 37: 12-22



PRELECTURA 2
En la segunda lectura (Aliá) cuando los hermanos fueron a alimentar al rebaño en Shejém, Jacob envió a José para ver si todo estaba bien con ellos. Un hombre encontró a José y le preguntó qué buscaba, y cuando le dijo que buscaba a sus hermanos, el hombre le dijo que se habían ido a Dotán. Cuando los hermanos de José lo vieron venir, conspiraron para matarlo, arrojarlo a un pozo, decir que una bestia lo había devorado y ver qué sería de sus sueños entonces. Pero Rubén los persuadió de que no lo mataran, sino que lo arrojaran a un pozo, con la esperanza de devolvérselo a Jacob más tarde. La segunda Pre-lectura (Aliá) termina aquí.


LECTURA 2
12 Y fueron sus hermanos á apacentar las ovejas de su padre en Shejêm. Y dijo Israel á José: Tus hermanos apacientan las ovejas en Shejêm: ven, y te enviaré á ellos. Y él respondió: Heme aquí. Y él le dijo: Ve ahora, mira cómo están tus hermanos y cómo están las ovejas, y tráeme la respuesta. Y enviólo del valle de Hebrón, y llegó á Shejêm. Y hallólo un hombre, andando él perdido por el campo, y preguntóle aquel hombre, diciendo: ¿Qué buscas?

Y él respondió: Busco á mis hermanos: ruégote que me muestres dónde pastan. Y aquel hombre respondió: Ya se han ido de aquí; yo les oí decir: Vamos á Dothán. Entonces José fué tras de sus hermanos, y hallólos en Dothán. Y como ellos lo vieron de lejos, antes que cerca de ellos llegara, proyectaron contra él para matarle. Y dijeron el uno al otro: He aquí viene el soñador; Ahora pues, venid, y matémoslo y echémosle en una cisterna, y diremos: Alguna mala bestia le devoró: y veremos qué serán sus sueños.

21 Y como Rubén oyó esto, lo libró de sus manos y dijo: No lo matemos. 22 Y les dijo Rubén: No derramen su sangre; échenlo en esta cisterna que está en el desierto, y no le pongan las manos; eso era para librarlo así de las manos de ellos, de manera que así él podría sacarlo luego y devolverlo á su padre.

Tercera Aliá: Génesis 37: 23–36


PRE-LECTURA 3
En la tercera Aliá, los hermanos de José lo despojaron de su túnica de muchos colores y lo arrojaron a un pozo vacío. Se sentaron a comer, y cuando vieron una caravana de ismaelitas de Galaad que traían especias y bálsamo a Egipto, Judá persuadió a los hermanos para que vendieran a José a los ismaelitas. Los mercaderes madianitas que pasaban sacaron a José del pozo y lo vendieron a los ismaelitas por 20 siclos de plata, y lo llevaron a Egipto. Cuando Rubén regresó al pozo y José se había ido, se rasgó la ropa y preguntó a sus hermanos adónde podía ir ahora. Tomaron la túnica de muchos colores de José, la mojaron en sangre de cabra y se la enviaron a Jacob para que la identificara. Jacob llegó a la conclusión de que una bestia devoró a José, rasgó sus vestiduras, se vistió de cilicio y lloró por su hijo. Todos sus hijos e hijas intentaron en vano consolarlo. Y los madianitas vendieron a José en Egipto a Potifar, capitán de la guardia de Faraón. La tercera lectura (Aliá) y la primera porción abierta (Petujá) terminan aquí con el final del capítulo 37.


La Túnica de Yosef fue entregada a Yaakov su padre.


LECTURA 3
23 Y sucedió que, cuando llegó José á sus hermanos, ellos hicieron desnudar á José su ropa, la ropa de colores que tenía sobre sí; 24 Y tomáronlo, y echáronle en la cisterna; mas la cisterna estaba vacía, no había en ella agua. 25 Y sentáronse á comer pan: y alzando los ojos miraron, y he aquí una compañía de Ismaelitas que venía de Galaad, y sus camellos traían aromas y bálsamo y mirra, é iban á llevarlo á Egipto. 26 Entonces Judá dijo á sus hermanos: ¿Qué provecho el que matemos á nuestro hermano y encubramos su muerte? 27 Venid, y vendámosle á los Ismaelitas, y no sea nuestra mano sobre él; que nuestro hermano es nuestra carne. Y sus hermanos acordaron con él. 28 Y como pasaban los Midianitas mercaderes, sacaron ellos á José de la cisterna, y trajéronle arriba, y le vendieron á los Ismaelitas por veinte piezas de plata. Y llevaron á José á Egipto. 29 Y Rubén volvió á la cisterna, y no halló á José dentro, y rasgó sus vestidos. 30 Y tornó á sus hermanos y dijo: El mozo no parece; y yo, ¿adónde iré yo?

31 Entonces tomaron ellos la ropa de José, y degollaron un cabrito de las cabras, y tiñeron la ropa con la sangre; 32 Y enviaron la ropa de colores y la trajeron á su padre, y dijeron: Esta hemos hallado, reconoce ahora si es ó no la ropa de tu hijo. 33 Y él la conoció, y dijo: La ropa de mi hijo es; alguna mala bestia le devoró; José ha sido despedazado. 34 Entonces Jacob rasgó sus vestidos, y puso saco sobre sus lomos, y se enlutó por su hijo muchos días. 35 Y se levantaron todos sus hijos y todas sus hijas para consolarlo; mas él no quiso tomar consolación, y dijo: Porque yo tengo de descender á mi hijo enlutado hasta la sepultura. Y le lloró su padre.

36  Y los Midianitas lo vendieron en Egipto á Potiphar, eunuco de Faraón, capitán de los de la guardia.


Yehudá y Tamar    


Cuarta Aliá - Génesis capítulo 38



PRE-LECTURA 4
En la cuarta Aliá capítulo 38, Judá dejó a sus hermanos para vivir cerca de un adullamita llamado Hirah. Judá se casó con la hija de un cananeo llamado Suá y tuvo tres hijos llamados Er, Onán y Sela. Judá arregló que Er se casara con una mujer llamada Tamar, pero Er era malvado y Dios lo mató. Judá ordenó a Onán que cumpliera con el deber de un hermano y tuviera hijos con Tamar en nombre de Er. Pero Onán sabía que los niños no serían contados como suyos, así que derramó su semilla y Dios también lo mató. Entonces Judá le dijo a Tamar que permaneciera viuda en su casa hasta que Sela creciera, pensando que si Tamar se casaba con Sela, él también podría morir. Más tarde, cuando murió la esposa de Judá, él fue con su amigo Hira a sus trasquiladores de ovejas en Timna. Cuando Tamar se enteró de que Judá se había ido a Timna, se quitó la ropa de viuda, se puso un velo y se sentó en el camino a Timna, porque vio que Sela había crecido y que Judá no la había dado por esposa. Judá la tomó por ramera, le ofreció un cabrito por sus servicios, le dio su sello y su cayado en prenda de pago, y convivieron y ella concibió. Judá envió a Hirah a entregar el cabrito y cobrar su prenda, pero él preguntó acerca de ella y no la encontró. Cuando Hirah informó a Judá que los hombres del lugar habían dicho que allí no había ninguna prostituta, Judá puso fin al asunto para no avergonzarse. Aproximadamente tres meses después, Judá se enteró de que Tamar se había prostituido y quedó embarazada, y ordenó que la trajeran y la quemaran. Cuando la apresaron, envió a Judá la prenda de identificación, diciendo que estaba embarazada del hombre cuyas cosas eran. Judá los reconoció y dijo que ella era más justa que él, ya que no se la había dado a Sela. Cuando Tamar dio a luz, uno de los gemelos, a quien llamaría Zerah, extendió una mano y la partera lo ató con un hilo escarlata, pero luego él lo retiró y salió su hermano, a quien llamaría Pérez. La cuarta Aliá y una porción cerrada (Setumá) terminan aquí con el final del capítulo 38.


GÉNESIS 38:1-30
LECTURA 4
1 Y Aconteció en aquel tiempo, que Judá descendió de con sus hermanos, y se fue á un varón Adulamita, que se llamaba Hira. 2 Y vió allí Judá la hija de un hombre Cananeo, el cual se llamaba Shúa; y la tomó, y entró á ella: 3 La cual concibió, y parió un hijo; y llamó su nombre Er. 4 Y concibió otra vez, y parió un hijo, y llamó su nombre Onán. 5 Y volvió á concebir, y parió un hijo, y llamó su nombre Sela. Y estaba en Chezib cuando lo parió. 6 Y Judá tomó mujer para su primogénito Er, la cual se llamaba Tamar.

7 Y Er, el primogénito de Judá, fué malo á los ojos del Eterno, y le quitó el Eterno la vida. 8 Entonces Judá dijo á Onán: Entra á la mujer de tu hermano, y despósate con ella, y suscita simiente á tu hermano. 9 Y sabiendo Onán que la simiente no había de ser suya, sucedía que cuando entraba á la mujer de su hermano vertía en tierra, por no dar simiente á su hermano. 10 Y desagradó en ojos del Eterno lo que hacía, y también quitó á él la vida.
11 Y Judá dijo á Tamarsu nuera: Estáte viuda en casa de tu padre, hasta que crezca Sela mi hijo; porque dijo: Que quizá no muera él también como sus hermanos. Y fuése Thamar, y se quedó en casa de su padre. 12 Y pasaron muchos días, y murió la hija de Súa, mujer de Judá; y Judá se consoló, y subía á los trasquiladores de sus ovejas á Timnath, él y su amigo Hira el Adulamita.

13 Y fué dado aviso á Tamar, diciendo: He aquí tu suegro sube á Timnath á trasquilar sus ovejas. 14 Entonces quitó ella de sobre sí los vestidos de su viudez, y se cubrió con un velo, y se arrebozó, y se puso á la puerta de las aguas que están junto al camino de Timna; porque veía que había crecido Sela, y ella no era dada á él por mujer. 15 Y la vió Judá, y la tuvo por ramera, porque había ella cubierto su rostro. 16 Y se apartó del camino hacia ella, y le dijo: Ea, pues, ahora entraré á ti; porque no sabía que era su nuera; y ella dijo: ¿Qué me has de dar, si entrares á mí? 17 El respondió: Yo te enviaré del ganado un cabrito de las cabras. Y ella dijo: Hasme de dar prenda hasta que lo envíes.

18 Entonces él dijo: ¿Qué prenda te daré? Ella respondió: Tu anillo, y tu manto, y tu bordón que tienes en tu mano. Y él se los dió, y entró á ella, la cual concibió de él. 19 Y levantóse, y se fue: y se quitó el velo de sobre sí, y se vistió las ropas de su viudez. 20 Y Judá envió el cabrito de las cabras por mano de su amigo el Adulamita, para que tomase la prenda de mano de la mujer; mas no la halló.

21 Y preguntó á los hombres de aquel lugar, diciendo: ¿Dónde está la ramera de las aguas junto al camino? Y ellos le dijeron: No ha estado aquí ramera. 22 Entonces él se volvió á Judá, y dijo: No la he hallado; y también los hombres del lugar dijeron: Aquí no ha estado ramera. 23 Y Judá dijo: Tómeselo para sí, porque no seamos menospreciados: he aquí yo he enviado este cabrito, y tú no la hallaste. 24 Y acaeció que al cabo de unos tres meses fué dado aviso á Judá, diciendo: Tamar tu nuera ha fornicado, y aun cierto está preñada de las fornicaciones. Y Judá dijo: Sacadla, y sea quemada. 25 Y ella cuando la sacaban, envió á decir á su suegro: Del varón cuyas son estas cosas, estoy preñada: y dijo más: Mira ahora cuyas son estas cosas, el anillo, y el manto, y el bordón. 26 Entonces Judá los reconoció, y dijo: Más justa es que yo, por cuanto no la he dado á Sela mi hijo. Y nunca más la conoció.

27 Y aconteció que al tiempo del parir, he aquí había dos en su vientre. 28 Y sucedió, cuando paría, que sacó la mano el uno, y la partera tomó y ató á su mano un hilo de grana, diciendo: Este salió primero. 29 Empero fué que tornando él á meter la mano, he aquí su hermano salió; y ella dijo: ¿Por qué has hecho sobre ti rotura? Y llamó su nombre Fares.


30 Y después salió su hermano, el que tenía en su mano el hilo de grana, y llamó su nombre Zara.


José y la esposa de Potifar (pintura alrededor de 1816-1817 de Philipp Veit)

Quinta Aliá : Génesis 39: 1–6

PRE-LECTURA 5
En la quinta lectura (עליה, aliyah), en el capítulo 39, el capitán de la guardia del faraón, Potifar, compró a José a los ismaelitas. Cuando Potifar vio que Dios estaba con José y prosperaba con todo lo que hacía, Potifar lo nombró supervisor de su casa y lo encargó de todo lo que tenía, y Dios bendijo la casa de Faraón por amor a José. Ahora José era guapo. La quinta Aliá termina aquí.


Genesis 39:1-23
LECTURA 5
1 Y Llevado José á Egipto, lo compró Potifar, eunuco de Faraón, capitán de los de la guardia, varón Egipcio, de mano de los Ismaelitas que lo habían llevado allá. 2 Mas el Eterno fué con José, y fué varón prosperado: y estaba en la casa de su señor el Egipcio.  3 Y vió su señor que el Eterno era con él, y que todo lo que él hacía, el Eterno lo hacía prosperar en su mano. 4 Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa, y entregó en su poder todo lo que tenía. 5 Y aconteció que, desde cuando le dió el encargo de su casa, y de todo lo que tenía, el Eterno bendijo la casa del Egipcio á causa de José; y la bendición del Eterno fué sobre todo lo que tenía, así en casa como en el campo. 6 Y dejó todo lo que tenía en mano de José; ni con él sabía de nada más que del pan que comía. Y era José de hermoso semblante y bella presencia.


La Esposa de Potifar trata de seducir a Yosef


Sexta Aliá : Génesis 39: 7–23

PRE-LECTURA 6
En la sexta Aliá, la esposa de Potifar le pidió repetidamente a José que se acostara con ella, pero él se negó, preguntando cómo podía pecar contra Potifar y Dios. Un día, cuando los hombres de la casa estaban fuera, ella lo agarró por su manto y le pidió que se acostara con ella, pero él huyó, dejando atrás su manto.

Cuando Potifar su esposo volvió a casa, ella acusó a José de intentar imponerse a ella, y Potifar puso a José en la prisión donde estaban los prisioneros del rey. Pero Dios estaba con José y le dio gracia ante los ojos del alcaide, quien entregó a todos los prisioneros a cargo de José. La sexta Aliá y la segunda parte abierta (Petujá) terminan aquí con el final del capítulo 39.


LECTURA 6
7 Y aconteció después de esto, que la mujer de su señor puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo. 8 Y él no quiso, y dijo á la mujer de su señor: He aquí que mi señor no sabe conmigo lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene: 9 No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino á ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal y pecaría contra Dios? 10 Y fué que hablando ella á José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella.

11 Aconteció que entró él un día en casa para hacer su oficio, y no había nadie de los de casa allí en casa. 12 Y lo asió ella por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces le dejó él su ropa en las manos, y huyó, y salió afuera.

13 Y acaeció que cuando vió ella que le había dejado su ropa en sus manos, y había huído fuera, 14 Llamó á los de casa, y les habló diciendo: Miren, nos ha traído un Hebreo, para que hiciese burla de nosotros: vino él á mí para dormir conmigo, y yo dí grandes voces; 15 Y viendo que yo alzaba la voz y gritaba, dejó junto á mí su ropa, y huyó saliendo afuera. 16 Y ella puso junto á sí la ropa de él, hasta que vino su señor á su casa. 17 Entonces le habló ella semejantes palabras, diciendo: El siervo Hebreo que nos trajiste, vino á mí para deshonrarme;

18 Y como yo alcé mi voz y grité, él dejó su ropa junto á mí, y huyó afuera. 19 Y sucedió que como oyó su señor las palabras que su mujer le hablaba, diciendo: Así me ha tratado tu siervo; se encendió su furor. 20 Y tomó su señor á José, y lo puso en la casa de la cárcel, donde estaban los presos del rey, y estuvo allí en la casa de la cárcel.

21 Mas el Eterno fué con José, y extendió á él su misericordia, y dióle gracia en ojos del principal de la casa de la cárcel. 22 Y el principal de la casa de la cárcel entregó en mano de José todos los presos que había en aquella prisión; todo lo que hacían allí, él lo hacía. 23 No veía el principal de la cárcel cosa alguna que en su mano estaba; porque el Eterno era con él, y lo que él hacía, el Eterno lo prosperaba.


Yosef interpreta sueños en la cárcel 

Séptima Aliá - Génesis capítulo 40

PRE-LECTURA 7
En la séptima Aliá capítulo 40, cuando el copero y el panadero del faraón lo ofendieron, el faraón también los metió en la prisión. Una noche, el mayordomo y el panadero soñaron cada uno. Al encontrarlos tristes, José preguntó la causa y le dijeron que era porque nadie podía interpretar sus sueños. Reconociendo que las interpretaciones pertenecen a Dios, José les pidió que le contaran sus sueños. El mayordomo le dijo a José que había soñado que veía una vid con tres ramas florecer y producir uvas, que tomó y presionó en la copa de Faraón, que le dio a Faraón. José interpretó que dentro de tres días, el faraón levantaría la cabeza del mayordomo y lo devolvería a su oficina, donde le daría al faraón su copa tal como solía hacer. Y José le pidió al mayordomo que se acordara de él y se lo mencionara al faraón, para que lo sacaran de la prisión, porque lo habían robado de su tierra y no había hecho nada para justificar su encarcelamiento. Cuando el panadero vio que la interpretación del sueño del mayordomo era buena, le contó a José su sueño: vio tres canastas de pan blanco sobre su cabeza, y los pájaros se las comieron de la canasta. José interpretó que en tres días el faraón alzaría la cabeza del panadero y lo colgaría de un árbol, y los pájaros se comerían su carne.

Génesis 40:1-23
LECTURA 7
1 Y Aconteció después de estas cosas, que el copero del rey de Egipto y el panadero delinquieron contra su señor el rey de Egipto. 2 Y se enojó Faraón contra sus dos eunucos, contra el principal de los coperos, y contra el principal de los panaderos: 3 Y los puso en prisión en la casa del capitán de los de la guardia, en la casa de la cárcel donde José estaba preso. 4 Y el capitán de los de la guardia dió cargo de ellos á José, y él les servía: y estuvieron días en la prisión. 5 Y ambos á dos, el copero y el panadero del rey de Egipto, que estaban arrestados en la prisión, vieron un sueño, cada uno su sueño en una misma noche, cada uno conforme á la declaración de su sueño. 6 Y vino á ellos José por la mañana, y los miró, y he aquí que estaban tristes.

7 Y él preguntó á aquellos eunucos de Faraón, que estaban con él en la prisión de la casa de su señor, diciendo: ¿Por qué parecen hoy mal vuestros semblantes? 8 Y ellos le dijeron: Hemos tenido un sueño, y no hay quien lo interprete. Entonces les dijo José: ¿No son de Dios las interpretaciones? Cuéntenmelo ahora. 9 Entonces el principal de los coperos le contó su sueño á José, y diciendole: Yo soñé y ví una vid delante de mí, 10 Y en la vid había tres sarmientos; y ví como brotaba, y arrojaba su flor, viniendo á madurar sus racimos de uvas:

11 Y que la copa de Faraón estaba en mi mano, y tomaba yo las uvas, y las exprimía en la copa de Faraón, y le ponía yo la copa en mano de Faraón. 12 Y le dijo José: Esta es su interpretación: Los tres sarmientos son tres días:

13 Al cabo de tres días Faraón te hará levantar cabeza, y te restituirá á tu puesto: y le pondrás la copa á Faraón en su mano, como solías hacerlo cuando eras su copero. 14 Acuérdate, pues, de mí para contigo cuando tuvieres ese bien, y te ruégo que uses conmigo de misericordia, y hagas mención de mí á Faraón, y me saques de esta casa: 15 Porque hurtado he sido de la tierra de los Hebreos; y tampoco he hecho yo aquí nada para qué me hubiesen de poner en la cárcel. 16 Y viendo el principal de los panaderos que lo había interpretado para bien, dijo á José: También yo soñé que veía tres canastillos blancos sobre mi cabeza; 17 Y en el canastillo más alto había de todas las viandas de Faraón, obra de panadero; y que las aves las comían del canastillo de sobre mi cabeza.

18 Entonces respondió José, y dijo: Esta es su interpretación: Los tres canastillos tres días son; 19 Al cabo de tres días quitará Faraón tu cabeza de sobre ti, y te hará colgar en la horca, y las aves comerán tu carne de sobre ti. 20 Y fué el tercero día el día de cumpleaños de Faraón, é hizo banquete á todos sus sirvientes: y alzó la cabeza del principal de los coperos, y la cabeza del principal de los panaderos, entre sus servidores.

21 E hizo volver á su oficio al principal de los coperos; y dió él la copa en mano de Faraón. 22 Mas hizo ahorcar al principal de los panaderos, tal y como le había declarado Yosef. 23 Y el principal de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó.


Los sueños del Faraón



LECTURA DEL MAFTIR - GÉNESIS 40:22 - 23


PRE-LECTURA DEL MAFTIR
En la lectura de Maftir (מפטיר) que concluye la parashá, al tercer día, que era el cumpleaños del faraón, el faraón hizo un banquete, restauró al mayordomo en su puesto de mayordomo y ahorcó al panadero, tal como José lo había predicho. Pero el mayordomo se olvidó de José. La séptima Aliá, la tercera parte abierta (Petujá), el capítulo 40 y la parashá terminan aquí.

LECTURA DEL MAFTIR  
20 Y fué el tercero día el día de cumpleaños de Faraón, é hizo banquete á todos sus sirvientes: y alzó la cabeza del principal de los coperos, y la cabeza del principal de los panaderos, entre sus servidores. 21 E hizo volver á su oficio al principal de los coperos; y dió él la copa en mano de Faraón. 22 Mas hizo ahorcar al principal de los panaderos, tal y como le había declarado Yosef. 23 Y el principal de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó.



BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA HAFTARÁ

Antes de leer la Haftará también, el lector o el estudiante debe de decir esta bendición:

En Hebreo
¡Barúj Atáh Adonai Eloheinu Meléj HaOlám Asher Bájar Bin-vi-ím Tovím Ve-Ratzá Ve-Divreijem Ha-ne-Emarim Ve-Emét! ¡Barúj Atáh Adonai Ha-Bojer Ba-Torá Uv-Moshé Avdó Uv-Yisra’el Amó U-ninviei Ha-Emét Va-Tsedék!

En Español
¡Bendito Eres Tú Adonai, Elohim Nuestro, Rey del Universo, que escogiste Buenos Profetas y te complaciste con sus palabras que fueron pronunciadas con Verdad! ¡Bendito Eres Tú Adonai, que escogiste la Torá y a Moshé tu Siervo, y a Israel Tu Pueblo, y a Los Profetas de Verdad y Justicia!



LECTURA DE LA HAFTARÁ

Amos 2 : 6 – 3:8
6 Así ha dicho el Eterno: Por tres pecados de Israel, y por el cuarto, no desviaré su castigo; porque vendieron por dinero al justo, y al pobre por un par de zapatos: 7 Que anhelan porque haya polvo de tierra sobre la cabeza de los pobres, y tuercen el camino de los humildes: y el hombre y su padre entraron á la misma moza, profanando mi santo nombre.

8 Y sobre las ropas empeñadas se acuestan junto á cualquier altar; y el vino de los penados beben en la casa de sus dioses. 9 Y yo destruí delante de ellos al Amorrheo, cuya altura era como la altura de los cedros, y fuerte como un alcornoque; y destruí su fruto arriba, sus raíces abajo. 10 Y yo les hice subir a ustedes de la tierra de Egipto, y los traje por el desierto cuarenta años, para que poseyesen la tierra del Amorrheo.

11 Y levanté de ustedes hijos para ser profetas, y de ustedes mancebos para que fuesen Nazareos. ¿No es esto así, dice el Eterno, hijos de Israel? 12 Mas ustedes les dieron a beber vino á los Nazareos; y á los profetas mandaron, diciendo: No profeticen.

13 Pues he aquí, yo os apretaré en vuestro lugar, como se aprieta el carro lleno de haces; 14 Y la huída perecerá del ligero, y el fuerte no esforzará su fuerza, ni el valiente librará su vida; 15 Y el que toma el arco no resistirá, ni escapará el ligero de pies, ni el que cabalga en caballo salvará su vida. 16 El esforzado entre esforzados huirá desnudo aquel día, dice el Eterno.

1 Oigan esta palabra que ha hablado el Eterno contra ustedes, hijos de Israel, contra toda la familia que hice subir de la tierra de Egipto. Dice así: 2 A ustedes solamente he conocido de todas las familias de la tierra; por tanto visitaré en contra suyas, todas las maldades de ustedes. 3 ¿A caso andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo? 4 ¿Bramará el león en el monte sin hacer presa? ¿dará el leoncillo su bramido desde su morada, si no prendiere? 5 ¿Caerá el ave en el lazo en la tierra, sin haber armador? ¿Se alzará el lazo de la tierra, si no se ha prendido algo? 6 ¿Se tocará la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿habrá algún mal en la ciudad, el cual el Eterno no haya hecho?

7 Porque no hará nada Adonai el Eterno, sin que revele su secreto á sus siervos los profetas. 8 Bramando el león, ¿quién no temerá? hablando Adonai el Eterno, ¿quién no porfetizará?



BENDICIÓN PARA DESPUÉS DE LA HAFTARÁ

Después de leer la Haftará, el lector o estudiante de la Haftará debe recitar la siguiente bendición

En Hebreo
¡Barúj Atáh Adonai, Eloheinu Meléj Ha-Olám, Tzur Kol Ha-Olamím Tsadík VeKól Ha-dorot Ha-Él Ha-ne’emán Ha-Omer Ve-osé Ha-medaber U-Makiyem Shekol Devarav Emét Ve-Tsedék Ne’emán Atáh Adonai Eloheinu Ve-ne’enamím Devareja Ve-Davar Ejád Mi-devareija Ajor Yashuv Reikam Ki El Meléj Ne’eman Ve-Rajamán Atáh! ¡Barúj Atáh Adonai Ha-Él Ha-ne’eman VeKol Devarav!

En Español
¡Tú Adonai, eres el Elohim Nuestro, el Rey del Universo, la Roca de las eternidades, el Justo en todas las generaciones, el Elohim (D.ios) Fiel, que Dice y Hace, que Habla y Cumple, Cuyas Palabras son Verdaderas. Fiel eres Tú Adonai nuestro Elohim y Tus Palabras son Fieles. Ni una sola de Tus Palabras se vuelve sin cumplirse, porque Tú, oh Elohim, Eres Rey Fiel y Compasivo! ¡Bendito Eres Tú, Adonai, Elohim que Eres Fiel en todas Tus Palabras!




Q & A - QUIZ ACERCA DE LA PARASHA DE VAYESHEV

Todas las referencias provienen de los mismos versículos y de comentarios de Rashi, a menos que se indique lo contrario.

1. Estos son los descendientes de Yaakov: Yosef …  "Díganos tres razones por las cuales Yosef es considerado el descendiente principal de Yaakov. Génesis 37: 2 - (a) Yosef era el hijo de Rajel, la esposa principal de Yaakov. (b) Yosef se parecía a Yaakov. (c) Todo lo que le sucedió a Yaakov le sucedió a Yosef.

2. ¿Qué es lo que fue algo digno de elogio en el asunto de que los hermanos de Yosef no le hablaban de manera amistosa? Génesis 37: 4 - Ellos no actuaron hipócritamente.

3. ¿Qué nos permite deducir a partir del sueño de Yosef sobre el sol, la luna y las estrellas que todos los sueños contienen algún elemento falso? Génesis 37:10 - La luna representaba a Rachel. Como ella ya había muerto, era imposible que ese elemento del sueño se hiciera realidad.

4. ¿Quién llevó a Yosef a Egipto? Génesis 37:28 - Una caravana de midianitas.
5. ¿Dónde estaba Reuven cuando se vendió Yosef? Génesis 37:29 - Estaba atendiendo a Yaakov.

6. Además de los hermanos, ¿quién más sabía que Yosef estaba vivo? Génesis 37:33 - Itzjak.

7. ¿Por qué Dios no le reveló proféticamente a Yaakov que Yosef estaba vivo? Génesis 37:33 - Porque los hermanos habían emitido una prohibición contra revelar la verdad a Yaakov, y Dios, por así decirlo, acató su prohibición.

8. ¿Por cuánto tiempo Yaakov lloró por la pérdida de Yosef? Génesis 37:34 - Veintidós años.

9. Génesis 37:35 dice "su padre lo lloró". ¿A quién se refiere esto? Génesis 37:35 - Itzjak, que lloró por el sufrimiento de Yaakov.

10. ¿Quién era el padre de Tamar? Génesis 38:24 - Shem el hijo de Noaj (Noé).
11. ¿En qué mérito mereció Tamar tener reyes como descendientes? Génesis 38:26 - Por el mérito de su modestia.

12. ¿Por qué se menciona la palabra "mano" cuatro veces en relación con el nacimiento de Zeraj? Génesis 38:30 - Para aludir a su descendiente, Acán, quien pecó con su mano tomando cuatro cosas de los despojos de Jericó.

13. ¿Por qué la Torá relata el incidente con la esposa de Potifar inmediatamente después del incidente de Yehuda y Tamar? Génesis 39: 1 - Para enseñarnos que así como Tamar actuó con motivos puros, también lo hizo la esposa de Potifar.

14. ¿Cómo pudo Potifar "ver" que Dios estaba con Yosef? Génesis 39: 3 - Yosef mencionó el nombre de Dios con frecuencia en su discurso.

15. ¿Quién en la parashá de esta semana fingió estar enfermo? Génesis 39:11 - la esposa de Potifar.

16. ¿Por qué el mayordomo y el panadero fueron encarcelados? Génesis 40: 1 - El mayordomo fue encarcelado porque se encontró una mosca en el cáliz del rey, y el panadero fue encarcelado porque se encontró un guijarro en el pan del rey.

17. ¿Por cuánto tiempo estuvieron encarcelados el mayordomo y el panadero? Génesis 40: 4 - Doce meses.

18. ¿Cómo supo el panadero que Yosef había interpretado correctamente el sueño del mayordomo? Génesis 40: 5 - El panadero soñó la interpretación del sueño del mayordomo.

19. ¿Qué llevó al mayordomo y al panadero a contarle a Yosef sus sueños? Génesis 40: 6 - Yosef les preguntó por qué parecían preocupados.

20. ¿Cómo se castigó a Yosef por pedir ayuda al mayordomo? Génesis 40:23 - Permaneció en prisión dos años más.







H’ Ehad


___________
         ה' אחד

Share:

No comments:

Post a Comment