BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

PESUKEI BRAJA - VERSÍCULOS DE BENDICIÓN



PESUKEI BRAJÁ - VERSÍCULOS DE BENDICIÓN

PESUKEI BRAJÁ

Qué la bondad y la amabilidad del Eterno, nuestro Dios esté con nosotros, y que los hechos de nuestras manos sean establecidos para nosotros, y las obras de nuestras manos, que el las confirme.

Y que Dios les dé el rocío del cielo y de la grasa de la tierra, y mucho grano y mosto. Y a ti te servirán muchas gentes, las naciones se inclinarán delante de ti. Se inclinarán delante de ti tus hermanos, los que salieron de las entrañas de tu madre se inclinarán ante ti. Y el que te maldiga será maldecido, y el que que bendiga será bendecido.

El Shadai te bendecirá, el te hará fructificar y te multiplicará y te convertirá en una congregación de muchos pueblos. Y que te dé el Eterno la bendición de Abrahám, a ti y a tu descendencia contigo, para que puedas heredar la tierra que tu Dios le dio a Abrahám.

Un galardón del Dios de tu Padre, quien te ayudará a ti. Qué el Shadai te bendiga con la bendición del cielo, desde arriba. Añadiéndote también las bendiciones del abismo que está abajo. Recibirás las bendiciones del ceno al igual que las del vientre. Las bendiciones de tu padre fueron mayores que las bendiciones de mis progenitores; hasta el término de los collados eternos estarán sobre la cabeza de Yosef (José), y sobre la frente del que fue apartado de entre sus hermanos. (Génesis 27:28-29; 49:25-26).

Y el Eterno te amará, te bendecirá y te multiplicará, el bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra, el bendecirá tu grano, tu mosto, tu aceite, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas, en la tierra que juró a tus padres que te daría. Bendito serás tú más que todos los pueblos; no habrá en ti varón ni hembra estéril, ni en tus ganados. Y el Eterno quitará de ti toda enfermedad; y todas las malas plagas de Egipto, que tú conoces, no las pondrá sobre ti, más bien las pondrá sobre todos los que te aborrecieren (Deuteronomio 7:13-15).

16 El Ángel que me redime a mi de todo mal, bendiga a estos jóvenes; y que mi nombre sea perpetuado sobre ellos, y el nombre de mis padres Abrahám y Yitzjak (Isaac), y que se multiplíquen en gran manera en medio de la tierra (Genesis 48:16). 10 El Eterno su Dios los ha multiplicado, y he aquí hoy ustedes son ahora como las estrellas del cielo en multitud. 11 ¡El Eterno, el Dios de sus padres les haga mil veces más por encima de lo que ahora son, y los bendiga, como se los ha prometido! (Deut. 1:10-11).

3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. 5 Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. 4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 8 el Eterno te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que el Eterno tu Dios te da. 12 Te abrirá el Eterno su buen tesoro, el cielo, para enviarte la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado. (Deut. 28).

6 Ya que el Eterno tu Dios te habrá bendecido, como te ha dicho, prestarás entonces a muchas naciones, mas tú no tomarás prestado; tendrás dominio sobre muchas naciones, pero sobre ti no tendrán dominio (Deut 15:6). 29 Bienaventurado tú, oh Israel. ¿Quién como tú, Pueblo salvo por el Eterno, Escudo de tu socorro, Y espada de tu triunfo? Así que tus enemigos serán humillados, Y tú hollarás sobre sus alturas (Deut 33:29).

LA GUEULÁ - LA REDENCIÓN
22 Yo deshice como una nube tus rebeliones, y como niebla tus pecados; vuélvete a mí, porque yo te redimí. 23 Canten loores, oh cielos, porque el Eterno lo hizo; griten con júbilo, profundidades de la tierra; prorrumpan, oh montes, en alabanza; bosque, y todo árbol que en él está; porque el Eterno redimió a Jacob, y en Israel será glorificado. 4 Nuestro Redentor, el Eterno, el Señor de los ejércitos es su nombre, el Santo de Israel. 4 Nuestro Redentor, el Eterno, el Señor de los ejércitos es su nombre, el Santo de Israel. (Isaías 44:22-23; 47:4).

LA SALVACIÓN
17 Israel será salvado por el Eterno con una salvación eterna; no serán avergonzados ni serán humillados, por todos los siglos de los siglos (Isaías 45:17). 26 Comerán hasta saciarse, y alabarán el nombre del Eterno su Dios, el cual hizo maravillas con ustedes; y nunca jamás será mi pueblo avergonzado. 27 Y conocerán que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy el Eterno su Dios, y no hay otro; 

y mi pueblo nunca jamás será avergonzado (Joel 2:26-27). 12 Porque con alegría saldrán, y con paz regresarán; los montes y los collados levantarán canción delante de ustedes, y todos los árboles del campo darán palmadas de aplauso (Isaías 55:12). 

2 He aquí Dios es la salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es Yah el Eterno, el que ha sido la salvación para mí. 3 Sacarán con gozo aguas de las fuentes de la salvación. 4 Y dirán en aquel día: Cántenle al Eterno, aclamen su nombre, hagan célebres en los pueblos sus obras, recuerden que su nombre es engrandecido. 5 Canten Zemirot (salmos) al Eterno, porque ha hecho cosas magníficas; 

Qué se sepa esto por toda la tierra. 6 Regocíjate y canta, oh moradora de Sión; porque grande es en medio de ti el Santo de Israel (Isaías 12:2-6). 9 Y se dirá en aquel día: He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y él nos salvará; éste es el Eterno a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación (Isaías 25:9).

CONOCIMIENTO DE DIOS
5 Vengan, oh casa de Jacob, y caminaremos a la luz del Eterno (Isaías 2:5). 6 Y reinarán en tus tiempos la sabiduría y la ciencia, y abundancia de salvación; el temor del Eterno será su tesoro (Isaías 33:6). 14 Y David tuvo éxito en todos sus asuntos, y el Eterno estaba con él (1 Samuel 18:14).

RESCATE
El redimió mi alma con la paz en la guerra que se llevaba contra mí, aunque se habían levando muchos contra mi. (Salmos 55:19.) 45 Entonces el pueblo dijo a Shaúl: ¿Ha de morir Yonatán, el que ha hecho esta grande salvación en Israel? No será así. Qué viva el Eterno, pues no ha de caerse ni siquiera un cabello de su cabeza hacia el suelo; ya que él ha actuado hoy con Dios. Así el pueblo rescató de la muerte a Yonatán (1 Samuel 14:45). 10 Y los redimidos del Eterno volverán, y vendrán a Sión con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán de ellos la tristeza y el gemido. (Isaías 35:10).

TRANSFORMACIÓN DE LA ANGUSTIA EN ALIVIO
11 Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría. 12 Por tanto, a ti cantaré, gloria mía, y no estaré callado. Oh Eterno, Dios mío, te alabaré para siempre (Salmo 30:12). 6 No procurarás la paz de ellos ni su bien en todos los días para siempre (Deut 23:6). 12 Y vendrán con gritos de gozo en lo alto de Sión, y correrán al bien del Eterno, al pan, al vino, al aceite, y al ganado de las ovejas y de las vacas; y su alma será como huerto de riego, y nunca más tendrán dolor (Jeremías 31:12).

SHALÓM - LA PAZ
19 produciré fruto de labios: Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo el Eterno; y lo sanaré (Isaías 57:19). 19 También se pasaron a David algunos de Manashé, cuando vino con los filisteos a la batalla contra Shaúl (pero David no les ayudó, porque los jefes de los filisteos, habiendo tomado consejo, lo despidieron, diciéndose: 

"Con peligro de nuestras cabezas se pasará éste a su señor Shaúl) (1 Crónicas 12:19). "

6 y díganle así para que haya vida: 

"Qué la paz esté contigo, y qué la paz sea para tu familia, y qué tengas la paz con todo lo que es tuyo (1 Samuel 25:6)." 

El Eterno le dará poder a su pueblo; el Eterno bendecirá a su pueblo con la paz (Salmo 29:11).

(EN EL TALMUD, TRATADO MEGUILÁ 31a) 

El Rabino Yojanán dijo: Dondequiera que encuentres una referencia en la Torá al poder del Santo Dios, Bendito sea El, también encontrarás una referencia a Su humildad junto a ella. 

(1) La evidencia de este hecho está escrita en la Torá,  (2) repetida en los Nevi'ím (los Profetas) y  (3) declarada por tercera vez en los Ketuvím (en las Sagradas Escrituras). 

[I] Encontramos lo siguiente en la Torá: 
"17 Porque el Eterno su Dios, es el Dios de los dioses y el Señor de los señores, el Dios grande, poderoso y temible, el que no hace acepción de personas, ni toma cohecho (Deut 10:17)"; Luego encontramos los siguiente: "18 que hace justicia al huérfano y a la viuda; que ama también al Guer (el extranjero), para darle pan de comer y ropa de vestir (Deut 10:18)." 

[II]  Luego se repite en los Nevi'ím (los profetas:) 

"15 Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados (Isaías 57:15)." 


[III]  Y por tercera vez encontramos en las sagradas Escrituras: 

"Cántenle a Dios, canten Zemirot (salmos) a su nombre; Exalten al que cabalga sobre los cielos. Yah es su nombre; alégrense delante de él (Salmo 68:4)." Y después de eso está escrito: "En la morada de su Santidad, Dios es el Padre de los huérfanos y el defensor de las viudas" (Salmo 68:5).

57 Qué esté el Eterno nuestro Dios con nosotros, como estuvo con nuestros padres, y qué no nos desampare ni nos deje (1 Reyes 8:57). 

VE ATÉM HA DEBEKIM BA'HASHEM, ELOKEIHEM JAIM KULJEM HA'YOM

4 Mas ustedes los que se pegan al Eterno su Dios, son los que viven hoy (Deut 4:4). 3 

Ciertamente consolará el Eterno a Sión; el consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto en paraíso, y su soledad en el Jardín del Eterno; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces de canto (Isaías 51:3). 21 El Eterno se complació por amor de su Tzadik (para darle mérito a su justo), el magnificó la Torá y la engrandeció (Isaías 42:21).

La bienaventuranza del que teme al Eterno
-
1 Shir Ha'Maalot - Un Cántico de Ascensión . 

Bienaventurado será todo aquel que le teme al Eterno, el que anda en sus caminos. 2 Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien. 3 Tu mujer será como una vid que lleva su fruto al rededor de tu casa; Tus hijos serán como árboles de olivo alrededor de tu mesa. 4 He aquí que así será bendecido el hombre que le teme al Eterno. 

¡¡ 5 Qué te bendiga el Eterno desde Sión, y qué veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida,  6 y qué tengas el Mérito de ver a los hijos de tus hijos !!

¡¡Qué la paz esté sobre Israel !!
(Salmo 128).
















VERSÍCULOS DE BENDICIÓN EN HEBREO

וְיִֽתֶּן־לְךָ הָֽאֱלֹהִים מִטַּל הַשָּׁמַיִם וּמִשְׁמַנֵּי הָאָרֶץ וְרֹב דָּגָן וְתִירֹֽשׁ. יַֽעַבְדוּךָ עַמִּים וְיִשְׁתַּֽחֲווּ לְךָ לְאֻמִּים הֱוֵה גְבִיר לְאַחֶיךָ וְיִשְׁתַּֽחֲווּ לְךָ בְּנֵי אִמֶּךָ אֹֽרְרֶיךָ אָרוּר וּֽמְבָֽרְכֶיךָ בָּרֽוּךְ. וְאֵל שַׁדַּי יְבָרֵךְ אֹֽתְךָ וְיַפְרְךָ וְיַרְבֶּךָ וְהָיִיתָ לִקְהַל עַמִּֽים. וְיִֽתֶּן־לְךָ אֶת־בִּרְכַּת אַבְרָהָם לְךָ וּלְזַרְעֲךָ אִתָּךְ לְרִשְׁתְּךָ אֶת־אֶרֶץ מְגֻרֶיךָ אֲשֶׁר־נָתַן אֱלֹהִים לְאַבְרָהָֽם. מֵאֵל אָבִיךָ וְיַעְזְרֶךָּ וְאֵת שַׁדַּי וִיבָרְכֶךָּ בִּרְכֹת שָׁמַיִם מֵעָל בִּרְכֹת תְּהוֹם רֹבֶצֶת תָּחַת בִּרְכֹת שָׁדַיִם וָרָֽחַם. בִּרְכֹת אָבִיךָ גָּֽבְרוּ עַל־בִּרְכֹת הוֹרַי עַֽד־תַּאֲוַת גִּבְעֹת עוֹלָם תִּהְיֶיןָ לְרֹאשׁ יוֹסֵף וּלְקָדְקֹד נְזִיר אֶחָֽיו. וַאֲהֵבְךָ וּבֵרַכְךָ וְהִרְבֶּךָ וּבֵרַךְ פְּרִֽי־בִטְנְךָ וּפְרִֽי־אַדְמָתֶךָ דְּגָנְךָ וְתִֽירֹשְׁךָ וְיִצְהָרֶךָ שְׁגַר־אֲלָפֶיךָ וְעַשְׁתְּרֹת צֹאנֶךָ עַל הָֽאֲדָמָה אֲשֶׁר־נִשְׁבַּע לַֽאֲבֹתֶיךָ לָתֶת לָֽךְ. בָּרוּךְ תִּהְיֶה מִכָּל־הָֽעַמִּים לֹא־יִהְיֶה בְךָ עָקָר וַֽעֲקָרָה וּבִבְהֶמְתֶּֽךָ. וְהֵסִיר יְהֹוָה מִמְּךָ כָּל־חֹלִי וְכָל־מַדְוֵי מִצְרַיִם הָֽרָעִים אֲשֶׁר יָדַעְתָּ לֹא יְשִׂימָם בָּךְ וּנְתָנָם בְּכָל־שֹֽׂנְאֶֽיךָ.


הַמַּלְאָךְ הַגֹּאֵל אֹתִי מִכָּל־רָע יְבָרֵךְ אֶת־הַנְּעָרִים וְיִקָּרֵא בָהֶם שְׁמִי וְשֵׁם אֲבֹתַי אַבְרָהָם וְיִצְחָק וְיִדְגּוּ לָרֹב בְּקֶרֶב הָאָֽרֶץ. יְהֹוָה אֱלֹֽהֵיכֶם הִרְבָּה אֶתְכֶם וְהִנְּכֶם הַיּוֹם כְּכֽוֹכְבֵי הַשָּׁמַיִם לָרֹֽב. יְהֹוָה אֱלֹהֵי אֲבֽוֹתֵכֶם יֹסֵף עֲלֵיכֶם כָּכֶם אֶלֶף פְּעָמִים וִֽיבָרֵךְ אֶתְכֶם כַּֽאֲשֶׁר דִּבֶּר לָכֶֽם.


בָּרוּךְ אַתָּה בָּעִיר וּבָרוּךְ אַתָּה בַּשָּׂדֶֽה. בָּרוּךְ אַתָּה בְּבֹאֶךָ וּבָרוּךְ אַתָּה בְּצֵאתֶֽךָ. בָּרוּךְ טַנְאֲךָ וּמִשְׁאַרְתֶּֽךָ. בָּרוּךְ פְּרִֽי־בִטְנְךָ וּפְרִי אַדְמָֽתְךָ וּפְרִי בְהֶמְתֶּךָ שְׁגַר אֲלָפֶיךָ וְעַשְׁתְּרוֹת צֹאנֶֽךָ. יְצַו יְהוָה אִתְּךָ אֶת־הַבְּרָכָה בַּאֲסָמֶיךָ וּבְכֹל מִשְׁלַח יָדֶךָ וּבֵרַכְךָ בָּאָרֶץ אֲשֶׁר־יְהוָה אֱלֹהֶיךָ נֹתֵן לָךְ. יִפְתַּח יְהֹוָה | לְךָ אֶת־אֽוֹצָרוֹ הַטּוֹב אֶת־הַשָּׁמַיִם לָתֵת מְטַֽר־אַרְצְךָ בְּעִתּוֹ וּלְבָרֵךְ אֵת כָּל־מַֽעֲשֵׂה יָדֶךָ וְהִלְוִיתָ גּוֹיִם רַבִּים וְאַתָּה לֹא תִלְוֶֽה. כִּֽי־יְהֹוָה אֱלֹהֶיךָ בֵּרַכְךָ כַּֽאֲשֶׁר דִּבֶּר־לָךְ וְהַֽעֲבַטְתָּ גּוֹיִם רַבִּים וְאַתָּה לֹא תַֽעֲבֹט וּמָֽשַׁלְתָּ בְּגוֹיִם רַבִּים וּבְךָ לֹא יִמְשֹֽׁלוּ. אַשְׁרֶיךָ יִשְׂרָאֵל מִי כָמוֹךָ עַם נוֹשַׁע בַּֽיהֹוָה מָגֵן עֶזְרֶךָ וַֽאֲשֶׁר־חֶרֶב גַּֽאֲוָתֶךָ וְיִכָּֽחֲשׁוּ אֹֽיְבֶיךָ לָךְ וְאַתָּה עַל־בָּֽמוֹתֵימוֹ תִדְרֹֽךְ.


מָחִיתִי כָעָב פְּשָׁעֶיךָ וְכֶֽעָנָן חַטֹּאותֶיךָ שׁוּבָה אֵלַי כִּי גְאַלְתִּֽיךָ. רָנּוּ שָׁמַיִם כִּֽי־עָשָׂה יְהֹוָה הָרִיעוּ תַּחְתִּיּוֹת אָרֶץ פִּצְחוּ הָרִים רִנָּה יַעַר וְכָל־עֵץ בּוֹ כִּֽי־גָאַל יְהֹוָה יַֽעֲקֹב וּבְיִשְׂרָאֵל יִתְפָּאָֽר. גֹּֽאֲלֵנוּ יְהֹוָה צְבָאוֹת שְׁמוֹ קְדוֹשׁ יִשְׂרָאֵֽל.


יִשְׂרָאֵל נוֹשַׁע בַּֽיהֹוָה תְּשׁוּעַת עֽוֹלָמִים לֹֽא־תֵבֹשׁוּ וְלֹֽא־תִכָּלְמוּ עַד־עוֹלְמֵי עַֽד. וַֽאֲכַלְתֶּם אָכוֹל וְשָׂבוֹעַ וְהִלַּלְתֶּם אֶת־שֵׁם יְהֹוָה אֱלֹהֵיכֶם אֲשֶׁר־עָשָׂה עִמָּכֶם לְהַפְלִיא וְלֹֽא־יֵבֹשׁוּ עַמִּי לְעוֹלָֽם. וִֽידַעְתֶּם כִּי בְקֶרֶב יִשְׂרָאֵל אָנִי וַֽאֲנִי יְהֹוָה אֱלֹֽהֵיכֶם וְאֵין עוֹד וְלֹא־יֵבֹשׁוּ עַמִּי לְעוֹלָֽם. כִּֽי־בְשִׂמְחָה תֵצֵאוּ וּבְשָׁלוֹם תּֽוּבָלוּן הֶֽהָרִים וְהַגְּבָעוֹת יִפְצְחוּ לִפְנֵיכֶם רִנָּה וְכָל־עֲצֵי הַשָּׂדֶה יִמְחֲאוּ־כָֽף. הִנֵּה אֵל יְשֽׁוּעָתִי אֶבְטַח וְלֹא אֶפְחָד כִּֽי־עָזִּי וְזִמְרָת יָהּ יְהֹוָה וַֽיְהִי־לִי לִישׁוּעָֽה. וּשְׁאַבְתֶּם־מַיִם בְּשָׂשׂוֹן מִמַּֽעַיְנֵי הַיְשׁוּעָֽה. וַֽאֲמַרְתֶּם בַּיּוֹם הַהוּא הוֹדוּ לַֽיהֹוָה קִרְאוּ בִשְׁמוֹ הוֹדִיעוּ בָֽעַמִּים עֲלִֽילֹתָיו הַזְכִּירוּ כִּי נִשְׂגָּב שְׁמֽוֹ. זַמְּרוּ יְהֹוָה כִּי גֵאוּת עָשָׂה מוּדַעַת זֹאת בְּכָל־הָאָֽרֶץ. צַֽהֲלִי וָרֹנִּי יוֹשֶׁבֶת צִיּוֹן כִּֽי־גָדוֹל בְּקִרְבֵּךְ קְדוֹשׁ יִשְׂרָאֵֽל. וְאָמַר בַּיּוֹם הַהוּא הִנֵּה אֱלֹהֵינוּ זֶה קִוִּינוּ לוֹ וְיֽוֹשִׁיעֵנוּ זֶה יְהֹוָה קִוִּינוּ לוֹ נָגִילָה וְנִשְׂמְחָה בִּישֽׁוּעָתֽוֹ.


בֵּית יַֽעֲקֹב לְכוּ וְנֵֽלְכָה בְּאוֹר יְהֹוָֽה. וְהָיָה אֱמוּנַת עִתֶּיךָ חֹסֶן יְשׁוּעֹת חָכְמַת וָדָעַת יִרְאַת יְהֹוָה הִיא אוֹצָרֽוֹ. וַיְהִי דָוִד לְכָל־דְּרָכָו מַשְׂכִּיל וַֽיהֹוָה עִמּֽוֹ. פָּדָה בְשָׁלוֹם נַפְשִׁי מִקְּרָב־לִי כִּֽי־בְרַבִּים הָיוּ עִמָּדִֽי. וַיֹּאמֶר הָעָם אֶל־שָׁאוּל הֲיוֹנָתָן | יָמוּת אֲשֶׁר עָשָׂה הַיְשׁוּעָה הַגְּדוֹלָה הַזֹּאת בְּיִשְׂרָאֵל חָלִילָה חַי־יְהֹוָה אִם־יִפֹּל מִשַּֽׂעֲרַת רֹאשׁוֹ אַרְצָה כִּֽי־עִם־אֱלֹהִים עָשָׂה הַיּוֹם הַזֶּה וַיִּפְדּוּ הָעָם אֶת־יֽוֹנָתָן וְלֹֽא־מֵֽת. וּפְדוּיֵי יְהֹוָה יְשֻׁבוּן וּבָאוּ צִיּוֹן בְּרִנָּה וְשִׂמְחַת עוֹלָם עַל־רֹאשָׁם שָׂשׂוֹן וְשִׂמְחָה יַשִּׂיגוּ וְנָסוּ יָגוֹן וַֽאֲנָחָֽה. הָפַכְתָּ מִסְפְּדִי לְמָחוֹל לִי פִּתַּחְתָּ שַׂקִּי וַֽתְּאַזְּרֵנִי שִׂמְחָֽה. וְלֹֽא־אָבָה יְהֹוָה אֱלֹהֶיךָ לִשְׁמֹעַ אֶל־בִּלְעָם וַיַּֽהֲפֹךְ יְהֹוָה אֱלֹהֶיךָ לְּךָ אֶת־הַקְּלָלָה לִבְרָכָה כִּי אֲהֵֽבְךָ יְהֹוָה אֱלֹהֶֽיךָ. אָז תִּשְׂמַח בְּתוּלָה בְּמָחוֹל וּבַחֻרִים וּזְקֵנִים יַחְדָּו וְהָֽפַכְתִּי אֶבְלָם לְשָׂשׂוֹן וְנִחַמְתִּים וְשִׂמַּחְתִּים מִֽיגוֹנָֽם.


בּוֹרֵא נִיב שְׂפָתָיִם שָׁלוֹם | שָׁלוֹם לָֽרָחוֹק וְלַקָּרוֹב אָמַר יְהֹוָה וּרְפָאתִֽיו. וְרוּחַ לָֽבְשָׁה אֶת־עֲמָשַׂי רֹאשׁ הַשָּֽׁלִישִׁים לְךָ דָוִיד וְעִמְּךָ בֶן־יִשַׁי שָׁלוֹם | שָׁלוֹם לְךָ וְשָׁלוֹם לְעֹזְרֶךָ כִּי עֲזָֽרְךָ אֱלֹהֶיךָ וַיְקַבְּלֵם דָּוִיד וַֽיִּתְּנֵם בְּרָאשֵׁי הַגְּדֽוּד. וַֽאֲמַרְתֶּם כֹּה לֶחָי וְאַתָּה שָׁלוֹם וּבֵֽיתְךָ שָׁלוֹם וְכֹל אֲשֶׁר־לְךָ שָׁלֽוֹם. יְהֹוָה עֹז לְעַמּוֹ יִתֵּן יְהֹוָה | יְבָרֵךְ אֶת־עַמּוֹ בַשָּׁלֽוֹם.

אָמַר רַבִּי יוֹחָנָן בְּכָל מָקוֹם שָׁאַתָּה מוֹצֵא גְדֻלָּתוֹ שֶׁל הַקָּדוֹשׁ בָּרוּךְ הוּא, שָׁם אַתָּה מוֹצֵא עַנְוְתָנוּתוֹ. דָּבָר זֶה כָּתוּב בַּתּוֹרָה, וְשָׁנוּי בַּנְּבִיאִים, וּמְשֻׁלָּשׁ בַּכְּתוּבִים: כָּתוּב בַּתּוֹרָה: כִּי יְהֹוָה אֱלֹֽהֵיכֶם הוּא אֱלֹהֵי הָֽאֱלֹהִים וַֽאֲדֹנֵי הָֽאֲדֹנִים הָאֵל הַגָּדֹל הַגִּבֹּר וְהַנּוֹרָא אֲשֶׁר לֹֽא־יִשָּׂא פָנִים וְלֹא יִקַּח שֹֽׁחַד. וּכְתִיב בַּתְרֵהּ: עֹשֶׂה מִשְׁפַּט יָתוֹם וְאַלְמָנָה וְאֹהֵב גֵּר לָתֶת לוֹ לֶחֶם וְשִׂמְלָֽה. שָׁנוּי בַּנְּבִיאִים דִּכְתִיב: כִּי כֹה אָמַר רָם וְנִשָּׂא שֹׁכֵן עַד וְקָדוֹשׁ שְׁמוֹ מָרוֹם וְקָדוֹשׁ אֶשְׁכּוֹן וְאֶת־דַּכָּא וּשְׁפַל־רוּחַ לְהַֽחֲיוֹת רוּחַ שְׁפָלִים וּֽלְהַחֲיוֹת לֵב נִדְכָּאִֽים. מְשֻׁלָּשׁ בַּכְּתוּבִים דִּכְתִיב: שִׁירוּ | לֵֽאלֹהִים זַמְּרוּ שְׁמוֹ סֹלּוּ לָֽרֹכֵב בָּֽעֲרָבוֹת בְּיָהּ שְׁמוֹ וְעִלְזוּ לְפָנָֽיו. וּכְתִיב בַּתְרֵהּ: אֲבִי יְתוֹמִים וְדַיַּן אַלְמָנוֹת אֱלֹהִים בִּמְעוֹן קָדְשֽׁוֹ.

יְהִי יְהֹוָה אֱלֹהֵינוּ עִמָּנוּ כַּֽאֲשֶׁר הָיָה עִם־אֲבֹתֵינוּ אַל־יַֽעַזְבֵנוּ וְאַל־יִטְּשֵֽׁנוּ. וְאַתֶּם הַדְּבֵקִים בַּֽיהֹוָה אֱלֹֽהֵיכֶם חַיִּים כֻּלְּכֶם הַיּֽוֹם. כִּֽי־נִחַם יְהֹוָה צִיּוֹן נִחַם כָּל־חָרְבֹתֶיהָ וַיָּשֶׂם מִדְבָּרָהּ כְּעֵדֶן וְעַרְבָתָהּ כְּגַן־יְהֹוָה שָׂשׂוֹן וְשִׂמְחָה יִמָּצֵא בָהּ תּוֹדָה וְקוֹל זִמְרָֽה. יְהֹוָה חָפֵץ לְמַעַן צִדְקוֹ יַגְדִּיל תּוֹרָה וְיַאְדִּֽיר.

שִׁיר הַֽמַּעֲלוֹת אַשְׁרֵי כָּל־יְרֵא יְהֹוָה הַהֹלֵךְ בִּדְרָכָֽיו. יְגִיעַ כַּפֶּיךָ כִּי תֹאכֵל אַשְׁרֶיךָ וְטוֹב לָֽךְ. אֶשְׁתְּךָ | כְּגֶפֶן פֹּֽרִיָּה בְּיַרְכְּתֵי בֵיתֶךָ בָּנֶיךָ כִּשְׁתִלֵי זֵיתִים סָבִיב לְשֻׁלְחָנֶֽךָ. הִנֵּה כִי־כֵן יְבֹרַךְ גָּבֶר יְרֵא יְהֹוָֽה. יְבָרֶכְךָ יְהֹוָה מִצִּיּוֹן וּרְאֵה בְּטוּב יְרֽוּשָׁלִָם כֹּל יְמֵי חַיֶּֽיךָ. וּרְאֵֽה־בָנִים לְבָנֶיךָ שָׁלוֹם עַל־יִשְׂרָאֵֽל.


Share:

No comments:

Post a Comment