BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

KORAJ



Esta Parashá Fue Preparada Por ABA-EYBO

PARASHAT KORAJ

Números 16: 1 hasta el capítulo 18 :32

DEDICADA A LA MEMORIA Y PARA MÉRITO DE:           


CONTENIDO DE LA PARASHÁ


Koraj - Es el nombre hebreo para Coré, la persona rebelde que se había vuelto contra Moshé - Su nombre significa "calvicie, hielo, granizo o escarcha. Es la segunda palabra, y la primera palabra distintiva en esta parashá. También es la 38 ª semana La porción de la Torá en el ciclo anual de la lectura de la Torá y es la quinta en el Libro de los Números. Habla del intento fallido de Koraj de derrocar a Moisés.

Constituye de los capítulos de Números 16: 1-18: 32. La Parashá está compuesta de 5,325 letras hebreas, 1,409 palabras hebreas y 95 versículos, y puede ocupar unas 184 líneas en un rollo de la Sefer Torá. Se lee generalmente en junio o julio.


COMENTARIO SOBRE LA PARASHÁ

 
.
Números 16:1 - 18: 32

Koraj induce a un motín desafiando el liderazgo de Moshe y la entrega de la Kehuná (sacerdocio) a Aharón. Se suman al motín dos enemigos de Moshe, Datán y Avirám, y 250 miembros distinguidos de la comunidad, que ofrecen el santo ketoret (incienso) para probar que son meritorios del sacerdocio. La tierra se abre y traga a los rebeldes, mientras un fuego consume las ofrendas de ketoret.

Una subsiguiente plaga es frenada por la ofrenda de ketoret de Aharón. Su vara milagrosamente florece con almendras para probar que su designación como Sumo Sacerdote es de origen Divina.

El Eterno indica las leyes de trumá (ofrendas) de cada cosecha de grano, vino y aceite de oliva, todos los primogénitos del ganado ovino y vacuno, junto a otras dádivas específicas entregadas a los Kohaním.
 

BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA TORÁ

Antes de leer o estudiar la Torá hay que acostumbrarse a bendecir el Eterno (Hashem). Mantén en mente que el nombre de D.ios que se usa cuando decimos nuestras plegarias y cuando leemos la Torá o cuando bendecimos a D.ios es “Adonai”. Donde quiera que aparezca su nombre lo pronunciamos “Adonai”. Dondequiera que aparece el nombre del Eterno, lo pronunciamos Adonai en esos momentos, en otros momentos sólo decimos Hashem.

Primera Aliá - Números 16: 1-13

En la primera aliá, el levita Koraj (Coré) hijo de Izhar se unió a los rubenitas Datán y Abiram, hijos de Eliav, y On, hijo de Pelet y 250 jefes de la comunidad israelita para levantarse contra Moisés. Koraj y su banda les preguntaron a Moisés y Aarón por qué se colocaban por encima del resto de la comunidad, porque toda la congregación es santa. Moisés le dijo a Koraj y a su banda que tomaran sus cacerolas y les pusieran fuego e incienso delante de Dios. Moisés envió por Datán y Abiram, pero se negaron a venir.



NUMEROS 16: 1 - 50

1 Y Koraj, hijo de Ishar, hijo de Cohath, hijo de Leví; y Dathán y Abiram, hijos de Eliab; y Hon, hijo de Peleth, de los hijos de Rubén, tomaron gente, 2 Y se levantáron contra Moisés con doscientos y cincuenta varones de los hijos de Israel, príncipes de la congregación, de los del consejo, varones de nombre; 3 Y se juntaron contra Moisés y Aarón, y les dijeron: Básteos, porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está el Eterno: ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación del Eterno?


4 Y como lo oyó Moisés, echóse sobre su rostro; 5 Y habló á Koraj y á todo su séquito, diciendo: Mañana mostrará el Eterno quién es suyo, y al santo harálo llegar á sí; y al que él escogiere, él lo allegará á sí. 6 Haced esto: tomad incensarios, Koraj y todo su séquito:

7 Y poned fuego en ellos, y poned en ellos sahumerio delante del Eterno mañana; y será que el varón á quien el Eterno escogiere, aquel será el santo: básteos esto, hijos de Leví. 8 Dijo más Moisés á Koraj: Oid ahora, hijos de Leví: 9 ¿Os es poco que el Dios de Israel os haya apartado de la congregación de Israel, haciéndoos allegar á sí para que ministraseis en el servicio del tabernáculo del Eterno, y estuvieseis delante de la congregación para ministrarles?

10 ¿Y que te hizo acercar á ti, y á todos tus hermanos los hijos de Leví contigo; para que procuréis también el sacerdocio?

11 Por tanto, tú y todo tu séquito sois los que os juntáis contra el Eterno: pues Aarón, ¿qué es para que contra él murmuréis? 12 Y envió Moisés á llamar á Dathán y Abiram, hijos de Eliab; mas ellos respondieron: No iremos allá:

13 ¿Es poco que nos hayas hecho venir de una tierra que destila leche y miel, para hacernos morir en el desierto, sino que también te enseñorees de nosotros imperiosamente?


Segunda Aliá - Números 16: 14-19

En la segunda lectura (, aliá), al día siguiente, Koraj y su banda tomaron sus fogones y reunieron a toda la comunidad contra Moisés y Aarón a la entrada del Tabernáculo.

14 Ni tampoco nos has metido tú en tierra que fluya leche y miel, ni nos has dado heredades de tierras y viñas: ¿has de arrancar los ojos de estos hombres? No subiremos.  15 Entonces Moisés se enojó en gran manera, y dijo á el Eterno: No mires á su presente: ni aun un asno he tomado de ellos, ni á ninguno de ellos he hecho mal. 16 Después dijo Moisés á Koraj: Tú y todo tu séquito, poneos mañana delante del Eterno; tú, y ellos, y Aarón:  17 Y tomad cada uno su incensario, y poned sahumerio en ellos, y allegad delante del Eterno cada uno su incensario: doscientos y cincuenta incensarios: tú también, y Aarón, cada uno con su incensario.

18 Y tomaron cada uno su incensario, y pusieron en ellos fuego, y echaron en ellos sahumerio, y pusiéronse á la puerta del tabernáculo del testimonio con Moisés y Aarón. 19 Ya Koraj había hecho juntar contra ellos toda la congregación á la puerta del tabernáculo del testimonio: entonces la gloria del Eterno apareció á toda la congregación.  

Tercera Aliá - Números 16: 20-17: 8

En la tercera lectura (Aliá), la Presencia del Eterno se apareció a toda la comunidad, y Dios les dijo a Moisés y Aarón que se apartaran para que Dios pudiera aniquilar a los demás. Moisés y Aarón cayeron sobre sus rostros e imploraron a Dios que no castigara a toda la comunidad. Dios le dijo a Moisés que instruyera a la comunidad para que se alejara de las tiendas de Coré, Datán y Abirám, y lo hicieron, mientras Datán, Abirám y sus familias estaban a la entrada de sus tiendas. Moisés les dijo a los israelitas que si estos hombres iban a morir por causas naturales, entonces Dios no envió a Moisés, pero si Dios hizo que la tierra se los tragara, entonces estos hombres habían despreciado a Dios. Cuando Moisés terminó de hablar, la tierra se abrió y se los tragó a ellos, a sus familias ya todo el pueblo de Coré, y los israelitas huyeron aterrorizados. Y un fuego consumió a los 250 hombres que ofrecían el incienso. Dios le dijo a Moisés que ordenara al sacerdote Eleazar que quitara las ollas para el fuego, ya que se habían vuelto sagradas, y que las hiciera enchapadas para el altar para recordar a los israelitas que nadie más que la descendencia de Aarón debería presumir de ofrecer incienso a Dios. Al día siguiente, toda la comunidad israelita arremetió contra Moisés y Aarón por traer muerte al pueblo de Dios. Una nube cubrió el Tabernáculo y apareció la Presencia de Dios. 

20 Y el Eterno le habló á Moisés y á Aarón, diciéndole:

21 Apartaos de entre esta congregación, y consumirlos he en un momento. 22 Y ellos se echaron sobre sus rostros, y dijeron: Dios, Dios de los espíritus de toda carne, ¿no es un hombre el que pecó? ¿y airarte has tu contra toda la congregación?  23 Entonces el Eterno habló á Moisés, diciendo:  24 Habla á la congregación, diciendo: Apartaos de en derredor de la tienda de Koraj, Dathán, y Abiram. 25 Y Moisés se levantó, y fué á Dathán y Abiram; y los ancianos de Israel fueron en pos de él.

26 Y él habló á la congregación, diciendo: Apartaos ahora de las tiendas de estos impíos hombres, y no toquéis ninguna cosa suya, por que no perezcáis en todos sus pecados.  27 Y apartáronse de las tiendas de Koraj, de Dathán, y de Abiram en derredor: y Dathán y Abiram salieron y pusiéronse á las puertas de sus tiendas, con sus mujeres, y sus hijos, y sus chiquitos.  28 Y dijo Moisés: En esto conoceréis que el Eterno me ha enviado para que hiciese todas estas cosas: que no de mi corazón las hice.

29 Si como mueren todos los hombres murieren éstos, ó si fueren ellos visitados á la manera de todos los hombres, el Eterno no me envió.  30 Mas si el Eterno hiciere una nueva cosa, y la tierra abriere su boca, y los tragare con todas sus cosas, y descendieren vivos al abismo, entonces conoceréis que estos hombres irritaron al Eterno.

31 Y aconteció, que en acabando él de hablar todas estas palabras, rompióse la tierra que estaba debajo de ellos:  32 Y abrió la tierra su boca, y se los tragó á ellos, y á sus casas, y á todos los hombres de Koraj, y á toda su hacienda. 33 Y ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al abismo, y los cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la congregación.  34 Y todo Israel, los que estaban en derredor de ellos, huyeron al grito de ellos; porque decían: No nos trague también la tierra. 35 Y salió fuego del Eterno, y consumió los doscientos y cincuenta hombres que ofrecían el sahumerio.

NÚMEROS 17:1-28

1 Entonces el Eterno le habló á Moisés, diciéndole: 2 Dile á Eleazar, hijo de Aarón Ha Cohén (el sacerdote), que tome los incensarios de en medio del incendio, y derrame más allá el fuego; porque son santificados:  3 Los incensarios de estos pecadores contra sus almas: y harán de ellos planchas extendidas para cubrir el altar: por cuanto ofrecieron con ellos delante del Eterno, son santificados; y serán por señal á los hijos de Israel.  4 Y el sacerdote Eleazar tomó los incensarios de metal con que los quemados habían ofrecido; y los extendiéron para cubrir el altar,

5 En recuerdo á los hijos de Israel que ningún extraño que no sea de la simiente de Aarón, llegue á ofrecer sahumerio delante del Eterno, porque no sea como Koraj, y como su séquito; según se lo dijo el Eterno por mano de Moisés.

6 El día siguiente toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón, diciendo: Vosotros habéis muerto al pueblo del Eterno.  7 Y aconteció que, como se juntó la congregación contra Moisés y Aarón, miraron hacia el tabernáculo del testimonio, y he aquí la nube lo había cubierto, y apareció la gloria del Eterno. 8 Y vinieron Moisés y Aarón delante del tabernáculo del testimonio.  


Cuarta Aliá - Números 17: 9-15

En la cuarta lectura (Aliá), Dios le dijo a Moisés que se retirara a sí mismo ya Aarón de la comunidad, para que Dios pudiera aniquilarlos, y cayeron de bruces. Moisés le dijo a Aarón que tomara la olla para el fuego, que pusiera fuego del altar e incienso sobre ella, y la llevara a la comunidad para hacer expiación por ellos y detener una plaga que había comenzado, y Aarón así lo hizo. Aarón se interpuso entre los muertos y los vivos y detuvo la plaga, pero no antes de que murieran 14.700 .

9 Y el Eterno le habló á Moisés, diciendo: 10 Apártense de en medio de esta congregación, y los consumiré en un momento. Y ellos se echaron sobre sus rostros. 11 Y dijo Moisés A Aarón: Toma el incensario, y pon en él fuego del altar, y sobre él pon perfume, y ve presto á la congregación, y haz expiación por ellos; porque el furor ha salido de delante de la faz del Eterno: la mortandad ha comenzado.

12 Entonces tomó Aarón el incensario, como Moisés dijo, y corrió en medio de la congregación: y he aquí que la mortandad había comenzado en el pueblo: y él puso perfume, é hizo expiación por el pueblo.  13 Y se puso entre los muertos y los vivos, y cesó la mortandad.  14 Y los que murieron en aquella mortandad fueron catorce mil y setecientos, sin los muertos por el negocio de Koraj. 15 Después se volvió Aarón á Moisés á la puerta del tabernáculo del testimonio, cuando la mortandad había cesado.


Quinta Aliá - Números 17: 16-24

En la quinta lectura (Aliá), Dios le dijo a Moisés que recogiera una vara del jefe de cada una de las 12 tribus, inscribiera el nombre de cada hombre en su vara, inscribiera el nombre de Aarón en la vara de Leví y depositara las varas en la Carpa del Encuentro. Al día siguiente, Moisés entró en la Tienda y la vara de Aarón brotó, floreció y produjo almendras. 

16 Y Hablo el Eterno á Moisés, diciendo: 17 Habla á los hijos de Israel, y toma de ellos una vara por cada casa de los padres, de todos los príncipes de ellos, doce varas conforme á las casas de sus padres; y escribirás el nombre de cada uno sobre su vara. 18 Y escribirás el nombre de Aarón sobre la vara de Leví; porque cada cabeza de familia de sus padres tendrá una vara.  19 Y las pondrás en el tabernáculo del testimonio delante del testimonio, donde yo me declararé á vosotros.  20 Y será, que el varón que yo escogiere, su vara florecerá: y haré cesar de sobre mí las quejas de los hijos de Israel, con que murmuran contra vosotros. 21 Y Moisés habló á los hijos de Israel, y todos los príncipes de ellos le dieron varas; cada príncipe por las casas de sus padres una vara, en todas doce varas; y la vara de Aarón estaba entre las varas de ellos. 22 Y Moisés puso las varas delante del Eterno en el tabernáculo del testimonio.

23 Y aconteció que el día siguiente vino Moisés al tabernáculo del testimonio; y he aquí que la vara de Aarón de la casa de Leví había brotado, y echado flores, y arrojado renuevos, y producido almendras. 24 Entonces sacó Moisés todas las varas de delante del Eterno á todos los hijos de Israel; y ellos lo vieron, y tomaron cada uno su vara.  


Sexta Aliá - Números 17: 25-18: 20

 Artículo principal: Pacto sacerdotal

En la sexta lectura (Aliá), Dios instruyó a Moisés que pusiera la vara de Aarón delante del Arca de la Alianza para que la guardaran como una lección para que los rebeldes pusieran fin a sus murmuraciones contra Dios. Pero los israelitas clamaron a Moisés: "¡Estamos condenados a morir!" Dios le habló a Aarón y le dijo que él y su dinastía serían responsables de la Tienda del Encuentro y el sacerdocio y responsables de todo lo que saliera mal en la ejecución. de sus deberes sacerdotales. Dios asignó los levitas a Aarón para ayudar en el desempeño de estos deberes. Dios prohibió que cualquier forastero se entrometiera en los sacerdotes mientras cumplían con los deberes relacionados con el Santuario, bajo pena de muerte. Y Dios les dio a Aarón ya los sacerdotes todas las donaciones sagradas y las primicias como un premio para que ellos y sus familias comieran todo el tiempo. Dios les dio aceite de oliva, vino, cereales. El pacto sacerdotal se describió como un "pacto de sal", pero Dios también le dijo a Aarón que los sacerdotes no tendrían participación territorial entre los israelitas, ya que Dios era su porción y su porción. 

25 Y el Eterno dijo á Moisés: Vuelve la vara de Aarón delante del testimonio, para que se guarde por señal á los hijos rebeldes; y harás cesar sus quejas de sobre mí, porque no mueran.

26 Y lo hizo Moisés: como le mandó el Eterno, así lo hizo.  27 Entonces los hijos de Israel le hablaron á Moisés, diciendo: He aquí nosotros somos muertos, perdidos somos, todos nosotros somos perdidos.  28 Cualquiera que se llegare, el que se acercare al tabernáculo del Eterno morirá: ¿acabaremos de perecer todos?


NUMEROS 18 :1 - 32

1 Y el Eterno dijo á Aarón: Tú y tus hijos, y la casa de tu padre contigo, llevaréis el pecado del santuario: y tú y tus hijos contigo llevaréis el pecado de vuestro sacerdocio. 2 Y á tus hermanos también, la tribu de Leví, la tribu de tu padre, hazlos llegar á ti, y júntense contigo, y servirte han; y tú y tus hijos contigo serviréis delante del tabernáculo del testimonio.  3 Y guardarán lo que tú ordenares, y el cargo de todo el tabernáculo: mas no llegarán á los vasos santos ni al altar, porque no mueran ellos y vosotros.  4 Se juntarán, pues, contigo, y tendrán el cargo del tabernáculo del testimonio en todo el servicio del tabernáculo; ningún extraño se ha de llegar á vosotros.  5 Y tendréis la guarda del santuario, y la guarda del altar, para que no sea más la ira sobre los hijos de Israel. 6 Porque he aquí yo he tomado á vuestros hermanos los Levitas de entre los hijos de Israel, dados á vosotros en don del Eterno, para que sirvan en el ministerio del tabernáculo del testimonio.

7 Mas tú y tus hijos contigo guardaréis vuestro sacerdocio en todo negocio del altar, y del velo adentro, y ministraréis. Yo os he dado en don el servicio de vuestro sacerdocio; y el extraño que se llegare, morirá.  8 Dijo más el Eterno á Aarón: He aquí yo te he dado también la guarda de mis ofrendas: todas las cosas consagradas de los hijos de Israel te he dado por razón de la unción, y á tus hijos, por estatuto perpetuo.  9 Esto será tuyo de la ofrenda de las cosas santas reservadas del fuego: toda ofrenda de ellos, todo presente suyo, y toda expiación por el pecado de ellos, que me han de presentar, será cosa muy santa para ti y para tus hijos.  10 En el santuario la comerás; todo varón comerá de ella: cosa santa será para ti.

11 Esto también será tuyo: la ofrenda elevada de sus dones, y todas las ofrendas agitadas de los hijos de Israel, he dado á ti, y á tus hijos, y á tus hijas contigo, por estatuto perpetuo: todo limpio en tu casa comerá de ellas.  12 De aceite, y de mosto, y de trigo, todo lo más escogido, las primicias de ello, que presentarán al Eterno, á ti las he dado.

13 Las primicias de todas las cosas de la tierra de ellos, las cuales traerán al Eterno, serán tuyas: todo limpio en tu casa comerá de ellas.  14 Todo lo consagrado por voto en Israel será tuyo.  15 Todo lo que abriere matriz en toda carne que ofrecerán al Eterno, así de hombres como de animales, será tuyo: mas has de hacer redimir el primogénito del hombre: también harás redimir el primogénito de animal inmundo.  16 Y de un mes harás efectuar el rescate de ellos, conforme á tu estimación, por precio de cinco siclos, al siclo del santuario, que es de veinte óbolos.  17 Mas el primogénito de vaca, y el primogénito de oveja, y el primogénito de cabra, no redimirás; santificados son: la sangre de ellos rociarás sobre el altar, y quemarás la grosura de ellos, ofrenda encendida en olor suave al Eterno.

18 Y la carne de ellos será tuya: como el pecho de la mecedura y como la espaldilla derecha, será tuya.  19 Todas las ofrendas elevadas de las cosas santas, que los hijos de Israel ofrecieren al Eterno, helas dado para ti, y para tus hijos y para tus hijas contigo, por estatuto perpetuo: pacto de sal perpetuo es delante del Eterno para ti y para tu simiente contigo.  20 Y el Eterno dijo á Aarón: De la tierra de ellos no tendrás heredad, ni entre ellos tendrás parte: Yo soy tu parte y tu heredad en medio de los hijos de Israel.


Séptima Aliá - Números 18: 21–32

En la séptima lectura (Aliá), Dios les dio a los levitas todos los diezmos en Israel como su parte a cambio de los servicios de la Tienda de Reunión, pero ellos tampoco tendrían participación territorial entre los israelitas. Dios le dijo a Moisés que instruyera a los levitas a apartar una décima parte de los diezmos que recibían como regalo para Dios.


21 Y he aquí yo he dado á los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo del testimonio. 22 Y no llegarán más los hijos de Israel al tabernáculo del testimonio, porque no lleven pecado, por el cual mueran. 23 Mas los Levitas harán el servicio del tabernáculo del testimonio, y ellos llevarán su iniquidad: estatuto perpetuo por vuestras edades; y no poseerán heredad entre los hijos de Israel. 24 Porque á los Levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán al Eterno en ofrenda: por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad. 25 Y habló el Eterno á Moisés, diciendo:  26 Así hablarás á los Levitas, y les dirás: Cuando tomareis de los hijos de Israel los diezmos que os he dado de ellos por vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos en ofrenda mecida al Eterno el diezmo de los diezmos. 27 Y se os contará vuestra ofrenda como grano de la era, y como acopio del lagar. 28 Así ofreceréis también vosotros ofrenda al Eterno de todos vuestros diezmos que hubiereis recibido de los hijos de Israel; y daréis de ellos la ofrenda del Eterno á Aarón el sacerdote. 29 De todos vuestros dones ofreceréis toda ofrenda al Eterno; de todo lo mejor de ellos ofreceréis la porción que ha de ser consagrada. 30 Y les dirás: Cuando ofreciereis lo mejor de ellos, será contado á los Levitas por fruto de la era, y como fruto del lagar.

31 Y lo comerán en cualquier lugar, ustedes y su familia: pues es su remuneración por el ministerio de ustedes en el tabernáculo del testimonio. 32 Y cuando hubieren ofrecido de ello lo mejor suyo, no llevarán por ello pecado: y no han de contaminar las cosas santas de los hijos de Israel, y no morirán.



31 Y lo comerán en cualquier lugar, ustedes y su familia: pues es su remuneración por el ministerio de ustedes en el tabernáculo del testimonio. 32 Y cuando hubieren ofrecido de ello lo mejor suyo, no llevarán por ello pecado: y no han de contaminar las cosas santas de los hijos de Israel, y no morirán.

BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA HAFTARÁ

Antes de leer la Haftará también, el lector o el estudiante debe de decir esta bendición:

¡Barúj Atáh Adonai Eloheinu Meléj HaOlám Asher Bájar Bin-vi-ím Tovím Ve-Ratzá Ve-Divreijem Ha-ne-Emarim Ve-Emét! ¡Barúj Atáh Adonai Ha-Bojer Ba-Torá Uv-Moshé Avdó Uv-Israel Amó U-ninviei Ha-Emét Va-Tsedék!


¡Bendito Eres Tú Adonai, Elohim Nuestro, Rey del Universo, que escogiste Buenos Profetas y te complaciste con sus palabras que fueron pronunciadas con Verdad! ¡Bendito Eres Tú Adonai, que escogiste la Torá y a Moshé tu Siervo, y a Israel Tu Pueblo, y a Los Profetas de Verdad y Justicia!

La Haftará para la Parashá De Koraj está en 1 Samuel 11: 14-12: 22.



LA HAFTARÁ HAFTARÁ DE KORAJ ESTA EN I SAMUEL 11: 14 - 12- 22.

RESUMEN DE LA HAFTARÁ

El profeta Samuel (un descendiente de Koraj, el protagonista de la porción de la Torá de esta semana) reúne a los judíos para instalar firmemente a Saúl como rey de Israel. Durante el curso de su discurso a los judíos, él gritó: "Aquí estoy, den testimonio contra mí delante del Eterno y ante Su ungido, a quién de ustedes alguna vez le quité el buey, o a quién le tomé el asno, o a quién le robé; o a quien oprimí, o de cuya mano tomé un soborno …? "Esto hace eco de la declaración de Moisés en la lectura de la Torá de esta semana:" No he tomado un asno de ninguno de ellos, y no he dañado un solo uno de ellos ".

La nación se reúne en Guilgal para una segunda coronación del Rey Saúl, la primera que carecía de un consenso convincente. Ofrecen sacrificios y se regocijan juntos. Luego, el profeta Samuel da una charla: le pide a la gente que testifique que nunca cometió crímenes contra la gente, y confirman. Discute cómo Dios guardó y ayudó a cada paso del camino y los castiga por querer un rey de carne y hueso. Él les asegura que el Eterno estará con ellos si siguen sus caminos, y las consecuencias que enfrentarán si no siguen la palabra del Eterno.

Para subrayar la seriedad de sus palabras, Samuel le pide al Eterno que envíe una tormenta eléctrica, aunque no fue la temporada de lluvias. El pueblo judío recibió el mensaje y le pidió a Samuel que intercediera en su nombre y que cesara la tormenta. La haftará termina con un consuelo: "Porque el Eterno no abandonará a su pueblo por el bien de su gran nombre, porque el Eterno ha jurado convertirte en un pueblo para Sí mismo".

I SAMUEL 11:14 - 12: 22 


I SAMUEL 11:14-15 Mas Samuel dijo al pueblo: Venid, vamos á Guilgal para que renovemos allí el reino. 15 Y fué todo el pueblo á Guilgal, é invistieron allí á Saúl por rey delante del Eterno en Guilgal. Y sacrificaron allí víctimas pacíficas delante del Eterno; y alegráronse mucho allí Saúl y todos los de Israel.

I SAMUEL 12: 1- 22 Y Dijo Samuel á todo Israel: He aquí, yo he oído vuestra voz en todas las cosas que me habéis dicho, y os he puesto rey. 2 Ahora pues, he aquí vuestro rey va delante de vosotros. Yo soy ya viejo y cano: mas mis hijos están con vosotros, y yo he andado delante de vosotros desde mi mocedad hasta este día. 3 Aquí estoy; atestiguad contra mí delante del Eterno y delante de su ungido, si he tomado el buey de alguno, ó si he tomado el asno de alguno, ó si he calumniado á alguien, ó si he agraviado á alguno, ó si de alguien he tomado cohecho por el cual haya cubierto mis ojos: y os satisfaré. 4 Entonces dijeron: Nunca nos has calumniado, ni agraviado, ni has tomado algo de mano de ningún hombre. 5 Y él les dijo: el Eterno es testigo contra vosotros, y su ungido también es testigo en este día, que no habéis hallado en mi mano cosa ninguna. Y ellos respondieron: Así es. 6 Entonces Samuel dijo al pueblo: el Eterno es quien hizo á Moisés y á Aarón, y que sacó á vuestros padres de la tierra de Egipto.

7 Ahora pues, aguardad, y yo os haré cargo delante del Eterno de todas las justicias del Eterno, que ha hecho con vosotros y con vuestros padres. 8 Después que Jacob hubo entrado en Egipto y vuestros padres clamaron al Eterno, el Eterno envió á Moisés y á Aarón, los cuales sacaron á vuestros padres de Egipto, y los hicieron habitar en este lugar. 9 Y olvidaron al Eterno su Dios, y él los vendió en la mano de Sísara capitán del ejército de Asor, y en la mano de los Filisteos, y en la mano del rey de Moab, los cuales les hicieron guerra. 10 Y ellos clamaron al Eterno, y dijeron: Pecamos, que hemos dejado al Eterno, y hemos servido á los Baales y á Astaroth: líbranos pues ahora de la mano de nuestros enemigos, y te serviremos.

11 Entonces el Eterno envió á Jero-baal, y á Bedán, y á Jephté, y á Samuel, y os libró de mano de vuestros enemigos alrededor, y habitasteis seguros. 12 Y habiendo visto que Naas rey de lo hijos de Ammón venía contra vosotros, me dijisteis: No, sino rey reinará sobre nosotros; siendo vuestro rey el Eterno vuestro Dios.

13 Ahora pues, ved aquí vuestro rey que habéis elegido, el cual pedisteis; ya veis que el Eterno ha puesto sobre vosotros rey. 14 Si temiereis al Eterno y le sirviereis, y oyereis su voz, y no fuereis rebeldes á la palabra del Eterno, así vosotros como el rey que reina sobre vosotros, seréis en pos del Eterno vuestro Dios. 15 Mas si no oyereis la voz del Eterno, y si fuereis rebeldes á las palabras del Eterno, la mano del Eterno será contra vosotros como contra vuestros padres. 16 Esperad aún ahora, y mirad esta gran cosa que el Eterno hará delante de vuestros ojos.

17 ¿No es ahora la siega de los trigos? Yo clamaré al Eterno, y él dará truenos y aguas; para que conozcáis y veáis que es grande vuestra maldad que habéis hecho en los ojos del Eterno, pidiéndoos rey. 18 Y Samuel clamó al Eterno; y el Eterno dió truenos y aguas en aquel día; y todo el pueblo temió en gran manera al Eterno y á Samuel. 19 Entonces dijo todo el pueblo á Samuel: Ruega por tus siervos al Eterno tu Dios, que no muramos: porque á todos nuestros pecados hemos añadido este mal de pedir rey para nosotros. 20 Y Samuel respondió al pueblo: No temáis: vosotros habéis cometido todo este mal; mas con todo eso no os apartéis de en pos del Eterno, sino servid al Eterno con todo vuestro corazón:

21 No os apartéis en pos de las vanidades, que no aprovechan ni libran, porque son vanidades. 22 Pues el Eterno no desamparará á su pueblo por su grande nombre: porque el Eterno ha querido haceros pueblo suyo.

El siguiente Cuestionario Fue Preparado en las Instituciones de Ohr Somayaj en Jerusalem, Israel.

Todas las referencias son a los versos y al comentario de Rashi, a menos que se indique lo contrario.

PARASHAT KORAJ
1.  ¿Por qué Datán y Avirám se unieron a Koraj? Números 16: 1 - Porque ellos eran sus vecinos.
2.  ¿Por qué el nombre de Yaakov no se menciona en la genealogía de Koraj?  Números  16: 1 - Yaakov oró para que su nombre no fuera mencionado en relación con la rebelión de Koraj (Bereshit 49: 6).

3.  ¿Qué fue lo que motivó a Koraj a rebelarse contra Moisés? Números  16: 1 - Koraj estaba celoso de que Elizafan ben Uziel fuera nombrado líder de la familia de Kehat en vez de él.

4.  ¿Qué hicieron Koraj y su compañía de rebeldes cuando Moshe les dijo que una prenda vestir hecha de tejelet (hilo azul) aún necesita se le agregue Tzizit con Tejelet? Números 16: 1 -  Ellos se rieron  para burlarse de Moisés.

5. ¿Qué advertencia Moisés les dio a los rebeldes con respecto a la ofrenda del incienso? Números 16:6 -  Que solo una persona sobreviviría.

6. ¿Quería Moisés ser el kohen gadol? Números  16:6 – Sí.

7.  ¿Qué evento no previó Koraj?  Números 16: 7 - Que sus propios hijos se arrepentirían.

8.  ¿Qué significa la frase rav lajem en la parashá de esta semana? (Da dos respuestas) Números 16: 7,3 - Rav lajem aparece dos veces en la parashá de esta semana. Significa "ya te pasaste mucho con toda la gloria que te has tomado para ti mismo (Números 16: 3)" y "Esto es algo enorme, yo te lo he dicho (Números 16:17)".

9.  ¿Qué tierras se describen en la Parashá de esta semana como Tierras en las cuales  "fluyen con leche y miel"?  Números 16:12 - Egipto y Canaán.
10.  ¿Cuándo Moshe tenía el derecho de tomar un burro de la comunidad judía? Números 16:15 - Cuando viajó de Madián a Egipto.

11.  ¿Qué hizo Koraj la noche antes del enfrentamiento final? Números  16:19 - Koraj fue de tribu en tribu con el fin de obtener apoyo para sí mismo.

12.  ¿Qué pecado tenían en común Datán y Avirám específicamente con Goliat? Números 16:27 - Ambos blasfemaron al igual que Goliat.

13.  ¿Antes de qué edad una persona no es castigada por la Corte Celestial por sus pecados? Números 16:27 - Veinte años.

14.  ¿Qué le sucede a alguien que se rebela contra la institución de la kehuna (Sacerdocio)? ¿Quién sufrió tal castigo? Números 17: 5 – El que se rebela contra la institución de la kehuna (Sacerdocio), se enferma con la Tzaraat, como lo fue el rey Uziyahu (Divrei HaYamim II 26: 16-19).

15.  ¿Por qué específicamente se usó incienso para detener la plaga? Números 17:13 - Porque la gente estaba desaprobando la ofrenda de incienso, diciendo que causó la muerte de dos de los hijos de Aharon y también la muerte de 250 de los seguidores de Koraj. Por lo tanto, Dios demostró que la ofrenda del incienso era capaz de evitar la muerte, y es el pecado, no el incienso, lo que causa la muerte.

16.  ¿Por qué la vara de Aharon fue colocada en el medio de las otras 11? Números  17:21 -  Para que así nadie se atreva a decir que la vara de Aharon floreció porque Moshe lo colocó más cerca de la Shejiná (La presencia divina).

17.  La vara de Aharon se mantuvo como una señal. ¿Qué significaba?  Números 17:25 - Que solo Aharon y sus hijos fueron seleccionados para el oficio de la kehuna (Sacerdocio).

18.  ¿Por qué se enseñan los 24 regalos para los kohanim en la parashá de esta semana?  Números 18: 8 - Desde que Koraj reclamó el oficio de la kehuna, la Torá enfatiza los derechos de Aharon y sus descendientes sobre la kehuna al registrar los dones que se les daría.

19. ¿Quién puede comer los kodshéi ha’kodashím (los sacrificios más sagrados) y dónde se deben comer? Números 18:10 - Los varones kohanim (Sacerdotes) pueden comérselos y solo en el azará (antepatio de la corte del Beit Hamikdash).

20.  ¿Por qué el pacto de Dios con los kohanim (Sacerdotes) se llama "un pacto de sal"? Números 18:19 - Así como la sal nunca se arruina, entonces este pacto nunca será anulado (Es un pacto eterno).




Únete a Nuestro Grupo de Whatsapp



Únete a Nuestro Grupo de Signal






H’ Ehad

___________

         ה' אחד

Share:

No comments:

Post a Comment