BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

KASHRUT - CARNE Y LECHE


HALAJÁ - EL CONSUMO DE LECHE DESPUÉS DE CARNE

¿Será una prohibición absoluta el consumir productos lácteos dentro de las seis de haber consumido una comida con carne?

La respuesta que recibimos proviene de la Torá oral: El Talmud en Julín 105ª afirma: Asi dijo Rav Okva, mi padre, el día que comía carne ya no comía nada que contenía leche, hasta el día siguiente. Sin embargo yo, en la misma comida no consumo carne y leche, pero sí consumo productos lácteos en la siguiente comida, después de haber comido una comida con carne, consumo algo con leche en la próxima comida.

Escribe el Rav Itzjak Alfasi z”l (Rif s. XII) que inferimos de este pasaje del Talmud que se debe aguardar entre una comida de carne y una de leche el tiempo que corresponde a una comida.

Según Rabenu Tam (nieto de Rashi) se puede consumir leche tras haber comido carne si se enjuaga la boca y las manos. Según esta opinión, debemos considerar que el Talmud arriba mencionado sobre Rab Okva es simplemente una actitud piadosa pues según la halajá se podría consumir leche inmediatamente tra la carne a condición de enjuagarse la boca y las manos. Debemos explicar que Rab Okva adoptó una actitud menos piadosa que la del padre, pero de todas formas por sobre la exigencia halájica.

Difieren de esta opinión la mayoría de las grandes autoridades, como el Rif, Rambam, etc. y sostienen que Rav Okva aguardaba entre carne y leche el tiempo correspondiente a una comida no como actitud piadosa sino como exigencia halájica. NO adoptaba la actitud piadosa de su padre que esperaba un día entero. Así lo legisla Maran en el Sh. Aruj.

El tiempo necesario entre una comida y otra según los Tosafor no está definido, por lo que si se levanta la mesa de carne se podría consumir inmediatamente leche. Sin embargo las demás autoridades sostienen que si existe un tiempo definido y es de 6 horas, así lo legisla el Rambam y Maran en el Sh. Aruj. También Ramá cita esta opinión para los ashkenazim aún cuanto aclara que hay quienes disienten.

Según el Jid”a nuestra costumbre generalizada es esperar seis horas. Asimismo Rabí Shelomo Luria z”l (una de las grandes autoridades halájica de la época cercana a Maran) escribe que aún entre los ashkenazim quienes poseen cierto criterio de Torá aguardan seis horas, y así establece la costumbre Rabí MIjal Epstein z”l en su obra Aruj Ha'Shulján.

El motivo por el que se debe esperar seis horas es debido a que pueden haber quedado restos de carne entre los dientes y se desprenderían al consumir la leche y se estaría comiendo carne y leche juntos, los trozos que permanecen más de seis horas ya se consideran digeridos. Así lo sostiene Rambam. Sin embargo Rashi y el Rosh sostienen que el motivo es porque la carne continúa expeliendo su sabor hasta seis horas.

A los efectos halájicos tomamos como válidos ambas opiniones. De todas formas si sabe que posee un trozo de carne entre los dientes debe quitárselo aún tras haber pasado las seis horas.



Share:

No comments:

Post a Comment