BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

UN REBELDE EN LA TORÁ

UN REBELDE EN LA TORÁ

Por el Rav Lazer Gurkow - Traducido Por Enerio Yochanan Benorinu

Koraj era un rebelde. No cualquier rebelde, sino uno que se rebeló contra el preeminente líder Judío, Moisés. Sin embargo, en lugar de vivir en la infamia, se le dedica toda una parashá de la Torá e incluso se le da su nombre. ¿Por qué, no podríamos encontrar un mejor nombre para esta Parashá? ¿Debemos inmortalizar al mayor detractor de Moisés registrando su historia para la posteridad y nombrando una porción de la Torá en su honor?

Cuando los soviéticos llegaron al poder, cambiaron San Petersburgo por Leningrado porque no querían que una ciudad rusa icónica llevara el nombre de un zar ruso icónico. Cuando cayó el comunismo, el nombre de Lenin fue eliminado con la misma rapidez. Nadie quiere poner el nombre de un traidor a una calle o una ciudad. ¿Cuánto más una porción de la Torá? ¿Recuerda las imágenes de los iraquíes derribando los estatutos de Saddam Hussein tan pronto como fue derrocado? Ese es el modus operandi normal. ¿Por qué la Torá es tan diferente?

Algunas personas dicen que es porque la Torá nunca aclara nuestros pecados. Sin embargo, me cuesta aceptar que esta es razón suficiente para premiar a un terrible rebelde al nombrar a toda una parashá en su honor.

La Característica Definitoria

Permítanme sugerir una respuesta que solo se vuelve obvia después de que se presenta. Nuestra pregunta asume que la característica definitoria de Kóraj era la rebeldía. Sin embargo, eso es solo una parte de la historia de su vida. Kóraj era hijo, esposo y padre. Era un líder de la tribu de Leví. Había sido leal a Dios ya la Torá durante los difíciles años del exilio en Egipto. Debe haber cien, si no mil, cosas buenas acerca de Koraj.

Como miembro de la tribu de Leví, Kóraj no adoro al Becerro de Oro. Permaneció leal a Dios a pesar de toda la agitación que hubo en ese momento. El nombre de Kóraj no se mencionó en relación con el informe de los espías sobre Israel. Es lógico que también rechazara ese informe. Sin embargo, cuando se menciona su nombre, solo pensamos en la rebelión. De acuerdo, fue una gran rebelión. Y fue su último acto: murió en el proceso, por lo que nunca tuvo la oportunidad de arrepentirse. Sin embargo, esa es solo una parte de su historia.

Hay una lección asombrosa aquí. Incluso cuando sabemos con certeza que alguien cometió un pecado terrible, no debemos definirlo por ese único acto. Es sólo una parte de su ser. No son del todo malos. Si tuviera que desglosarlo, podría suponer que la mayoría de las personas son justas. Tienen una o dos tentaciones que les cuesta vencer y fallan en esas áreas. Pero en general, son buenas personas que fracasaron. No son malas personas que tienen algunas buenas fortalezas.

La Visión Optimista

Esta es una visión optimista de nuestros compañeros. A algunas personas les encanta derribar a otras. Una perspectiva judía apropiada es levantar a otros. Sí, incluso el pecador debe ser levantado. Después de todo, las personas tienden a vivir de acuerdo con lo que esperamos de ellas. Si nos centramos en lo positivo, estarán a la altura de nuestras expectativas. Si nos enfocamos en lo negativo, estarán a la altura de nuestras expectativas.

Incluso un judío que se odia a sí mismo, que no cree en Dios, que nunca puso un pie en una sinagoga, ayunó en Yom Kippur o encendió una vela de Janucá. Incluso el judío que está con nuestros enemigos y marcha en solidaridad con aquellos que nos odian, tiene un factor redentor. Nadie es del todo malo. Incluso si son buenos en un diez o cinco por ciento, eso es suficiente para construir. Si es un cinco por ciento bueno hoy, puede ser un cien por ciento bueno mañana. Tenemos que darle una oportunidad. Necesitamos creer en él para que él pueda creer en sí mismo.

Hay una filosofía entre algunos judíos de que los pecadores deben ser condenados al ostracismo y llamados a la calle. Que los pecadores deben ser evitados y evitados. Digo que los pecadores deben ser abrazados porque solo son pecadores en las áreas de la vida en las que pecan. En el resto de sus vidas, son justos.

Dejame darte un ejemplo. ¿Qué te viene a la mente cuando piensas en Adán después de que comió del fruto prohibido? Lo primero que piensa la mayoría de la gente es que Adán era un pecador voluble con poca disciplina. Algunas personas son más caritativas y piensan en Adán como un penitente ya que se arrepintió de su pecado. Sin embargo, mi mentor, el Lubavitch Rebe, dijo una vez que Adán era casi completamente justo. Solo fue un penitente por un pecado, pero en el resto de su vida fue un Tzadik perfecto. Perfectamente justo.

Esta es una forma revolucionaria de pensar en un pecador e incluso en un penitente. No mires el diez por ciento que es menos que bueno. Mira el noventa por ciento que es estelar. Y si los números no son tan buenos, el principio aún se aplica. Cree en tu prójimo y tu prójimo creerá en sí mismo.

El Pecado

Pero ¿qué pasa con el pecado mismo? No podemos vivir en negación y pretender que el pecado nunca sucedió. No podemos reescribir la historia, ¿verdad? La respuesta es que no estamos tratando de reescribir el pasado. Estamos tratando de cambiar el guión para el futuro.

El pasado sucedió y nunca debió haberlo hecho. No hay excusa para el pecado, no importa cuán fuerte sea la tentación. Sin embargo, pregunta no, ¿por qué pecó? Pregunte, ¿qué se puede hacer al respecto ahora?

Y la respuesta es, arrepentimiento. Es tu mitzvá decirle a este judío en quien crees y a quien amas: Dios nunca quiso que pecaras, pero ahora que has pecado, Di-s tiene una tarea para ti, una mitzvá que nunca podrías haber realizado si nunca hubieras pecado. Es la mitzvá de teshuvá: arrepentimiento.

Transforme su pecado en una poderosa motivación para el cambio asegurándose absolutamente de que nunca volverá a cometer un desliz.

Piense en una presa que se coloca en el río. Al principio actúa como una fuerza restrictiva que detiene o ralentiza la corriente. Esto claramente no es bueno para el río. Pero una vez construida la represa, surge una nueva oportunidad. Se puede utilizar para generar electricidad o para alimentar un molino que la corriente original nunca podría tener.

Nunca es bueno reducir la velocidad de un río, pero una vez que se reduce la velocidad, la pregunta es, ¿y ahora qué? ¿Debemos eliminar el impedimento o aprovecharlo al máximo? Lo mismo es cierto de un pecado. Nunca es bueno cometer un pecado. Pero una vez que hemos pecado, la pregunta es, ¿ahora qué? ¿Deberíamos actuar como si la aberración nunca hubiera ocurrido, o deberíamos usarla para generar una fuerza cinética que catapultará nuestra relación con Dios a una estratosfera completamente nueva? La respuesta es la última.

Un penitente tiene algo que el justo nunca podrá tener: desesperación por recuperar el tiempo perdido. Una distancia que deberá compensar con un sprint total. Una brecha que debe saltar. El penitente no tiene paciencia. El penitente tiene prisa; en un sprint total hacia Di-s con energía ilimitada. Está en un estado de velocidad perfecta, está en pleno impulso, mientras se lanza precipitadamente hacia Di-s. La distancia que genera el pecado crea una oportunidad. Le da una pasión que nunca antes había tenido.

Es por eso que una Parashá completa recibió el nombre de Kóraj. El noventa por ciento de Koraj era bueno, no malo. Y el diez por ciento que fue malo, nos sirve de lección. No todo está perdido después del pecado. El camino al arrepentimiento está abierto y el arrepentimiento nos hace mejores de lo que podríamos haber sido antes.

Este Shabat marca el 28° Yhartzeit del rabino Menachem Mendel Schneerson, el Lubavitcher Rebe de bendita memoria. Su amor y suprema confianza en todos los judíos era legendario. Creó un movimiento mundial de inspiración que está trayendo a los judíos de vuelta a Di-s. En este día, inspirémonos para adoptar su visión amorosa de nuestro prójimo judío. No importa dónde se encuentren en la escalera de la Torá, alentémoslos a dar un paso más. Arriba. [1]

[1] Este ensayo se basa en Likutei Sichos 17, p.6 y Sefer Hamaamarim 5732 5733, p. 439.




Share:

No comments:

Post a Comment