BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

LAS CHISPAS DEL CREADOR


ESCUCHA OH ISRAEL - EL ETERNO ES UNO SOLO


Y el Eterno será el Rey sobre toda la tierra; en aquel día el Eterno será Uno, y Su nombre será uno. Zejaria 14:9

Por el Rav Itzhak Prajs 

Alguien se le acercó a un Rabino y le dijo así, he leído varios de sus artículos sobre los temas de espiritualidad. Y a menudo he notado que explicabas que Dios está de alguna manera "dividido" en "chispas" y que estas "chispas" están presentes en todas las cosas, incluyendo los objetos inanimados como la arena.

Mi pregunta es, ¿Cómo puede reconciliarse esta idea con la unidad absoluta de Dios? ¿Y cuál es entonces la diferencia entre este enfoque y el panteísmo?

El Rav le respondió así: Para responder a esto, primero es muy importante distinguir entre “Dios” y “lo que es divino” (deidad). Todo lo que existe es sostenido por Dios, no existe ninguna realidad sin el Eterno Dios, el que lo crea todo; como decimos, "No existe nada sino solo Él". Y sin embargo, todo lo que existe en la creación no es divino.

Explicaciones de lo que es la divinidad: La existencia de toda la creación se sustenta en la voluntad y sabiduría del Eterno. Sin embargo, en nuestro mundo, el 99,99% de las veces, esto se hace de forma muy camuflada y oculta. Hasta el punto en que es común que uno de estos seres constantemente apoyados por la luz divina niegue la existencia del Creador que los hace existir. Cómo puede esto ser posible? Bueno, ya eso está más allá del alcance de este artículo. La Cabalá describe un proceso de Tzimtzum, la contracción de la energía divina (la Luz), además de ocultar y codificar la información que lleva la luz, comparable, quizás, a la forma en que se puede cifrar y codificar un correo electrónico o una imagen cuando se envía por Internet.

Lo interesante de la cuestión que nos ocupa es que en algunos casos no se produce este ocultamiento. La señal puede ser débil, pero la fuente de luz sigue brillando. Estas son las manifestaciones en la creación que llamamos Kedusha ("santidad"), o que llamamos "divinas"; manifestaciones que evocan a su Creador y nos comunican Su voluntad y sabiduría: la Torá, las Mitzvot, los Tzadikim (individuos iluminados), y cualquiera que haga la voluntad de Dios en la tierra.

La doctrina de las chispas ocultas simplemente establece que toda la creación debe contener una chispa de santidad, de lo contrario no podría existir. Nuestra misión en la tierra es revelar esa chispa en todo. En muchos casos hacemos esto usándolo como una Mitzvá. En otros casos, es imposible y la única forma de revelar esta chispa es resistir los desafíos que esta cosa puede presentar. Cada chispa tiene su propio camino para revelarse, que corresponde al camino del alma que viene a la tierra a vivir en un cuerpo humano y encontrar esa chispa y revelarla.


Share:

No comments:

Post a Comment