BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

JUKAT

 


Esta Parashá fue Preparada Por ABA-EYBO

PARASHAT JUKAT

Números 19: 1 hasta el capítulo 22 :1



CONTENIDO DE LA PARASHÁ





COMENTARIO SOBRE LA PARASHÁ

Números 19:1 - 22: 1
 

Moshe es enseñado las leyes de la Pará Adumá (la Vaca Roja), cuyas cenizas purifican a una persona que fue contaminada al ponerse en contacto con un cadáver.

Luego de 40 años de viajes a través del desierto, el pueblo de Israel arriba al desierto de Zin. Miriam fallece y el pueblo queda sediento de agua. Dios dice a Moshe que hable a una piedra y le mande a dar agua. Moshe se enoja con los rebeldes Israelitas y golpea la roca. Fluye agua, pero Moshe es informado por Dios que ni el ni su hermano Aharón ingresarán a la Tierra Prometida.

Aharón fallece en Hor Hahar y su hijo, Elazar, lo sucede en el puesto de Sumo Sacerdote. Serpientes venenosas atacan el campamento Israelita luego de otra erupción de descontento en la cual la gente "habla contra Dios y Moshe"; Dios manda a Moshe a colocar una serpiente de cobre sobre un palo alto, y todo el que observe hacia lo alto será curado. El pueblo canta una canción en honor al pozo milagroso que les proveyó agua en el desierto.

Moshe lidera al pueblo en las batallas contra los reyes Emoritas Sijón y Og (que buscan impedir el paso del Pueblo Israelita por sus territorios) y conquista sus tierras, que se encuentran al este del río Jordán.



BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA TORÁ



NUMEROS 19: 1 - 22 


Primera Aliá - Números 19: 1-17

En la primera lectura, Dios les dijo a Moisés y Aarón que instruyeran a los israelitas sobre la ley ritual de la Vaca Roja (Pará Adumá) utilizada para crear el agua de lustración. La vaca debía ser sin defecto, sin defecto y sin yugo. El sacerdote Eleazar debía sacarlo fuera del campamento, observar su matanza, tomar un poco de su sangre con su dedo y rociarlo siete veces hacia el tabernáculo. La vaca debía quemarse en su totalidad junto con madera de cedro, hisopo y lana carmesí. El sacerdote y el que quemó la vaca debían lavar sus vestidos, bañarse en agua y quedar impuros hasta el anochecer. Las cenizas de la vaca se usarían para crear el agua de lustración. El que tocara el cadáver de cualquier ser humano quedaría impuro durante siete días. Al tercer y séptimo día, la persona que había tocado el cadáver debía limpiarse con el agua de lustración y luego quedar limpia. El que no lo hiciera quedaría impuro, profanaría el tabernáculo y sería excluido de Israel. Cuando una persona moría en una tienda, todo el que entraba en la tienda debía ser inmundo durante siete días, y toda vasija abierta en la tienda debía ser inmunda. Al aire libre, cualquiera que tocara un cadáver, un hueso o una tumba quedaría impuro siete días.



LA PRIMERA LECTURA

1 Y el Eterno habló á Moisés y á Aarón, diciendo: 2 Esta es la ordenanza de la ley que el Eterno ha prescrito, diciendo: Di á los hijos de Israel que te traigan una vaca bermeja, perfecta, en la cual no haya falta, sobre la cual no se haya puesto yugo: 3 Y la daréis á Eleazar el sacerdote, y él la sacará fuera del campo, y la hará degollar en su presencia. 4 Y tomará Eleazar el sacerdote de su sangre con su dedo, y rociará hacia la delantera del tabernáculo del testimonio con la sangre de ella siete veces;  5 Y hará quemar la vaca ante sus ojos: su cuero y su carne y su sangre, con su estiércol, hará quemar. 6 Luego tomará el sacerdote palo de cedro, é hisopo, y escarlata, y lo echará en medio del fuego en que arde la vaca.

7 El sacerdote lavará luego sus vestidos, lavará también su carne con agua, y después entrará en el real; y será inmundo el sacerdote hasta la tarde. 8 Asimismo el que la quemó, lavará sus vestidos en agua, también lavará en agua su carne, y será inmundo hasta la tarde.  9 Y un hombre limpio recogerá las cenizas de la vaca, y las pondrá fuera del campo en lugar limpio, y las guardará la congregación de los hijos de Israel para el agua de separación: es una expiación. 10 Y el que recogió las cenizas de la vaca, lavará sus vestidos, y será inmundo hasta la tarde: y será á los hijos de Israel, y al extranjero que peregrina entre ellos, por estatuto perpetuo.

11 El que tocare muerto de cualquiera persona humana, siete días será inmundo: 12 Este se purificará al tercer día con aquesta agua, y al séptimo día será limpio; y si al tercer día no se purificare, no será limpio al séptimo día.

13 Cualquiera que tocare en muerto, en persona de hombre que estuviere muerto, y no se purificare, el tabernáculo del Eterno contaminó; y aquella persona será cortada de Israel: por cuanto el agua de la separación no fué rociada sobre él, inmundo será; y su inmundicia será sobre él.  14 Esta es la ley para cuando alguno muriere en la tienda: cualquiera que entrare en la tienda y todo lo que estuviere en ella, será inmundo siete días. 15 Y todo vaso abierto, sobre el cual no hubiere tapadera bien ajustada, sera inmundo.  16 Y cualquiera que tocare en muerto á cuchillo sobre la haz del campo, ó en muerto, ó en hueso humano, ó en sepulcro, siete días será inmundo. 17 Y para el inmundo tomarán de la ceniza de la quemada vaca de la expiación, y echarán sobre ella agua viva en un vaso:


Segunda Aliá - Números 19: 18-20: 6

En la segunda lectura, una persona que está ritualmente limpia debe agregar agua fresca a las cenizas de la Vaca Roja, mojarla con hisopo en el agua y rociar el agua sobre la tienda, los vasos y las personas que se habían convertido. ritualmente impuro. La persona que roció el agua debe lavar su ropa, bañarse en agua y estar limpia al anochecer. Cualquiera que se volviera inmundo y no se limpiara a sí mismo debía ser excluido de la congregación. El que rocía el agua de purificación lavará su ropa, y el que toque el agua de purificación, todo lo que toque y todo el que lo toque quedará impuro hasta el anochecer. Los israelitas llegaron a Cades en el desierto de Zin, y Miriam murió y fue enterrada allí. Después de su muerte, la gente se quedó sin agua y se quejaron contra Moisés y Aarón. Moisés y Aarón se postraron sobre sus rostros a la entrada del tabernáculo de reunión, y se les apareció la presencia de Dios.

LA SEGUNDA LECTURA
18 Y un hombre limpio tomará hisopo. y mojarálo en el agua, y rociará sobre la tienda, y sobre todos los muebles, y sobre las personas que allí estuvieren, y sobre aquel que hubiere tocado el hueso, ó el matado, ó el muerto, ó el sepulcro:  19 Y el limpio rociará sobre el inmundo al tercero y al séptimo día: y cuando lo habrá purificado al día séptimo, él lavará luego sus vestidos, y á sí mismo se lavará con agua, y será limpio á la tarde.  20 Y el que fuere inmundo, y no se purificare, la tal persona será cortada de entre la congregación, por cuanto contaminó el tabernáculo del Eterno: no fué rociada sobre él el agua de separación, es inmundo.

21 Y les será por estatuto perpetuo: también el que rociare el agua de la separación lavará sus vestidos; y el que tocare el agua de la separación, será inmundo hasta la tarde.  22 Y todo lo que el inmundo tocare, será inmundo: y la persona que lo tocare, será inmunda hasta la tarde.


 NUMEROS 20 :1 - 29

1 Y Llegaron los hijos de Israel, toda la congregación, al desierto de Zin, en el mes primero, y asentó el pueblo en Cades; y allí murió María, y fué allí sepultada.  2 Y como no hubiese agua para la congregación, juntáronse contra Moisés y Aarón.  3 Y regañó el pueblo con Moisés, y hablaron diciendo: ¡Ojalá que nosotros hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante del Eterno!  4 Y ¿por qué hiciste venir la congregación del Eterno á este desierto, para que muramos aquí nosotros y nuestras bestias?  5 ¿Y por qué nos has hecho subir de Egipto, para traernos á este mal lugar? No es lugar de sementera, de higueras, de viñas, ni granadas: ni aun de agua para beber. 6 Y fuéronse Moisés y Aarón de delante de la congregación á la puerta del tabernáculo del testimonio, y se echaron sobre sus rostros; y la gloria del Eterno apareció sobre ellos.



Tercera Aliá - Números 20: 7–13
En la tercera lectura, Dios le dijo a Moisés que él y Aarón debían tomar la vara y ordenar a la roca que diera su agua. Moisés tomó la vara, reunió a la congregación frente a la peña y les dijo: "Escuchen, rebeldes, ¿les sacaremos agua de esta peña?" Entonces Moisés golpeó la peña dos veces con su vara, y salió agua. , y la comunidad y sus animales bebieron. Pero Dios les dijo a Moisés ya Aarón: "Porque no confiaron en mí lo suficiente para afirmar mi santidad ante los ojos del pueblo israelita, por lo tanto, no llevarán a esta congregación a la tierra que les he dado". El agua se llamaba Meribah, que significa pelea o contienda.

LA TERCERA LECTURA
7 Y habló el Eterno á Moisés, diciendo: 8 Toma la vara y reune la congregación, tú y Aarón tu hermano, y hablad á la peña en ojos de ellos; y ella dará su agua, y les sacarás aguas de la peña, y darás de beber á la congregación, y á sus bestias. 9 Entonces Moisés tomó la vara de delante del Eterno, como él le mandó. 10 Y juntaron Moisés y Aarón la congregación delante de la peña, y díjoles: Oid ahora, rebeldes: ¿os hemos de hacer salir aguas de esta peña?

11 Entonces alzó Moisés su mano, é hirió la peña con su vara dos veces: y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias. 12 Y el Eterno dijo á Moisés y á Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme en ojos de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado.

13 Estas son las aguas de la rencilla, por las cuales contendieron los hijos de Israel con el Eterno, y él se santificó en ellos. 



Cuarta Aliá - Números 20: 14–21
En la cuarta lectura, Moisés envió mensajeros al rey de Edom pidiéndole que permitiera a los israelitas cruzar Edom, sin pasar por campos o viñedos, y sin beber agua de pozos. Pero los edomitas no dejaron pasar a los israelitas, y se volvieron con gran fuerza para bloquear su camino, y los israelitas se desviaron.


LA CUARTA LECTURA

14 Y envió Moisés embajadores al rey de Edom desde Cades: Así dice Israel tu hermano: Tú has sabido todo el trabajo que nos ha venido: 15 Cómo nuestros padres descendieron á Egipto, y estuvimos en Egipto largo tiempo, y los Egipcios nos maltrataron, y á nuestros padres; 16 Y clamamos al Eterno, el cual oyó nuestra voz, y envió ángel, y sacónos de Egipto; y he aquí estamos en Cades, ciudad al extremo de tus confines:


17 Rogámoste que pasemos por tu tierra; no pasaremos por labranza, ni por viña, ni beberemos agua de pozos: por el camino real iremos, sin apartarnos á la diestra ni á la siniestra, hasta que hayamos pasado tu término.

18 Y Edom le respondió: No pasarás por mi país, de otra manera saldré contra ti armado.  19 Y los hijos de Israel dijeron: Por el camino seguido iremos; y si bebiéremos tus aguas yo y mis ganados, daré el precio de ellas: ciertamente sin hacer otra cosa, pasaré de seguida. 20 Y él respondió: No pasarás. Y salió Edom contra él con mucho pueblo, y mano fuerte.

21 No quiso, pues, Edom dejar pasar á Israel por su término, y apartóse Israel de él.




Quinta Aliá - Números 20: 22–21: 9
En la quinta lectura, en el monte Hor, Dios les dijo a Moisés y Aarón: "Que Aarón sea reunido con sus parientes; no debe entrar en la tierra que he asignado al pueblo israelita, porque desobedeciste mi mandato sobre las aguas de Meriba". . " Moisés llevó a Aarón y a su hijo Eleazar al monte Hor, y allí despojó a Aarón de sus vestiduras y se las vistió a Eleazar, y Aarón murió allí. Los israelitas lloraron a Aarón durante 30 días. El rey de Arad enfrentó a los israelitas en la batalla y tomó cautivos a algunos de ellos. Los israelitas prometieron que si Dios les daba la victoria, destruirían Arad. Dios entregó a los cananeos, y los israelitas los mataron y destruyeron sus ciudades, llamando al lugar Horma. El pueblo se puso inquieto y habló en contra de Dios y Moisés, por lo que Dios soltó serpientes que mataron a muchos de los israelitas. El pueblo acudió a Moisés, admitió su pecado al hablar en contra de Dios y le pidió a Moisés que intercediera ante Dios para quitar las serpientes, y Moisés lo hizo. [36] Dios le dijo a Moisés que montara un Nehushtan, o una figura de serpiente de bronce, en un poste, diciendo: "Si alguien mordido lo mira, se recuperará".


LA QUINTA LECTURA

22 Y partidos de Cadesh los hijos de Israel, toda aquella congregación, vinieron al monte de Hor. 23 Y el Eterno habló á Moisés y Aarón en el monte de Hor, en los confines de la tierra de Edom, diciendo:  24 Aarón será reunido á sus pueblos; pues no entrará en la tierra que yo di á los hijos de Israel, por cuanto fuisteis rebeldes á mi mandamiento en las aguas de la rencilla.  25 Toma á Aarón y á Eleazar su hijo, y hazlos subir al monte de Hor; 26 Y haz desnudar á Aarón sus vestidos, y viste de ellos á Eleazar su hijo; porque Aarón será reunido á sus pueblos, y allí morirá.  


27 Y Moisés hizo como el Eterno le mandó: y subieron al monte de Hor á ojos de toda la congregación. 28 Y Moisés hizo desnudar á Aarón de sus vestidos y vistiólos á Eleazar su hijo: y Aarón murió allí en la cumbre del monte: y Moisés y Eleazar descendieron del monte. 29 Y viendo toda la congregación que Aarón era muerto, hiciéronle duelo por treinta días todas las familias de Israel. 


NUMEROS 21 :1 - 35

1 Y Oyendo el Cananeo, el rey de Arad, el cual habitaba al mediodía, que venía Israel por el camino de los centinelas, peleó con Israel, y tomó de él presa. 2 Entonces Israel hizo voto al Eterno, y dijo: Si en efecto entregares á este pueblo en mi mano, yo destruiré sus ciudades. 3 Y el Eterno escuchó la voz de Israel, y entregó al Cananeo, y los destruyó á ellos y á sus ciudades; y llamó el nombre de aquel lugar Horma. 4 Y partieron del monte de Hor, camino del mar Bermejo, para rodear la tierra de Edom; y se abatió el ánimo del pueblo por el camino. 5 Y habló el pueblo contra Dios y Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? que ni hay pan, ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano. 6 Y el Eterno envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo: y murió mucho pueblo de Israel.

7 Entonces el pueblo vino á Moisés, y dijeron: Pecado hemos por haber hablado contral Eterno, y contra ti: ruega al Eterno que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo. 8 Y el Eterno dijo á Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre la bandera: y será que cualquiera que fuere mordido y mirare á ella, vivirá. 9 Y Moisés hizo una serpiente de metal, y la puso sobre la bandera, y fué, que cuando alguna serpiente mordía á alguno, miraba á la serpiente de metal, y vivía.


Sexta Aliá - Números 21: 10-20

En la sexta lectura, los israelitas viajaron a Oboth, Ije-abarim, el valle de Zered, el otro lado del Arnón, Beer, Mattanah, Nahaliel, Bamoth y el campo de Moab, en la cima del monte Pisga.


LA SEXTA LECTURA

10 Y partieron los hijos de Israel, y asentaron campo en Oboth.  11 Y partidos de Oboth, asentaron en Ije-abarim, en el desierto que está delante de Moab, al nacimiento del sol. 12 Partidos de allí, asentaron en la arroyada de Zared.  


13 De allí movieron, y asentaron de la otra parte de Arnón, que está en el desierto, y que sale del término del Amorrheo; porque Arnón es término de Moab, entre Moab y el Amorrheo. 14 Por tanto se dice en el libro de las batallas del Eterno: Lo que hizo en el mar Bermejo, Y en los arroyos de Arnón:  15 Y á la corriente de los arroyos Que va á parar en Ar, Y descansa en el término de Moab. 16 Y de allí vinieron á Beer: este es el pozo del cual el Eterno dijo á Moisés: Junta al pueblo, y les daré agua. 17 Entonces cantó Israel esta canción: Sube, oh pozo; á él cantad: 


18 Pozo, el cual cavaron los señores; lo Caváron los príncipes del pueblo, Y el legislador, con sus bordones. 19  Y de Mathana á Nahaliel: y de Nahaliel á Bamoth:  20 Y de Bamoth al valle que está en los campos de Moav, y á la cumbre de Pisga, que mira á Jesimón. 


Séptima Aliá - Números 21: 21-22: 1

En la séptima lectura, los israelitas enviaron mensajeros a Sihón, rey de los amorreos, pidiéndole que les permitiera pasar por su país, sin entrar a los campos ni a los viñedos, y sin beber agua de los pozos. Pero Sihón no permitió que Israel pasara por su territorio y se enfrentó a los israelitas en la batalla. Los israelitas derrotaron a los amorreos y tomaron posesión de sus tierras y ciudades.

Entonces los israelitas siguieron adelante y el rey Og de Bashán los enfrentó en batalla. Los israelitas derrotaron a sus fuerzas y tomaron posesión de su país. Los israelitas luego marcharon hacia las estepas de Moav, cruzando el río Jordán desde Yerijó (Jericó).


LA SÉPTIMA LECTURA

21 Y envió Israel embajadores á Sihón, rey de los Amorrheos, diciendo: 22 Pasaré por tu tierra: no nos apartaremos por los labrados, ni por las viñas; no beberemos las aguas de los pozos: por el camino real iremos, hasta que pasemos tu término. 23 Mas Sihón no dejó pasar á Israel por su término: antes juntó Sihón todo su pueblo, y salió contra Israel en el desierto: y vino á Jahaz, y peleó contra Israel. 24 E hirióle Israel á filo de espada, y tomó su tierra desde Arnón hasta Jaboc, hasta los hijos de Ammón: porque el término de los hijos de Ammón era fuerte. 25 Y tomó Israel todas estas ciudades: y habitó Israel en todas las ciudades del Amorrheo, en Hesbón y en todas sus aldeas. 26 Porque Hesbón era la ciudad de Sehón, rey de los Amorrheos; el cual había tenido guerra antes con el rey de Moab, y tomado de su poder toda su tierra hasta Arnón.

27 Por tanto, dicen los proverbistas: Venid á Heshbón, Edifíquese y repárese la ciudad de Sehón:  28 Que fuego salió de Heshbón, Y llama de la ciudad de Sehón, Y consumió á Ar de Moab, A los señores de los altos de Arnón. 29 ¡¡Ay de ti, Moab¡ Perecido has, pueblo de Chêmos: Puso sus hijos en huída, Y sus hijas en cautividad, Por Sehón rey de los Amorrheos.  30 Mas devastamos el reino de ellos; pereció Hesbón hasta Dibón, Y destruimos hasta Nopha y Medeba. 31 Así habitó Israel en la tierra del Amorrheo. 32 Y envió Moisés á reconocer á Jazer; y tomaron sus aldeas, y echaron al Amorrheo que estaba allí.  33 Y volvieron, y subieron camino de Bashán, y salió contra ellos Og rey de Bashán, él y todo su pueblo, para pelear en Edrei. 34 Entonces el Eterno dijo á Moisés: No le tengas miedo, que en tu mano lo he dado, á el y á todo su pueblo, y á su tierra; y harás de él como hiciste de Sehón, rey de los Amorrheos, que habitaba en Heshbón. 35 Y lo hirieron á él, y á sus hijos, y á toda su gente, sin que le quedara uno, y poseyeron su tierra.


NUMEROS 22 :1 

1 Y se movieron los hijos de Israel, y asentaron en los campos de Moab, de esta parte del Jordán de Jericó.





35 Y lo hirieron á él, y á sus hijos, y á toda su gente, sin que le quedara uno, y poseyeron su tierra. 1 Y se movieron los hijos de Israel, y asentaron en los campos de Moav, de esta parte del Jordán de Jericó.



BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA HAFTARÁ




La Haftará para la Parashá De Jukat está en Jueces 11: 1- 33.





JUECES 11: 1-33  


I Existia entonces Jephté, Galaadita, hombre valiente, hijo de una ramera, al cual había engendrado Galaad. 2 Y la mujer de Galaad también le había parido hijos; los cuales cuando fueron grandes, echaron fuera á Jephté, diciéndole: No heredarás en la casa de nuestro padre, porque eres bastardo. 3 Huyendo pues Jephté á causa de sus hermanos, habitó en tierra de Tob; y juntáronse con él hombres ociosos, los cuales con él salían. 4 Y aconteció que después de días los hijos de Ammón hicieron guerra contra Israel: 5 Y como los hijos de Ammón tenían guerra contra Israel, los ancianos de Galaad fueron para volver á Jephté de tierra de Tob; 6 Y dijeron á Jephté: Ven, y serás nuestro capitán, para que peleemos con los hijos de Ammón.

7 Y Jephté respondió á los ancianos de Galaad: ¿No me habéis vosotros aborrecido, y me echasteis de la casa de mi padre? ¿por qué pues venís ahora á mí cuando estáis en aflicción? 8 Y los ancianos de Galaad respondieron á Jephté: Por esta misma causa tornamos ahora á ti, para que vengas con nosotros, y pelees contra los hijos de Ammón, y nos seas cabeza á todos los que moramos en Galaad. 9 Jephté entonces dijo á los ancianos de Galaad: Si me volvéis para que pelee contra los hijos de Ammón, y el Eterno los entregare delante de mí, ¿seré yo vuestra cabeza? 10 Y los ancianos de Galaad respondieron á Jephté: el Eterno oiga entre nosotros, si no hiciéremos como tú dices.

11 Entonces Jephté vino con los ancianos de Galaad, y el pueblo lo eligió por su cabeza y príncipe; y Jephté habló todas sus palabras delante del Eterno en Mizpa. 12 Y envió Jephté embajadores al rey de los Ammonitas, diciendo: ¿Qué tienes tú conmigo que has venido á mí para hacer guerra en mi tierra?

13 Y el rey de los Ammonitas respondió á los embajadores de Jephté: Por cuanto Israel tomó mi tierra, cuando subió de Egipto, desde Arnón hasta Jaboc y el Jordán; por tanto, devuélvelas ahora en paz. 14 Y Jephté tornó á enviar otros embajadores al rey de los Ammonitas, 15 Para decirle: Jephté ha dicho así: Israel no tomó tierra de Moab, ni tierra de los hijos de Ammón: 16 Mas subiendo Israel de Egipto, anduvo por el desierto hasta el mar Bermejo, y llegó á Cades. 17 Entonces Israel envió embajadores al rey de Edom, diciendo: Yo te ruego que me dejes pasar por tu tierra. Mas el rey de Edom no los escuchó. Envió también al rey de Moab; el cual tampoco quiso: quedóse por tanto Israel en Cades.

18 Después, yendo por el desierto, rodeó la tierra de Edom y la tierra de Moab, y viniendo por el lado oriental de la tierra de Moab, asentó su campo de estotra parte de Arnón, y no entraron por el término de Moab: porque Arnón término es de Moab. 19 Y envió Israel embajadores á Sehón rey de los Amorrheos, rey de Hesbón, diciéndole: Ruégote que me dejes pasar por tu tierra hasta mi lugar. 20 Mas Sehón no se fió de Israel para darle paso por su término; antes juntando Sehón toda su gente, puso campo en Jaas, y peleó contra Israel.

21 Empero el Eterno el Dios de Israel entregó á Sehón y á todo su pueblo en mano de Israel, y venciólos: y poseyó Israel toda la tierra del Amorrheo que habitaba en aquel país. 22 Poseyeron también todo el término del Amorrheo desde Arnón hasta Jaboc, y desde el desierto hasta el Jordán. 23 Así que el Eterno el Dios de Israel echó los Amorrheos delante de su pueblo Israel: ¿y lo has de poseer tú? 24 Si Chêmos tu Dios te echase alguno, ¿no lo poseerías tú? Así poseeremos nosotros á todo aquel que echó el Eterno nuestro Dios de delante de nosotros. 25 ¿Eres tú ahora en algo mejor que Balac hijo de Sephor, rey de Moab? ¿tuvo él cuestión contra Israel, ó hizo guerra contra ellos?

26 Cuando Israel ha estado habitando por trescientos años á Hesbón y sus aldeas, á Aroer y sus aldeas, y todas las ciudades que están á los términos de Arnón, ¿por qué no las habéis reclamado en ese tiempo? 


27 Así que, yo nada he pecado contra ti, mas tú haces mal conmigo haciéndome guerra: el Eterno, que es el juez, juzgue hoy entre los hijos de Israel y los hijos de Ammón. 28 Mas el rey de los hijos de Ammón no atendió las razones de Jephté que le envió. 29 Y el espíritu del Eterno fué sobre Jephté: y pasó por Galaad y Manasés; y de allí pasó á Mizpa de Galaad; y de Mizpa de Galaad pasó á los hijos de Ammón.

30 Y Jephté hizo voto al Eterno, diciendo: Si entregares á los Ammonitas en mis manos, 31 Cualquiera que me saliere á recibir de las puertas de mi casa, cuando volviere de los Ammonitas en paz, será del Eterno, y le ofreceré en holocausto. 


32 Pasó pues Jephté á los hijos de Ammón para pelear contra ellos; y el Eterno los entregó en su mano. 33 Y los hirió de grandísimo estrago desde Aroer hasta llegar á Minnith, veinte ciudades; y hasta la vega de las viñas. Así fueron domeñados los Ammonitas delante de los hijos de Israel. 


El Siguiente Cuestionario fue Preparado en las Instituciones de Ohr Somayaj en Jerusalem, Israel.


Todas las referencias son a los versos y al comentario de Rashi, a menos que se indique lo contrario.


PARASHAT JUKAT
1. "Toma una Pará Adumá perfecta (novilla roja)". ¿Qué significa la palabra "perfecta" en este contexto? Números 19: 2 - Perfectamente roja.

2. ¿Cuántos pelos no rojos descalifican a una vaca como Para Aduma? Números 19: 2 - Dos.

3. el hombre muere en una tienda de campaña ¿Qué sucede con los utensilios de metal y de barro sellados en la tienda? Números 19: 14,15 - Los utensilios de metal son impuros durante siete días, incluso si están sellados. Los recipientes de loza sellados no se ven afectados.

4. ¿Qué le sucede a aquel que: a) rocía el agua mezclada con las cenizas del Para Aduma; b) toca el agua; c) lleva el agua? Números 19:21 - a) Sigue siendo tahor; b) Él, pero no su vestimenta, contrata tumah; c) Él y su vestimenta contratan tumah.

5. ¿Por qué la mitzvá del Para Aduma le fue confiada a Elazar en lugar de a Aharon? Números 19:22 - Porque Aharon estuvo involucrado en el pecado del Becerro de Oro.

6. ¿Por qué la Torá enfatiza que toda la congregación vino a Midbar Tzin? Números 20: 1 - Para enseñar que todos estaban en condiciones de entrar a la Tierra; todos los involucrados en el pecado de los espías ya murieron.

7. ¿Por qué se enseña la muerte de Miriam según la ley de Pará Adumá? Números 20: 1 - Para enseñar que así como los sacrificios traen expiación, también lo hace la muerte de los justos.


8. Durante su viaje en la barra central, ¿en qué mérito recibió agua el pueblo judío? Números 20: 2 - Miriam's.

9. ¿Por qué Moshe necesitó golpear la roca por segunda vez? Números 20:11 - Después de que lo golpeó la primera vez, solo salieron unas pocas gotas desde que se le ordenó hablar a la roca.

10. Cuando Moshé le dijo al rey de Edom que el pueblo judío no bebería del pozo, ¿a qué bien se refirió? ¿Qué aprendemos de esto? Números 20:17 - Al pozo que viajó con la nación en la barra central. Esto enseña que quien tiene las provisiones adecuadas debe, no obstante, comprar bienes a su anfitrión para beneficiar al anfitrión.

11. La nube que condujo al pueblo judío niveló todas las montañas en su camino excepto tres. ¿Cuáles tres y por qué? Números 20:22 - Har Sinai por recibir la Torá, Har Nevo por el entierro de Moshé y Hor Hahar por el entierro de Aharon.

12. ¿Por qué toda la congregación lloraba la muerte de Aharon? Números  20:29 - Aharon hizo las paces entre las partes contendientes y entre los cónyuges. Por lo tanto, todos lo lloraron.

13. ¿Qué desapareció cuando Aharon murió? Números 20:29 - Las nubes de gloria desaparecieron, ya que protegieron a los judíos en el mérito de Aharon.


14. ¿Qué "habitante del sur" (21: 1) atacó a los judíos? Números 21: 1 - Amalek.

15. ¿Cuáles son las dos razones por las que Dios castiga específicamente a las personas con serpientes? Números  21: 6 - La serpiente original, que fue castigada por hablar mal, es apropiada para castigar a los que hablaron mal de Dios y de Moshé. Y la serpiente, a la que todo sabe a polvo, es apropiada para castigar a aquellos que se quejaron del maná que cambió a cualquier gusto deseado.

16. ¿Por qué el pueblo judío acampó en Arnon, en lugar de pasar por Moav para entrar en Eretz Canaan? Números 21:13 - Moav les negó el pasaje.

17. ¿Qué milagro tuvo lugar en el valle de Arnón? Números 21:15 - Los amorreos se escondieron en cuevas en la montaña en el lado moabita del valle para emboscar a los judíos. Cuando los judíos se acercaron, la montaña en el lado del valle de Eretz Canaan se movió cerca de la otra montaña y los amorreos fueron aplastados.

18. ¿Cuál fue la "fuerza" de Amon que evitó que el pueblo judío entrara en su tierra? Números  21:24 - La orden de Dios, "No los molestes" (Devarim 2:19).

19. ¿Por qué Moshe le tenía miedo a Og? Números 21:34 - Og había sido una vez de servicio a Avraham. Moshe temía que este mérito ayudara a Og en la batalla.


20. ¿Quién mató a Og? Números 21:35 - Moshe.


RAÍCES SEFARDÍES DOM


RETOUR AUX RACINES SEPHARADES


H’ Ehad



___________

         ה' אחד

Share:

No comments:

Post a Comment