BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

NASÓ

 


Esta Parashá fue Preparada Por ABA-EYBO

PARSHAT NASO

Números 4: 21 hasta el capítulo 7:89 



CONTENIDO DE LA PARASHÁ




Resumen de la Parashá
Números 4:21 - 7:89

Completando el censo de los Hijos de Israel, Por mandamiento del Eterno se hizo un censo de los Judíos en el Desierto del Sinaí, un total de 8.580 Levitas hombres entre 30 y 50 años fueron contados para ponerlos a cargo de transportar el Tabernáculo.  Dios enseña a Moisés las leyes de la mujer Sotá, una esposa sospechada de haber sido infiel a su marido. También es dada la ley del Nazir (el Nazareo) que promete no beber vino, dejando crecer su cabello y tiene prohibido toda impureza ritualmente, especialmente la impureza que existe en un lugar por el fallecimiento de alguien. Aharón y sus descendientes, los Cohaním (los Sacerdotes Levitas), son instruidos sobre cómo bendecir al pueblo Judío.

Los líderes de doce tribus traen sus ofrendas para la inauguración del altar. A pesar de que sus ofrendas son idénticas, cada una es traída en un día diferente y es individualmente descrita por la Torá.




BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA TORÁ





La Primera Aliá - Números 4: 21–37

NUMERO 4: 21 - 49

En la primera lectura, Dios le dijo a Moisés que hiciera un censo de los Guershonitas de entre 30 y 50 años, que estaban sujetos al servicio del Tabernáculo. Los Guershonitas tenían el deber, bajo la dirección de Itamar, hijo de Aarón, de llevar las ropas del tabernáculo, la tienda de reunión con su cubierta, la cubierta de piel de Tajash encima, la pantalla para la entrada de la tienda de reunión. , las cortinas del recinto, el biombo a la entrada de la puerta del recinto que rodea el Tabernáculo, sus cuerdas, el altar y todo su equipamiento y accesorios de servicio.  Moisés también debía hacer un censo de los Meraritas entre los 30 y los 50 años. Los Meraritas tenían la responsabilidad, bajo la dirección de Ithamar, de las tablas, las barras, los postes y las bases del tabernáculo, y los postes alrededor del recinto y sus bases, clavijas y cuerdas. Moisés, Aarón y los jefes registraron 2.750 Cohatitas de entre 30 y 50 años de edad.


LECTURA

21 Y habló el Eterno á Moisés diciendo:  22 Toma también la cuenta de los hijos de Gersón por las casas de sus padres, por sus familias. 23 De edad de treinta años arriba hasta cincuenta años los contarás; todos los que entran en compañía, para hacer servicio en el tabernáculo del testimonio. 24 Este será el oficio de las familias de Gersón, para ministrar y para llevar:


25 Llevarán las cortinas del tabernáculo, y el tabernáculo del testimonio, su cubierta, y la cubierta de pieles de tejones que está sobre él encima, y el pabellón de la puerta del tabernáculo del testimonio,

26 Y las cortinas del atrio, y el pabellón de la puerta del atrio, que está cerca del tabernáculo y cerca del altar alrededor, y sus cuerdas, y todos los instrumentos de su servicio, y todo lo que será hecho para ellos: así servirán.

27 Según la orden de Aarón y de sus hijos será todo el ministerio de los hijos de Gersón en todos sus cargos, y en todo su servicio: y les encomendaréis en guarda todos sus cargos.

28 Este es el servicio de las familias de los hijos de Guershón en el tabernáculo del testimonio: y el cargo de ellos estará bajo la mano de Ithamar, hijo de Aarón el sacerdote.

29 Contarás los hijos de Merari por sus familias, por las casas de sus padres.

30 Desde el de edad de treinta años arriba hasta el de cincuenta años, los contarás; todos los que entran en compañía, para hacer servicio en el tabernáculo del testimonio.

31 Y este será el deber de su cargo para todo su servicio en el tabernáculo del testimonio: las tablas del tabernáculo, y sus barras, y sus columnas, y sus basas,

32 Y las columnas del atrio alrededor, y sus basas, y sus estacas, y sus cuerdas con todos sus instrumentos, y todo su servicio; y contaréis por sus nombres todos los vasos de la guarda de su cargo.

Este será el servicio de las familias de los hijos de Merari para todo su ministerio en el tabernáculo del testimonio, bajo la mano de Ithamar, hijo de Aarón el sacerdote.

Moisés, pues, y Aarón, y los jefes de la congregación, contaron los hijos de Cohath por sus familias, y por las casas de sus padres,

Desde el de edad de treinta años arriba hasta el de edad de cincuenta años; todos los que entran en compañía, para ministrar en el tabernáculo del testimonio.

Y fueron los contados de ellos por sus familias, dos mil setecientos y cincuenta.

Estos fueron los contados de las familias de Cohath, todos los que ministran en el tabernáculo del testimonio, los cuales contaron Moisés y Aarón, como lo mandó el Eterno por mano de Moisés.


La Segunda Aliá - Números 4: 38–49
En la segunda lectura (עליה, aliyah), Moisés, Aarón y los jefes registraron a los levitas de entre 30 y 50 años de la siguiente manera:
  • Cohatitas (Kojatitas): 2.750,
  • Guershonitas: 2.630, y
  • Meraritas: 3200,

Haciendo un total de 8.580 realizando labores de servicio y de carga.



LECTURA

Y los contados de los hijos de Guersuón, por sus familias, y por las casas de sus padres,

Desde el de edad de treinta años arriba hasta el de edad de cincuenta años, todos los que entran en compañía, para ministrar en el tabernáculo del testimonio;

Los contados de ellos por sus familias, por las casas de sus padres, fueron dos mil seiscientos y treinta.

Estos son los contados de las familias de los hijos de Guershón, todos los que ministran en el tabernáculo del testimonio, los cuales contaron Moisés y Aarón por mandato del Eterno.

Y los contados de las familias de los hijos de Merari, por sus familias, por las casas de sus padres,

Desde el de edad de treinta años arriba hasta el de edad de cincuenta años, todos los que entran en compañía, para ministrar en el tabernáculo del testimonio;

Los contados de ellos, por sus familias, fueron tres mil y doscientos.

Estos fueron los contados de las familias de los hijos de Merari, los cuales contaron Moisés y Aarón, según lo mandó el Eterno por mano de Moisés.

46 Todos los contados de los Levitas, que Moisés y Aarón y los jefes de Israel contaron por sus familias, y por las casas de sus padres,

47 Desde el de edad de treinta años arriba hasta el de edad de cincuenta años, todos los que entraban para ministrar en el servicio, y tener cargo de obra en el tabernáculo del testimonio;

48 Los contados de ellos fueron ocho mil quinientos y ochenta,

49 Como lo mandó el Eterno por mano de Moisés fueron contados, cada uno según su oficio, y según su cargo; los cuales contó él, como le fué mandado.


La Tercera Aliá - Números 5: 1–10


En la tercera lectura (עליה, aliyah), Dios ordenó a los israelitas que retiraran del campamento a cualquier persona con erupción o secreción y a cualquier persona contaminada por un cadáver, para que no contaminen el campamento. Dios le dijo a Moisés que instruyera a los israelitas que cuando alguien agraviaba a un compañero israelita, rompiendo así la fe en Dios y se daba cuenta de su culpa, debía confesar el agravio y restituir al agraviado en la cantidad principal más una quinta parte. Si el agraviado hubiera muerto, se da a entender que la restitución se haría a un pariente, y si no hay pariente a quien se le pueda restituir, la cantidad reembolsada debe ir al sacerdote, junto (en cualquier caso) con un carnero de expiación.


De manera similar, cualquier obsequio entre las donaciones sagradas que ofrecían los israelitas debía ser guardado por el sacerdote.


  


NUMERO 5:1 - 31

LECTURA

1 Y el Eterno habló á Moisés, diciendo:

Manda á los hijos de Israel que echen del campo á todo leproso, y á todos los que padecen flujo de semen, y á todo contaminado sobre muerto:

Así hombres como mujeres echaréis, fuera del campo los echaréis; porque no contaminen el campo de aquellos entre los cuales yo habito.

E hiciéronlo así los hijos de Israel, que los echaron fuera del campo: como el Eterno dijo á Moisés, así lo hicieron los hijos de Israel.

Además habló el Eterno á Moisés, diciendo:

Habla á los hijos de Israel: El hombre ó la mujer que cometiere alguno de todos los pecados de los hombres, haciendo prevaricación contra el Eterno, y delinquiere aquella persona;

Confesarán su pecado que cometieron, y compensarán su ofensa enteramente, y añadirán su quinto sobre ello, y lo darán á aquel contra quien pecaron.

Y si aquel hombre no tuviere pariente al cual sea resarcida la ofensa, daráse la indemnización del agravio al Eterno, al sacerdote, á más del carnero de las expiaciones, con el cual hará expiación por él.

Y toda ofrenda de todas las cosas santas que los hijos de Israel presentaren al sacerdote, suya será.

10 Y lo santificado de cualquiera será suyo: asimismo lo que cualquiera diere al sacerdote, suyo será.

La Cuarta Aliá - Números 5: 11–6:27

En la cuarta lectura (עליה, aliyah), Dios le dijo a Moisés que instruyera a los israelitas sobre la prueba en la que un esposo, en un ataque de celos, acusó a su esposa de ser infiel: el ritual de la sotah. El hombre debía llevar a su esposa al sacerdote, junto con harina de cebada como ofrenda de celos . El sacerdote debía disolver un poco de tierra del piso del Tabernáculo en un poco de agua sacra en una vasija de barro. El sacerdote debía desnudar la cabeza de la mujer, colocar la ofrenda de harina en sus manos y conjurar a la mujer: si era inocente, que fuera inmune al daño del agua de amargura, pero si era culpable, sería maldecido por tener el muslo y el vientre hundidos. distiende. Y la mujer debía decir: "¡Amén, amén!" El sacerdote debía escribir estas maldiciones, frotar la escritura en el agua de amargura y hacer que la mujer bebiera el agua. El sacerdote debía elevar la ofrenda, presentarla sobre el altar y quemar una parte simbólica sobre el altar. Si ella hubiera roto la fe con su esposo, el agua haría que su vientre se dilatara y su muslo se hundiera, y la mujer se convertiría en una maldición entre su gente, pero si la mujer era inocente, ella permanecería ilesa y sería capaz de hacerlo. tener hijos.


En la continuación de la cuarta lectura, Dios le dijo a Moisés que instruyera a los israelitas sobre los votos de un nazareo (נָזִיר, nazir), en caso de que uno quisiera separarse para Dios. El nazareo debía abstenerse de vino, intoxicantes, vinagre, uvas, pasas o cualquier cosa obtenida de la vid. Ninguna navaja debía tocar la cabeza del nazareo hasta que se completara el término nazareo. Y el nazareo no debía acercarse a una persona muerta, ni siquiera a un padre, una madre, un hermano o una hermana. Si una persona moría repentinamente cerca de un nazareo, el nazareo debía afeitarse la cabeza al séptimo día. Al octavo día, el nazareo debía llevar dos tórtolas o dos palomas al sacerdote, quien debía ofrecer una como ofrenda por el pecado y la otra como holocausto . Ese mismo día, el nazareo debía volver a consagrar su cabeza, volver a dedicar el término nazareo y traer un cordero en su primer año como ofrenda de pena. El día en que un nazareo cumpliera su mandato, el nazareo debía ser llevado a la entrada de la Tienda de Reunión y presentar un cordero en su primer año para holocausto, una oveja en su primer año por un pecado. ofrenda, un carnero como ofrenda de bienestar, un canasto de tortas sin levadura, obleas sin levadura untadas con aceite y ofrendas de harina. El sacerdote debía presentar las ofrendas y el nazareo debía afeitarse el cabello consagrado y poner el cabello al fuego bajo el sacrificio de bienestar.


En la conclusión de la cuarta lectura, Dios le dijo a Moisés que instruyera a Aarón y a sus hijos que deberían bendecir a los israelitas con esta bendición:


"¡Qué el Eterno te bendiga y te proteja! ¡Qué haga brillar el Eterno el resplandor de su rostro sobre ti, y qué el te trate con bondad y gracia! ¡Qué alce el Eterno su rostro en tu dirección y qué te conceda la paz! "



LECTURA
11 Y el Eterno habló á Moisés, diciendo:

Habla á los hijos de Israel, y diles: Cuando la mujer de alguno se desmandare, é hiciere traición contra él,

Que alguno se hubiere echado con ella en carnal ayuntamiento, y su marido no lo hubiese visto por haberse ella contaminado ocultamente, ni hubiere testigo contra ella, ni ella hubiere sido cogida en el acto;

Si viniere sobre él espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer, habiéndose ella contaminado; ó viniere sobre él espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer, no habiéndose ella contaminado;

Entonces el marido traerá su mujer al sacerdote, y traerá su ofrenda con ella, la décima de un epha de harina de cebada; no echará sobre ella aceite, ni pondrá sobre ella incienso: porque es presente de celos, presente de recordación, que trae en memoria pecado.

Y el sacerdote la hará acercar, y la hará poner delante del Eterno.

Luego tomará el sacerdote del agua santa en un vaso de barro: tomará también el sacerdote del polvo que hubiere en el suelo del tabernáculo, y echarálo en el agua.

Y hará el sacerdote estar en pie á la mujer delante del Eterno, y descubrirá la cabeza de la mujer, y pondrá sobre sus manos el presente de la recordación, que es el presente de celos: y el sacerdote tendrá en la mano las aguas amargas que acarrean maldición.

Y el sacerdote la conjurará, y le dirá: Si ninguno hubiere dormido contigo, y si no te has apartado de tu marido á inmundicia, libre seas de estas aguas amargas que traen maldición:

Mas si te has descarriado de tu marido, y te has amancillado, y alguno hubiere tenido coito contigo, fuera de tu marido:

(El sacerdote conjurará á la mujer con juramento de maldición, y dirá á la mujer): el Eterno te dé en maldición y en conjuración en medio de tu pueblo, haciendo el Eterno á tu muslo que caiga, y á tu vientre que se te hinche;

Y estas aguas que dan maldición entren en tus entrañas, y hagan hinchar tu vientre, y caer tu muslo. Y la mujer dirá: Amén, amén.

Y el sacerdote escribirá estas maldiciones en un libro, y las borrará con las aguas amargas:

Y dará á beber á la mujer las aguas amargas que traen maldición; y las aguas que obran maldición entrarán en ella por amargas.

Después tomará el sacerdote de la mano de la mujer el presente de los celos, y mecerálo delante del Eterno, y lo ofrecerá delante del altar:

26 Y tomará el sacerdote un puñado del presente, en memoria de ella, y lo quemará sobre el altar, y después dará á beber las aguas á la mujer.

27 Darále pues á beber las aguas; y será, que si fuere inmunda y hubiere hecho traición contra su marido, las aguas que obran maldición entrarán en ella en amargura, y su vientre se hinchará, y caerá su muslo; y la mujer será por maldición en medio de su pueblo.

28 Mas si la mujer no fuere inmunda, sino que estuviere limpia, ella será libre, y será fecunda.

29 Esta es la ley de los celos, cuando la mujer hiciere traición á su marido, y se amancillare;

30 O del marido, sobre el cual pasare espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer: presentarála entonces delante del Eterno, y el sacerdote ejecutará en ella toda esta ley.

31 Y aquel varón será libre de iniquidad, y la mujer llevará su pecado. 


 NUMBERS 6:1 - 27

1 Y Hablo el Eterno á Moisés, diciendo:

Habla á los hijos de Israel, y diles: El hombre, ó la mujer, cuando se apartare haciendo voto de Nazareo, para dedicarse al Eterno,

Se abstendrá de vino y de sidra; vinagre de vino, ni vinagre de sidra no beberá, ni beberá algún licor de uvas, ni tampoco comerá uvas frescas ni secas.

Todo el tiempo de su Nazirut (nazareato), de todo lo que se hace de vid de vino, desde los granillos hasta el hollejo, no comerá.

Todo el tiempo del voto de su nazareato no pasará navaja sobre su cabeza, hasta que sean cumplidos los días de su apartamiento al Eterno: santo será; dejará crecer las guedejas del cabello de su cabeza.

Todo el tiempo que se apartaré al Eterno, no entrará á persona muerta.

Por su padre, ni por su madre, por su hermano, ni por su hermana, no se contaminará con ellos cuando murieren; porque consagración de su Dios tiene sobre su cabeza.

Todo el tiempo de su nazareato, será santo al Eterno.

Y si alguno muriere muy de repente junto á el, contaminará la cabeza de su nazareato; por tanto el día de su purificacíon raerá su cabeza; al séptimo día la raerá.

Y el día octavo traerá dos tórtolas ó dos palominos al sacerdote, á la puerta del tabernáculo del testimonio;

Y el sacerdote hará el uno en expiación, y el otro en holocausto: y expiarálo de lo que pecó sobre el muerto, y santificará su cabeza en aquel día.

Y consagrará al Eterno los días de su nazareato, y traerá un cordero de un año en expiación por la culpa; y los días primeros serán anulados, por cuanto fué contaminado su nazareato.

Esta es, pues, la ley del Nazareo el día que se cumpliere el tiempo de su nazareato: Vendrá á la puerta del tabernáculo del testimonio;

Y ofrecerá su ofrenda al Eterno, un cordero de un año sin tacha en holocausto, y una cordera de un año sin defecto en expiación, y un carnero sin defecto por sacrificio de paces:

Además un canastillo de cenceñas, tortas de flor de harina amasadas con aceite, y hojaldres cenceñas untadas con aceite, y su presente, y sus libaciones.

Y el sacerdote lo ofrecerá delante del Eterno, y hará su expiación y su holocausto:

Y ofrecerá el carnero en sacrificio de paces al Eterno, con el canastillo de las cenceñas; ofrecerá asimismo el sacerdote su presente, y sus libaciones.

Entonces el Nazareo raerá á la puerta del tabernáculo del testimonio la cabeza de su nazareato, y tomará los cabellos de la cabeza de su nazareato, y los pondrá sobre el fuego que está debajo del sacrificio de las paces.

Después tomará el sacerdote la espaldilla cocida del carnero, y una torta sin levadura del canastillo, y una hojaldre sin levadura, y pondrálas sobre las manos del Nazareo, después que fuere raído su nazareato:

Y el sacerdote mecerá aquello, ofrenda agitada delante del Eterno; lo cual será cosa santa del sacerdote, á más del pecho mecido y de la espaldilla separada: y después podrá beber vino el Nazareo.

Esta es la ley del Nazareo que hiciere voto de su ofrenda al Eterno por su nazareato, á más de lo que su mano alcanzare: según el voto que hiciere, así hará, conforme á la ley de su nazareato.

Y el Eterno habló á Moisés, diciendo:

Háblale á Aarón y á sus hijos, y diles: Asi bendeciréis á los hijos de Israel, diciéndoles:

"¡Qué el Eterno te bendiga y te proteja! ¡Qué haga brillar el Eterno el resplandor de su rostro sobre ti, y q
ué el te trate con bondad y gracia! ¡Qué alce el Eterno su rostro en tu dirección y qué te conceda la paz! "


27 Y así pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré.


Quinta Aliá (lectura) - Números 7: 1–41

En la quinta lectura (עליה, aliyah), Moisés terminó de levantar el Tabernáculo, y lo ungió y consagró, sus muebles, el altar y sus utensilios. Los jefes de las tribus luego trajeron sus ofrendas - 6 carros y 12 bueyes - y Dios le dijo a Moisés que los aceptara para que los usaran los levitas en el servicio de la Tienda de Reunión. Asignó dos carros y cuatro bueyes a los gersonitas y los cuatro carros y ocho bueyes restantes a los meraritas. [34] Ninguno fue asignado a los coatitas, "porque los objetos sagrados que cuidaban tenían que ser cargados sobre sus hombros".


Luego, cada uno de los jefes traía en días sucesivos las mismas ofrendas de dedicación para el altar: un cuenco de plata y una vasija de plata llena de harina mezclada con aceite, un cucharón de oro lleno de incienso, un toro, 2 bueyes, 5 carneros, 5 machos cabríos y 5 corderos.


NÚMEROS 7:1 - 89 


LECTURA

1 Y Acontecio, que cuando Moisés hubo acabado de levantar el tabernáculo, y ungídolo, y santificádolo, con todos sus vasos; y asimismo ungido y santificado el altar, con todos sus vasos;

Entonces los príncipes de Israel, las cabezas de las casas de sus padres, los cuales eran los príncipes de las tribus, que estaban sobre los contados, ofrecieron;

Y trajeron sus ofrendas delante del Eterno, seis carros cubiertos, y doce bueyes; por cada dos príncipes un carro, y cada uno un buey; lo cual ofrecieron delante del tabernáculo.

Y el Eterno habló á Moisés, diciendo:

Tómalo de ellos, y será para el servicio del tabernáculo del testimonio: y lo darás á los Levitas, á cada uno conforme á su ministerio.

Entonces Moisés recibió los carros y los bueyes, y diólos á los Levitas.

Dos carros y cuatro bueyes, dió á los hijos de Gersón, conforme á su ministerio;

Y á los hijos de Merari dió los cuatro carros y ocho bueyes, conforme á su ministerio, bajo la mano de Ithamar, hijo de Aarón el sacerdote.

Y á los hijos de Coath no dió; porque llevaban sobre sí en los hombros el servicio del santuario.

10 Y ofrecieron los príncipes á la dedicación del altar el día que fué ungido, ofrecieron los príncipes su ofrenda delante del altar.

Y el Eterno dijo á Moisés: Ofrecerán su ofrenda, un príncipe un día, y otro príncipe otro día, á la dedicación del altar.

Y el que ofreció su ofrenda el primer día fué Naasón hijo de Aminadab, de la tribu de Judá.

Y fué su ofrenda un plato de plata de peso de ciento y treinta siclos, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario; ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para presente;

Una cuchara de oro de diez siclos, llena de perfume;

Un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

Un macho cabrío para expiación;

Y para sacrificio de paces, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos de cabrío, cinco corderos de un año. Esta fué la ofrenda de Naasón, hijo de Aminadab.

El segundo día ofreció Nathanael hijo de Suar, príncipe de Yisajar.

19 Ofreció por su ofrenda un plato de plata de ciento y treinta siclos de peso, un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario; ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para presente;

Una cuchara de oro de diez siclos, llena de perfume;

Un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

Un macho cabrío para expiación;

Y para sacrificio de paces, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos de cabrío, cinco corderos de un año. Esta fué la ofrenda de Nathanael, hijo de Suar.

El tercer día, Eliab hijo de Helón, príncipe de los hijos de Zabulón:

25 Y su ofrenda, un plato de plata de ciento y treinta siclos de peso, un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario; ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para presente;

Una cuchara de oro de diez siclos, llena de perfume;

Un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

Un macho cabrío para expiación;

Y para sacrificio de paces, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos de cabrío, cinco corderos de un año. Esta fué la ofrenda de Eliab, hijo de Helón.

30 El cuarto día, Elisur hijo de Sedeur, príncipe de los hijos de Rubén:

Y su ofrenda, un plato de plata de ciento y treinta siclos de peso, un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para presente;

Una cuchara de oro de diez siclos, llena de perfume;

Un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

Un macho cabrío para expiación;

Y para sacrificio de paces, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos de cabrío, cinco corderos de un año. Esta fué la ofrenda de Elisur, hijo de Sedeur.

El quinto día, Selumiel hijo de Zurisaddai, príncipe de los hijos de Simeón:

37 Y su ofrenda, un plato de plata de ciento y treinta siclos de peso, un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario; ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para presente;

Una cuchara de oro de diez siclos llena de perfume;

Un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

40 Un macho cabrío para expiación;

Y para sacrificio de paces, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos de cabrío, cinco corderos de un año. Esta fué la ofrenda de Shelumiel, hijo de Tzurishadai.

Sexta Aliá (lectura) - Números 7: 42–71


En la sexta lectura (עליה, aliyah), los jefes continuaron trayendo ofrendas de dedicación para el altar.


LECTURA

42 El sexto día, Eliasaph hijo de Dehuel, príncipe de los hijos de Gad:

Y su ofrenda, un plato de plata de ciento y treinta siclos de peso, un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario; ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para presente;

Una cuchara de oro de diez siclos, llena de perfume;
Un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;
Un macho cabrío para expiación;

Y para sacrificio de paces, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos de cabrío, cinco corderos de un año, Esta fué la ofrenda de Eliasaph, hijo de Dehuel.

El séptimo día, el príncipe de los hijos de Ephraim, Elisama hijo de Ammiud:

Y su ofrenda, un plato de plata de ciento y treinta siclos de peso, un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario; ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para presente;

Una cuchara de oro de diez siclos, llena de perfume;
Un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;
Un macho cabrío para expiación;

Y para sacrificio de paces, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos de cabrío, cinco corderos de un año. Esta fué la ofrenda de Elisama, hijo de Ammiud.

El octavo día, el príncipe de los hijos de Manasés, Gamaliel hijo de Pedasur:

Y su ofrenda, un plato de plata de ciento y treinta siclos de peso, un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario; ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para presente;

Una cuchara de oro de diez siclos, llena de perfume;
Un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;
Un macho cabrío para expiación;

Y para sacrificio de paces, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos de cabrío, cinco corderos de un año. Esta fué la ofrenda de Gamaliel, hijo de Pedasur.

El noveno día, el príncipe de los hijos de Benjamín, Abidán hijo de Gedeón:

Y su ofrenda, un plato de plata de ciento y treinta siclos de peso, un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario; ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para presente;

Una cuchara de oro de diez siclos, llena de perfume;
Un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;
Un macho cabrío para expiación;

Y para sacrificio de paces, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos de cabrío, cinco corderos de un año. Esta fué la ofrenda de Abidán, hijo de Gedeón.

El décimo día, el príncipe de los hijos de Dan, Ahiezer hijo de Ammisaddai:

Y su ofrenda, un plato de plata de ciento y treinta siclos de peso, un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario; ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para presente;

Una cuchara de oro de diez siclos, llena de perfume;
Un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;
Un macho cabrío para expiación;

Y para sacrificio de paces, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos de cabrío, cinco corderos de un año. Esta fué la ofrenda de Ahiezer, hijo de Ammisaddai.

Séptima lectura - Números 7: 72–89

En la séptima lectura (עליה, aliyah), los jefes de las tribus restantes compraron sus ofrendas de dedicación para el altar. Cuando Moisés entraba a la Tienda de Reunión para hablar con Dios, Moisés escuchaba la Voz que se dirigía a él desde arriba de la tapa que estaba en la parte superior del Arca entre los dos querubines, y así Dios le hablaba.


LECTURA

72 El undécimo día, el príncipe de los hijos de Aser, Pagiel hijo de Ocrán:

73 Y su ofrenda, un plato de plata de ciento y treinta siclos de peso, un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario; ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para presente;

74 Una cuchara de oro de diez siclos, llena de perfume;
75 Un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;
76 Un macho cabrío para expiación;

77 Y para sacrificio de paces, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos de cabrío, cinco corderos de un año. Esta fué la ofrenda de Pagiel, hijo de Ocrán.

78 El duodécimo día, el príncipe de los hijos de Nephtalí, Ahira hijo de Enán:

79 Y su ofrenda, un plato de plata de ciento y treinta siclos de peso, un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario; ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para presente;

80 Una cuchara de oro de diez siclos, llena de perfume;
81 Un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;
82 Un macho cabrío para expiación;

83 Y para sacrificio de paces, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos de cabrío, cinco corderos de un año. Esta fué la ofrenda de Ahira, hijo de Enán.

84 Esta fué la dedicación del altar, el día que fué ungido, por los príncipes de Israel: doce platos de plata, doce jarros de plata, doce cucharas de oro.

85 Cada plato de ciento y treinta siclos, cada jarro de setenta: toda la plata de los vasos, dos mil y cuatrocientos siclos, al siclo del santuario.

86 Las doce cucharas de oro llenas de perfume, de diez siclos cada cuchara, al siclo del santuario: todo el oro de las cucharas, ciento y veinte siclos.

87 Todos los bueyes para holocausto, doce becerros; doce los carneros, doce los corderos de un año, con su presente: y doce los machos de cabrío, para expiación.

88 Y todos los bueyes del sacrificio de las paces veinte y cuatro novillos, sesenta los carneros, sesenta los machos de cabrío, sesenta los corderos de un año. Esta fué la dedicación del altar, después que fué ungido.  89 Y cuando entraba Moisés en el tabernáculo del testimonio, para hablar con El, oía la Voz que le hablaba de encima de la cubierta que estaba sobre el arca del testimonio, de entre los dos querubines: y hablaba con él.



MAFTIR DE NASO

88 Y todos los bueyes del sacrificio de las paces veinte y cuatro novillos, sesenta los carneros, sesenta los machos de cabrío, sesenta los corderos de un año. Esta fué la dedicación del altar, después que fué ungido. 89 Y cuando entraba Moisés en el tabernáculo del testimonio, para hablar con El, oía la Voz que le hablaba de encima de la cubierta que estaba sobre el arca del testimonio, de entre los dos querubines: y hablaba con él.


BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA HAFTARÁ



La Haftará para la Parashá De Nasó está en Jueces 13 : 2 - 25 .


JUECES 13: 2 - 25


2 Y había un hombre de Sora, de la tribu de Dan, el cual se llamaba Manoa; y su mujer era estéril, que nunca había parido. 3 A esta mujer apareció el ángel del Eterno, y le dijo: He aquí que tú eres estéril, y no has parido: Sin embargo, ahora concebirás y parirás un hijo. 4 Ahora, pues, mira que ya no bebas vino, ni sidra, ni comas cosa inmunda. 5 Porque tú quedarás embarazada, y parirás un hijo: y no subirá navaja sobre su cabeza, porque aquel niño será un Nazir (Nazareo) á Dios desde el vientre, y él comenzará á salvar á Israel de mano de los Filisteos. 6 Y la mujer vino y se lo contó á su marido, diciendo: Un varón de Dios vino á mí, cuyo aspecto era como el aspecto de un ángel de Dios, terrible en gran manera; y no le pregunté de dónde era, ni tampoco le pregunté quién era, pues no lo sé, porque tampoco él me dijo su nombre.

7 Y éste me dijo así: He aquí que tú concebirás, y parirás un hijo: por tanto, ya no bebas vino, ni sidra, ni comas cosa inmunda (Comida que no es Casher); porque este niño desde el vientre será un Nazir (Nazareo) para Dios hasta el día de su muerte. 8 Entonces oró Manoaj al Eterno, y le dijo: Ah, Señor mío, yo te ruego que aquel varón de Dios que enviaste, vuelva ahora, qué venga a nosotros, y qué nos enseñe lo que hayamos de hacer con el niño que ha de nacer. 9 Y Dios oyó la voz de Manoaj: y el ángel de Dios volvió otra vez á la mujer, estando ella en el campo; mientras que su marido Manoaj no estaba con ella. 10 Y la mujer corrió prontamente, y se lo informó á su marido, diciéndole: Mira que se me ha aparecido aquel varón que vino á mí el otro día.

11 Y Se levantó Manoaj, y siguió á su mujer; y así que llegó al varón, le díjo: ¿Eres tú aquel varón que le hablaste á la mujer? Y él dijo: Yo soy.  12 Entonces Manoaj dijo: ¡Qué se cúmpla pues tu palabra! ¿Qué orden se tendrá con el niño, y qué se ha de hacer con él?

13 Y el ángel del Eterno le respondió á Manoaj: Todas las cosas que yo le dije a la mujer se guardará:   14 No se comerá cosa que proceda de vid que da vino; no se beberá vino ni sidra (embriagantes), y no se comerá nada tamé (lo que no es Casher): se ha de guardar todo lo que le mandé. 15 Entonces Manoaj le dijo al ángel del Eterno: Te ruégo permitas que te detengamos, y aderezaremos un cabrito que poner delante de ti. 16 Y el ángel del Eterno le respondió á Manoaj: Aunque me detengas no comeré de tu pan: sin embargo, si quisieres hacer un Korbán Olá (holocausto), ofrécelo al Eterno. Manoaj no sabía que ese hombre se trataba de un ángel del Eterno. 17 Entonces le dijo Manoaj al ángel del Eterno: ¿Cómo es tu nombre, para que cuando se cumpliere tu palabra te honremos?

18 Y el ángel del Eterno le respondió: ¿Por qué preguntas por mi nombre, el cual es Feli (es Maravilla)? 19 Y Manoaj tomó un cabrito de las cabras y una ofrenda Minjá (una comida de harina y aceite), y se lo ofreció sobre una peña al Eterno: y el ángel les hizo Felicidades (hizo Maravillas) á vista de Manoaj y de su mujer. 20 Y aconteció que como la llama subía del altar hacia el cielo, el ángel del Eterno subió en la llama del altar á vista de Manoaj y de su mujer, los cuales se postraron en tierra sobre sus rostros.

21 Y el ángel del Eterno no volvió á aparecérseles á Manoaj ni á su mujer. Entonces se dió cuenta Manoaj que se trataba del ángel del Eterno. 22 Y le dijo Manoaj á su mujer: Ciertamente moriremos, porque á Elohím hemos visto. 23 Y su mujer le respondió: Si el Eterno nos quisiera matar, no hubiera tomado de nuestras manos el Korbán Olá (el holocausto) y la ofrenda Minjá (la comida de harina con aceite), ni tampoco nos hubiera mostrado todas estas cosas (Felicidades), ni en tal tiempo nos habría anunciado esto. 24 Y la mujer parió un hijo, y le llamó por nombre Shimshón (Samsón). Y el niño creció, y el Eterno lo bendijo. 25 Y el espíritu del Eterno comenzó á manifestarse en él en los campamentos de Dan, entre Sora y Esthaol.



Preparadas en las Instituciones de Ohr Somayaj en Jerusalem, Israel.


Todas las referencias son a los versos y al comentario de Rashi, a menos que se indique lo contrario.


Q&A PARASHAT NASO
1. ¿Cuál es el significado del número 8.580 en esta semana Parsha?  Números 4: 47-48 - Es el número de leviim entre las edades de treinta y cincuenta.


2. Además de transportar el Mishkan, ¿a qué otro servicio realizado por los leviim se hace referencia en esta parashá? Números 4:47 - Cantando y tocando címbalos y arpas para acompañar los sacrificios.


3. ¿En qué día Moshé enseñó la orden de enviar a los que son temeim (ritualmente impuros) fuera del campamento? Números 5: 2 - El día en que se erigió el Mishkan.


4. Nombra los tres campamentos en el desierto. Números 5: 2 - El campamento de la Shejiná estaba en el centro, rodeado por el campamento de Leví que estaba rodeado por el campamento de Yisrael.


5. ¿Quién fue enviado de cada uno de los campamentos? Números 5: 2 - Se envió un metzora de los tres campamentos. Se permitió un zav en el campo de Yisrael, pero fue excluido de los dos campos internos. Una persona que era tamei por contacto con los muertos tuvo que abandonar solo el campamento de la Shejiná.

6. Una persona se robó a otra persona y juró que era inocente. Si luego confiesa su culpa, ¿cuáles son sus obligaciones? Números 5: 6-8 - Paga el principio más un quinto a la víctima, y ​​trae un korban asham.

7. ¿Quién determina qué kohen recibe los dones que se deben dar a los kohanim? Números 5:10 - El dador


8. ¿Qué promete la Torá a una persona que da Matnot Kehuna? Números 5:10 - Gran riqueza.

9. ¿Por qué los versículos sobre matnot kehuna son seguidos por los versículos sobre el sotah? Números 5:12 - Para enseñar que alguien que retiene los obsequios debido a los kohanim es merecedor de eventualmente llevar a su esposa a los kohanim para ser juzgada como sotah.


10. ¿Por qué el sotah recibe agua de la cuenca santa? Números 5:17 - La cuenca santa fue hecha de los espejos de las mujeres justas que salieron de Egipto; el sotah se extravió del ejemplo establecido por estas mujeres.


11. ¿Qué le hace el kohen al cabello de una sotah? Números 5:18 - Él lo descubre.


12. Cuando una sotah que es culpable de adulterio bebe el agua, muere de una manera muy específica. ¿Qué le sucede al adúltero? Números 5:22 - Muere una muerte similar.


13. Antes de que se borre el nombre de Di-s, el sotah tiene la opción de admitir culpa o de beber el agua. ¿Ella tiene una tercera opción? Números 5:27 - Sí, ella puede rechazar ambas cosas: puede negarse a admitir culpa y también rehusarse a beber el agua. (Después de que se borre el nombre de Di-s, ella pierde esta opción).


14. ¿Qué son chartzanim? ¿Qué son zagim? Números 6: 4 - Chartzanim son semillas. Zagim son cáscaras.
15. ¿Qué pecado comete un Nazir contra sí mismo? Números 6:11 - Él se abstiene de disfrutar del vino.
16. ¿Dónde se colocó el cabello cortado de un Nazir? Números 6:18 - Se colocó en el fuego debajo de la olla en la que se cocinaba la ofrenda de nalam shelamim.


17. Un kohen debe bendecir a la gente "con el corazón lleno". ¿Qué palabra en la Parashá transmite esta idea de "un corazón lleno"? Números 6:23 - "Amor"


18. ¿Cuál es el significado de la bendición "Que Dios te bendiga y te proteja?" Números 6:24 - "Que Dios te bendiga" de que tu propiedad pueda aumentar, "y protegerte" del robo.


19. ¿Cuál es el significado de la bendición "Que D'os levante Su semblante sobre ti?" Números 6:26 - "Que él reprima su ira".


20. La tribu de Yissachar fue la segunda tribu en ofrecer sus regalos. ¿Por qué merecen este puesto? Números 7:18 - La Tribu de Yissachar estaba bien versada en Torá. Ellos también propusieron la idea de que los nesiim deberían ofrecer regalos.







H’ Ehad



___________

         ה' אחד

Share:

No comments:

Post a Comment