BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

JAYEI SARA - LA PORCIÓN SEMANAL DE LOS NEVIIM

LA HAFTARAT DE JAYEI SARA


JEFTA RETURNS.jpg

La Haftará para la Parashá es: Para los Judios Ashkenazi, Sefardí, y las otras comunidades 1 Reyes 1:1-31;  Isaías 51:2-22; Para Los Judios Yemenitas: 1Reyes 1:1-36,46; Para Los Judios Italianos: 1 Reyes 1:1-34.


BENDICIÓN PARA ANTES DE LA HAFTARÁ

Antes de leer la Haftará también, el lector o el estudiante debe de decir esta bendición:


¡Barúj Atáh Adonai Eloheinu Meléj HaOlám Asher Bájar Bin-vi-ím Tovím Ve-Ratzá Ve-Divreijem Ha-ne-Emarim Ve-Emét!


¡Barúj Atáh Adonai Ha-Bojer Ba-Torá Uv-Moshé Avdó Uv-Yisra’el Amó U-ninviei Ha-Emét Va-Tsedék!


¡Bendito Eres Tú Adonai, Elohim Nuestro, Rey del Universo, que escogiste Buenos Profetas y te complaciste con sus palabras que fueron pronunciadas con Verdad! ¡Bendito Eres Tú Adonai, que escogiste la Torá y a Moshé tu Siervo, y a Israel Tu Pueblo, y a Los Profetas de Verdad y Justicia!


1 DE REYES 1:1-36; 46

1 Como el rey David era viejo, y entrado en días, le cubrían de vestidos, mas no se calentaba. 2 Le Dijeron por tanto sus siervos: Busquen á mi señor el rey una moza virgen, para que esté delante del rey, y lo abrigue, y duerma á su lado, y calentará á mi señor el rey. 3 Y buscaron una moza hermosa por todo el término de Israel, y hallaron á Abisag Sunamita, y la trajeron al rey. 4 Y la moza era hermosa, la cual calentaba al rey, y le servía: mas el rey nunca la conoció. 5 Entonces Adonía hijo de Haggith se levantó, diciendo: Yo reinaré. Y se hizo de carros y gente de á caballo, y cincuenta hombres que corriesen delante de él. 6 Y su padre nunca lo entristeció en todos sus días con decirle: ¿Por qué haces así? Y también éste era de hermoso parecer; y lo había engendrado después de Avshalom.

7  Y tenía tratos con Joab hijo de Sarvia, y con Abiatar sacerdote, los cuales ayudaban á Adonía. 8 Mas Sadoc sacerdote, y Benaía hijo de Joiada, y Nathán el profeta, y Semei, y Reihi, y todos los grandes de David, no seguían á Adonía. 9  Y matando Adonía ovejas y vacas y animales engordados junto á la peña de Zohelet, que está cerca de la fuente de Rogel, convidó á todos sus hermanos los hijos del rey, y á todos los varones de Judá, siervos del rey: 10 Mas no convidó á Nathán el profeta, ni á Benaía, ni á los grandes, ni á Salomón su hermano.

11 Y habló Nathán á Bath-sheba madre de Salomón, diciendo: ¿No has oído que reina Adonía hijo de Haggit, sin saberlo David nuestro señor? 12  Ven pues ahora, y toma mi consejo, para que guardes tu vida, y la vida de tu hijo Salomón.

13 Ve, y entra al rey David, y dile: Rey señor mío, ¿no has tú jurado á tu sierva, diciendo: Salomón tu hijo reinará después de mí, y él se sentará en mi trono? ¿por qué pues reina Adonía? 14 Y estando tú aún hablando con el rey, yo entraré tras ti, y acabaré tus razones. 15 Entonces Bath-sheba entró al rey á la cámara: y el rey era muy viejo; y Abishag la Sunamita servía al rey. 16 Y Bath-sheba se inclinó, é hizo reverencia al rey. Y el rey dijo: ¿Qué tienes? 17  Y ella le respondió: Señor mío, tú juraste á tu sierva por el Eterno, tu Dios, diciendo: Salomón tu hijo reinará después de mí, y él se sentará en mi trono; 


18 Y he aquí ahora Adonía reina: y tú, mi señor rey, ahora no lo supiste. 19 Ha matado bueyes, y animales engordados, y muchas ovejas, y ha convidado á todos los hijos del rey, y á Abiatar el sacerdote, y á Joab general del ejército; mas á Salomón tu siervo no ha convidado. 20 Entre tanto, rey señor mío, los ojos de todo Israel están sobre ti, para que les declares quién se ha de sentar en el trono de mi señor el rey después de él.

21 De otra suerte acontecerá, cuando mi señor el rey durmiere con sus padres, que yo y mi hijo Salomón seremos tenidos por culpables. 22 Y estando aún hablando ella con el rey, he aquí Nathán el profeta, que vino. 23 Y dieron aviso al rey, diciendo: He aquí Nathán profeta: el cual como entró al rey, se postró delante del rey inclinando su rostro á tierra. 24  Y dijo Nathán: Rey señor mío, ¿has tú dicho: Adonía reinará después de mí, y él se sentará en mi trono? 


25 Porque hoy ha descendido, y ha matado bueyes, y animales engordados, y muchas ovejas, y ha convidado á todos los hijos del rey, y á los capitanes del ejército, y también á Abiatar el Kohen (sacerdote); y he aquí, están comiendo y bebiendo delante de él, y han dicho: ¡Viva el rey Adonía! 26 Mas ni á mí tu siervo, ni á Sadoc Ha’Kohen, el sacerdote, ni á Benaía hijo de Joiada, ni á Salomón tu siervo, ha convidado.

27 ¿Es este negocio ordenado por mi señor el rey, sin haber declarado á tu siervo quién se había de sentar en el trono de mi señor el rey después de él? 28 Entonces el rey David respondió, y dijo: Llamenme á Bath-sheba. Y ella entró á la presencia del rey, y se puso delante del rey.

29 Y el rey juró, diciendo: Vive el Eterno, que ha redimido mi alma de toda angustia, 30 Que como yo te he jurado por el Eterno, Dios de Israel, diciendo: Tu hijo Salomón reinará después de mí, y él se sentará en mi trono en lugar mío; que así lo haré hoy. 31 Entonces Bath-sheba se inclinó al rey, su rostro á tierra, y haciendo reverencia al rey, dijo: Viva mi señor el rey David para siempre. 32 Y el rey David dijo: Llámenme á Sadoc Ha’Kohen, el sacerdote, y á Nathán Ha’Naví, el profeta, y á Benaía Ben Yehoyada, hijo de Joiada. Y ellos entraron á la presencia del rey.

33 Y el rey les dijo: Tomen con ustedes los siervos de su señor, y hagan subir á Salomón mi hijo en mi mula, y llévenlo á Gihón: 34 Y allí lo ungirán Sadoc Ha’Kohen, el sacerdote y Nathán Ha’Naví, el profeta por rey sobre Israel; y tocarán trompeta, diciendo: ¡Viva el rey Salomón! 35 irán ustedes detrás de él, y vendrá y se sentará en mi trono, y él reinará por mí; porque á él he ordenado para que sea príncipe sobre Israel y sobre Judá.

36 Entonces Benaía hijo de Joiada respondió al rey, y dijo: Amén. Así lo diga el Eterno, Dios de mi señor el rey.


46 Y fue así que también Salomón se ha sentado en el trono del reino. 


Share:

No comments:

Post a Comment