BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

LO QUE ESTORBA LA VIGILANCIA - EL SENDERO DE LOS JUSTOS - CAP 5

EL SENDERO DE LOS JUSTOS

Por Rabino Moshe Jaim Luzzato [RAMJAL] Zt”L 

-


CAPÍTULO 5

FACTORES QUE IMPIDEN LA VIGILANCIA Y COMO ALEJARSE DE ELLOS CON LA PRUDENCIA


LOS FACTORES que le quitan valor al rasgo de la vigilancia son tres: (1) el primero es la ocupación y la participación a la vida mundana; (2) el segundo, la risa y la levedad, (3) y el tercero, el mal compañerismo. Discutiremos cada uno de estos individualmente.


1) El Primer Disuasorio - Hablemos de la ocupación y la participación en la vida mundana. Cuando una persona se entrega a su oficio, y está involucrada en los asuntos mundanos, sus pensamientos están limitados por las cadenas de la carga que pesa sobre ella y le es imposible que se preocupe por sus acciones. Nuestros  sabios, de bendita memoria, dijeron así estando  consciente de este problema (Avot 4.10), "¡Minimice tus ocupaciones y ocúpate con la Torá! ". 

LA TORÁ ES EL ANTÍDOTO CONTRA LA INCLINACIÓN AL MAL

Una persona debe ocuparse sólo hasta cierto punto por su supervivencia, pero no hasta el punto de que sus quehaceres labores interfieran con su “Servicio Divino”. Es respecto a esto que se nos ordenó reservar tiempos para el estudio de la Torá. Como ya lo mencionamos es tal estudio que es el requisito primordial para la Vigilancia; como lo dijo el Rav Pinjas, "La Torá nos lleva a la Vigilancia ..". Sin ella, la Vigilancia no se alcanzaría. Como nuestros Sabios de Bendita memoria han declarado en Avot 2.6: "Un ignoramus (un ignorante) no puede ser un Jasíd". Esto es verdad porque el mismo Creador, Bendito sea Su nombre, quien invirtió en el hombre “la inclinación al mal”, El también creó La Torá como antídoto contra ella (Kidushin 30b). 


Ahora bien, es evidente que si el Creador creó la Torá para esta aflicción, entonces es obvio que sólo este remedio cura el mal, así que es imposible que alguien se cure bajo cualquier otra circunstancia. No hay otro remedio posible. La persona que piensa salvarse a sí mismo sin el uso de la Torá, se equivoca, pues es un hecho que no lo logrará. Será un error enorme si sólo reconoce eso al final de su vida en la tierra, cuando ya haya muerto en su pecado. 


La verdad es que “la inclinación al mal” ejerce gran fuerza contra la persona y si ella no toma conciencia de eso, el mal crece y se fortalece, y luego viene para dominarla. Alguien puede recurrir a todos los dispositivos imaginables, si no adopta el remedio que fue creado para él, a saber, la Torá, como ya dicho, él no reconocerá ni tampoco sentirá cuando la enfermedad se intensifique hasta que muera en su pecado y su alma se pierda.


(1) ¿Cuál es la diferencia entre “la Inclinación al Mal”, “La Inclinación al bien” y “el Espíritu Santo”? Los que ejercen su espiritualidad fuera del mundo Judío tienden a confundir entre estos tres. Primero porque carecen de conocimiento sobre las enseñanzas que Dios le transmitió al pueblo de Israel de manera Oral aparte de lo escrito. “La Inclinación al Mal”, y “La Inclinación al bien” son dos instintos que ejercen sobre y aconsejan al ser humano a hacer el bien o el mal. Sin embargo, “el Espíritu Santo” es algo que Dios le da al hombre que está muy cerca de Él, un verdadero Jasid, que ha alcanzado un alto nivel en su servicio divino, y el estudio de la Torá; alguien que busca a hacer la voluntad de Dios por medio de la Torá, por medio de las instrucciones que Dios nos dio, sin quitarle ni añadirle nada a la Torá. El que tiene el nivel del Espíritu Santo, es alguien que ama a Dios, ama a su prójimo a toda la creación, y ama la Santa Torá. Es alguien que está atado a su Creador y a la Santa Torá; por eso Dios lo corona con el Espíritu Santo. El espíritu no es un Dios, ni es una división de Dios. Todos los hombres tienen un espíritu, pero según el nivel espiritual de alguien se determina en el cielo si su espíritu tendrá el nivel del Espíritu Santo o no.

EL QUE NO LE HACE CASO AL DIAGNÓSTICO DEL CREADOR ES UN NECIO

¿A qué se parece esto? Al caso de un enfermo, quien, consultando a los médicos y teniendo su enfermedad correctamente diagnosticada y la medicina específica prescrita; sin embargo, sin que el paciente posee el conocimiento de la medicina que lo va a sanar, éste abandona la prescripción para tomar en cambio cualquier medicina que le parece bien a él. ¿Habrá acaso alguna duda de que éste morirá sin el remedio para su mal específico ?


Lo mismo es cierto en nuestro caso. Nadie entiende mejor que el Creador lo que es la enfermedad llamada “la inclinación al mal” y la potencialidades inherentes dentro de ese mal. Y fue Él mismo quien nos advirtió que el único antídoto para ese mal es la Torá. ¿Quién entonces podría abandonarlo y tomar cualquier otra cosa y esperar sobrevivir? La oscuridad de la terrenalidad avanzará sobre él, poco a poco sin que se de cuenta hasta que se encuentre sumergido en el mal y tan alejado de la verdad que ni siquiera se le ocurrirá que lo busque. 


Sin embargo, si él se ocupa con el estudio de la Torá, entonces, cuando vea cuales son sus caminos, los mandamientos y sus advertencias, se despertarán dentro de él las respuestas que lo llevarán a los caminos del bien. Como han dicho nuestros sabios de bendita memoria en Yerushalmi - Jaguigá 1: 7, "Ojalá me dejaran a mí, pero conservaran mi Torá, porque con el resplandor que contiene, la Torá me los devolvería al buen camino."

HAY QUE APARTAR TIEMPO PARA LA SUPERACIÓN PERSONAL Y  PARA EL SERVICIO DIVINO

También se incluye en esta categoría el hecho de que hay que apartar tiempo para considerar sus acciones, con el ojo enfocado hacia la corrección, como escribí anteriormente. Además de eso, el que es sabio no va a permitir que se le pierda nada de tiempo, cada minuto que le queda después de ocuparse a sus asuntos, él lo aprovechará de inmediato, y no los dejará escapar, sino que los va a emplear en la superación personal y el mejoramiento de su Servicio Divino.


El elemento disuasivo que impide la vigilancia, el cual hemos estado discutiendo, aunque sea el más común que los otros, es también más fácil de escapar de el, para quienes buscan escapar de ese impedimento. 

LA RISA Y LA LEVEDAD, ES ALGO MUCHO MÁS SEVERO

2) El segundo elemento disuasivo (Impedimento), La risa y la levedad, es algo mucho más severo. El que está inmerso en este impedimento es como una persona inmersa en un gran océano, del cual es extremadamente difícil escapar. Porque la risa afecta el corazón de una persona de tal manera que ya el sentido y la razón ya no prevalece en él, de modo que se vuelve como un borracho o un simplón, porque la gente así como esa ya no pueden aceptar que nadie las guíe, es imposible aconsejar o dirigirla. 


Como el rey Salomón, que la paz esté con él, dijo en Eclesiastés 2: 2, "Acerca de la risa he dicho:` Es tonto 'y sobre la felicidad, `¿Qué hace?" 'Y nuestros Sabios de memoria bendita han dicho en Avot 3.13), "La risa y la levedad llevan al hombre hacia las relaciones ilícitas". 


Porque aunque cualquier persona con buen razonamiento inmediatamente reconoce la gravedad de este tipo de pecado y su corazón se llena de temor a causa de la intensidad de la impresión que ejerce la verdad grabada en su mente, acerca de la terrible naturaleza de esta ofensa y la severidad de su castigo; Sin embargo, la risa y la levedad lo arrastran poco a poco y lo llevan cada vez más lejos hasta llegar al lugar donde ya el temor lo deja gradualmente, para alcanzar el mismo pecado y finalmente lo comete. ¿Por qué será eso?

LAS RISAS Y LAS BURLAS ALEJAN EL CORAZÓN DE LO DIVINO 


Así como la esencia misma de la Vigilancia implica aplicar el corazón de uno a las cosas, así también la esencia misma de la risa y la levedad es el alejamiento del corazón de un pensamiento justo y atento, de modo que los pensamientos de temor a Dios ya no entran en su corazón para nada. Considera la gran severidad y el poder destructivo de la levedad. Como un escudo untado con aceite, que desvía las flechas y hace que caigan al suelo, no permitiéndoles alcanzar el cuerpo del portador, así es la levedad ante la reprensión y la reprimenda. 


Porque con tan sólo un poco de ligereza y con un poco de risa es que una persona, lamentablemente llega a arrojar de sí misma la gran mayoría de los despertares y las impresiones que el corazón de alguien haya estimulado para motivarlo a un examen de sus obras malas, al ver u oír las cosas que deberían alertarlo. Pero, la fuerza de la levedad lo arroja todo por tierra para que ninguna impresión tenga exito en él. Esto no es a causa de la debilidad de las fuerzas que juegan sobre él, ni a ninguna falta de comprensión de parte suya, sino al poder de la levedad, que destruye todas las facetas de la evaluación moral y el temor a Dios. 


Tocando este punto el profeta Isaías "gritó como una grulla", porque vio que era esto lo que no dejaba lugar para sus exhortaciones. para impresionar y que destruyó toda esperanza para los pecadores. Como se dice en Isaías 28:22, "Y ahora no te comprometas con la levedad para que no se fortalezcan sus vínculos". Y nuestros sabios dijeron en Avodá Zará 18b que el que es dado a la levedad trae sufrimiento sobre sí mismo.

EL QUE SE DEJA INFLUENCIAR POR EL ESTUDIO Y LAS EXHORTACIONES NO SERÁ CASTIGADO POR SU PECADO 


Las Escrituras misma explican explícitamente en Proverbios 19:29, "Los juicios son apropiados para la levedad". En efecto, esto es dictado por la razón; Para quien está influenciado por el pensamiento y los estudios, el no requiere castigo corporal, porque dejará de pecar sin eso, en virtud de los pensamientos de arrepentimiento que surgirán en su corazón a través de lo que leerá o escuchará acerca de los juicios morales y las exhortaciones. Pero los que se entregan a la levedad, que debido a la fuerza de su levedad no están influenciados por las exhortaciones no pueden ser corregidas excepto a través de juicios punitivos. Por su ligereza no serán tan eficaz para protegerse de estos como lo es para evitar apelaciones éticas. 


De acuerdo con el La severidad del pecado y sus consecuencias es el Juez Verdadero severo en Su castigo. Como nuestros sabios de bendita memoria nos enseñan en Avodá Zará 18b, "El castigo por la levedad es extremadamente grave; comienza con el sufrimiento y termina con la destrucción, como se dice en Isaías 28:22, “Ahora, pues, no se burlen, para que no se aprieten más sus ataduras; porque la destrucción ya fue determinada sobre toda la tierra he oído del Eterno, el Señor de los ejércitos. "

¿DIME CON QUIÉNES ANDAS Y TE DIRÉ QUIÉN ERES?


3) El tercer elemento disuasivo (Impedimento) de la vigilancia o prudencia es la compañía malvada, es decir, la compañía de los necios y de los pecadores, como dice la Escritura en Proverbios 13:20, "Y el amigo de los necios será quebrantado". 


Muy a menudo vemos que incluso después de que la persona aprende la verdad y su responsabilidad por el servicio divino y lo pudo haber logrado por medio de la vigilancia, se debilita o comete ciertas transgresiones por causa de sus amigos y sus risas burlonas, por estar mezclandose libremente con ellos. Esta es la intención de Salomón en Proverbios 24:21, "Teme al Eterno, hijo mío, y al rey; No te entremetas con los veleidosos; Porque su quebrantamiento vendrá de repente; Y el quebrantamiento de ambos, ¿quién lo comprende?


Y si te dicen que en Ketubot 17a dice así: "La mente del ser humano siempre debe de estar asociada con sus semejantes", Tú les dirás: "Esto se refiere a las personas que se comportan como seres humanos y no a las personas que se conducen como animales ". Salomón advierte nuevamente en Proverbios 14: 7 : " Aléjate del tonto ". Y el rey David dijo al respecto en Salmos 1: 1 : "Feliz es el hombre que no anduvo  …


Y sobre eso comentan nuestros Sabios de memoria bendita en Avodá Zará 18b, "Si él que no anda eventualmente se levantará, y si se puso de pie, eventualmente se sentará ". Y otra vez (Salmos 26: 4)," No me senté con hombres falsos ... Despreciaba a la sociedad de los impíos …


"Lo que una persona debe hacer, entonces, para purificarse y limpiarse es mantener sus pies alejados de los caminos de la multitud inmersa en la insensatez de la época, y mantener sus pies en los recintos de Dios y en el lugar de su morada. Como El mismo David concluye en Ibid. 6: "Me lavaré las manos y las mantendré en la limpieza, y rodearé Tu altar, oh Dios. "


Si hay entre tus compañeros gentes que ridiculizan lo sagrado, tú no debes tomarlo en serio. Al contrario, tú debes de ridiculizarlos y avergonzarlos a ellos. Déjalo considerar eso, si tuvieran la oportunidad de adquirir una gran cantidad de dinero, no habrían emprendido lo que tal adquisición implica para evitar el ridículo de sus compañeros. Cuánto más adverso debería ser el perder su alma por ahorrarse el ridículo. En conexión a esto nuestros Sabios de memoria bendita nos exhortaron en Avot 5.23, "Sé feroz como un leopardo para hacer la voluntad de tu Padre en el cielo. "Y David dijo en Salmos 119: 46," Y hablaré de tu Testimonios ante los reyes y no tendré vergüenza ". 

¿TE INTIMIDA LA PRESENCIA DE TUS AMIGOS PARA HABLAR DE DIOS?

La mayoría de los reyes de la época del Rey David se ocupaban de su propia vanagloria y sus conversaciones eran sobre esquemas y placeres grandiosos; por lo tanto, tendemos a esperar que David, él mismo siendo un rey, se avergonzaría estando en la presencia de ellos, para no hablarles de cuestiones éticas y de la Torá en lugar de discutir grandes hazañas y de los placeres de los hombres como ellos: a pesar de todo esto, David no estaba en absoluto perturbado, y su corazón no fue seducido por estas vanidades, porque él ya había alcanzado la verdad. El afirma explícitamente en Salmos 119: 46, "Y hablaré de tus testimonios ante los reyes y no seré avergonzado ". Isaías, igualmente, dijo (Isaías 50: 7):" Por lo tanto, puse mi rostro como un pedernal y supe que no me avergonzaría ". 


CAPÍTULO VI - ACERCA DEL RASGO DEL CELO


CAPÍTULO ANTERIOR 




Share:

No comments:

Post a Comment