BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

Pirkei Ha'Majshavá - La Voluntad de Servirle al Eterno


EL ALMA JUDÍA ES UN HAZ DE LUZ DE HASHEM

PRIMER PORTICO

Por El Rav Yaakov Adés

Capítulo 1 de Sod Ha'Yehudí: La poderosa voluntad del judío para servirle al Eterno


Primera parte

Hay en el corazón de cada judío un profundo deseo de acercarse al Eterno. Algunas personas se dan cuenta de esto con regularidad; otros solamente de vez en cuando, pero todos los Judíos tienen dentro sí, esta misma voluntad.


2. En el Midrash Raba, al final de la parashá "Toldot", nuestros Sabios relatan que cuando el Templo fue destruido, los no judíos pidieron que el primero que entrara en el lugar santo para saquear el templo fuera un judío [seguramente fue con la intención de degradar aún más al pueblo judío]. Después de respaldar esta responsabilidad, un hombre llamado Yosef Mejita entró así en el templo y salió, llevándose la Menorá con él. Los Goyim luego le pidieron que volviera a entrar para robar otros tesoros. Pero esta vez el hombre se negó y dijo: "Ya yo he enojado una vez a mi Creador , ¿para qué lo haría de nuevo? ”.

Los no-Judíos intentaron sobornarlo ofreciéndole mucho dinero, un puesto importante, etc. luego amenazaron con torturar, y finalmente matarlo. Pero Yosef Mejita insistió. Los Goyim lo ejecutaron después de haberlo sometido a un sufrimiento terrible cortándolo con una sierra de cortar madera. Mientras devolvía el alma, Yosef Mejita estaba gritando, pero no por el dolor que le estaban causando estos endemoniados Goyim. Esto es lo que el gritaba: ¡Ay de mí, que he enfurecido a mi Creador! Una verdadera desgracia para mí que he enfurecido a mi Creador! "

3. Ahora surge la pregunta de dónde sacó este hombre esa fuerza para actuar con tal cambio de actitud. Unos minutos antes, estuvo listo para entrar al Templo para apoderarse de sus tesoros, tanto como en este momento, el pueblo de Israel estaba viviendo el peor momento de su historia, el Templo había sido destruido, la gente moría o estaba siendo prisionera, sí herido o muriendo de hambre, ¿cómo pudo este hombre tener el coraje para entrar al lugar más sagrado del pueblo judío

 y comportarse como un simple ladrón?: Ahora, aquí no solo cambió de opinión, sino que incluso se elevó a los niveles más altos que existen, sacrificando su vida para lograr la santificación el Nombre del Eterno (el Kidush HaShem).


Lo Impresionante: no se queja de su horrible sufrimiento, sino del hecho de haber enojado a su Creador. Responderemos a esta pregunta cuando entendamos que el judío, sea ​​lo que sea, está habitado por un alma santa cuyo único deseo es cumplir la voluntad del Eterno Dios con todas las fuerzas. Pero debido a que esta alma está formada por una gran cantidad de cáscaras, a veces sucede que algunas de estas cáscaras desean algo más y dirigen nuestras acciones, especialmente cuando ellas mismas son influenciadas por un entorno que no nos lleva de acuerdo con el Avodat HaShem (Servicio a Dios). Por lo tanto, aunque este hombre ha entrado en los terrenos del templo para cometer un robo, de repente da un vuelco. Porque su alma es fundamentalmente santa y su única voluntad es de servir a HaShem a cualquier precio.

5. Es responsabilidad de cada judío hacer esta parte santa.
quien dirige sus acciones y toda su conducta para seguir siempre los caminos de la Avodat HaShem.

6. Hay diferentes formas de trabajar en esta dirección, pero en su mayor parte, podemos resumirlos en dos facultades primordiales: la primera es estar conscientes de los extraordinarios beneficios que hay muy adentro de nosotros, así esa tremenda energía que nos permite llegar al máximo nivel, el más alto que se encuentra en la Avodat HaShem. Y la segundo, es de conocer la importancia de las consecuencias de nuestras acciones, nuestras palabras, nuestros motivos y nuestros pensamientos, y nuestra voluntad de hacer el bien.

7. El judío tiene que saber que si tuviera una conciencia clara de hasta donde estas dos facultades tienen el poder de ir, no hay duda de que este conocimiento solo le daría la fuerza para enfrentar en cualquier situación y para servir a su Creador con todas sus Fuerzas, día y noche. Incluso podemos asumir que el fracaso estaría ausente de su mundo. Sin embargo, aunque es imposible para nosotros saber exactamente hasta dónde llegan estas dos facultades,

Cuanto más consciente esté la persona de su potencial y de su valor, más lo habita la voluntad y el poder de servirle a su Creador. Hablaremos con más detalles, con la ayuda de Hashem, de estas dos facultades en los próximos capítulos.

Segunda parte
1. Explicamos en la parte anterior que todo judío, sin excepción, incluso la peor persona de todos, tiene un alma pura y santa en lo profundo de él, cuyo único deseo es de servirle a HaShem con todas sus fuerzas, y que las voluntades que lo animan son mejores que los que se expresan en las cubiertas más externas (las partes externas de su alma, Ed.).

2. Pero el tema es más profundo de lo que parece a primera vista.
De hecho, el alma judía es en realidad una luz espiritual que emana de HaShem mismo, como explicaremos en el segundo capítulo. Esta luz tiene la particularidad de ser absolutamente buena y encierra una santidad imposible de describir. Pero, aun así, si una persona se sentiría cercana a HaShem, aunque invirtiera con las dimensiones más altas en el vínculo que creó con él, eso permanecería sin comparación con la proximidad real que une el alma a su Creador y con la formidable santidad de que es el portador.

Ahora, el judío, quienquiera que sea, tiene ese tipo de alma. Y todos sus deseos, en el mejor de los casos, no provienen directamente de su alma, sino de Ha'Kadosh, Baruj Hu, quien le otorgó al alma dos guías: la inclinación al bien y al mal (el Yetser Ha Tov y el Yetser HaRa). Porque, por lo tanto, estaríamos equivocados al creer que el Yetser ha Tov y el Yetser HaRa constituyen dos partes inherentes al alma misma. En realidad, ambos son de fuera de él, mientras que el alma es mucho más santa que el Yetzer haRa, e incluso el Yetzer ha Tov.

3. Y si el Yetser haRa tiene la posibilidad de pervertir el alma es, como explica el Rav Jaim Vital en el nombre del Ari zal, porque cada judío tiene un Tesoro escondido en los mundos superiores para él, hay un tesoro espiritual escondido para él; (almacenado en las alturas celestiales) para él donde están todos sus éxitos futuros, los pertenecientes a este mundo, así como los pertenecientes al mundo venidero. Sin embargo, las fuerzas del mal están tratando de apoderarse de este tesoro. Y la forma en que intentan lograr esto es tratando de poner al hombre bajo control (tratando de tenerlo bajo su control).

ya sea haciéndole cometer errores, o impidiéndole a cumplir las Mitzvot. Porque de esta manera, el Yetser haRa obtiene la posibilidad de apoderarse de este tesoro, provocando un gran daño al alma desviando los beneficios que tenía que beneficiar en este mundo y en el venidero.

4. El Ari zal muestra que es por esta razón que las letras de la palabra Shefá (abundancia) y las de la palabra Peshá (culpa) son similares [Shin-Pé-Hé] para Shefá y [Pé-Shin-Hé] para Peshá, Ndt.]. La única diferencia siendo que su orden se invierte, y esto, porque el Yetser haRa tiene como único objetivo culpar al hombre para poder cambiar la dirección original de la abundancia que, en lugar de
derramarse sobre el hombre, se dirige hacia las fuerzas del mal.

5. Ciertamente, si el Yetser haRa se nos presenta y nos confiesa lo que quiere hacernos para aprovechar los beneficios que están reservados para nosotros, es cierto que nadie lo dejaría ganar. Es por eso que el Yetzer haRa debe mentir y hacernos creer que él quiere nuestro bien. Pero en verdad, su único objetivo es hacerse dueño de la bendición que aguarda al hombre, causándole terrible prejuicio en este mundo y en el venidero.

6. Por lo tanto, incluso cuando un hombre sigue a su Yetzer haRa, su alma permanece santa y pura mientras es prisionera de las fuerzas del mal, sirviendo así a su enemigo. Y le basta con darse cuenta de ello para encontrar, dentro de él, los medios para enfrentarse a él en un instante y reintegrar el camino del bien. Esto es lo que le pasó a Yosef Mejita. 

Es que el alma posee una santidad extraordinaria, aunque uno se encontre completamente en las manos del mal absoluto, siempre conserva la posibilidad de dar la vuelta atrás y alcanzar muy rápidamente los niveles más altos de reconciliación con HaShem; sigue siendo capaz de concentrar toda la fuerza a su disposición para estudiar Torá y lograr su Avodat Hashem. Esto es cierto para todos los judíos, incluso para los peores.

7. Podríamos expresar esta idea usando la siguiente metáfora: imagina que ha estallado una guerra entre dos países, el País A y el País B. "A" está a punto de ganar la guerra porque tiene a su disposición un ingeniero que ha inventado ultra -misiles sofisticados que se mejoran, semana tras semana, "B" no sabe cómo reaccionar. Sin embargo, una noche, mientras el ingeniero duerme en el cuartel militar donde se concentran los misiles, "B" entra por sorpresa y lo secuestra.

De vuelta a casa. "B" instala al ingeniero secuestrado en un edificio que se asemeja en todo lo posible al lugar donde trabajaba el ingeniero, y "B" le hace creer que todavía está del otro lado de la frontera. Y entonces el ingeniero no
sospecha algo y sigue construyendo misiles. Solo que ahora, en lugar de asesinar a los que cree que son sus enemigos, ¡hace la guerra contra sus compatriotas, contra sus propios hermanos! Sin embargo, solo bastaría con que este ingeniero se diera cuenta de lo que se le ocultaba para dejar de fabricar estos misiles de inmediato y hacer todo lo que esté a su alcance para volver a casa y ayudar a sus conciudadanos. Es exactamente lo mismo para los humanos: cuando una persona actúa mal, es, por así decirlo, un prisionero de su Yetzer haRa del que debe liberarse lo antes posible para volver a actuar en la dirección correcta.

8. Ciertamente, hemos explicado que el alma permanece pura y que las voluntades reprobables son siempre obra del Yetzer haRa que, en sí mismo, no pertenece al alma ya que, por el contrario, la detesta. Sin embargo, cuando el Yetzer haRa logra apoderarse del alma, es decir, culpar al hombre, ya sea haciéndolo cometer fechorías o impidiéndole realizar Mitzvot, el alma sufre terribles prejuicios que es imposible describir, por lo que espantosos son; pero, a pesar de esto, el alma permanece pura.

9. Hemos explicado que ni el Yetser baRa ni siquiera el Yetser ha Tov pertenecen propiamente al alma, ya que son externos a ella. En sí mismo, el alma está desprovista de todo mal; es incluso mucho más sagrado que el Yetzer ha Tov. Sin embargo, nuestros Sabios enseñan que el Yetzer haRa está presente en los humanos desde una edad temprana, mientras que el Yetzer ha Tov solo aparece a la edad de trece años, la edad en la que el hombre ingresa al mundo de las Mitzvot. ¿Y qué? Antes de los trece años, ¿sería un niño la encarnación del mal? ¿No nos muestra la experiencia, por el contrario, que cuanto más jóvenes son, más niños son de perfecta pureza? Especialmente porque en su comentario sobre el Zohar, el Gaon de Vilna escribe que durante los primeros trece años de su vida, el hombre tiene cualidades que están vinculadas a las Sefirot que son superiores a aquellas a las que están vinculadas cuando es mayor.

Responderemos a esta pregunta recordando que la parte más santa del hombre es su alma. Entonces, aunque en su edad más joven, el niño aún no tiene un Yetser ha Tov, sino solo un Yetzer haRa, está en posesión de un alma pura muy poderosa, mientras que su Yetser haRa es débil. Tanto es así que a esta edad el alma puede derrotarlo fácilmente, incluso sin la ayuda de Yetser ha Tov. Pero cuando crece y el Yetzer haRa se fortalece por una serie de razones, el alma sola ya no tiene la fuerza necesaria para apoyar la lucha contra el Yetzer haRa, por lo que le envían una ayuda del cielo: el Yetzer haTov.

No explicaremos en detalle aquí la naturaleza del alma, el significado de estos dos guías que son el Yetser ha Tov y el Yetser haRa, la influencia que tienen sobre el alma, ni el sentido del daño que puede sufrir cuando, Chas ve Shalom, ella se somete al Yetzer haRa.

11. De hecho, esto sería demasiado tedioso y ese no es el propósito de este trabajo. Por lo tanto, nos contentaremos con indicar los textos donde se responden estas preguntas: "Etz Jaim", Shaar 26, capítulo 1, páginas 14 y 15 "Nahar Shalom" de Rashash, en la introducción que el Rav dio al comentario sobre la bendición “ Malbish Arumim ”, página 22 / d y página 23 / a; en los comentarios del Gaón de Vilna sobre el Zohar, la parashá “Pekudé”, en la “Hechalot”, en la página 247 / a [cf. también lo que escribimos al respecto; y en los comentarios del Gaon de Vilna sobre “Safa desiniuta”, pág. 26 / b y c y pág. 29 / b y c.

PROXIMO CAPITULO: EL ETERNO, LA TORA Y LOS JUDIOS SON UNA Y MISMA REALIDAD
Share:

No comments:

Post a Comment