BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

LA LEY DEL YIJUD Y SU CONSECUENCIA

LA PROHIBICIÓN DEL YIJUD

אסור להיות ביחוד


PÓRTICO 1 / SHAAR I - ¿QUÉ ES EL YIJUD CON EL GÉNERO OPUESTO?

PREFACIO

La palabra Yijud significa reclusión, que en esta prohibición se refiere a estar a solas o en confinamiento con alguien del sexo opuesto sin la presencia de otras personas. Nuestros maestros (Rabeinu) y nuestros Sabios (Jajameinu) han demostrado con claros ejemplos que si pasamos tiempo con alguien del sexo opuesto sin la compañía de otras personas, podemos causar graves daños a nuestra vida presente y futura, afectando en gran medida nuestra espiritualidad. posición y servicio a Dios.

INTRODUCCIÓN

El Cumplir con las leyes de Yijud podría ser extremadamente difícil en esta sociedad, pero el hacerlo nos evita serios problemas con consecuencias a veces irremediables, que afectarían a nuestros hijos y toda una generación, trayendo gran correpción al mundo. 

Cumplir con la leyes de Yijud no es imposible para aquellos que toman en serio vivir una vida como los Tzadikim (Justos), para los que temen a Dios, y tienen el conocimiento de las consecuencias de sus actos, sobre sí y sobre toda la sociedad presente y futura. 

Además de obedecer la prohibición de Yijud, los verdaderos Tzadikim también deben proteger sus ojos (Shemirat Einayim). Los que protegen los portales de la cabeza; especialmente los ojos para no mirar a una mujer que no es su esposa; 

y aquellos que hacen el esfuerzo de superar los desafíos de la prohibición del Yijud, se benefician inmediatamente al cosechar su fruto ahora en el Olam Hazeh (Esta vida); las fuerzas de Tumá (fuerzas inmundas) no tienen poder sobre ellos. 

Por otro lado, hay que saber que la lujuria (la codicia) con los ojos podría hacer que alguien pierda la vida aquí y sea enviado al Guehinnom para ser castigado. Como dicen nuestros sabios:  “Quien mira con lujuria el dedo meñique de una mujer casada, es como si hubiera cometido adulterio con ella. Kalah, cap. 1 "

VALE LA PENA EL ESFUERZO

Las restricciones de la prohibición de Yijud son bastante difíciles de cumplir, pero vale la pena el esfuerzo. Aquellos que tienen éxito experimentan una verdadera libertad en el área de las tentaciones (escapan ellos y sus hogares de mucho sufrimiento), los sueños húmedos (emisión nocturna de semen), las pesadillas, la pureza sexual y podrían crecer enormemente en su Avodat HaShem. 

Esta prohibición restringe principalmente a un hombre y una mujer de estar aislados a menos que estén casados ​​o sean "parientes muy cercanos" (Hoy en día los parientes cercanos causan tremendos daños, por violar las prohibiciones de la Torá sobre las relaciones íntimas). 

Sin embargo, respetar esta Halajá (esta ley) es un componente esencial para mantener un estilo de vida de la Torá y Kedushát Israel (la santidad del pueblo judío). Hay que temer el caer en el pecado de lo Tigalé Ervá .. (Isur del sexo prohibido - No descubrir la desnudez de un pariente cercano para beneficiar de ese placer ilícito -  Levítico 18:6-26).

ESTA ES UNA PROHIBICIÓN MUY GRAVE

La gravedad de esta prohibición disminuye, cuando obedecemos y nos alejamos de esa prohibición, eso podría salvarnos la vida en ocasiones de circunstancias muy peligrosas; y cuando la desobedecemos, Jas VeShalom, podría costarnos la vida, al morir prematuramente. La siguiente historia ilustra muy bien la gravedad de este problema:

“Esta historia trata sobre un rabino llamado Rabbi Ya'akov Lorberbaum de Lisa que murió en 1832. Fue el autor de un“ Sefer ”(un libro) llamado 'Netivot Hamishpat' y otro llamado Javat Da'at . 
 Tenía una nieta que estaba comprometida, y un día su hija y su nieta viajaron en un vehículo de un Goy (no judío) a una ciudad cercana para comprar artículos para la próxima boda. El conductor se salió de la carretera sabiendo que las dos mujeres tenían dinero, las llevó a su casa. Él, junto con algunos co-conspiradores, les robaron su dinero y se estaban preparando para quemarlas vivas con el fin de suprimir todas las pruebas de su crimen. Pero de repente se abrió la puerta y entraron unos oficiales alemanes en la casa. Los mafiosos escaparon huyendo, y los oficiales alemanes salvaron a las dos damas y les devolvieron el dinero. 
Este fue un gran milagro. Esa misma noche, el rabino Ya'akov de Lisa se le apareció a su hija en un sueño, y le explicó que desde el cielo vio lo que les sucedió hoy. Él le dijo que en el acto tenía que ir a uno de los niveles en el cielo para suplicar en una corte celestial por su salvación, pero su intercesión fue inmediatamente rechazada porque ella había transgredido la Ley de Yijud, ya que estaba sola con el conductor. en ese vehículo. Entonces, el rabino fue a un nivel más alto en el cielo y defendió su caso frente al Boré Olam (El Creador), y le suplicó, para que en el mérito de los libros que él había escrito, su hija y su nieta se salvaran. Finalmente, su petición fue concedida. El último intento de salvarlas funcionó, y así fue como las dos damas consiguieron salvarse, cuando el Creador envió ayuda en forma de oficiales alemanes que llegaron justo a tiempo antes de lo inevitable ". Rav E. J. Mansour

A partir de esta historia, podemos ver claramente lo importante que es tener cuidado y no tratar la prohibición de Yijud a la ligera. Esta es una prohibición muy seria que debe seguirse. También podemos ver en esta historia que la observancia de esta ley es monitoreada muy de cerca en el cielo, tanto que puede poner en peligro la seguridad y el bienestar de alguien. Además, también es importante mencionar, que aunque este no fuera el caso, aquí cabe mencionar y citar la enseñanza de que cuando alguien está en peligro en la tierra, sus libros se abren inmediatamente en los atrios del cielo y se inicia un debate, los ángeles debaten para saber si a esas personas merecen que se les haga un milagro para salvarlos o no.

Los parámetros discutidos en este folleto les ayudarán a tener éxito si desean la libertad que se pretende con esta prohibición y será muy beneficioso comprender cómo cumplir con esta prohibición en el contexto moderno.

CAPÍTULO 1 - LA FUENTE DE LA PROHIBICIÓN DEL YIJUD

1. El Creador del Cielo y la Tierra es la fuente de todas las leyes judías, ya sean de la Torá o de nuestros Rabinos; la Torá escrita y oral o de las autoridades que el Eterno ha ordenado en Israel (entre el pueblo judío). Los rabinos, los jueces, los maestros de la Halajá, etc. Moshé solía sentarse todo el día para juzgar a la gente de acuerdo con lo que Dios le había dado. Y después de él tenemos Rabinos (Maestros y jueces), Cohanim, Levitas que se sientan en el asiento de Moshé, por así decirlo. Todos ellos son mandados por el Creador, y todos son sucesores legales de Moshe Rabeinu. Y para asegurarnos de obedecerlos, Dios nos dio esta advertencia sobre Parashat Shoftim en el Libro de Devarim (Deuteronomio 17: 9-11)

2. “Y vendrás a los Kohanim (sacerdotes), los Levitas y al Juez (Rabí) que habrá en aquellos días; y preguntarás; y te declararán la Halajá (ley, juicio, decisión). Y harás según el tenor de la sentencia, que te declararán desde el lugar que Dios elegirá; y te asegurarás de hacer conforme a todo lo que te enseñen. De acuerdo con la ley que te enseñarán, y de acuerdo con la Halajá (sentencia) que te dirán, harás; no te desviarás de sus enseñanzas que te declararán, no te desviarás a la derecha ni a la izquierda ".

3. Algunos ignorarán rápidamente las enseñanzas de nuestros rabinos, otros que son engañados por sus falsas costumbres paganas se involucrarán irrespetuosamente en una discusión con nuestras autoridades que mostrarán su ignorancia de esta advertencia del mismo Dios y, por lo tanto, demostrarán su arrogancia y falta de humildad. . Algunos, por su propia desaparición, podrían incluso pensar que Dios ha cambiado de opinión con respecto a Sus mandamientos como este en particular, que es realmente muy serio.

4. La Guemará (Kidushin 80b) señala que la Torá (Devarim) insinúa esta prohibición de que un hombre y una mujer estén aislados (a solas) a menos que estén casados ​​o sean parientes muy cercanos (sin riesgos). Los Rishonim debaten si este es un nivel de la Torá o una prohibición a nivel rabínico. El Beit Shmuel (Even HaEzer 22: 1) cita este debate pero no decide qué punto de vista se acepta. El Aruj Ha"Shulján (E.H.22: 2); 

sin embargo, establece que es una prohibición al nivel de la Torá. La Guemará (Sanedrín 21b) que establece que el Yijud es una prohibición al nivel de la Torá parece apoyar claramente este punto de vista. Rav Yitzjak Eljanan Spektor (Teshuvot Ein Yitzjak 1: EH8: 4) señala, sin embargo, que incluso aquellos Rishonim que creen que esta prohibición es solo de naturaleza rabínica, están de acuerdo en que es una prohibición muy estricta, especialmente porque es una restricción anterior al tiempo de David Ha'Melej (Rey David) y tiene una base en la Torá.

5. La prohibición de la Torá incluye el aislamiento de un hombre con una mujer definida como "Ervá" en la Torá, como una mujer judía casada. David Ha'Melej (Rey David) agregó la prohibición de participar en Yijud con una mujer judía soltera (Sanedrín 21). Más tarde, la prohibición incluyó la reclusión incluso con una mujer no judía (Avodá Zará 36b). Esta prohibición incluye también a una mujer soltera que es Nidá según el Aruj HaShulján.

CAPÍTULO 2 - YIJUD PERMITIDO - ¿QUIÉN ESTÁ EXCLUIDO DE ESTO?

1) LOS MIEMBROS DE LA FAMILIA ESTÁN PERMITIDOS PERO ATRAE CONSIGO ALTOS RIESGOS 

Está permitido que un hombre se recluya con su madre, hija, nieta o esposa incluso cuando ella se encuentra en su estado de Nidá (períodos menstruales). 

Está permitido que un hombre se recluya con su hermana (aquí hay que tener mucho cuidado), sin embargo, no debe hacerse con frecuencia ni tampoco debe hacerse por largo período de tiempo. 

Un hermano y una hermana que aún vivan en la casa de sus padres pueden quedarse solos juntos solo por unos días (Los padres deben de evitar eso si es posible) y no por un período de tiempo prolongado. 

El Yijud entre hermanos y hermanas tiene altos riesgos de desastre; ya que la promiscuidad de esta sociedad ha alcanzado los niveles alarmantes de los Cananeos; en los cuales ya no hay límites a su moralidad; un gran números de jóvenes han perdidos su virginidad en la casa de sus padres por medio de relaciones entre hermanos y hermanas; primos con primas, tíos con sobrinas; y sobrinos con tías; y casos más extremos hijas con sus propios padres (Existe el caso de una herodiana encinta de su propio hijo).

La historia siguiente ilustra muy bien el riesgo que corren los que permiten el Yijud entre sus hijos; se trata de una de las historias que se necesita evitar, por lo que hay que establecer y seguir las reglas del Yijud más estrictas en sus hogares: 

La familia Loya tienen dos hijos: una joven de 20 años de edad llamada Sandra (Sasha) y su hermano menor de 18 años llamado Mateo (Matisyahu); los padres les tenían confianza, y siempre los dejaban solos sin supervisión durante sus viajes de negocios y sus prolongadas vacaciones al extranjero: Sandra y Mateo se entendían bien, tenían un amor filiar que les permitía dormir sobre las piernas el uno del otro, o ella sobre el pecho de él sin ninguna mala intención. 

Ellos jugueteaban de manera muy física, hasta que un día los toques de manos despertaron placeres accidentales que los llevó a un éxtasis sin retorno; al principio se quedaron sorprendidos de lo que les había sucedido; luego se abrazaron, se pidieron perdón, y se prometieron no volver a repetir el acto, dejaron de juguetear, se evitaron por un tiempo; hasta que él vino decepcionado por un incidente que tuvo fuera de caso; 

Ella lo tomó en sus brazos para consolarlo, y eso reavivó el fuego del placer que habían descubierto aquella vez primera, y ya con esta segunda vez el mal se arraigó se convirtieron amantes regulares. 

Cuenta Sandra: "He estado con mi hermano ya hace 4 años. Mi perfil está plagado de todo sobre nosotros, pero la esencia es que nuestro padre nos odia, y prácticamente hemos tenido que cortar todos los lazos con él ahora. Nuestra tía (del lado de mi papá) sabe de nosotros y parece apoyarnos, y solo quiere que estemos seguros y sin bebés. Estoy 99% segura de que mamá también lo sabe, pero ella y nuestro papá ahora están separados, así que no sé cuánto hablan ahora. Un montón de cosas sucedieron el Día de Acción de Gracias, y nuestro padre básicamente nos “delató” ante toda la familia. Después, recibimos muchas llamadas telefónicas de parientes que se paseaban de puntillas preguntándonos qué estaba pasando o nos llamaban para decirnos lo decepcionados que estaban de nosotros por la forma en que “tratamos” a nuestro padre. Nuestra madre escuchó todo esto y está en negación o no juntó las piezas por completo. Mi instinto me dice que es solo una negación y que nos veremos obligados a enfrentarnos a ella cuando finalmente lo acepte."

EL YIJUD CON UNA MUJER CASADA TIENE SUS RIESGOS

2 Si el esposo de una mujer casada está en la ciudad, está permitido aislarse con ella a menos que uno tenga una relación cercana con ella, como si uno hubiese crecido con ella o fuera un pariente de ella (un primo, un sobrino, un tío).

3 Cuando un hombre se encuentra con su esposa él puede estar con otras mujeres sin problemas, tampoco hay problema en estar solo con otras mujeres si uno está con su madre, su abuela, y a veces con su hermana. 

La mayoría de los poskim asumen que esta indulgencia se aplica también a la madre, la hija y la hermana. Por lo tanto, si un hombre está en una habitación con su propia esposa, madre, hija o hermana y otra mujer, él no viola la prohibición del yijud.

MÚLTIPLES HOMBRES Y MUJERES ESTÁN PERMITIDOS EN SECLUSIÓN

4 Está permitido que muchos hombres y mujeres estén aislados juntos. ¿Qué constituye a muchos hombres y muchas mujeres? Algunos líderes autorizan Yichud solo si hay 3 hombres y 3 mujeres, algunos dicen que 2 hombres y 3 mujeres, y algunos dicen que 2 hombres y 2 mujeres constituyen muchos hombres y muchas mujeres. La mayoría de las autoridades son generalmente estrictas y solo consideran legal que 3 hombres y 3 mujeres estén en Yijud. Según los sefardíes, un hombre no puede estar aislado con varias mujeres y una mujer no puede estar aislada con varios hombres.

ABIERTO AL PÚBLICO

5 Se permite que un hombre y una mujer estén aislados el uno con el otro en un área que esté abierta al público, excepto por la noche.

6 Algunos dicen que mientras la puerta esté abierta, incluso si está cerrada, esa área se considera abierta al público, sin embargo, algunos dicen que solo se considera abierta si la puerta está realmente abierta. Prácticamente, algunos dicen que uno puede ser indulgente solo si las personas en esa área ingresan sin llamar y sin obtener permiso. Algunos dicen que en casos de necesidad uno puede ser indulgente con respecto a cualquier forma rabínica de yijud.

Muchos Poskim sostienen que está prohibido aislarse con una mujer con la que uno se sienta cómodo en un área abierta al público.

La Guemará (Kidushin 80b) establece que la prohibición de Yijud no se aplica a un hombre y su madre. De hecho, la Guemará (Kidushin 81b) establece que a un hombre se le permite vivir en la misma casa con su madre o su hija incluso si nadie más vive allí. Rashi (ad. Loc. S.v. Vedar) explica que el Yetzer Hara no está interesado en tal caso, ya que la Guemará (Sanedrín 64a) registra que el Anshei Keneset HaGuedolá convenció a HaShem con sus Tefilot de restringir el Yetzer Hará por incesto.

CAPÍTULO 3 - YIJUD EN CASO DE ADOPCIÓN

El Yijud con hijos adoptivos está prohibido 

1 Está permitido estar en Yijud con padres adoptivos. Todas las autoridades dictaminaron que a los padres se les permite participar en Yijud con sus hijos adoptados ya que el Yetzer Hara no está interesado en tales situaciones.

2 Rav Ovadia Yosef (ver Yalkut Yosef, Kitzur Shuljan Aruj p.975) es esencialmente indulgente sobre este tema, aunque cree que es preferible adoptar una niña para que la esposa que está en casa la mayor parte del tiempo pueda proteger a su esposo de Yijud. Sin embargo, Rav Waldenburg restringe su enfoque indulgente a un caso en el que una niña fue adoptada antes de los tres años y un niño que fue adoptado antes de los nueve. Rav Moshe también escribe que su indulgencia no se aplica a un padre adoptivo e hija si la esposa ha muerto.

Muchos Poskim discuten enérgicamente estos fallos indulgentes. El Lubavitcher Rebbe zt ”l (en una carta impresa en el Otzar Haposkim 9: 130) argumenta enérgicamente que Yijud está prohibido en la situación adoptiva. Él cree que el permiso de la Guemará para tener a Yijud con un hijo se limita a un hijo biológico y un padre. Insiste en que en generaciones anteriores, los padres adoptivos se adhirieron a las restricciones de Yijud con respecto al niño adoptado. 

De hecho, insta a que se dé a conocer su posición al respecto. De hecho, el Otzar Haposkim (9: 132) registra que Rav Dov Ber Weidenfeld (el Chebiner Rav, autor de Teshuvot Doveiv Meisharim), Rav Yaakov Kanievsky (el Steipler Gaon) y Rav Ezra Ettiah (un importante grupo halájico sefardí de mediados del siglo XX). autoridad) de acuerdo con el Rebe de Lubavitcher en este asunto. De manera similar, el Chazon Ish (citado en Dvar Halajá 7:20) y Rav Shmuel Wosner (Teshuvot Shevet Halevi 6: 196) se suscriben a la estricta decisión sobre este asunto. Obviamente, cualquier persona para quien este tema sea relevante debe consultar a su Rav para obtener una decisión.

CAPÍTULO 4 - EL YIJUD CON UNA HERMANA

1 La Guemará (Kidushin 81b) enseña: "A un hombre se le permite estar aislado con su hermana y vivir con su madre o su hija". Pero a uno no se le permite vivir permanentemente con su hermana. De hecho, el Bait Shmuel 22: 1 y Chelkat Mechokeik 22: 1 (los dos comentarios principales de Shuljan Aruj Even Ha'Ezer) codifican la regla de que a un hermano se le permite participar temporalmente en Yijud con su hermana. En consecuencia, un hermano y una hermana no pueden vivir juntos en un apartamento o casa durante un período prolongado.

2 La Guemará y los códigos clásicos, sin embargo, no definen con precisión qué es el Yijud temporal. Rav Meir Arik (Teshuvot Imrei Yosher 2:43) permite el Yijud con una hermana hasta por treinta días. De hecho, encontramos en la Guemará que treinta días constituye un tipo de permanencia en varios contextos. Por ejemplo, quien alquila una casa en Jutz La'Aretz por menos de treinta días no está obligado a colocar Mezuzot en la vivienda (Menajot 44a). Otro ejemplo es que asumimos que uno no alquila una vivienda por menos de treinta días (ver Rosh Ha'Shana 7b). Finalmente, si uno se compromete a ser un Nazir pero no especifica un tiempo, es un Nazir durante treinta días (Nazir 5a). Rav Hershel Schachter (en un Shiur que pronunció en la Universidad Yeshiva) dictaminó que uno puede seguir esta regla del Imrei Yosher.

3 Otros Poskim no están de acuerdo con el Imrei Yosher. La Enciclopedia Talmudit (23: 668) cita a Tzuf Devash, quien prohíbe Yichud entre un hermano y una hermana durante más de dos días. Rav Moshe Feinstein (Teshuvot Igrot Moshe 4: 64: 3) presenta un enfoque interesante a esta pregunta. Escribe que no hay un plazo específico con respecto a este tema. Él escribe que Yichud en este caso está permitido siempre que sea en la forma en que un invitado se aloja en un anfitrión. Por lo tanto, un hermano no debe permanecer en el apartamento de su hermana más tiempo del que lo haría un invitado en su apartamento. Rav Moshe señala que esto es subjetivo y varía de una sociedad a otra. La belleza de este enfoque es que encaja con el hecho de que la Guemará y los códigos clásicos no presentan un marco de tiempo específico con respecto a este tema. En la práctica, uno debería preguntarle a su Rav qué posición debería seguir.

CAPÍTULO 5 - ¿A QUÉ EDAD EMPIEZA LA PROHIBICIÓN DE YICHUD?

1 La prohibición del Yijud comienza para una niña a los tres años y un niño a los nueve años de edad (Shulján Aruj 22:11). Este problema debe abordarse en el contexto del cuidado de niños. Uno debe consultar a su Rav para obtener orientación.

2 El Rambam (Hiljot Isurei Biah 22: 1) y Shulján Aruj (Incluso Ha'Ezer 22: 1) mencionan específicamente que la prohibición del Yijud también se aplica a un individuo mayor. Teshuvot Divrei Malkiel (4: 102) y el Jazon Ish (citado en el apéndice Dvar Halajá de la página 19) escribieron que esto se aplica incluso a un individuo excepcionalmente mayor. Esta decisión es apoyada por la Guemará (Kidushin 81b) que relata cómo un caballero excepcionalmente mayor actuó de manera inapropiada en esta área.

3 Sin embargo, Rav Moshe (Teshuvot Igrot Moshe EH4: 65: 10) y Rav Eliezer Waldenburg (Teshuvot Tzitz Eliezer 6:40:22) dictaminan que si un médico confirma que el individuo mayor ya no es capaz de violar la Torá en este área, entonces la prohibición de Yichud no se aplica. De hecho, el Rambam (ad. Loc.) Escribe que la razón de la prohibición de Yichud es que puede conducir a la promiscuidad. En consecuencia, cuando esta preocupación no sea relevante, la restricción de Yichud no debería aplicarse. Ver, sin embargo, Nishmat Avraham (3: 98-99) donde Rav Shlomo Zalman Auerbach expresa serias reservas acerca de esta indulgencia, a la luz de la mencionada Guemará en Kidushin 81b y otras fuentes.

CAPÍTULO 6 - EL YIJUD ENTRE PAREJA CASADA

Una pareja casada

1 El Yijud está permitido para una pareja casada en todo momento, incluso en un momento en el que deben separarse en lo que concierne el contacto físico, que es durante sus períodos, si la pareja ha vivido junta al menos una vez, siempre se les permite estar solos. , aunque no se les permite tocarse durante sus períodos (Sanhedrin 37a y Shulján Aruj ad. loc.).


2 Mientras que la prohibición del Yijud protege a las personas solteras de los pecados; un comportamiento tan promiscuo. Sin embargo, las separaciones especiales que las parejas observan mientras la pareja está prohibida entre sí también protege a la pareja de un pecado aún más peligroso (Rosh Kitzur Hiljot Nidá y Aruj Ha'Shulján, Yoréh Deáh 195: 5).


CAPÍTULO 7 - YIJUD Y LA CULTURA SECULAR


1 La prohibición del Yijud ciertamente va en contra de la cultura secular prevaleciente. Un escéptico podría descartar esta prohibición como "hacer un gran negocio de la nada". Sin embargo, es la clave para mantener la integridad de Am Israel y mantener nuestro estilo de vida saludable y santo.


2 El que sabe que está haciendo lo correcto, especialmente con lo que Dios le ha ordenado, no debe avergonzarse de aquellos que tratan de ridiculizarlo. (Shulján Aruj, Oraj Jaim 1, 1)


PRÓXIMA PUERTA: SHAAR II


_______________________

LEA CÓMO PROTEGER SUS OJOS AQUÍ

13 PRINCIPIO DE FE
SHULJAN ARUJ
PUREZA FAMILIAR

BIBLIOGRAFÍA
El Yijud Rabino H. J.
Talmud - Guemará, Kidushín 81a; Avodá Zará; Kidushín 80b

Rabino E J Mansour
Rab Zvi Miller: Ventana del alma
Rav Ron Chaya: Yeshivá Yosef; Leava
Messilat Yesharim, por Rav Jaim Luzzatto (RAMJAL)


El Shulján Aruj (Incluso Ha'Ezer 22: 8)


TOSAFOT
Jojmat Adán (126: 6)
RABINO N. D. DUBOV
Share:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario