BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

LA AGILIDAD DEL CELO - EL SENDERO DE LOS JUSTOS - CAP 6

Por Rabino Moshe Jaim Luzzato [RAMJAL] Zt”L


CAPÍTULO 6

 ACERCA DEL RASGO DE LA AGILIDAD (LA PRONTITUD) DEL CELO

DESPUÉS DE LA VIGILANCIA (LA PRUDENCIA) viene la Prontitud o sea  “¹La Agilidad Del Celo*”, La Vigilancia pertenece a los mandamientos negativos y  “La Agilidad Del Celo (La Prontitud y la Vivacidad)” a los positivos, según el órden bíblico de: “Apártate del mal, y haz el bien; Busca la paz, y síguela” (salmo 34:15).  “La Agilidad Del Celo (La Prontitud)”, como su nombre lo indica, significa que hay que poseer una agilidad acrílica con un activismo sin compromiso en su seguimiento y cumplimiento de las Mitzvot. 


Como lo expresaron nuestros sabios de bendita memoria en Pesajim 4a, “Los Ágiles celosos (Jasid celoso) se adelantan para cumplir las Mitzvot con prontitud”. 

Sucede que tal y como se requiere gran inteligencia y previsión para salvarse de las trampas de la inclinación al mal, y para escapar del mal antes de que llegue a gobernarnos e invadir nuestras acciones; de esta misma manera también se requiere gran inteligencia y previsión para echarle mano a las Mitzvot (los mandamientos), para adquirirlas para nosotros mismos, y no perderlas.


Pues al igual que “La Inclinación al mal”, con los dispositivos a su disposición, para arrojar a alguien a las redes del pecado, de esa misma manera ella trata también de impedir que la gente realice las Mitzvot, con el fin de dejarlo libre de ellos. Si una persona se debilita y es perezoso y no se fortalece para perseguir los mandamientos (las Mitzvot) y aferrarse a ellos, ciertamente les faltarán. La naturaleza de una persona ejerce un fuerte tirón hacia abajo sobre él. Esto es así porque la aspereza que caracteriza la sustancia de la terrenalidad evita que el hombre desee realizar esfuerzos y trabajos. 

EL JASID CELOSO DEBE PENSAR SIEMPRE EN JOSUÉ 1:7

Por lo tanto, quien desee alcanzar el servicio del Creador, que su Nombre sea bendecido, debe fortalecerse contra su propia naturaleza y ser celoso. Él tiene que ser Ágil y Celoso. Si se deja caer en manos de su naturaleza que lo tira hacia abajo, no cabe ni la menor duda de que no tendrá éxito. Como dice “Un Taná” en la Torá oral: "Sé feroz como un leopardo, ligero como un águila, rápido como un ciervo y fuerte como un león para hacer la voluntad de tu Padre que está en el cielo"


Nuestros sabios de memoria bendita incluyen la Torá y las buenas obras (buenas acciones) entre las cosas que se requiere para ganar poder dentro de sí (Berajot 32b). Y las Escrituras lo dicen claramente en Josué 1:7: "Esfuérzate, y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme á toda la Torá que mi siervo Moisés te mandó: no te apartes de ella ni á diestra ni á siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendieres." 

EL JASID CELOSO TRABAJA SIN DESCUIDAR EL ESTUDIO DE LA TORÁ, NO ES PEREZOSO

Quien busca transformar su naturaleza por completo requiere un gran fortalecimiento. El Rey Salomón nos exhorta repetidamente sobre esto, reconociendo el mal de la pereza y la grandeza de la pérdida que resulta de ello. Él dice así en Proverbios 6:10: "Con un poco de sueño, un poco de dormir, y cruzando por un poco de tiempo los brazos para reposar: y así de repente vendrá tu necesidad sobre ti y tu pobreza llegará como un hombre armado". 


El hombre perezoso, aunque no es un mal activo, produce el mal a través de su misma inactividad. Seguimos leyendo en Proverbios 18: 9: "También el que se afloja en su trabajo es un hermano del Destructor". Aunque no es el Destructor que comete el mal con sus propias manos, que no piense que está muy alejado de él, que es su hermano de sangre.


De la experiencia de la vida diaria se sacó una ilustración para darnos una idea clara de la maldad del perezoso (Proverbios 24:30). "Pasé por el campo de un hombre perezoso y por la viña del hombre sin entendimiento y estaba cubierto de cardos; Y he aquí que por toda ella habían ya crecido espinas, Ortigas habían ya cubierto su faz, Y su cerca de piedra estaba ya destruida. Y lo vi; puse mi corazón sobre el asunto; lo vi; y aprendí la lección, es decir: “si te duermes un poco, luego te duermes otro poco más ...  ¡ah! y de repente tu pobreza está sobre ti ... "

LOS SABIOS NOS REVELAN LO QUE HAY DETRÁS DE ESAS PALABRAS

Aparte de la descripción literal y clara, por la que se nos proporciona un relato incuestionablemente verdadero de lo que sucede en el campo del hombre perezoso, nuestros sabios de la memoria bendita en el Yalkut Shimoni - Mishlei 961 nos presentaron una hermosa interpretación:


Esta frase ".. y estaba cubierta de cardos”- describe figurativamente el estado mental de alguien que no puede ni apenas entender el significado de una simple Parashá en la Torá. Y la frase diciendo que “las ortigas habían cubierto la faz de su propiedad”, quiere decir que - Por no haber trabajado en el estudio de la Torá, alguien llega a creer y a aceptar que lo puro, y ordenado por Dios en su palabra, ahora es malo, o cosa vieja que ya no sirve. Y de la misma manera por no haber estudiado la Torá ahora cree que todo lo inmundo y lo impuro, es limpio, todo lo prohibido ahora se puede usar y consumir, así destruye las vallas (los Muros) de protección de los eruditos, que normalmente nos mantienen lejos del pecado.


¿Cuál es el castigo de este hombre? Salomón nos dice en Eclesiastés 10: 8: "El que rompe una cerca (un Muro) será mordido por una serpiente". "Es decir, el Mal del perezoso no viene todo de una vez, sino poco a poco, sin que lo reconozca y sin que se dé cuenta. Es arrastrado de mal en mal, hasta que se encuentra sumido en las profundidades del mal. 


El empieza por gastar su tiempo al no invertirlo en el esfuerzo que se podría esperar de él. La pereza hace que no estudie la Torá como debería hacerlo, y a causa de eso, cuando más tarde viene a estudiarla, carece de la comprensión necesaria. El mal debería terminar aquí, pero no lo hace, sino que se agrava aún más, ya que, a pesar de su deseo de interpretar la sección o capítulo bajo consideración, aduce interpretaciones que no están de acuerdo con la Torá, destruye la verdad y la pervierte; traspasando así las ordenanzas y rompiendo las cercas. Su fin, como el de todos los que rompen las cercas, es la destrucción. 


Salomón continúa (Ibid.), "Y vi; Le puse mi corazón ". Pensé en esto y vi la terrible naturaleza del mal en él; es como un veneno que se sigue extendiendo, poco a poco, su funcionamiento desapercibido, hasta que se produce la muerte. Este es el significado de "un poco de sueño ... y de repente tu pobreza está sobre ti como un hombre armado .. "


Vemos con nuestros propios ojos con qué frecuencia una persona descuida su deber a pesar de que se da cuenta de ello y a pesar de haber llegado a reconocer como la verdad, lo que se requiere para la salvación de su alma y lo que le incumbe con respecto a su Creador. Esta negligencia no se debe a un reconocimiento inadecuado de su deber, ni a ninguna otra causa, sino al peso creciente de su pereza sobre él; así que dice: "Comeré un poco", o "Dormiré un poco", o "Me cuesta salir de la casa" o "Me he quitado la camisa, ¿cómo puedo ponérmela otra vez?" (Cánticos 5: 3).


"Hace mucho calor afuera", "Hace mucho frío" o "Está lloviendo demasiado fuerte" y todas las otras excusas y pretensiones de las que está llena la boca de los tontos. De cualquier manera, la Torá es descuidada, no se ocupa del servicio divino, así el hombre abandona a su Creador. Como dijo Salomón en Eclesiastés 10:18: "A través de la pereza, el techo se hunde y, a través de las manos que permanecen bajas, la casa gotea". 

EL NECIO Y SUS CITAS DE LAS ESCRITURAS


Si se le muestra su pereza, el perezoso sin duda volverá con muchas citas de los Sabios y de las Escrituras, y con argumentos intelectuales, todos apoyando, según su mente equivocada, su indulgencia consigo mismo (y todos permitiéndole permanecer en el reposo de su pereza). No puede ver que estos argumentos y explicaciones no se derivan de una evaluación racional, sino de su pereza, que cuando se fortalece en su interior, les inclina su razón y su inteligencia, de modo que no presta atención a lo que dicen los sabios para los que poseen buen juicio.


Es a este respecto que Solomon gritó (Proverbios 26:16): "¡Un perezoso es más sabio ante sus propios ojos que siete sabios!" La pereza ni siquiera permite que uno preste atención a las palabras de quienes lo reprueban; los pone a todos por malhechores y tontos, considerándose sólo sabio. 


Un principio importante en el arte de la autodisciplina es que todas decisiones que tienden a aligerar la carga de uno debe ser examinado cuidadosamente. Porque aunque tal alivio a veces es justificado y razonable, es más a menudo una prescripción engañosa de la inclinación al mal, y, por lo tanto, debe someterse a mucho análisis e investigación. Si, después de tal examen, todavía parece justificado, entonces es ciertamente aceptable.

HAY QUE ASPIRAR A SER TAN ÁGIL COMO LOS SERES CELESTIALES 

En fin, el hombre debe fortalecerse mucho, y potenciarse con prontitud, Vivacidad, celo y darse prisa para cumplir las Mitzvot (Mandamientos), arrojando de sí mismo el peso obstaculizador de la pereza. Hasta los ángeles fueron exaltados por su celo, como se dice de ellos en Salmos 103: 20, "Poderosos que ejercen con fuerza, que cumplen su palabra, prestándole atención  a la voz de su palabra", y (Ezequiel 1:14), "y Las criaturas vivientes corrieron y regresaron, tales como destellos de relámpagos". Por supuesto, el ser humano es sólo un hombre y no un ángel, por lo que es imposible para él alcanzar la fuerza y agilidad de un ángel, pero seguramente debe esforzarse para acercarse a ese nivel según lo permita su naturaleza. El rey David, agradecido por su porción de agilidad y celo, dijo (Salmos 119: 60): "Me di prisa; no me demoré en guardar tus Mitzvot (Mandamientos)".



CAPITULO VII - LAS DIVISIONES DE LA AGILIDAD DEL CELO


CAP 5 - EL ESTORBO A LA VIGILANCIA



Share:

No comments:

Post a Comment