BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

EL NACIMIENTO DE SEMINARIOS BEIT YAKOV


EL NACIMIENTO DE SEMINARIOS BEIT YA'AKOV

Articulo Publicado en francés Por el Rav Emmanuel BOUKOBZA de Torah-Box

"O Beit Ya'acov, ven y caminemos a la luz del Eterno";  "Que todos los pueblos caminen cada uno en el nombre de su dios, pero nosotros andaremos en el nombre del Eterno nuestro Dios por los siglos de los siglos (Isaias 2:5; Mikha 4:5).
¿QUIÉN ES BEIT YA'ACOV?
A veces el Eterno se dirige a su pueblo como Beit Ya'acov (Casa de Jacob) y otras veces como Benei Israel (hijos de Israel). ¿Por qué la diferencia?  Con respecto al versículo "Así le dirás a la casa de Jacob y después les dirás a los hijos de Israel", el Midrash nos dice que cuando Dios dice: "'Así le dirás a Beit Jacob' se está dirigiendo a las mujeres de Israel. 

El Santo Dios, bendito sea Él a Moisés le dijo: Háblales primero a las mujeres con palabras suaves y agradables al oído. 'Y luego háblales a los hijos de Israel (a Benei Israel)' - estos son los hombres, pues a ellos se lo dirás con la gravedad de las cosas, con palabras que pueden oír".

¿QUÉ SIGNIFICA BEIT YA'ACOV HOY PARA EL MUNDO JUDIO?
"Beit Yaakov", también conocido como "Beis Yaakov", es una palabra hebrea para decir Casa de Jacob. Es un nombre genérico para las escuelas primarias y secundarias judías Haredi de tiempo completo para niñas judías en todo el mundo.

El judaísmo europeo conocia los dolores de la asimilación cuando surgieron las primeras escuelas Beit Ya'acov. De hecho, la Haskalá, el movimiento conocido como la "Iluminación Judía" que se hace eco del movimiento de la "Iluminación" entre los no judíos, habia comenzando a pasar la factura. Con eso estaba de moda la salida del gueto y el acceso al conocimiento secular resultando ser una trampa mortal para muchos de nuestros correligionarios que sucumbieron a los encantos artificiales de la modernidad. Cientos de miles de judíos abandonaron las filas del judaísmo y, en ocasiones, incluso llegaron a convertirse al cristianismo... 

La escolarización obligatoria para todos llevó a las jóvenes judías de Polonia y Galicia a asistir a la escuela pública y encontrarse mezcladas con la población no judía. Esto lleva a un cierto número de jóvenes a sentir atracción por la cultura cristiana polaca e incluso a veces a abandonar el seno del judaísmo.

Aquí es donde entra en juego Señora Sarah Schenirer, nacida en 1883 en Cracovia, Polonia, en el seno de una familia ortodoxa afiliada a la Jasidut de Belz. Por falta de algo mejor, ella asistió a la escuela pública y se distinguió por sus excelentes resultados. Apasionada por la Torá, se sumergió con deleite en el estudio de los libros Yidish para mujeres "Tzena Ireena" o "Najalat Tzeví". Después de haber completado sus estudios con gran éxito, aprendió el oficio de costurera donde rápidamente se ganó una buena reputación.

Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, se refugió en Viena con su familia. Fue allí donde asistió por primera vez a las lecciones del Rav Moshe Flesch, él mismo alumno del Rav Shimshón Rafaël Hirsh. Oye un Drashá inflamado sobre la grandeza del alma de Yehudit, una heroína judía y gran Tzadeket que salvó al pueblo judío de las manos del rey griego Elifroni el impío que había venido a sitiar Jerusalén; Yehudit en efecto entró en el campo enemigo, logró ser presentada al rey y después de muchas aventuras, logró hacerle beber licor y logró decapitarlo. Muy impresionada por la dedicación de esta mujer excepcional, Sarah Schnierer también decidió dedicarse al rescate del pueblo judío, a través de la enseñanza de la Torá a las jóvenes de Israel.

La posición de Sarah Schenirer es completamente innovadora. Desde que nos remontamos en la historia del pueblo judío, la educación de las niñas siempre se ha hecho en casa. Efectivamente, la madre enseñó a la joven las bases del judaísmo y la transmisión fue casi perfecta. Prueba de ello es la fidelidad inquebrantable del pueblo judío a la Torá a lo largo de los siglos. Además, la Halajá establece claramente que una mujer no tiene obligación de estudiar Torá (Rambam, Mishne Torá, Halajot Talmud Torá, capítulo 1, Halajá 13). Sin embargo, el rabino Yehuda Ha'Jasid, en el Sefer de la Jasidím del siglo XII explica que un padre aún tiene la obligación de enseñar les las Mitzvot de la Torá a sus hijas, como las leyes del Shabat para que ellas no las transgredan.

Hasta la aparición de Sarah Schnierer en la escena pública Judia, no existía, por tanto, ninguna institución judía que se ocupara de enseñarles la Torá a las jovencitas. También se requería tal innovación que iba a desencadenar en el pueblo judío una verdadera revolución necesaria. Sin embargo, algo asi exigió la aprobación de los más grandes sabios contemporáneos de la Torá. Se hizo en 1918, año en que Sarah Schenirer abrió la primera escuela para niñas judías, las llamadas Beit Ya'acov, en su propia casa con siete alumnas que estudiaban en la escuela pública por la mañana y luego venían después del mediodía a la casa de Sarah Schnierer.

El Admur de Belz, el rabino Yisajar Dov, el Admur de Gur y el Jafetz Jayim dieron su aprobación al proyecto de Sarah Schnierer. El Jafetz Jayim, en su libro “Likut Halajot” sobre el tratado Sota, explica que la costumbre de no enseñarles la Torá a las niñas estaba justificada en generaciones anteriores donde la transmisión del conocimiento se daba en el seno de la familia. Pero hoy, tras los trastornos de la era moderna y la ruptura de muchas comunidades, así como el acceso a la educación secular de muchas jóvenes judías, es necesario enseñarles a estas jóvenes el Tanaj y los libros de Musar para evitar que se desvíen del rumbo.

Esta idea se puso de moda. Y así fue que en 1935 en Polonia había 250 escuelas Beit Ya'acov con 35.000 estudiantes. Qué tal hoy ? El concepto de educación judía para niñas se difundió ampliamente y salvó a los judíos del mundo de la extinción. La acción de Sarah Schnierer y su excepcional dedicación a la educación de las jóvenes judías cambiaron el curso de la historia judía.

Pero, ¿por qué una niña judía de hoy debería ir al seminario? Si no ha asistido a una escuela judía, la respuesta parece obvia: no se puede pensar en fundar un hogar judío sin un mínimo conocimiento de las leyes judías, de la ética judía y, en general, de la formidable herencia espiritual que pertenece al pueblo judío. Por otro lado, si una niña ya ha sido educada en una escuela judía, la pregunta se plantea de otra manera. Sin embargo, cualquiera que sea el nivel de la escuela judía, el curso seguido generalmente incluía temas seculares. Sin embargo, en los seminarios contemporáneos, el curso de estudio incluye un año de estudios enteramente Kodech.

Esta inmersión en la Torá por un período de un año te permite desconectarte del mundo secular y prepararte de la mejor manera posible para tu futuro rol como esposa y madre en el pueblo judío. Además, el hecho de no vivir más con los padres y vivir un año en un internado permite en cierto modo cortar el “cordón umbilical” y prepararse para una vida independiente en el marco del matrimonio.

En conclusión, ofrecer un año de seminario, hoy, para una joven no es un lujo sino que constituye una inversión esencial en su propio futuro; aprender a distinguir lo accesorio de lo esencial, comprender el propósito de su venida a la tierra, construirse a sí mismo para poder construir a su vez y sobre todo no perder el tiempo. La edad ideal para venir a un seminario es generalmente alrededor de los dieciocho años antes de emprender estudios que pueden ser largos, o comenzar un trabajo por tiempo indefinido...

Tú que eres una joven inteligente llena de ambición, en busca de la espiritualidad y la verdad, toma coraje con ambas manos y ve a un seminario para descubrir una vida de Torá que es la única que te dará acceso a la felicidad. No te pierdas lo esencial, saber tomar la decisión correcta en el momento adecuado y elegir un seminario valioso; no te arrepentirás y construirás un futuro de calidad con una vida auténticamente judía digna de Sarah Imenu...



______________________
Contactos de seminarios de habla francesa en Israel
Beit Ra'hel, por Rav Yehuda Shwob - +972-2-6417176 o +972-54-8462833
Midrasha La Source - Tel.: +972.2.538.37.28 / midrachalasource@hotmail.fr
Kol Sarah (Ramot) - Tel: 0177502231 / Contact@Kol-Sarah.org
Ohel Pnina - Sra. Guedj - Tel: +972 50-413-7199 / +972 58-748-9792
Beer Myriam - Rav Luria - Tel: +972 58-323-0443


Share:

No comments:

Post a Comment