BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

VA'ETJANAN


Esta Parashá Fue Preparada Por ABA-EYBO

-

PARSHAT VA’ETJANAN


Deuteronomio 3:23-7:11




CONTENIDO DE LA PARASHÁ

LECTURA PARA VA’ETJANAN

19 de Agosto 2016 – 16 de Av 5776

-

RESUMEN DE LA PARASHÁT VA’ETJANAN


Va'etjanán (וָאֶתְחַנַּן - hebreo para "y supliqué o imploré," es la primera palabra de la parashá) es la porción número 45 de la Torá (פָּרָשָׁה, parashá) en el ciclo anual de la lectura judía de la Torá y es el segundo en el libro de Deuteronomio. Constituye Deuteronomio del capítulo 3: 23 al capítulo 7 : 11.  Esta parashá contiene más de 30 de los 613 mandamientos de la Torá, y la Parashá se compone de 7.343 letras hebreas, 1.878 palabras hebreas, 122 versos, y  puede  ocupar  alrededor  de  249  líneas en un rollo de la Torá (סֵפֶר תּוֹרָה, Sefer Torá).  Los Judíos en la diáspora en general, lo leen a finales de julio o agosto.  Siempre se lee en el Shabat especial conocido como Najamú (Consuelense), el sábado inmediatamente después de Tishá Be Av. A causa de que esta parashá describe cómo los israelitas serán expulsados de la Tierra de Israel por causa del pecado.    


El orden (la Sidra) de esta Parashá comienza con que, Moisés trató por última vez de suplicarle al Eterno, en un último intento para que lo dejara entrar a la tierra Santa, tan fuerte era esa voluntad suya de cumplir todos los mandamientos. Él sabía que la mayoría de los mandamientos, las prohibiciones y los decretos divinos eran solamente válidos para la Tierra Santa y sólo podían cumplirse allí. Pero Dios se enojó con él y sólo le concedió la oportunidad de ver la Tierra desde el Monte Pisgat; aunque según nuestros Sabios, las súplicas le valieron a Moisés al menos la oportunidad de ver la tierra de manera sobrenatural, ya que el Eterno le mostró la tierra de cabo a cabo, lo cual sería imposible desde ese Monte. Y ese poder que le fue concedido a Moisés para ver la tierra, también le permitió ver el estado de la tierra, en todos los tiempos, presente y futuro; desde el río Eufrates hasta el río de Egipto, del mar Mediterráneo hasta el Jordán.

 
En esta Parashá también encontramos algunos recordatorios obligatorios; como el mandamiento de recordar la salida de Egipto, y el mandamiento de recordar diariamente el evento del Monte Sinaí, ese momento histórico en el cual Dios le habló a toda la nación directamente desde el cielo. Evento que sólo habría de suceder solamente una sola vez en toda la historia de los habitantes del planeta tierra. Ningún otro pueblo tendrá esa oportunidad de que Dios les hable a millones de sus habitantes al mismo tiempo. Ese evento único es lo que hace del judaísmo algo sobresaliente entre todas las otras religiones del mundo. Todas las religiones comenzaron con las palabra de un solo líder sin ningún testigo, mientras que en el judaísmo fueron millones de hombres, mujeres y niños que escucharon la voz de Dios hablándoles en vivo desde el cielo. Dios le dijo a Moisés que esa era la única manera de lograr que el pueblo crea en su Torá para siempre, el hecho de que hubo millones de testigos de ese diálogo entre Moisés y el Eterno. A través de ese evento magnifico, Dios nos aseguró también de que nunca  cambiaría su palabra, de que nunca habría otra Torá, de que el Pacto del Monte Sinaí es un pacto Eterno. Y para que todo el Mundo lo sepa, que aunque Él promete renovar el Pacto, no se trata de nada nuevo, sino de las mismas palabras del Monte Sinaí que esta vez las implantaría directamente en nuestras entrañas y nos dice así Jeremías 31:33 “Mas éste es el pacto nuevo que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Eterno: Daré mi Torá en sus entrañas, y la escribiré en sus corazones; y Yo les seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo”. No es un Nuevo Testamento, ni mucho menos un libro con leyes nuevas. 

 
Esta Sidra también nos enseña algo nuevo, nos dice que el que se pega al Eterno su Dios, éste es el que está vivo (Deut 4:4). ¿Cómo es posible lograr eso? Dios no es un ser humano, Él no tiene cuerpo de ningún tipo, no se le puede comparar con nada ni nadie. No se puede ver, oler ni sentir; entonces cómo se puede uno pegar a Él que además nos dice su palabra que es fuego consumidor (Deut 4:24). Nuestros Sabios nos han enseñado el secreto, se trata de apegarse a sus palabras, estudiandolas, escudriñándolas y obedeciendo a todos sus estatutos; y manteniendo nuestra mente pegada en Dios, alejándonos del pecado, protegiendo los ojos de lo impuro y haciendo el bien (Secreto del Judaísmo por el Rav Ya’akov Adés).


Otra parte impresionante en esta Sidra, son las Profecías de Moisés. Él profetizó de que los Judío serían esparcidos por todas las naciones del mundo (Deut 4:25-27). Esta profecía no termina ahí, Moisés nos asegura, que no solamente seríamos esparcidos por toda la tierra, en las naciones del mundo, por causa de nuestra idolatría, sino que a causa de eso, viviríamos en países donde nos forzarían nuestros enemigos a convertirnos a una falsa religión, cuyo símbolo es la madera (la cruz), y que otros países nos obligarían a aceptar otra religión cuyo símbolo es la piedra (Meca/Islam). Esta Profecía de que existirían estás dos falsas religiones; la de los Romanos, y la de los Musulmanes, es impresionante. Y para asegurarnos de que verdaderamente se trata de estas dos religiones, hoy por medio de la ciencia se han descubierto dos palabras codificadas en estos dos versículos (Deut 4:27-28) que sin ninguna duda la Torá se está refiriendo a esas dos falsas religiones; el nombre del supuesto fundador del cristianismo y la palabra Meca aparecen aquí a intervalos de cincuenta letras en la biblia en lengua hebrea.


Y el resto de la Parashá nos enseña que las diez declaraciones de Dios al Pueblo Judío contienen más de diez mandamientos, y todo el que sigue creyendo falsamente que Dios nos dio solamente diez mandamientos se equivoca. Pero el que realmente estudia la Torá sabrá que hay más de diez mandamientos; como por ejemplo, el mandamiento de amar al Eterno con todo nuestro corazón, fuerza y alma no forma parte de las diez; y el mandamiento de dejar descansar la tierra por un año después de siete años, tampoco forma parte de las diez declaraciones de Dios; sin embargo, Israel fue exiliado a Babilonia por 70 años por haberlo violado; como tampoco está incluido en las diez declaraciones, el mandamiento de no casarse con personas de otras religiones; sin embargo, Dios mató a 24, 000 judíos en un solo día, por haber violado ese mandamiento. De ese último mandamiento se conoce que los verdaderos Judíos son los que nacen de madres judías, y eso sin importar quien sea el padre. Ese mandamiento dice así: 


 “Y no contraerás matrimonio con ellos: no les darás tu hija a su hijo, ni tomarás a su hija para tu hijo; Porque él desviará a tu hijo de en pos de mí, y a causa de ellos, tus hijos servirán a dioses ajenos; y el furor del Eterno se encenderá sobre ustedes, y te destruirá muy pronto (Deut 7:3-4).” 


Entonces si las 10 declaraciones no son los únicos mandamientos (Deut 5:36), ¿cuántos mandamientos hay en la Torá (biblia)? Al contar todas las prohibiciones, pactos, decretos y ordenanzas obligatorias de toda la Torá encontramos un número de 613 mandamientos; aunque un gran número de estos son válidos solamente en Israel, y solamente cuando esté el Templo; sin embargo, hay varias decenas de otros que se aplican en todo lugar y tiempo; hay 39 mandamientos que si se violan le causan la muerte no solamente al cuerpo humano, sino al alma misma, cortandola de su raíz. Aun las diez declaraciones que se cuentan comúnmente como diez mandamientos, contienen más de diez mandamientos. 


Todos aquellos que tratan de convencerse a símismo de que hay solamente 10 mandamientos se están engañando y si son líderes les están mintiendo a los demás. La realidad es que la Torá no es solamente para la aplicación personal de nuestras vidas, lo que se debe entender es que se trata de la constitución de la nación guiada por Dios. Conteniendo leyes o mandamientos para todo el desenvolvimiento del estado; hay leyes de litigios, leyes o mandamientos contra la inmoralidad, leyes contra el crimen y decretos reales. Y todos esos estatutos o ordenanzas son mandamientos, los hay positivos y negativos.


Además, es muy importante saber que las leyes o mandamientos de la biblia no se aplican todos igualmente a todos los habitantes de la nación; cualquier persona inteligente debe de entender esa realidad; hay leyes y mandamientos que se aplican sólo a sacerdotes y a policías; a oficiales del estado, jueces y a abogados; etc. Pero hay más de cien mandamientos o leyes que se aplican a todo el mundo.

 


Lista de todos los mandamientos de la Torá:  VEALAS Aquí



 ESTA SEMANA EN LA HISTORIA JUDÍA



BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA TORÁ



LAS ALIOT PARA VA'ETJANAN

וָאֶתְחַנַּן

LECTURA DE LA TORÁ

PARASHAT VA’ETJANAN: DEUTERONOMIO 3:23-7:11

La Primera Aliá - Deuteronomio 3: 23–4: 4


En la primera lectura, Moisés le suplicó a Dios que le permitiera cruzar y ver el otro lado del río Jordán. Pero Dios estaba airado con Moisés y no quiso escuchar, diciéndole a Moisés que nunca más hablara del asunto, y Moisés culpó de su castigo a los israelitas. Dios ordenó a Moisés que subiera a la cima del Pisga y mirara la tierra. Y Dios le dijo a Moisés que le diera a Josué sus instrucciones y le infundiera fuerza y ​​valor, porque Josué debía dirigir al pueblo y asignarles la tierra. La primera parte abierta termina aquí con el final del capítulo.

Moisés exhortó a los israelitas a obedecer las leyes de Dios, a no agregarles nada, ni quitarles nada, para que pudieran vivir para entrar y ocupar la tierra que Dios les estaba dando. Moisés notó que en el pecado de Baal-peor, Dios borró a toda persona que siguió a Baal-peor, mientras preservaba con vida a los que se aferraban a Dios. La primera lectura termina aquí. 



DEUTERONOMIO CAPÍTULO 3:23-29

LA LECTURA 1
Y supliqué la gracia del Eterno en aquel tiempo, diciendo: Adonai Eterno, tú has comenzado á mostrarle á tu siervo tu grandeza, y tu mano fuerte: porque ¿qué dios hay en el cielo ni en la tierra que haga según tus obras, y según tus valentías? Permítame pasar, te lo ruego, para que pueda yo ver esa tierra buena, que está de la parte mas allá del Jordán, aquel buen monte, y el Líbano. Mas el Eterno se enojó conmigo a causa de ustedes, y por lo tanto no me quiso oír: y me dijo el Eterno: Bástate ya, no me hables más de este asunto. Súbete a la cumbre del Pisga, y alza tus ojos al occidente, y al aquilón, y al mediodía, y al oriente, y ve con tus propios ojos: porque no pasarás este Jordán. Y manda a Josué, y anímalo, y confórtalo; porque él ha de pasar delante de este pueblo, y él les hará heredar la tierra que verás. Y paramos en el valle delante de Beth-peor.


Deuteronomio Capítulo 4:1-49

Ahora pues, oh Israel, oye los estatutos y derechos que yo les enseño, para que los ejecutan, y vivan, y entren, y posean la tierra que el Eterno el Dios de sus padres, te da.

No le añadirán a la palabra que yo les mando, ni disminuirán de ella, para que guarden los mandamientos del Eterno su Dios que yo les ordeno. Sus ojos vieron lo que hizo el Eterno con motivo del asunto de Baal-peor; que á todo hombre que fué en pos del ídolo Baal-peor destruyó el Eterno tu Dios de en medio de ti.


Mas ustedes los que se pegaron al Eterno su Dios, todos están vivos hoy.

וְאַתֶּם֙ הַדְּבֵקִ֔ים בַּֽיהֹוָ֖ה אֱלֹֽהֵיכֶ֑ם חַיִּ֥ים כֻּלְּכֶ֖ם הַיּֽוֹם:



La Segunda Aliá - Deuteronomio 4: 5–40

En la segunda lectura, Moisés argumentó que observar las leyes fielmente probaría a otros pueblos la sabiduría y el discernimiento de los israelitas, porque ninguna otra gran nación tenía un dios tan cerca como Dios, y ninguna otra gran nación tenía leyes tan perfectas como la de Dios. . Moisés instó a los israelitas a que tuvieran sumo cuidado de no olvidar las cosas que veían y de dárselas a conocer a sus hijos y a los hijos de sus hijos: Cómo se pararon ante Dios en Horeb, la montaña ardía en llamas, Dios les habló desde el fuego, y Dios les declaró los Diez Mandamientos. Al mismo tiempo, Dios le ordenó a Moisés que impartiera a los israelitas leyes para que las observaran en la tierra que estaban a punto de ocupar.

Debido a que los israelitas no vieron forma cuando Dios les habló desde el fuego en Horeb, Moisés les advirtió que no se hicieran una imagen esculpida en ninguna semejanza: la forma de un hombre, mujer, bestia, pájaro, reptil o pescado. Y cuando miraron hacia arriba y vieron el sol, la luna, las estrellas y el cielo, no debían ser atraídos a inclinarse ante ellos o servirles, porque Dios asignó esas cosas a otros pueblos, pero Dios tomó a los israelitas y los sacó. de Egipto para ser el propio pueblo de Dios. Moisés dijo que Dios estaba enojado con él a causa de los israelitas, y Dios juró que Moisés no entraría en la tierra sino que moriría en la tierra al este del Jordán. Moisés advirtió a los israelitas que no olvidaran el pacto que Dios celebró con ellos, y que no hicieran una imagen esculpida, porque Dios es fuego consumidor, un Dios apasionado. La segunda parte abierta termina aquí. Moisés llamó al cielo ya la tierra para que testificaran contra los israelitas de que si se hicieran una imagen esculpida cuando estuvieran en la tierra, Dios los esparciría entre los pueblos, dejando solo unos pocos con vida. Allí, en el exilio, servirían a dioses de madera y piedra hechos por el hombre, que no podrían ver, oír, comer ni oler. Pero cuando estaban angustiados y buscaban a Dios con todo su corazón y alma, volvían a Dios y obedecían a Dios, entonces encontraban a Dios, incluso allí. Porque Dios es un Dios compasivo, que no los dejará, ni los dejará perecer, ni se olvidará del pacto que hizo bajo juramento con sus padres. Moisés invitó a los israelitas a considerar si algún pueblo había escuchado alguna vez la voz de un dios hablando desde el fuego y había sobrevivido, o si algún dios había tomado una nación de en medio de otra mediante actos prodigiosos y un poder asombroso, como su Dios había hecho por ellos. en Egipto ante sus propios ojos. Moisés dijo que les había sido claramente demostrado que solo el Señor es Dios y que no hay nadie fuera de Dios. Así, Moisés les amonestó a observar las leyes y los mandamientos de Dios, que Moisés les ordenó ese día, para que les fuera bien a ellos y a sus hijos, y que pudieran permanecer mucho tiempo en la tierra que Dios les estaba asignando para siempre. La segunda lectura y la tercera parte abierta terminan aquí.


LA LECTURA
Miren, pues yo les he enseñado estatutos y derechos, tal y como el Eterno, mi Dios me mandó, para que hagan así en medio de la tierra en la cual entran para poseerla. Guárdenlos, pues, y pónganlos por obra: porque ésta es su sabiduría y su inteligencia en ojos de las naciones, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán:

Ciertamente pueblo sabio y entendido, gente grande es ésta. Porque ¿qué gente grande hay que tenga los dioses cercanos á sí, como lo está el Eterno nuestro Dios en todo cuanto le pedimos? Y ¿qué gente grande hay que tenga estatutos y derechos justos, como es toda esta Torá (ley) que yo pongo hoy delante de ustedes?


MANDAMIENTO DE NO OLVIDAR EL MONTE SINAÍ

Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida: y has de enseñarlas á tus hijos, y á los hijos de tus hijos; El día que estuviste delante del Eterno tu Dios en Horev, cuando el Eterno me dijo:

Júntame el pueblo, para que yo les haga oír mis palabras, las cuales aprenderán, para que me teman todos los días que vivieren sobre la tierra: y las enseñarán á sus hijos; Y ustedes llegaron, y se pusieron al pie del monte; y el monte ardía en fuego hasta en medio de los cielos con tinieblas, nube, y oscuridad.


EL ETERNO NO TIENE CUERPO, NI FIGURA ALGUNA

Y habló el Eterno con ustedes de en medio del fuego: oyeron la voz de sus palabras, mas a excepción de oir la voz, ninguna figura vieron: Y él les anunció su pacto, el cual les mandó poner por obra, las diez declaraciones; y las escribió en dos tablas de piedra.

A mí también me mandó el Eterno entonces a enseñarles los estatutos y los derechos, para que los pusieran por obra en la tierra á la cual pasan para poseerla.


MANDAMIENTO CONTRA LA IDOLATRÍA

Guarden pues bien sus almas: pues ninguna figura vieron el día que el Eterno habló con ustedes de en medio del fuego: Para que no se corrompan, y haciéndose escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón o hembra, figura de algún animal ya sea de algo en la tierra, o figura de ave alguna alada que vuele por el aire, figura de ningún animal que vaya arrastrándose por la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra:

Que no se te ocurra que cuando alces tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, y te incites, y te inclines para adorarlos, y servirlos; cosas que el Eterno tu Dios les ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos.

Empero á ustedes el Eterno los tomó, y los ha sacado del horno de hierro, de Egipto, para que le sean por pueblo de heredad como en este día. Y el Eterno se enojó contra mí sobre sus negocios, y juró que yo no pasaría el Jordán, ni entraría en la buena tierra, que el Eterno tu Dios te da por heredad.


Así que yo voy á morir en esta tierra; y no paso el Jordán: mas ustedes pasarán, y poseerán aquella buena tierra. Guardense, no se olviden del pacto del Eterno su Dios, que él estableció con ustedes, y se hagan escultura o imagen de cualquier cosa, que el Eterno tu Dios te lo ha prohibido. Porque el Eterno tu Dios es fuego que consume, Dios celoso.


PROFECÍA SOBRE DOS RELIGIONES

Cuando hubieren engendrado hijos y nietos, y hubieren envejecido en la tierra, y se corrompieren, e hicieren escultura o imagen de cualquier cosa, e hicieren lo malo en ojos del Eterno su Dios, para enojarlo; Yo pongo hoy por testigos al cielo y a la tierra, que presto perecerán totalmente de la tierra hacia la cual pasan el Jordán para poseerla: no estarán en ella largos días sin que sean destruídos. Y el Eterno los esparcirá entre las naciones, y quedarán pocos en número entre las gentes a las cuales los llevará el Eterno:

Y servirán allí a dioses hechos de manos de hombres, a madera y a piedra, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen. Mas si desde allí buscares al Eterno tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma. Cuando estuvieren en angustia, y te alcanzaren todas estas cosas, si en los postreros días te volvieres al Eterno tu Dios, y oyeres su voz; Porque Dios misericordioso es el Eterno tu Dios; no te dejará, ni te destruirá, ni se olvidará del pacto de tus padres que les juró.

Por lo tanto, pregunta ahora acerca de los tiempos pasados, que han sido antes de ti, desde el día que creó Dios al hombre sobre la tierra, y desde un cabo del cielo al otro, si se ha hecho cosa semejante a esta gran cosa, o se haya oído otra como ella.

¿A caso ha oído pueblo la voz de Dios, que le hablara de en medio del fuego, como tú la has oído, y vivido? ¿O acaso ha probado Dios alguna vez el venir para tomar para sí una nación de en medio de otra gente, con pruebas, con señales, con milagros, y con guerra, y mano fuerte, y brazo extendido, y grandes espantos, según todas las cosas que hizo con ustedes el Eterno su Dios en Egipto ante tus ojos?

A ti te fué mostrado, para que supieras que el Eterno, Él es Dios; y no hay nadie más fuera de él. De los cielos te hizo oir su voz, para enseñarte: y sobre la tierra te mostró su gran fuego: y has oído sus palabras de en medio del fuego. Y por cuanto él amó á tus padres, escogió su simiente después de ellos, y te sacó delante de sí de Egipto con su gran poder; Para echar de delante de ti naciones grandes y más fuertes que tú, y para introducirte, y darte su tierra por heredad, como hoy.

Aprende pues hoy, y reduce a tu corazón que el Eterno, Él es el Dios de arriba en el cielo, y el único de abajo sobre la tierra; no hay ningún otro.


Y guarda sus estatutos y sus mandamientos, que yo te mando hoy, para que te vaya bien a ti y á tus hijos después de ti, y prolongues tus días sobre la tierra que el Eterno tu Dios te da para siempre.




La Tercera Aliá - Deuteronomio 4: 41–49

En la tercera lectura, Moisés apartó tres ciudades de refugio en el lado este del Jordán a las que un homicida que sin saberlo mató a una persona sin haber sido hostil con él en el pasado podría escapar y vivir: Bezer entre los rubenitas, Ramot en Galaad. entre los gaditas, y Golán en Bashán entre los manasitas. La tercera lectura y la cuarta parte abierta terminan con Deuteronomio 4:49.

CIUDADES DE REFUGIO

LA LECTURA 3
Entonces apartó Moisés tres ciudades de esta parte del Jordán al nacimiento del sol, Para que huyera allí el homicida que matara a su prójimo por yerro, sin haber tenido enemistad con él desde ayer ni antes de ayer; y que huyendo a una de estas ciudades salvara la vida: A Beser en el desierto, en tierra de la llanura, de los Rubenitas; y a Ramot en Guilad (Galaad), de los Gaditas; y a Golán en Bashán, de los de Manasés. Esta, pues, es la Torá (ley) que Moisés propuso delante de los hijos de Israel.


Estos son los testimonios, los estatutos, y los derechos, que Moisés notificó a los hijos de Israel, cuando hubieron salido de Egipto; De esta parte del Jordán, en el valle delante de Beit-Peor, en la tierra de Sihón rey de los Amorreos, que habitaba en Heshbón, al cual hirió Moisés con los hijos de Israel, cuando hubieron salido de Egipto: Y poseyeron su tierra, y la tierra de Og rey de Bashán; dos reyes de los Amorreos que estaban de esta parte del Jordán, al nacimiento del sol: Desde Aroer, que está junto a la ribera del arroyo de Arnón, hasta el monte de Sión, que es Jermón; Y toda la llanura de esta parte del Jordán, al oriente, hasta el mar del llano, las vertientes de las aguas abajo del Pisga.



La Cuarta Aliá: Deuteronomio 5: 1–18 (o 5: 1–22)

En la cuarta lectura, Moisés convocó a los israelitas y les pidió que escucharan las leyes que proclamó ese día, para estudiarlas y observarlas fielmente. En Horeb, Dios hizo un pacto con ellos, no con sus padres, sino con ellos, los vivos, cada uno de ellos. Dios les habló cara a cara desde el fuego del monte. Moisés se interpuso entre Dios y ellos para transmitirles las palabras de Dios, porque tenían miedo del fuego y no subieron al monte. Aquí termina una parte cerrada. 1768 Pergamino del Decálogo de Jekuthiel Sofer Dios dijo los Diez Mandamientos: "Yo, el Eterno, el Señor tu Dios" . No tendrás dioses ajenos a mí. No te harás una imagen esculpida, ninguna semejanza de lo que hay arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás ante o sírveles ". Una porción cerrada termina con Deuteronomio 5: 9 (5:10 en NJPS). 

"No jurarás en falso por el nombre del Señor tu Dios". Aquí termina una porción cerrada. "Observa el día de Shabat (el día de reposo) y santifícalo". Una porción cerrada termina con Deuteronomio 5:14 (5:15 en NJPS). "Honra a tu padre ya tu madre". Aquí termina una porción cerrada. "No matarás". Aquí termina una parte cerrada. "No cometerás adulterio." Aquí termina una parte cerrada. "No robarás". Aquí termina una parte cerrada. "No darás falso testimonio contra tu prójimo". Aquí termina una porción cerrada. No codiciarás la mujer de tu prójimo. Aquí termina una porción cerrada. No codiciarás la casa de tu prójimo, ni su campo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea tuyo. del vecino ". Aquí termina la cuarta lectura y una parte cerrada.

Deuteronomio Capítulo 5:1-33


LA LECTURA 4
Y Llamó Moisés a todo Israel, y les dijo: Shemá Israel - Oye, Israel, los estatutos y derechos que yo pronuncio hoy en sus oídos: y apréndanlos, y guardenlos, para ponerlos por obra. el Eterno nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb. No con nuestros padres hizo el Eterno este pacto, sino con nosotros todos los que estamos aquí hoy vivos. Cara a cara habló el Eterno con ustedes en el monte de en medio del fuego, Yo me puse entonces entre el Eterno y ustedes, para anunciarles la palabra del Eterno; porque ustedes tuvieron temor del fuego, y no subieron al monte; diciendo:


LAS DIEZ DECLARACIONES ( MANDAMIENTOS)

Yo soy el Eterno tu Dios, que te saqué de tierra de Egipto, de casa de siervos. No tendrás dioses extraños delante de mí. No harás para ti escultura, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, o abajo en la tierra, o en las aguas debajo de la tierra: No te inclinarás a ellas, Ni les servirás: porque yo soy el Eterno tu Dios, fuerte, celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos, y sobre la tercera generación de los hijos, y sobre la cuarta, de los que me aborrecen, Y que hago misericordia a millares a los que me aman, y guardan mis mandamientos.


No tomarás en vano el nombre del Eterno tu Dios; porque el Eterno no lo hallará sin culpa al que tomare en vano su nombre.

Guardarás el día del Shabat (reposo) para santificarlo, como el Eterno tu Dios te ha mandado. Seis días trabajarás y harás toda tu obra: Mas el séptimo es Shabat (reposo) al Eterno tu Dios:

Ninguna obra de tipo Melajá harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni tu converso (extranjero) que está dentro de tus puertas: para que descanse tu siervo y tu sierva como tú.

Y Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y Que el Eterno tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido: por lo cual el Eterno tu Dios te ha mandado que guardes el día del Shabat (reposo).

Honra a tu padre y a tu madre, como el Eterno tu Dios te ha mandado, para que sean prolongados tus días, y para que te vaya bien sobre la tierra que el Eterno tu Dios te da.

No matarás. - No adulterarás. - No hurtarás. - No dirás falso testimonio contra tu prójimo.

No codiciarás la mujer de tu prójimo, Ni desearás la casa de tu prójimo, Ni su tierra, Ni su siervo, Ni su sierva, Ni su buey, Ni su asno, Ni ninguna cosa que sea de tu prójimo.



La Quinta Aliá - Deuteronomio 5:19 (23) –6: 3

En la quinta lectura, Dios pronunció estas palabras a toda la congregación en la montaña, con una voz poderosa desde el fuego y las densas nubes, y Dios las inscribió en dos tablas de piedra que Dios le dio a Moisés. Cuando los israelitas oyeron la voz de la oscuridad y vieron la montaña ardiendo con fuego, los jefes tribales y los ancianos le pidieron a Moisés que escuchara todo lo que Dios tenía que decir y luego se lo dijera al pueblo, y ellos obedecerían de buena gana.

La quinta lectura y la quinta parte abierta terminan con Deuteronomio 6: 3. El verso שְׁמַע יִשְׂרָאֵל seguido de V'ahavta (Deuteronomio 6: 4-9) en hebreo "Átalos como una señal en tu mano".

LA LECTURA 5
Estas palabras habló el Eterno á toda su congregación en el monte, de en medio del fuego, de la nube y de la oscuridad, a gran voz: Pero Él no terminó su discurso. Y las escribió en dos tablas de piedra, las cuales me dió a mí.

Y aconteció, que cuando ustedes oyeron la voz de en medio de las tinieblas, y vieron al monte que ardía en fuego, llegaron a mí todos los príncipes de sus tribus, y sus ancianos; Y me dijeron: He aquí, el Eterno nuestro Dios nos ha mostrado su gloria y su grandeza, y hemos oído su voz de en medio del fuego: hoy hemos visto que el Eterno habla al hombre, y éste sobrevive.

Ahora pues, ¿para qué moriremos? que este gran fuego nos consumiere: si seguimos oyendo la voz del Eterno nuestro Dios, moriremos. Porque, ¿qué es toda carne, para que oiga la voz del Dios viviente que habla de en medio del fuego, como nosotros la oímos, y viva? Acércate tú, y oye todas las cosas que dijere el Eterno nuestro Dios; y tú nos dirás todo lo que el Eterno nuestro Dios te dijere, y nosotros oiremos y haremos.

Y oyó el Eterno la voz de sus palabras, cuando me hablaban; y me dijo el Eterno: He oído la voz de las palabras de este pueblo, que ellos te han hablado: bien está todo lo que han dicho. ¡Quién diera que tuvieran tal corazón, que me temieran, y guardaran todos los días, todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuera bien para siempre!

Ve, diles: Vuelvan a sus tiendas. Y tú párate aquí conmigo, y Te diré todos los mandamientos, y estatutos, y derechos (decretos) que les has de enseñar, a fin que los pongan ahora por obra en la tierra que yo les doy para poseerla. Miren, pues, que hagan como el Eterno su Dios les ha mandado: no se aparten a diestra ni a siniestra; Anden en todo camino que el Eterno su Dios les ha mandado, para que vivan, y les vaya bien, y tengan largos días en la tierra que han de poseer.


Deuteronomio Capítulo 6:1-25

Estos pues son los mandamientos, estatutos, y derechos (decretos) que el Eterno su Dios mandó que les enseñara, para que los pongan por obra en la tierra a la cual pasan ustedes para poseerla: Para que tú temas al Eterno tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, y tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, y que tus días sean prolongados. Shemá Israel - Oye pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien, y sean multiplicados, como te ha dicho el Eterno el Dios de tus padres, en la tierra que destila leche y miel.


La Sexta Aliá - Deuteronomio 6: 4–25

En la sexta lectura, Moisés impartió las instrucciones de Dios, el Shemá y V'ahavta, diciendo: "Oye, Israel: el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón, y las enseñarás diligentemente a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa, y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes, y las atarás como señal en tu mano, y serán por frontales entre tus ojos. Y las escribirás en los postes de las puertas de tu casa, y sobre tus puertas. Aquí termina una parte cerrada. Moisés exhortó a los israelitas, cuando Dios los trajo a la tierra y comieron hasta saciarse, a no olvidar al Dios que los liberó de la esclavitud en Egipto, a reverenciar y adorar solo a Dios, y a jurar solo por el nombre de Dios. Moisés advirtió a los israelitas que no siguieran a otros dioses, no sea que la ira de Dios los borre de la faz de la tierra. Aquí termina una parte cerrada. Moisés advirtió a los israelitas que no probaran a Dios, como lo hicieron en Masá, sino que guardaran los mandamientos de Dios y hicieran lo que es recto ante los ojos de Dios, para que les vaya bien, para que puedan poseer la tierra, y que todos sus enemigos podrían ser expulsados ​​ante ellos. Aquí termina una parte cerrada. Y cuando sus hijos preguntaban el significado de los mandamientos, debían responder que eran esclavos del Faraón en Egipto, y Dios produjo señales y portentos maravillosos y destructivos, los liberó con mano poderosa para darles la tierra, y luego ordenó que observen todas estas leyes para su bien duradero y su supervivencia. La sexta lectura y una porción cerrada terminan con Deuteronomio 6:25.

SHEMA ISRAEL - EL ETERNO UNO ES

LA LECTURA 6
Shemá Israel (Oye, oh Israel): el Eterno nuestro Dios, el Eterno uno es: Y Amarás al Eterno tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todo tu poder. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón: Y las repetirás á tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes: Y has de atarlas por señal en tu mano, y estarán por frontales entre tus ojos: Y las escribirás en los Mezuzot, postes de tu casa, y en tus portones.

Y será, cuando el Eterno tu Dios te hubiere introducido en la tierra que juró a tus padres Abraham, Isaac, y Jacob, que te daría; en ciudades grandes y buenas que tú no edificaste, Y casas llenas de todo bien, que tú no llenaste, y cisternas cavadas, que tú no cavaste, viñas y olivares que no plantaste: luego que comieres y te saciares, Guárdate que no te olvides del Eterno, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de siervos. Al Eterno tu Dios temerás, y a Él servirás, y por su nombre jurarás. No andarán ustedes en pos de dioses ajenos, de los dioses de los pueblos que están en sus contornos:

Porque el Dios celoso, es el Eterno tu Dios, en medio de ti está; porque no se inflame el furor del Eterno tu Dios contra ti, y te destruya de sobre la haz de la tierra. No tentarán al Eterno su Dios, como lo tentaron en Masá. Guarden cuidadosamente los mandamientos del Eterno su Dios, y sus testimonios, y sus estatutos, que te ha mandado. Y harás lo recto y bueno en ojos del Eterno, para que te vaya bien, y entres y poseas la buena tierra que el Eterno juró a tus padres; Para que él eche a todos sus enemigos de delante de ti, como el Eterno ha dicho.

Cuando mañana te preguntare tu hijo, diciendo: ¿Qué significan los testimonios, y estatutos, y derechos (decretos), que el Eterno nuestro Dios les mandó? Entonces dirás a tu hijo: Nosotros éramos siervos de Faraón en Egipto, y el Eterno nos sacó de Egipto con mano fuerte; Y nos dió el Eterno señales y milagros grandes y nocivos en Egipto, sobre Faraón y sobre toda su casa, delante de nuestros ojos; Y nos sacó de allá, para traernos y darnos la tierra que juró a nuestros padres; Y nos mandó el Eterno que ejecutáramos todos estos estatutos, y que temamos al Eterno nuestro Dios, para que nos vaya bien todos los días, y para que nos dé vida, como hoy. Y tendremos justicia cuando cuidáramos de poner por obra todos estos mandamientos delante del Eterno nuestro Dios, como él nos ha mandado.


Deuteronomio Capítulo 7:1-11

La Séptima Aliá (lectura) - Deuteronomio 7: 1-11

En la séptima lectura, Moisés les dijo a los israelitas que cuando Dios los trajo a la tierra y desalojó a siete naciones ante ellos: los hititas, los gergeseos, los amorreos, los cananeos, los ferezeos, los heveos y los jebuseos, los israelitas los condenarían a la destrucción. no les den condiciones ni les den cuartel. Los israelitas no debían casarse con ellos, porque apartarían a los hijos de los israelitas de Dios para que adoraran a otros dioses, y la ira de Dios acabaría con los israelitas. [58] Los israelitas debían derribar los altares de las naciones, romper sus columnas, cortar sus postes sagrados y entregar sus imágenes al fuego [59]. Los israelitas eran un pueblo consagrado a Dios, y Dios los eligió de entre todos los pueblos de la tierra para ser el pueblo preciado de Dios. [60] Dios los eligió no porque fueran los pueblos más numerosos, sino porque Dios los favoreció y mantuvo el juramento que Dios hizo con sus padres. [61] Moisés les dijo que tomaran nota de que solo Dios es Dios, el Dios firme que guarda fielmente el pacto de Dios con la milésima generación de los que aman a Dios y guardan los mandamientos de Dios, pero que instantáneamente paga con destrucción a los que rechazan a Dios. La lectura de maftir (מפטיר) concluye la parashá con Deuteronomio 7: 9-11, y Deuteronomio 7:11 concluye la sexta porción abierta.

LA LECTURA 7
Cuando el Eterno tu Dios te hubiere introducido en la tierra en la cual tú has de entrar para poseerla, y hubiere echado de delante de ti muchas naciones, al Heteo, al Guergueseo, y al Amorreo, y al Cananeo, y al Perezeo, y al Heveo, y al Jebuseo, siete naciones mayores y más fuertes que tú; Y el Eterno tu Dios las hubiere entregado delante de ti, y las hirieres, del todo las destruirás: no harás con ellos alianza, ni las tomarás a merced. Y no te emparentarás con ellos: no darás tu hija a su hijo, ni tomarás a su hija para tu hijo. Porque desviará a tu hijo de en pos de mí, y servirán a dioses ajenos; y el furor de el Eterno se encenderá sobre ustedes, y te destruirá presto. Mas así han de hacer con ellos: sus altares destruirán, y quebrarán sus estatuas, y cortarán sus bosques, y quemarán sus esculturas en el fuego.


Porque tú eres pueblo santo al Eterno tu Dios: el Eterno tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la faz de la tierra. El Eterno no los escogió a ustedes porque eran mayor que todos los pueblos; de hecho ustedes eran menor que todos los pueblos.


El Eterno los ha escogido porque Él los amó, y quiso cumplir el juramento que les juró a sus padres, los ha sacado el Eterno con mano fuerte, y los ha rescatado de casa de siervos, de la mano de Faraón, rey de Egipto. 

Sepa pues y reconozcas, que el Eterno tu Dios, es el Dios, Él es Dios fiel, Él vela ( guarda) el pacto y el Jesed (la bondad) para los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones; sin embargo, a los que le aborrece les arroja su pago en la cara (para deshacerse de ellos), para destruirlos: Él no dilatará en pagarle al que le odia, en su cara le dará el pago. Guarda por lo tanto está Mitzvá, estos decretos, y estos juicios que yo te mando hoy para que los cumplas.



MAFTIR

VA’ETJANAN 7:9-11
Sepa pues y reconozcas, que el Eterno tu Dios, es el Dios, Él es Dios fiel, Él vela ( guarda) el pacto y el Jesed (la bondad) para los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones; sin embargo, a los que le aborrece les arroja su pago en la cara (para deshacerse de ellos), para destruirlos: Él no dilatará en pagarle al que le odia, en su cara le dará el pago. Guarda por lo tanto está Mitzvá, estos decretos, y estos juicios que yo te mando hoy para que los cumplas.

LA HAFTARAT VA’ETJANAN

Isaiah 40:1-40:26

-

BENDICIÓN PARA LA HAFTARÁ

Antes de leer la Haftará también, el lector o el estudiante ha de decir esta bendición:


LECTURA DE LA HAFTARÁVA'ETJANÁN



Esta Haftará es la primera en el ciclo de siete Haftarot de consuelo después de Tishá Be Av, que conduce a Rosh HaShaná.

NAJAMÚ - CONSUELEN, consuelen a mi pueblo, dice el Eterno. Háblenle al corazón de Jerusalém: declárenle en alta voces; díganle que su tiempo de servicio ya se ha cumplido, que ya su pecado ha sido perdonado; porque doble ha recibido de la mano del Eterno por todos sus pecados. Voz que clama en el desierto: Allénese camino al Eterno: enderecen calzada en la soledad a nuestro Dios. Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane. Y se manifestará la gloria del Eterno, y toda carne juntamente la verá; que la boca del Eterno habló. Voz que decía: Di en alta voces. Y yo respondí: ¿Qué tengo de decir en alta voces? Toda carne es hierba, y toda su gloria como flor del campo: La hierba se seca, y la flor se cae; porque el viento del Eterno sopló en ella: ciertamente hierba es el pueblo. Séquese la hierba, cáigase la flor: mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.

Súbete sobre un monte alto, anunciadora de Sión; levanta fuertemente tu voz, anunciadora de Jerusalem; levántala, no temas; di á las ciudades de Judá: ¡Vean aquí el Dios suyo! He aquí que Adonai el Eterno vendrá con fortaleza, y su brazo se enseñoreará: he aquí que su salario viene con él, y su obra delante de su rostro. Como pastor apacentará su rebaño; en su brazo cogerá los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente las paridas. ¿Quién midió las aguas con su puño, y aderezó los cielos con su palmo, y con tres dedos allegó el polvo de la tierra, y pesó los montes con balanza, y con peso los collados? ¿Quién enseñó al espíritu del Eterno, o le aconsejó enseñándole? ¿A quién demandó consejo para ser avisado? ¿Quién le enseñó el camino del juicio, o le enseñó ciencia, o le mostró la senda de la prudencia? He aquí que las naciones son reputadas como la gota de un acetre, y como el orín del peso: he aquí que hace desaparecer las islas como polvo. Ni el Líbano bastará para el fuego, ni todos sus animales para el sacrificio. Como nada son todas las naciones delante de él; y en su comparación serán estimadas en menos que nada, y como lo que no existe.

¿A qué pues harán semejante a Dios, o qué imagen le compondrán? El artífice apareja la imagen de talla, el platero le extiende el oro, y le funde cadenas de plata. El pobre escoge, para ofrecerle, madera que no se corrompa; se busca un maestro sabio, que le haga una imagen de talla que no se mueva. ¿No saben? ¿no han oído? ¿nunca se lo han dicho desde el principio? ¿no han sido enseñados desde que la tierra se fundó? Él está asentado sobre el globo de la tierra, cuyos moradores son como langostas: él extiende los cielos como una cortina, los extiende como una tienda para morar: El torna en nada los poderosos, y a los que gobiernan la tierra hace como cosa vana. Como si nunca hubieran sido plantados, como si nunca hubieran sido sembrados, como si nunca su tronco hubiera tenido raíz en la tierra; así que sopla en ellos se secan, y el torbellino los lleva como hojarascas. ¿A qué pues me harán semejante, o seré asimilado? dice el Santo. Levanten en alto sus ojos, y miren quién creó estas cosas: él saca por cuenta su ejército: a todas llama por sus nombres; ninguna faltará: tal es la grandeza de su fuerza, y su poder y virtud.


BENDICIÓN PARA DESPUÉS DE LA HAFTARÁ

-

Después de leer la Haftará, el lector o estudiante de la Haftará debe recitar la siguiente bendición:




El Próximo Cuestionario Fue Preparado en las Instituciones de Ohr Somayaj en Jerusalem, Israel.

Todas las referencias son a los versos y al comentario de Rashi, a menos que se indique lo contrario.


Q&A PARASHAT VA'ETJANÁN

1 "Y le recé a Hashem en ese momento". ¿Por qué "en ese momento"? Deut 3:23 - Al derrotar a Sijon y Og, cuyas tierras eran parte de Eretz Canaan, Moshe pensó que tal vez Hashem había anulado el voto en contra de su entrada a la Tierra. 

2) ¿Qué rasgo característico está representado por la "mano fuerte" del Eterno? Deut 3:24 - Su disposición a perdonar.

3) ¿Qué simboliza Ha'Levanon? Deut 3:25 - Ha'levanon Simboliza el Beit Hamikdash, que hace referencia al color "blanco" (lavan), es decir, expíar al pueblo judío del pecado.

4) ¿Qué le dijo el Eterno a Yehoshua después de la batalla de Hai? Deut 3:28 - Yehoshua debe llevar al ejército a la batalla.

5) ¿Qué pasará si el pueblo judío no cumple correctamente las mitzvot? Deut 4: 9: El mundo no judío los considerará tontos.

6) ¿Cómo le afectó el decreto de que Moshé no entrara en la Tierra ni siquiera en su muerte? Deut 4:22 - Incluso sus restos no fueron enterrados en la Tierra.

7) ¿Qué insinúa la palabra v'noshantem? Deut 4:25 - La Guematría de v'noshantem, 852, insinúa el número de años hasta el primer exilio.

8) ¿Por qué el pueblo judío fue exiliado dos años antes de lo indicado por la profecía de Moshé?
 Deut 4:25 - Para que no se cumpliera el resto de la profecía "que perecerían por completo".

9) Servirás a dioses hechos por el hombre. ¿Es esto literal? Deut 4:28 - Para los Judíos que mantuvieron su identidad, la respuesta es No. Esto Significa Para ellos que servirían a otros que sirven a esos ídolos. Sin embargo, la respuesta es, Sí, para las tribus desaparecidas, y para los Anusím de la Inquisición y de otros tiempos.

10) ¿Por qué se llama al este Mizraj? Deut 4:41 - Es la dirección desde la que brilla el sol (mizraj significa brillar).

11) "Guarda el día de Shabat como te he mandado". ¿Cuándo nos había mandado el Eterno previamente a guardar el Shabat? Deut 5:13 - Antes de día de Matán Torá, en Mará. (Shmot 15:25)

12) ¿Dónde había recibido el pueblo judío por primera vez el mandato de honrar a los padres? Deut 5:16 - En Mará. (Shmot 15:25).

13) ¿Qué se quiere decir con "el Eterno, nuestro Dios, el Eterno es Uno"? Deut 6: 4 - Eso quiere decir que el Eterno, quien en la actualidad es nuestro Dios, pero que no es [aceptado como] el Dios de las otras naciones, eventualmente Él será [aceptado como] el único Dios por todo el mundo.

14) ¿Cuáles son los dos significados de amar al Eterno "con todas tus fuerzas"?
Deut 6: 5 - 1) Con todo lo que uno posee. 2) Aunque el Eterno te trate con Jesed (bondad) o con dureza.

15) ¿Cuán versado debe estar uno en la Torá? Deut 6: 7 - Si se le hace una pregunta sobre la Torá, uno debe poder responder rápida y claramente.

16) ¿De dónde viene la palabra totafot?
Deut 6: 8 - Tot significa dos en Caspi. Fot significa dos en Afriki. Juntos aluden a las cuatro secciones de tefilín.

17) ¿Quién es apto para jurar en nombre del Eterno? Deut 6:13 - Uno que le sirve al Eterno y venera Su nombre.

18) ¿Qué significa que los judíos son la "nación más pequeña"? Deut 7: 7 - Benei Yisrael es la nación más humilde.

19) Cuando alguien le sirve al Eterno con amor, ¿cuántas generaciones reciben la recompensa? Deut 7: 9 - 2000 generaciones.

20) ¿Por qué los malvados son recompensados ​​en este mundo? Deut 7:10 - Para que no obtengan recompensa en el próximo mundo.



RAICES SEFARADIES DOM


RETOUR AUX RACINES SEPHARADES


H’ Ehad



___________

        ה' אחד

Share:

1 comment:

  1. Que significa "las porciones cerradas y abiertas"?
    Gracias.
    Excelentes todas las explicaciones.
    Gracias por compartir.

    ReplyDelete