BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

EIKEV

Ciudad de Ioannina, el Galut olvidado de los Romaniotas: En esta bella ciudad griega y en los montes de ahí, aún queda el remanente de una comunidad Judía muy antigua.  “Los Romaniotas”; la comunidad Judía Romaniota fue casi totalmente destruida por los Nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo los sobrevivientes aún mantienen muy vivo sus costumbres y vida Judía aunque ya casi nadie se recuerda de ellos en el mundo de los Sefaradíes y Ashkenazies, Temanies, etc. 


Esta Parashá Fue Preparada por ABA-EYBO


August 22, 2016 - 18 Av 5776



PARSHAT EIKEV

Deuteronomio 7:12-11:25


DEDICADA A LA MEMORIA Y PARA MÉRITO DE:
Sarah Imenu - Rivkah, Rajel, Leah, (כריסטינה מרים דה בלר), Rajel Savua de Akiva;
Ruti Sarah Bat Simja, Ha’Rav Ha’Mekubal R. Mordejai Sharabi;
Rabi Akiva Ben Yosef, Jeannette Agustin San Juan, Fortune Agustin,
Filomena Agustin de San Juan (T’vila / Fila), Federmo San Juan, Aba Mevoyan Beler, Rajel Mazouz
Claudio Alfredo Beler San Juan; Suthiani Bat Imashela, Endang Supriani (Ani) Bat Suthiani, (סוג'ונטו בן סופריו) ; ( אבא סופריו) , Rabbi Ya’akov Abujatseira, R. Israel Abujatzeira, Baba Salí
(כל הזקנים בדורותיהם, מצד אבי, ובצד אמי); Chaya Mushka Schneersohn
Y de todos los Anusím de la casa de Israel; Jean-Baptiste Alvares
ז'אן בטיסט אלבארס , רבי שלמה לוריא, מהרש״ל
Jean Baptiste Louis Agustin Rodrigué Alvares, Rav Dov Ber de Lubavitch

אורינו ז'אן בטיסט אלבארס;
Eli Ha’Kohen, Pinjás Ve’Ikavod Ha’Kohen. Abayé Ha’Kohen, El Rebbe de Lubavitch,
Menajem Mendel Shnirsohn Zt”L; Yehuda Ha’Jasid, e Israel Meir KaGan el Jafets Ha’Jaim.
-
Le Refua Shelemá Para David Ben Messodí


CONTENIDO DE LA PARASHA



Deuteronomio 7:12-11:25


26 de Agosto 2016 – 23 de Av 5776

-


RESUMEN DE LA PARASHÁT EIKEV

-

Eikev significa Porque o Ya que, y es la segunda palabra en esta Parashá, y la primera palabra distintiva, en la parashá. La Parashat Eikev es la porción número 46 de la Torá en el ciclo anual de la lectura judía de la Torá y el tercero en el libro de Deuteronomio. Comienza en el Capítulo 7:12 de Deuteronomio hasta el Capítulo 11: 25. Esta parashá se compone de 6.865 letras hebreas, 1.747 palabras hebreas, y 111 versos, y puede ocupar aproximadamente 232 líneas en un rollo de la Torá (סֵפֶר תּוֹרָה, Sefer Torá).  En general se lee en agosto o en raras ocasiones a finales de julio.  Eikev Asher - Ya que escuchamos la voz del Eterno para cumplir las Mitsvot (mandamientos), el Eterno nos promete mantener los beneficios del Pacto. Ya sabemos que el Pacto es eterno, pero los beneficios del Pacto sólo están garantizados cuando cumplimos nuestra parte en ese contrato con el Eterno Dios. En otras palabras la parashá nos habla de las bendiciones como fruto a la obediencia a Dios. Y nos dice que Él nos amará, y nos bendecirá, y nos multiplicará, y bendecirá nuestros hijos, nuestra tierra, y todos los productos que ésta produzca, cumpliendo su promesa a nuestros padres.  


Y es así como Moshé (Moisés) continúa su discurso final a los Hijos de Israel, prometiéndoles que si cumplen los preceptos de la Torá, van a ser prósperos en la tierra que están a punto de conquistar y de establecerse, cumpliendo así la promesa del Eterno a sus patriarcas.  Moshé también los reprende por los fallos en su primera generación como pueblo, recordando la idolatría del Becerro de Oro, la rebelión de Koraj, el pecado de los espías, su incitación del Eterno en Taveeirá, Masá y Kivrot Hataavá; "Tú has sido rebelde contra el Eterno," les dice, "desde el día en que te conocí". Sin embargo, también habla del perdón Divino y de las Segundas Tablas de la Torá que el Eterno escribió y les dio luego de haberse arrepentido.

Los 40 años en el desierto, les dice Moshé, durante los cuales el Eterno los alimentó con el diario Man (Maná) del cielo, fueron para enseñarles que "el hombre no vive sólo de pan, sino de toda palabra que sale de la boca del Eterno vive el hombre". Moshé describe la tierra a la que van a ingresar como una tierra que "fluye leche y miel", una tierra bendecida por las siete especies (trigo, cebada, uva, higo, granada, aceite de oliva y dátiles), como el lugar que es el foco de la Providencia Divina en el universo. Los manda a destruir los ídolos de los habitantes anteriores de la tierra, y a ser cuidadosos de no volverse soberbios y pensar que "mi poder y la fuerza de mi mano me dieron esta riqueza".

Un pasaje clave de esta sección es el segundo capítulo del Shemá, que repite los preceptos fundamentales enumerados en el primer capítulo del Shemá y describe la recompensa por observar los preceptos del Eterno y el resultado adverso (hambruna y exilio) por no cumplirlos. También es la fuente del precepto de rezar e incluye una referencia a la resurrección de los muertos en la Era Mesiánica. De Haftará; sin embargo, encontramos palabras serias acerca de lo que el Eterno le hará a los enemigos de Israel y de los Judíos en general: “Haré comer a tus opresores su propia carne, serán embriagados con su propia sangre como con vino. Y toda la humanidad sabrán que yo el Eterno soy el Salvador, El Fuerte de Jacob, tu Redentor.”




LECTURA DE LA TORA


BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA TORÁ








Deuteronomio Capítulo 7:12-26


La Primera Aliá - Deuteronomio 7: 12–8: 10


En la primera lectura (עליה, aliyah), Moisés les dijo a los israelitas que si obedecían las reglas de Dios, Dios mantendría fielmente el pacto, los bendeciría con fertilidad y productividad agrícola y evitaría las enfermedades. Moisés ordenó a los israelitas que destruyeran a todos los pueblos que Dios les entregó, sin mostrar piedad y sin adorar a sus dioses. Una porción cerrada (סתומה, setumah) termina aquí.


Moisés les dijo a los israelitas que no temieran a estas naciones porque eran numerosas, porque los israelitas solo tenían que recordar lo que Dios hizo con el faraón y los egipcios y las maravillas por las cuales Dios los liberó. Dios haría lo mismo con los pueblos a quienes temían, y también enviaría una plaga contra ellos. Dios desalojaría a esos pueblos poco a poco, para que las fieras no se apoderaran de la tierra. Moisés ordenó a los israelitas que quemasen las imágenes de sus dioses, que no codiciaran ni guardaran la plata y el oro sobre ellos, ni que introdujeran cosas abominables en sus casas. La primera porción abierta (פתוחה, petuja) termina aquí con el final del capítulo 7.


Dios hizo que los israelitas viajaran por el camino largo en el desierto por treinta y ocho años adicionales (por un total de 40 años) debido a su pecado de incredulidad y su rebelión después de que los doce espías regresaron de reconocer Canaán, de los cuales diez dieron un resultado negativo. informe sobre la capacidad de Israel para tomar la tierra. Dios determinó que ninguno de esa generación entraría en la tierra que Él había prometido y por eso permanecieron en el desierto hasta que toda esa generación muriera. Dios los sometió al hambre y luego les dio maná para enseñarles que el hombre no vive solo de pan, sino de lo que Dios decreta . Sus ropas no se desgastaron ni sus pies se hincharon durante 40 años. Dios los disciplinó como un hombre disciplina a su hijo. Moisés les dijo a los israelitas que Dios los estaba trayendo a una buena tierra, donde podrían comer alimentos sin fin, y así, cuando hubieran comido hasta saciarse, debían dar gracias a Dios por la buena tierra que Dios les había dado. La primera lectura (עליה, aliyah) termina aquí.



LA LECTURA 1

(יב) Y sucederá que, por cuanto ustedes han escuchado estas ordenanzas, y las han guardado y las han puesto por obra, el Eterno tu Dios guardará contigo el pacto y la Bondad divina (el Jesed) que les juró (יג) a tus padres:  Y te amará, y te bendecirá, y te multiplicará, y bendecirá el fruto de tu vientre, y el fruto de tu tierra, y tu grano, y tu  mosto, y tu aceite, la cría  de  tus  vacas, y los  (יד) rebaños  de  tus  ovejas,  en  la  tierra  que  juró á tus padres que te daría:  Bendito serás más que todos los pueblos:  no  habrá  en  ti  varón  ni hembra estéril, ni en tus bestias.  (טו) Y quitará el Eterno de ti toda enfermedad; y todas las malas plagas de Egipto, que tú sabes, no  las  pondrá  sobre  ti,  antes  las  pondrá  sobre  todos  los  que  te  aborrecieren. (טז) Y consumirás á todos los pueblos que te da  el  Eterno tu Dios: no los perdonará tu ojo; ni (יז) servirás  á  sus dioses, que te será tropiezo:  Cuando dijeres en tu corazón:  Estas  gentes (יח) son  muchas  más  que  yo,  ¿cómo  las  podré desarraigar? :   No tengas temor de ellos: (יט) acuérdate bien de lo que hizo el Eterno tu Dios con Faraón y con todo Egipto:   De las grandes pruebas que vieron tus ojos, y de las señales y milagros, y de la mano fuerte y brazo extendido con que el Eterno tu Dios te sacó: así  hará  el Eterno tu Dios con todos los pueblos (כ) de cuya presencia tú temieres:  Y también enviará el Eterno tu Dios sobre ellos avispas, hasta  que  perezcan  los  que  quedaren, y  los que se  hubieren  escondido  de delante de ti. (כא) No  desmayes  delante de ellos, que el Eterno tu Dios está en medio de ti, Dios grande y (כב) terrible. Y el Eterno tu Dios echará á estas gentes de delante de ti poco á poco: no las podrás acabar luego, porque las bestias del campo no se aumenten contra ti. 


(כג) Mas  el  Eterno tu  Dios las entregará  delante  de  ti,  y  él  las  quebrantará  con  grande (כד) destrozo, hasta que sean destruídos.:  Y él entregará sus reyes en tu mano, y tú destruirás el nombre de ellos de debajo del cielo: nadie te hará frente hasta que los destruyas. (כה) Las esculturas de sus dioses quemarás en el fuego: no codiciarás plata ni oro de sobre ellas  para  tomarlo  para  ti,  porque  no tropieces en ello, pues es abominación á el Eterno tu (כו) Dios; : Y no meterás abominación en tu casa, porque no seas anatema como ello; del todo lo aborrecerás y lo abominarás; porque es anatema.


Deuteronomio Capítulo 8:1-20


(א) Cuidarán de poner por obra todo mandamiento que  yo  les ordeno hoy,  para  que vivan, y (ב) sean multiplicados, y entren, y posean la tierra, de la cual juró el Eterno á sus padres.  Y te has de acordar de todo el camino por donde te ha traído el Eterno tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para  saber lo que  estaba en tu corazón, si habías (ג) de guardar ó no sus mandamientos. : Y te afligió, y te hizo tener hambre, para sustentarte con la maná (el Man), un alimento que no conocías tú, ni tampoco tus padres lo habían conocido; para hacerte saber que el hombre no vivirá de solo pan, mas de todo lo que sale de (ד) la boca del Eterno vivirá el hombre. : Tu vestido nunca se envejeció sobre ti, ni el pie se te (ה) ha hinchado por estos cuarenta  años. :  Reconoce  asimismo  en  tu corazón,  que  como (ו) castiga  el  hombre  á  su  hijo,  así  el  Eterno  tu  Dios  te  castiga. : Guardarás, pues, los (ז) mandamientos del Eterno tu Dios, andando en sus caminos, y temiéndole. : Porque el Eterno  tu  Dios  te  introduce  en  la  buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes, de (ח) abismos que brotan por vegas y montes. : Tierra de trigo y cebada, y de vides, é higueras, (ט) y granados; tierra de olivas, de aceite, y de miel. : Tierra en la cual no comerás el pan con escasez, no te faltará nada en ella; tierra que sus piedras son hierro, y de sus montes cortarás (י) metal. : Y comerás y te hartarás (Saciarás), y bendecirás al Eterno tu Dios por la buena (יא) tierra que te habrá dado. : 




Segunda Aliá - Deuteronomio 8: 11–9: 3
En la segunda lectura (עליה, aliyah), Moisés advirtió a los israelitas que no se olvidaran de Dios, que no violaran los mandamientos de Dios, que no se envanecieran y creyeran que su propio poder había ganado su riqueza, sino que recordaran que Dios les dio el poder. poder para prosperar. La segunda porción abierta (פתוחה, petujá) termina aquí.

Moisés advirtió que si se olvidaban de Dios y seguían a otros dioses, ciertamente perecerían como las naciones que Dios iba a desplazar de la tierra. [20] La tercera porción abierta (פתוחה, petuchah) termina aquí con el final del capítulo 8.

Moisés advirtió a los israelitas que despojarían a naciones más grandes que ellos, pero Dios iría delante de ellos como un fuego devorador para expulsar a los habitantes de la tierra. La segunda lectura (עליה, aliyah) termina aquí.


LA LECTURA 2

11) Guárdate,  que  no  te  olvides  de  el  Eterno tu Dios, para no (יב) observar sus mandamientos, y sus derechos, y sus estatutos, que yo te ordeno hoy:  Que (יג) quizá no comas y te hartes, y edifiques buenas casas en que mores, : Y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multiplique, y todo lo que tuvieres se te aumente, (יד) : Y se eleve luego tu corazón, y te olvides de el Eterno tu Dios, que   te  sacó de tierra de (טו) Egipto, de casa de siervos. : Que te hizo caminar por un desierto grande y espantoso, de serpientes ardientes, y  de  escorpiones, y de sed, donde ningún agua había, y él te sacó agua (טז) de la roca del pedernal. : Que te sustentó con maná en el desierto, comida que tus padres (יז) no habían conocido, afligiéndote y  probándote,  para hacerte bien al final. : Y digas en (יח) tu corazón: Mi poder y la fortaleza de mi mano me han traído esta riqueza. : Antes acuérdate  de  el  Eterno tu Dios: porque él te da el poder para hacer las riquezas, á fin de (יט) confirmar su pacto que juró á tus padres, como en este día. : Mas será, si llegares á ׁׁׂׂolvidarte de el Eterno tu Dios, y anduvieres en pos de dioses ajenos, y les sirvieres, y á ellos te (כ) encorvares, lo protesto desde hoy contra ustedes, que de cierto perecerán. : Como las gentes que el Eterno destruirá delante de ustedes, así perecerán; por cuanto no habrán atendido á la voz del Eterno su Dios. 


Deuteronomio Capítulo 9:1-29


(א)  Oye,  Israel:  tú  estás hoy para  pasar  el  Jordán,  para  entrar  á  poseer  gentes  más  (ב) numerosas y más fuertes que tú, ciudades grandes y encastilladas hasta el cielo, : Un pueblo grande y alto, hijos de gigantes, de los cuales tienes tú conocimiento, y has oído decir: (ג) ¿Quién se sostendrá delante de los hijos del gigante?  : Entérate, pues, hoy que el Eterno tu Dios es el que pasa delante de ti,  fuego  consumidor,  que los destruirá y humillará delante de ti: y tú los echarás, y los destruirás luego, como el Eterno te ha dicho.


Tercera Aliá - Deuteronomio 9: 4-29


En la tercera lectura (עליה, aliyah), Moisés advirtió a los israelitas que no creyeran que Dios les había permitido poseer la tierra debido a su propia virtud; Dios estaba despojando a los habitantes actuales de la tierra por dos razones: debido a la iniquidad de esas naciones y para cumplir el juramento que Dios había hecho a Abraham, Isaac y Jacob. Moisés exhortó a los israelitas a recordar cómo habían provocado la ira de Dios en el desierto. En Horeb provocaron tanto a Dios que Dios se enojó lo suficiente como para haberlos destruido . Moisés subió a la montaña, se quedó cuarenta días y cuarenta noches, y no consumió pan ni agua. Al final de los 40 días, Dios le dio a Moisés dos tablas de piedra que Dios había inscrito con el pacto que Dios había dirigido a los israelitas. Dios le dijo a Moisés que se diera prisa, porque el pueblo que Moisés sacó de Egipto había actuado mal y había hecho una imagen de fundición. Dios le dijo a Moisés que Dios estaba dispuesto a destruirlos y hacer de Moisés una nación mucho más numerosa que ellos. Moisés comenzó a bajar de la montaña con las dos tablas en la mano, cuando vio cómo los israelitas se habían hecho un becerro de fundición. [30] Moisés rompió las dos tablas ante sus ojos y se arrojó ante Dios, ayunando otros cuarenta días y cuarenta noches. Dios escuchó a Moisés. Dios estaba lo suficientemente enojado con Aarón como para haberlo destruido, por lo que Moisés también intercedió por Aarón. Moisés quemó el becerro, lo molió hasta convertirlo en polvo y arrojó su polvo en el arroyo que descendía del monte.


En la continuación de la lectura, Moisés les recordó a los israelitas cómo provocaron a Dios en Tabera, Masá y Kibrot-Ha'Taavá. [35] Y cuando Dios los envió desde Cades-barnea a tomar posesión de la tierra, desobedecieron el mandato de Dios y no confiaron en Dios. [36] Cuando Moisés yacía postrado ante Dios esos 40 días, porque Dios estaba decidido a destruir a los israelitas, Moisés le pidió a Dios que no aniquilara al propio pueblo de Dios, a quien Dios liberó de Egipto, sino que pensara en Abraham, Isaac y Jacob e ignorara el La pecaminosidad de los israelitas, de lo contrario los egipcios dirían que Dios no tenía poder para llevarlos a la tierra que Dios les había prometido. La tercera lectura (עליה, aliyah) y la cuarta parte abierta (פתוחה, petuchah) terminan aquí con el final del capítulo 9


LA LECTURA 3

(ד) : No discurras en tu corazón cuando el Eterno tu Dios los habrá echado de delante de ti, diciendo: Por mi justicia me ha metido el Eterno á poseer esta tierra; pues  por  la  impiedad de estas gentes el Eterno (ה) las echa de delante de ti. : No por tu justicia, ni por la rectitud de tu corazón entras a poseer la tierra de ellos; mas por la impiedad de estas gentes el Eterno tu Dios las echa de delante de ti, y por confirmar la palabra que el Eterno juró á tus padres Abraham, Isaac, y Jacob. 


(ו)  Por  tanto, sepa que no por tu justicia el Eterno  tu  Dios  te  da  esta  buena  tierra  para poseerla; que pueblo duro de cerviz eres tú.


(ז) : Acuérdate, no te olvides que has provocado a ira al Eterno tu Dios en el desierto: desde  el  día  que saliste  de la  tierra de Egipto, hasta que  entraron  en este lugar, han sido (ח) rebeldes al Eterno. :  Y  en  Horeb  provocaron  a ira al Eterno, y se enojó el Eterno contra (ט) ustedes para destruiros. : Cuando yo subí al monte para recibir las tablas de piedra, las tablas del pacto que el Eterno hizo con ustedes, estuve entonces en el monte cuarenta días y (י) cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua:  


Y me dió el Eterno las dos tablas de piedra escritas con el dedo de Dios; y   en  ellas estaba escrito conforme a todas las palabras que os (יא) habló el Eterno en el monte de en medio del fuego, el día de la asamblea. : Y fué al cabo de los  cuarenta  días  y  cuarenta  noches,  que el Eterno me dió las dos tablas de piedra, las tablas del pacto.


 (יב) : Y me dijo el Eterno: Levántate, desciende presto de aquí; que tu pueblo que sacaste de Egipto se ha corrompido: pronto se han apartado del camino que yo les mandé: se han hecho una efigie de fundición. 


(יג) Y me habló el  Eterno,  diciendo:  He visto ese pueblo, y he aquí, que él es pueblo duro de (יד) cerviz: Déjame para que Yo los destruya, y raiga su nombre de debajo del cielo;  

y que (טו) haga de ti un pueblo  fuerte  y  mucho más numeroso que ellos. : Y volví y descendí del (טז) monte, el cual ardía en fuego, con las tablas del pacto en mis dos manos. : Y miré, y he aquí habían  pecado  contra  el  Eterno  su  Dios:  se  habían  hecho  un becerro de fundición, (יז) apartándose tan pronto del camino que el Eterno les había mandado. : Entonces tomé las (יח) dos tablas, y las arrojé de mis dos manos, y las quebré delante de sus ojos. : Y me postré delante del Eterno, como antes, cuarenta días y cuarenta noches: no comí pan ni bebí agua, a causa de todo su  pecado  que  habían  cometido  haciendo  lo  malo  en ojos del Eterno para (יט) enojarlo. : Porque temí a causa del furor y de la ira con que el Eterno estaba enojado contra ustedes para destruiros. Pero el Eterno me oyó aún esta vez.


(כ) Contra  Aarón  también  se  enojó el Eterno en gran manera para destruirlo: y también oré (כא) por Aarón entonces. : Y tomé su pecado, el becerro que habían hecho, y lo quemé en el fuego, y lo desmenucé moliéndolo muy bien,  hasta  que  fué reducido á polvo: y eché el polvo (כב) de él en el arroyo que  descendía  del  monte.  : También  en  Tabera,  y en Massa, y en (כג) Kibroth-hataavah, enojaron al Eterno. Y cuando el Eterno los envió desde Cadesh-barnea, diciendo: Suban y  posean  la  tierra  que yo les he dado; también fueron rebeldes al dicho del (כד) Eterno su Dios, y no lo creyeron, ni obedecieron a su voz. :  Rebeldes han sido al Eterno (כה) desde el día que yo los conozco.  : Me postré, pues, delante del Eterno cuarenta días y  cuarenta noches que estuve postrado; porque el Eterno dijo que los había de destruir. 


(כו) :  Y oré al Eterno, diciendo: Oh Adonai (Señor), Eterno, no destruyas a tu pueblo, tu heredad que   has  redimido  con  tu  grandeza,  al  cual  sacaste  de Egipto con mano fuerte. (כז) Acuérdate de tus siervos Abraham, Isaac, y Jacob; no mires a la dureza de este pueblo, ni (כח) á su impiedad, ni á su pecado: : Para que no digan los de la tierra de donde nos sacaste: Por cuanto  no  pudo  el  Eterno introducirlos en la tierra que les había prometido, o porque los (כט) aborrecía, los sacó para matarlos en el desierto. : Y ellos son tu pueblo y tu heredad, que sacaste con tu gran fortaleza y con tu brazo extendido.



        Deuteronomio Capítulo 10:1-22


LA CUARTA ALIÁ - DEUT 10: 1-11


En la cuarta lectura (עליה, aliyah), Dios le dijo a Moisés que tallara dos tablas de piedra como la primera, subiera al monte y hiciera un arca de madera. [39] Dios inscribió en las tablas los Diez Mandamientos que estaban en las primeras tablas que Moisés había roto, y Moisés bajó de la montaña y depositó las tablas en el Arca.


En la continuación de la lectura, los israelitas marcharon a Mosera, donde Aarón murió y fue sepultado, y su hijo Eleazar se convirtió en sacerdote en su lugar. [41] Desde allí marcharon a Gudgod y luego a Jotbath. [42] Dios apartó a los Levitas para que llevaran el Arca del Pacto, para que estuvieran presentes en el Tabernáculo y para bendecir en el Nombre de Dios, y por eso los Levitas no debían recibir porción de la tierra, ya que Dios era su porción. [ 43] La cuarta lectura (עליה, aliyah) y la quinta parte abierta (פתוחה, petuchah) terminan con Deuteronomio 10:11.


LA LECTURA 4
(א) En aquel tiempo el Eterno me dijo: Lábrate dos tablas de piedra como las primeras, y sube (ב) a  mí  al  monte,  y hazte un arca de madera:  : Y escribiré en aquellas tablas las palabras (ג) que estaban en las tablas primeras que quebraste; y las pondrás en el arca.  :  E hice un arca de madera de Shitím, y labré dos tablas de piedra como las primeras, y subí al monte (ד) con las dos tablas en mi mano. : Y escribió en las tablas conforme á la primera escritura, las diez palabras que el Eterno os había hablado en el monte de en medio del fuego, el día de (ה) la asamblea; y me las dió el Eterno. : Y volví y descendí del monte, y puse las tablas en el (ו) arca que había hecho; y allí están, como el Eterno me mandó.  : Después partieron los hijos de Israel de Beerot-bene-jacaam á Moserá: allí murió Aarón, y allí fué sepultado; y en lugar suyo (ז) tuvo el sacerdocio  su  hijo Eleazar. : De allí partieron á Gudgod, y de Gudgod á Jotbath, tierra (ח) de arroyos de aguas. : En aquel tiempo apartó el Eterno la tribu de Leví, para que llevase el arca del pacto del Eterno, para que estuviese  delante  del  Eterno  para  servirle, y para bendecir (ט) en su nombre, hasta hoy. : Por lo cual Leví  no  tuvo  parte  ni  heredad  con sus hermanos: el (י) Eterno es su heredad, como el Eterno tu Dios le dijo. :  Y yo estuve en el monte como los primeros días, cuarenta días y cuarenta noches; y el Eterno me oyó también esta vez, y no quiso el Eterno destruirte.

(יא) Y me dijo  el Eterno:  Levántate, anda, para que partas delante del pueblo, para que entren y (יב) posean la tierra que juré á sus padres les había de dar. :



¿Qué significa andar en los senderos del Eterno? Eso quiere decir, pegarse a Él, imitándole, haciendo lo que él hace: así como él visita a los enfermos, entierra a los muertos y ayuda a los huérfanos, házlo tú también.


Quinta Aliá - Deuteronomio 10: 12-11: 9

En la quinta lectura (עליה, aliyah), Moisés exhortó a los israelitas a Temer con toda reverencia al Eterno Dios, a caminar solo en los caminos del Soberano Dios, a amarle, a servirle con todo su corazón; amando y guardando las Mitzvot (los mandamientos) de Dios. Moisés hizo notar que aunque el cielo y la tierra pertenecen a Dios, el Eterno fue atraído a amar a sus padres, de modo que Dios eligió a los israelitas de entre todos las naciones.

Moisés describió a Dios como un Señor supremo, grande, poderoso y temible, que no le mostraba favor en el sentido de hacer acepción de persona; Él no aceptaba sobornos de ningón Elite, sino que defende la causa del huérfano y la viuda y se hace amigo del extranjero.

Moisés les instruyó así a los israelitas que se hicieran amigos del extranjero y los que se convierten al Judaísmo, Ya que ellos eran extranjeros en Egipto. Moisés exhortó a los israelitas a temer a Dios, adorando solo a Dios y jurar solo por el nombre de Dios, porque Dios era su gloria, quien realizó para ellos maravillas y los hizo tan numerosos como las estrellas.

Moisés exhortó a los israelitas a amar a Dios y guardar siempre los mandamientos de Dios. El les pidió a los israelitas que notaran que ellos mismos fueron testigos de las señales que Dios realizó en Egipto contra Faraón, lo que Dios hizo con el ejército de Egipto, cómo Dios hizo rodar sobre ellos las aguas del Mar de Juncos, lo que Dios hizo por ellos en el desierto y lo que Dios hizo con Datán y Abiram cuando la tierra se los tragó.

Por lo tanto, Moisés les instruyó que guardaran toda la Torá para que tuvieran la fuerza para entrar y poseer la tierra y permanecer mucho tiempo en esa tierra que fluye leche y miel. La quinta lectura (עליה, aliyah) y una porción cerrada (סתומה, setumá) terminan aquí.


LA LECTURA 5

Ahora pues, Israel, ¿qué pide el Eterno tu Dios de ti, sino que le temas al Eterno tu Dios,  que  andes  en todos sus caminos, y que (יג) lo ames, y le sirvas al Eterno tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma. :  Que guardes los  mandamientos  del  Eterno  y  sus  estatutos,  que yo te prescribo hoy, para que hayes el bien?  (יד) He aquí, del Eterno tu Dios son los cielos, y los cielos de los cielos: la tierra, y todas las cosas que hay en ella. 


(טו) : Solamente de  tus  padres se agradó el Eterno para amarlos, y escogió su simiente después (טז) de ellos, á ustedes,  de  entre  todos  las  naciones,  como  hasta este día. :  Circunciden pues el (יז) prepucio de su corazón, y no endurezcan más su cerviz. : Porque el Eterno su Dios es Dios de dioses, y Señor de señores, Dios grande, poderoso, y terrible, que no hace excepción de (יח) persona, ni toma cohecho. :  Que hace   justicia  al huérfano y á la viuda; que ama también al (יט) extranjero dándole pan y vestido. : Amarán pues al extranjero (al Converso): porque extranjeros fueron ustedes en tierra de Egipto. 


(כ) Al Eterno tu Dios temerás, a Él servirás, de Él te pegarás, y por su nombre jurarás.  (כא) El es tu alabanza, y él es tu Dios, que ha hecho contigo estas grandes y terribles cosas que tus ojos (כב) han visto. Con setenta almas descendieron tus padres á Egipto; y ahora el Eterno te ha hecho como las estrellas del cielo en multitud.
 


Deuteronomio Capítulo 11:1-25

(א) Amarás pues al Eterno tu Dios, y guardarás su ordenanza, y sus estatutos y sus decretos y sus mandamientos, todos los días. (ב) : Y comprendan hoy: porque no hablo con sus hijos, aquellos que no han sabido, ni habían visto el castigo del Eterno su Dios, su  grandeza, su mano fuerte, y su brazo extendido, (ג)  :


Y sus señales, y sus obras que hizo en medio de Egipto (el castigo que le infligió) á Faraón, rey de Egipto, y á toda su tierra. (ד) : Y lo que hizo al ejército de Egipto, á sus caballos, y á sus carros; cómo hizo ondear las aguas del mar Bermejo sobre ellos, cuando venían tras  ustedes, y  el Eterno los  destruyó hasta  hoy. (ה) :  Y lo que ha hecho con ustedes en el desierto, hasta que han llegado á este lugar; (ו) : 


Y lo que hizo con Dathán y Abiram, hijos de Eliav hijo de Rubén; cómo abrió la tierra su boca, y se tragó á ellos y á sus casas, y sus tiendas, y toda la hacienda que tenían en pie en medio de todo Israel:  (ז) : Mas sus ojos han visto todos los grandes hechos que el Eterno ha ejecutado. (ח) : Guarden, pues, todos los mandamientos que yo les prescribo hoy, para que sean esforzados, y entren y posean la tierra, á la cual pasan para poseerla; (ט) Y para que les sean prolongados los días sobre la tierra, que juró el Eterno á sus padres que había de darles a ellos y a su simiente, tierra que fluye leche y miel. 



La Sexta Aliá - Deut 11: 10–21

El segundo párrafo de
שְׁמַע יִשְׂרָאֵל

En la sexta lectura (עליה, aliyah), Moisés ensalzó la tierra prometida como una tierra de colinas y valles que absorbe el agua de las lluvias, una tierra que Dios cuida. Comparó esto con Egipto, que dependía del riego. Una porción cerrada (סתומה, setumah) termina aquí.

Entonces Moisés les dijo las palabras que ahora se encuentran en la oración del "Shemá": Si los israelitas obedecían los mandamientos, amando a Dios y sirvíendole a Dios con el corazón y el alma, Dios les concedería la lluvia a tiempo y ellos recogerían su grano, vino y aceite.

Dios daría el pasto para su ganado y los israelitas comerían hasta saciarse. Moisés les advirtió que no se dejaran engañar para servir a otros dioses, porque la ira de Dios estallaría contra ellos, Dios suspendería la lluvia y pronto perecerían de la tierra.

Moisés los instó a grabar las palabras de Dios en su corazón, atarlas como una señal en sus manos, dejar que les sirvan de símbolo en sus frentes, enseñandolas a sus hijos y recitandolas cuando se quedan en casa y cuando estén fuera. cuando se acuestan y cuando se levanten.

Moisés les ordenó que escribieran estas palabras de Dios en las Mezuzot (los postes) de las puertas de sus casas y en sus portones, para que ellos y sus descendientes pudieran seguir viviendo en la tierra que Dios les juró a sus padres. Para que su estadía sea tan numerosa como la largura de los días, los meses, los años y los siglos que duran los cielos y la tierra. La sexta lectura (עליה, aliyah) y una porción cerrada (סתומה, setumá) terminan aquí.

LA LECTURA 6

(י) Que la tierra a la cual entras para poseerla, no es como la tierra de Egipto de donde han salido, donde sembrabas tu simiente, y regabas con tu pie, como huerto de hortaliza. (יא) La tierra a la cual pasan para poseerla, es tierra de montes y de vegas (valles) ; de la lluvia del cielo ha de beber las aguas. (יב) : Tierra de la cual el Eterno tu Dios cuida: siempre están sobre ella los ojos del Eterno tu Dios, desde el principio del año hasta el fin de él. (יג) : Y será que, si obedecieren cuidadosamente mis mandamientos que yo les prescribo hoy, amando al Eterno su Dios, y sirviéndole con todo su corazón, y con toda su alma, (יד) : Yo le daré la lluvia de su tierra en su tiempo, la temprana y la tardía; y cogerás tu grano, y tu vino, y tu aceite. (טו) : Te daré también hierba en tu campo para tus bestias; y comerás,  y  te  hartarás  (te Saciarás). (טז) : Guardense, pues, que su corazón no se infatúe, y se aparten, y sirvan a dioses ajenos, y se inclinen a ellos; (יז) : Y así se encienda el furor del Eterno sobre ustedes, y cierre los cielos, y no haya lluvia, ni la tierra dé su fruto, y perezcan presto de la buena tierra que les da el Eterno. 


(יח) Por tanto, pondrán estas mis palabras en su corazón y en su alma, y las atarán por señal en su mano, y serán por frontales entre sus ojos. (יט) : Y las enseñarán sus hijos, hablando de ellas, hablarán de ellas sentado en tu casa, ó andando por el camino, hablarán de ellas al acostarte, y cuando te levantes: (כ) : Y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus portones: (כא) : Para que sean aumentados sus días, y los días de sus hijos, sobre la tierra que juró el Eterno a sus padres que les había de dar a ustedes, como los días de los cielos sobre la tierra. 



La Séptima Aliá - Deuteronomio 11: 22-25

En la séptima lectura (עליה, aliyah), que es  también la lectura final del maftir (מפטיר), Moisés prometió que si los israelitas guardaban fielmente la ley, amaban a Dios, andaban en todos los caminos de Dios y se aferraban a Dios, entonces Entonces Dios desalojaría a las naciones de la tierra, y todo lugar en el que pisasen sería suyo, y su territorio se extendería desde el desierto hasta el Líbano y desde el Éufrates hasta el Mar Mediterráneo. Parashat Eikev y una porción cerrada (סתומה, setumah) terminan aquí.



LA LECTURA 7

(כב) : Porque si guardaren cuidadosamente todos estos mandamientos que yo les prescribo, para que los cumplan; como aman al Eterno su Dios andando en todos sus caminos, y á Él se pegarán, (כג) : el Eterno también echará todas estas gentes de delante de ustedes y poseerán gentes grandes y más fuertes que ustedes. (כד) : Todo lugar que pisare la planta de su pie, será suyo: desde el desierto y el Líbano, desde el río, el río Eufrates, hasta la mar postrera será su término. (כה) :  Nadie se sostendrá delante de ustedes: miedo y temor de ustedes pondrá el Eterno su Dios sobre la haz de toda la tierra que hollareis, como él os ha dicho.





MAFTIR EIKEV

Maftir Eikev - Devarim 11:24-25

(כד) כָּל-הַמָּקוֹם, אֲשֶׁר תִּדְרֹךְ כַּף-רַגְלְכֶם בּוֹ--לָכֶם יִהְיֶה:  מִן-הַמִּדְבָּר וְהַלְּבָנוֹן מִן-הַנָּהָר נְהַר-פְּרָת, וְעַד הַיָּם הָאַחֲרוֹן--יִהְיֶה, גְּבֻלְכֶם. (כה)  לֹא-יִתְיַצֵּב אִישׁ, בִּפְנֵיכֶם:  פַּחְדְּכֶם וּמוֹרַאֲכֶם יִתֵּן יְהוָה אֱלֹהֵיכֶם, עַל-פְּנֵי כָל-הָאָרֶץ אֲשֶׁר תִּדְרְכוּ-בָהּ, כַּאֲשֶׁר, דִּבֶּר לָכֶם. 


(כד) Todo lugar que pisare la planta de su pie,  será suyo:  desde el desierto y el Líbano, (כה) desde el río, el río Eufrates, hasta la mar postrera será su término. Nadie se sostendrá delante de ustedes: miedo y temor de ustedes pondrá el Eterno su Dios sobre la haz de toda la tierra que hollareis, como él os ha dicho.



BENDICIONES PARA DESPUÉS DE LEER LA TORÁ

-

Después de leer o estudiar la Torá hay que acostumbrarse a bendecir el Eterno (HaShem)


En Hebreo


¡Barúj Atáh Adonai (Eterno), Eloheinu Meléj HaOlám, Asher Natán Lanú Et Torató. Torát Emét, Vejayei Olám Natá Betojeiunu. Barúj Atáh Adonai (Eterno), Notén HaTorá!


En Español


¡Bendito Eres Tú Eterno, Elohim Nuestro y Rey del universo, que nos ha entregado Su Torá, una Torá de Verdad, y que ha implantado en nuestro interior la vida eterna. Bendito Eres Tú Adonai (Eterno), dador de la Torá!




BENDICIÓN PARA LA HAFTARÁ

Antes de leer la Haftará también, el lector o el estudiante ha de decir esta bendición:


LECTURA DE LA HAFTARÁVA'

DE EIKEV


LECTURA 

Isaías 49:14-51:3

Esta Haftará es la segunda en el ciclo de siete Haftarot de consuelo después de Tishá Be Av, que conduce a Rosh HaShaná.


(יד) Mas Sión (Tziyón) dijo: Me dejó el Eterno, y el Señor se olvidó de mí. (טו)  ¿Acaso se olvidará una mujer de lo que parió, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque se olviden ellas, yo no me olvidaré de ti. (טז) : He aquí que en las palmas te tengo esculpida: delante de mí están siempre tus muros. (יז) : Tus edificadores vendrán aprisa; tus destruidores y tus asoladores saldrán de ti.  (יח) Alza tus ojos alrededor, y mira: todos estos se han reunido, han venido á ti. Vivo yo, dice el Eterno, que de todos, como de vestidura de honra, serás vestida; y de ellos serás ceñida como novia. 


(יט) : Porque tus asolamientos, y tus ruinas, y tu tierra desierta, ahora será angosta por la multitud de los moradores; y tus destruidores serán apartados lejos. (כ) : Aun los hijos de tu orfandad dirán á tus oídos: Angosto es para mí este lugar; apártate por amor de mí, para que yo more. (כא) : Y dirás en tu corazón: ¿Quién me engendró estos? porque yo deshijada estaba y sola, peregrina y desterrada: ¿quién pues crió éstos? He aquí yo estaba dejada sola: éstos ¿dónde estaban? 


(כב) : Así dijo el Señor el Eterno: He aquí, yo alzaré mi mano á las gentes, y á los pueblos levantaré mi bandera; y traerán en brazos tus hijos, y tus hijas serán traídas en hombros. (כג) : Y reyes serán tus ayos, y sus reinas tus amas de leche; el rostro inclinado á tierra te adorarán, y lamerán el polvo de tus pies: y conocerás que yo soy el Eterno, que no se avergonzarán los que me esperan. (כד) : ¿Le será quitada la presa al valiente? o ¿Se libertará la cautividad legítima? (כה) : Así empero dice el Eterno: Cierto, la cautividad será quitada al valiente, y la presa del robusto será  librada; y  tu pleito yo  lo pelearé, y  yo salvaré a tus hijos.


(כו) : Y a los que te despojaron haré comer sus carnes, y con su sangre serán embriagados como mosto; y conocerá toda carne que yo el Eterno soy Salvador tuyo, y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob. (Isaías 49:14-26


(א) ASI dijo el Eterno: ¿Dónde está la carta de divorcio de su madre, con la cual yo la repudié? ¿ó quiénes son mis acreedores, á quienes los he vendido yo? He aquí que por sus maldades fueron vendidos, y por sus rebeliones fué repudiada su madre: (ב) :Porque vine, y nadie pareció; llamé, y nadie respondió. ¿Acaso ha llegado a acortarse mi mano, para no redimir? ¿Acaso ya no hay en mí poder para librar? He aquí que con mi reprensión hago secar el mar; torno los ríos en desierto, hasta pudrirse sus peces, y morirse de sed por falta de agua. 


(ג) Visto de oscuridad los cielos, y torno como saco su cobertura. (ד) : El Señor el Eterno me dió lengua de sabios, para saber hablar en sazón palabra al cansado; despertará de mañana, me despertará de mañana oído, para que oiga como los sabios. (ה) : El Señor  Eterno me abrió el oído, y yo no fuí rebelde, ni me torné atrás. (ו) : Dí mi cuerpo á los heridores, y mis mejillas á los que me mesaban el cabello: no escondí mi rostro de las injurias y esputos. (ז) : Porque el Señor  Eterno me ayudará; por tanto no me avergoncé: por eso puse mi rostro como un pedernal, y sé que no seré avergonzado.


(ח) : Cercano está de mí el que me justifica; ¿quién contenderá conmigo? juntémonos. ¿Quién es el adversario de mi causa? acérquese á mí.  (ט) : He aquí que el Señor Eterno me ayudará; ¿quién hay que me condene? He aquí que todos ellos como ropa de vestir se envejecerán, los comerá polilla. 


(י) : ¿Quién hay entre ustedes que teme al Eterno, y oye la voz de su siervo? el que anda en tinieblas y carece de luz, confíe en el nombre de el Eterno, y apóyese en su Dios. (יא) : He aquí que todos ustedes encienden fuego, y están cercados de centellas: andad á la luz de su fuego, y á las centellas que encendieron De mi mano les vendrá esto; en dolor serán sepultados. (Isaías Capítulo 50:1-11)

(א) OIDME, los que seguís justicia, los que buscáis á el Eterno: mirad á la piedra de donde fuisteis cortados, y á la caverna de la fosa de donde fuisteis arrancados.  (ב)  : Miren a Abraham su padre, y a Sara que los parió; porque solo lo llamé, y lo bendije, y lo multipliqué. (ג) : Ciertamente consolará el Eterno a Sión: consolará todas sus soledades, y tornará su desierto como paraíso, y su soledad como huerto del Eterno; ha de hallarse en ella alegría y gozo, alabanza y voz de cantar. (Isaías Capítulo 51 :1-3)




BENDICIÓN PARA DESPUÉS DE LA HAFTARÁ

-

Después de leer la Haftará, el lector o estudiante de la Haftará debe recitar la siguiente bendición:




El Próximo Cuestionario Fue Preparado en las Instituciones de Ohr Somayaj en Jerusalem, Israel.

Todas las referencias son a los versos y al comentario de Rashi, a menos que se indique lo contrario.


Q&A PARASHAT EIKEV

1) ¿Qué debe hacer el pueblo judío para asegurarse de que  el Eterno cumplirá su promesa de hacer el bien por nosotros?
 Deut. 7:12 - Guarda incluso los mandamientos "ligeros".

2)  ¿Cuáles eran:

 a. Las maravillas

 b. La mano fuerte

 c. El brazo extendido

 que el pueblo judío vio en Egipto?
Deut. 7:19 - Eran:

 a. Las Plagas;

 b. Las Pestilencia;

c. La Matanza de los primogénitos.

 3) Cuando un grupo realiza una Mitzvá, ¿de quién es el nombre que se adjunta a la mitzvá?
 Deut. 8: 1 - La persona que lo termina.

 4) ¿Cómo lavaba la ropa el pueblo judío en el Midbar (el Desierto)?
Deut 8: 4 - Los Ananei Ha'kavod (las nubes de gloria) limpiaban y blanqueaban sus ropas.

5) ¿Cómo obtuvo el pueblo judío ropa para sus hijos en crecimiento en el Midbar? Deut 8: 4 - A medida que sus hijos crecían, su ropa crecía con ellos.

 6) ¿Cuántos días pasó Moshe en el monte. ¿Sinaí por completo?
Deut 9:18 - 120 días.

 7) ¿En qué día bajó Moshe del monte. ¿El Sinaí ha recibido el perdón completo para el pueblo judío? Deut 9:18 - El décimo de Tishrei, el cual es el día de Yom Kipur.

 8) ¿Cómo fue castigado Aharon por su papel en el becerro de oro?
 Deut 9:20 - Sus dos hijos murieron.

9)  ¿Quién hizo el arca en la que Moshé colocó el segundo juego de tablas? ¿Qué función especial cumplió más tarde?
Deut 10: 1 - Moshe. Esta arca acompañaría al pueblo judío a la batalla.

 10) ¿Qué pecado del pueblo judío fue provocado por la muerte de Aharon?
Deut 10: 6-7 - Cuando Aharón murió, las nubes de gloria (Ananei Ha'kavod) desaparecieron, lo que provocó que muchos judíos temieran la guerra con el rey de Arad y quisieron volver a Egipto.

 11) ¿Por qué Hashem eligió a los Leviím? Deut  10: 8 - Porque no participaron en el pecado del becerro de oro.

12) ¿Por qué los Levíticos (Leviím) no tienen parte en la tierra? Deut 10: 9 - Como servían en el templo, no eran libres para trabajar la tierra.

13) Todos los aspectos de la vida del hombre están en "manos" del Eterno excepto uno. ¿Qué es esto? Deut 10:12 - Miedo al cielo, que depende de la persona.

14) ¿Cuál es el "beneficio adicional" de observar las mitzvot? Deut  10:13 - Hay recompensa.

15) ¿Qué se entiende por circuncidar el corazón? Deut  10:16 - Para eliminar aquellas cosas que bloquean la entrada de las palabras de la Torá.

16) ¿Cuáles son las fuentes de agua para los campos de Egipto y Eretz Yisrael? Deut 11:10 - Egipto se riega llevando agua manualmente desde el Nilo. Eretz Yisrael se abastece de agua de lluvia que no requiere trabajo por parte de sus habitantes.

17) ¿Qué camino prescribe la Torá para adquirir nuevos conocimientos?  Deut  11:13 - Al revisar repetidamente lo que uno sabe, uno adquiere nuevos conocimientos más fácilmente.

18) ¿Qué actividad es "servirle al Eterno con el corazón"?
 11:13 - Oración ( la plegaria).

19) Cuando el pueblo judío peca, ¿por qué se le considera peor que la generación del diluvio?  Deut  11:17 - Porque la generación del diluvio no tuvo de quien aprender.

20)  ¿Cómo se puede "adherir (Pegar) al Eterno"? 11:22 - Apegarse a los eruditos de la Torá. (Y también por medio del pensamiento y al imitar al creador, haciendo lo que él hace)


La tierra á la cual ustedes cruzan para poseerla, es una tierra de montes y de vegas (Valles); es una tierra que de la lluvia del cielo  bebe aguas (Deut. 11:11)


¿CUAL ES EL MAYOR PREMIO A LA OBEDIENCIA?

Esta pregunta se responde por la Mishná en Avot 4: 2, que dice así: "La recompensa de una Mitsvá (Mandamiento) es en sí otra Mitsvá;" ¿Qué sentido tiene eso?


LEELO AQUI  








RAICES SEFARADIES DOM


RETOUR AUX RACINES SEPHARADES


H’ Ehad



___________

        ה' אחד



Share:

No comments:

Post a Comment