BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

LA MITZVA DE VIVIR EN ERETZ ISRAEL




LA PARASHAT DE ERETZ ZAVAT JALAV U'DIVASH
LA TIERRA PROMETIDA

דברים פרק יא

PLEGARIA PARA ANTES DE RECITAR LA PARASHAT DE ERETZ ZAVAT JALAV U'DIVASH


ES UN MANDAMIENTO DE LA TORÁ MUDARSE A LA TIERRA DE ISRAEL

ESTE PÁRRAFO DEL RAV BERLAND ANTES DE LA PLEGARIA QUE PRECEDE LA LECTURA, ES PARA LOS QUE YA VIVEN EN JERUSALÉN EN LOS DÍAS O AÑOS DEL JEBLEI MASHIAJ (TIEMPO DE GRAN DECRETOS DEL CIELO SOBRE LOS JUDÍOS, CONOCIDOS COMO DOLORES DE PARTO DEL MESÍAS).

Es una Mitzvá de Oraitá (una Mitzvá derivada directamente de la Torá) vivir en Eretz Israel.

Sí señores, es una Mitzvá de Oraitá. Y también el vivir en Jerusalén es de una Mitzvá de Oraitá. Debemos saber que, a parte de residir en Jerusalén, está prohibido tomar residencia en otro lugar (en estos tiempos). Incluso si nos salimos para recaudar fondos (dinero), debemos regresar de inmediato a nuestras residencias en Jerusalén.

Está prohibido pasar incluso una noche fuera de Jerusalén (en estos días difíciles). Y así, se podrá endulzar todo, de esa manera se endulzarán todos los duros juicios decretados. 

Está escrito que el Tamid (la ofrenda diaria) del Shajar (del amanecer) expía por los pecados de la noche. [Y el tamid de] Arvit (el anochecer) expía por los pecados del día. 

Sin embargo, la Akeidá es una Kapará para (expíar por) todo.

Por El Rav Eliezer Berland Shelit"á



Ribono Shel Olam, Kol Yajol, dame el Mérito de cumplir la Mitzvá de Subir a vivir en Eretz Israel. Ayúdame a cumplir siempre los parámetros del Brit (el Pacto Sagrado) eterno que hiciste con Abraham Avinu. Ayúdame a cuidar mis ojos, a purificarme en todo momento. Ayúdame a caminar siempre en pos de Tí. Qué no camine yo en pos de mi corazón, ni en pos de mis ojos. Qué no me prostituya yo con los portales de mi cara, ni con las Majashevot de mi corazón. 

Y qué en este Mérito pueda yo cumplir la Mitzvá de Subir para vivir en la Tierra (de Israel), y con la santidad del pacto que tenga yo el Mérito de alargar mis días en la Tierra. ¡Qué se cumpla en mi el versículo que dice "Ve Yirvú Yimejem, Viyemei Beneijem Al Adamá."! ¡Qué te sirva yo siempre de la mejor manera posible, que estudie yo Torá siempre Torá, qué despliegue siempre Guemilut Jasadím, qué ayude a los Guerím, al huérfano, a la viuda, que me pegue yo a tí, que camine siempre en tus senderos! 

Y qué en Mérito de eso y del Tzadik Yesod Olam pueda yo entrar con mi cuerpo en Gan Edén.




LA PARASHAT DE ERETZ ZAVAT JALAV U'DIVASH
Deuteronómio 11:10-32

Bendiciones de la Tierra Prometida

8 Guarden, pues, todas las Mitzvot ( los mandamientos) que yo les prescribo hoy, para que sean fortalecidos, y entren y poseen la tierra, la cual ustedes están pasando para tomarla;

9 y para que les sean prolongados los días sobre la tierra, de la cual juró el Eterno a sus padres, que había de darsela a ellos y a su descendencia, Eretz Zavat Jalav U Divash (una Tierra que fluye leche y miel).

10 La tierra a la cual entras para tomarla no es como la tierra de Egipto de donde salieron, donde sembrabas tu semilla, y regabas con tu pie, como huerto de hortaliza. 11 La tierra a la cual ustedes pasan para tomarla por heredad, es una tierra de montes y de vegas, es una Tierra que bebe las aguas de la lluvia del cielo;

12 Es una Tierra de la cual cuida el Eterno, tu Dios; siempre están sobre ella los ojos del Eterno tu Dios, desde el principio del año hasta el fin. 13 Si obedecieren cuidadosamente a mis Mitzvot (mandamientos) que yo les prescribo hoy, amando al Eterno su Dios, y sirviéndole con todo su corazón, y con toda su alma, 14 yo les daré la lluvia de su tierra a su tiempo, la temprana y la tardía; y recogerás tu grano, tu vino y tu aceite. 15 Les daré también la hierba en tu campo para tus ganados; y comerás, y te saciarás.

ADVERTENCIA PARA QUE PERMANEZCAN EN LA TIERRA

16 Guárdense, pues, para que su corazón no se infatúe; para que no se aparten, para que no les sirvan a dioses ajenos, y para que no se inclinen a ellos; 17 Guárdense para que no se encienda el furor del Eterno sobre ustedes, y para que no cierre los cielos, y para que siempre haya lluvia, para que la tierra dé su fruto. Guárdense para que no perezcan pronto de la buena tierra que les da el Eterno.

18 Por tanto, pondrán estas mis palabras en su corazón y en su alma, y las atarán como señal en su mano, y serán por frontales entre sus ojos. 19 Y las enseñarán a sus hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes, 20 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas;

¡QUÉ SE PROLONGUEN SUS DIAS EN LA TIERRA BUENA!

21 para que sean sus días, y los días de sus hijos, tan numerosos sobre la tierra que el Eterno juró a sus padres que se la había de dar, días tan numerosos como los días de los cielos sobre la tierra. 22 Porque si guardaren cuidadosamente todos estas Mitzvot (mandamientos) que yo les prescribo para que los cumplan, y si amaren al Eterno su Dios, andando en todos sus caminos, y siguiéndole a él, 23 El Eterno también echará de delante de ustedes a todas estas naciones, y desposeerán naciones grandes y más poderosas que ustedes.

24 Todo lugar que pisare la planta de su pie será suyo; desde el desierto hasta el Líbano, desde el río Eufrates hasta el mar occidental será su territorio. 25 Nadie se sostendrá delante de ustedes; el miedo y el temor de ustedes pondrá el Eterno su Dios sobre toda la tierra que pisaren, como él se los ha dicho. 26 He aquí yo pongo hoy delante de ustedes la bendición y la maldición:

27 la bendición, si oyeren las Mitzvot (los mandamientos) del Eterno su Dios, que yo les prescribo hoy, 28 y la maldición, si no oyeren los mandamientos del Eterno su Dios, y se apartaren del camino que yo les ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no conocieron. 29 Y cuando el Eterno tu Dios te haya introducido en la tierra a la cual vas para tomarla, pondrás la bendición sobre el monte Gerizim, y la maldición sobre el monte Ebal, 30 los cuales están al otro lado del Jordán, tras el camino del occidente en la tierra del cananeo, que habita en el Arabá frente a Guilgal, junto al encinar de Moré.

31 Porque ustedes están pasando el Jordán para ir a poseer la tierra que les da el Eterno su Dios; y la tomarán, y habitarán en ella. 32 Cuidarán, pues, de cumplir todos los estatutos y decretos que yo presento hoy delante de ustedes.


PARASHAT HA'MAKÓM (YERUSHALAYÍM)


EL SANTUARIO ÚNICO 
Deut 12:1-32

1 Estos son los estatutos y decretos que cuidarán de poner por obra en la tierra que el Eterno, el Dios de tus padres te ha dado para que tomes posesión de ella, todos los días que ustedes vivieren sobre la tierra. 2 Destruirán enteramente todos los lugares donde las naciones que ustedes heredarán sirvieron a sus dioses, sobre los montes altos, y sobre los collados, y debajo de todo árbol frondoso. 3 Derribarán sus altares, y quebrarán sus estatuas, y sus imágenes de Asherá consumirán con fuego; y Destruirán las esculturas de sus dioses, y raerán su nombre de aquel Makóm (lugar). 4 Sin embargo, no harán así al Eterno su Dios,

5 sino que el Makóm (el lugar) que el Eterno su Dios escogiere de entre todas sus tribus, para poner allí su nombre para su habitación (para poner su Shejiná), ése lugar buscarán, y hacia allá irán. 6 Y allí llevarán sus Korbanot, sus sacrificios, sus Maaserot (diezmos), y la ofrenda Olá (elevada) de sus manos, sus Nedarím (votos), sus ofrendas voluntarias, y las primicias de sus vacas y de sus ovejas;

7 y comerán allí delante del Eterno su Dios, y se alegrarán, ustedes y sus familias, en toda obra de sus manos en la cual el Eterno tu Dios te hubiere bendecido.  8 No harán las cosas como todo lo que estamos haciendo nosotros aquí ahora, que cada  uno hace lo que bien le parece, 9 porque hasta ahora no han entrado al (la Menujá) reposo y a la heredad que les da el Eterno su Dios. 10 Mas pasarán el Jordán, y habitarán en la tierra que el Eterno su Dios les hace heredar; y él les dará reposo de todos sus enemigos alrededor, y habitarán seguros.

DERRAMARÁS LA SANGRE, EL NEFESH SOBRE EL MISBEAJ (EL ALTAR) DEL BEIT HA'MIKDASH

11 Y al Makóm (el lugar) que el Eterno su Dios escogiere para poner en él su nombre, allí llevarán todas las cosas que yo les mando: sus Korbanot, sus sacrificios, sus Maaserot (diezmos), las ofrendas Olá (elevadas) de sus manos, y todo lo escogido de los  Nedarím (votos) que le hubieren prometido al Eterno. 12 Y se alegrarán allí delante del Eterno su Dios, ustedes, sus hijos; sus hijas, sus siervos y sus siervas; y el levita que habite en sus poblaciones; por cuanto no tiene parte ni heredad con ustedes.

13 Cuídate de no ofrecer tus Korbanot (holocaustos) en cualquier Makóm (lugar) que vieres; 14 sino que en el Makóm (lugar) que el Eterno escogiere, en una de tus tribus, allí ofrecerás tus  Korbanot (holocaustos), y allí harás todo lo que yo te mando.

15 A pesar de eso, podrás matar y comer carne en todas tus poblaciones conforme a tu deseo, según la bendición que el Eterno tu Dios te haya dado; el Tamé y el Tahor (el inmundo y el limpio) la podrá comer, como la (carne) de Venado (gacela o de ciervo). 16 Solamente que sangre no comerán; (B) sobre la tierra la derramarán como agua.

17 Ni comerás en tus poblaciones el Maaser (diezmo) de tu grano, de tu vino o de tu aceite, ni las primicias de tus vacas, ni de tus ovejas, ni los  Nedarím (votos) que prometieres, ni las ofrendas voluntarias, ni las ofrendas  Olá (elevadas) de tus manos;

18 sino que delante del Eterno tu Dios las comerás, en el Makóm (lugar) que el Eterno tu Dios hubiere escogido, tú, tu hijo, tu hija, tu siervo, tu sierva, y el levita que habita en tus poblaciones; te alegrarás delante del Eterno tu Dios de toda la obra de tus manos. 19 Ten cuidado de no desamparar al levita en todos tus días sobre la tierra. 20 Cuando el Eterno tu Dios ensanchare tu territorio, como él te ha dicho, y tú dijeres: Comeré carne, porque deseaste comerla, conforme a lo que deseaste podrás comer.

21 Si estuviere lejos de ti el Makóm (lugar) que el Eterno tu Dios escogiere para poner allí su nombre, podrás matar de tus vacas y de tus ovejas que el Eterno te hubiere dado, como te he mandado yo, y comerás en tus puertas según todo lo que deseares.

22 De la misma manera que se come el venado; la gacela y el ciervo, así las podrás comer; el Tamé y el Tahor (el inmundo y el ritualmente limpio) podrán comer también de ellas. 23 Solamente que te mantengas firme en no comer la sangre; porque la sangre es el Nefesh (es el Alma), y no comerás el alma juntamente con su carne. 24 No la comerás; en tierra la derramarás (el alma / la sangre) como agua. (C) 25 No comerás de ella (el alma), para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, cuando hicieres lo recto ante los ojos del Eterno.

26 Pero las cosas que hubieres consagrado, y tus Nedarím, los votos, las tomarás, y vendrás con ellas al Makóm (lugar) que el Eterno hubiere escogido; 27 y ofrecerás tus Korbanot, la carne y la sangre, sobre el altar del Eterno tu Dios; y la sangre de tus Korbanot será derramada sobre el altar del Eterno tu Dios, y podrás comer la carne. 28 Guarda y escucha todas estas palabras que yo te mando, para que haciendo lo bueno y lo recto ante los ojos del Eterno tu Dios, te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti para siempre.


ADVERTENCIA CONTRA LA AVODÁ ZARÁ

29 Cuando el Eterno tu Dios haya destruido delante de ti las naciones adonde tú vas para poseerlas, y las heredes, y habites en su tierra, 30 guárdate que no tropieces yendo en pos de ellas, después de que sean destruidas delante de ti; no preguntes acerca de sus dioses, diciendo: De la manera que servían aquellas naciones a sus dioses, yo también les serviré (a esos dioses). 31 No le harás eso al Eterno tu Dios; porque toda cosa abominable que el Eterno aborrece, hicieron ellos a sus dioses; pues aún a sus hijos y a sus hijas quemaban en el fuego a sus dioses. 32 Cuidarás de hacer todo lo que yo te mando; no le añadirás a ello, ni le quitarás nada.(D)


VERSICULOS DE REFERENCIA
Deuteronomio 12:3 : Dt. 7.5.
Deuteronomio 12:16 : Gn. 9.4; Lv. 7.26-27; chapter 17.10-14; chapter 19.26; Dt. 15.23.
Deuteronomio 12:24 : Lv. 17.10-14.
Deuteronomio 12:32 : Dt. 4.2; Ap. 22.18-19.

Share:

No comments:

Post a Comment