BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

Ha'Azinu

 


Después del santísimo día de Yom Kipur (día del perdón) ahora nos preparamos para la magnificas fiestas de Sukot, las fiestas de los Tabernáculos, uno de los tres Festivales del año en los que Dios ordenó a que viajemos a Jerusalén para celebrarlos en su presencia.

HA'AZINU

-


Esta Parashá Fue Preparada Por ABA-EYBO

-

7 DE OCTUBRE, 2019 - 8 TISHREI 5780




PARASHAT HA'AZINU
Deut. 32:1-52

DEDICADA A LA MEMORIA Y PARA MÉRITO DE:
Sarah Bat Haran - Rivkah, Rajel, Leah, (כריסטינה מרים דה בלר), Rajel Savua de Akiva;
Ruti Sarah Bat Simcha, Bernard St-Jean
Rabbi Akiva Ben Yosef, Jeannette Agustin San Juan, Fortune Agustin,
Filomena Agustin de San Juan (T’vila / Fila), Federmo San Juan, Aba Mevoyan Beler, Rajel Mazouz
Claudio Alfredo Beler San Juan; (סוג'ונטו בן סופריו) ; ( אבא סופריו) , Rabbi Ya’akov Abujatseira
(כל הזקנים בדורותיהם, מצד אבי, ובצד אמי); Chaya Mushka Schneersohn
Y de todos los Anusim de la casa de Israel; Jean-Baptiste Alvares
ז'אן בטיסט אלבארס , רבי שלמה לוריא, מהרש״ל
Jean Baptiste Louis Agustin Rodrigué Alvares, Rav DovBer de Lubavitch
אורינו ז'אן בטיסט אלבארס;
Eli Ha’Kohen, Pinjás Ve’Ikavod Ha’Kohen. Abayé Ha’Kohen, El Rebbe de Lubavitch,
Menajem Mendel Shnirsohn Zt”L; Yehuda Ha’Jassid, e Israel Meir KaGan el Jafets Ha’Jaim.

PARA LA REFUAH SHELEIMA DE
Batsheva Bat Mushky, David Ben Messodi, Enerio Yohanan Ben Sarah C. Miriam

PARA EL ÉXITO Y LA RIQUEZA ESPIRITUAL Y MATERIAL DE LA CASA DE
Rivka Wiwiet Bat Sarah
✡✡✡


ETIMOLOGIA DE AZINU

Ha'Azinu es una de las palabras hebreas para decir "escuchen" o presten oído, la primera palabra en la Parashá) es la 53ª porción semanal de la Torá (parashá) en el ciclo judío anual de lectura de la Torá y el décimo en el Libro de Deuteronomio. Constituye Deuteronomio 32: 1–52. La parashá establece el Cantar de Moisés: una acusación de los pecados de los israelitas, una profecía de su castigo y una promesa de la redención suprema de Dios.

La parashá está compuesta por 2,326 letras hebreas, 614 palabras hebreas, 52 versículos y 92 líneas en el rollo de la Torá. Se lee en uno de los Shabats que caen entre los días santos de Rosh Hashaná y Sucot, generalmente eso puede caer en el mes de septiembre u octubre. La mayor parte de la parashá, es parte de la canción de Moisés en Deuteronomio 32: 1–43, aparece en el rollo de la Torá en un formato distintivo de dos columnas, que refleja la estructura poética del texto, donde en cada línea, hay una apertura con dos puntos que corresponde con una segunda unidad de pensamiento paralela.


Deuteronomio 31:1-30

✡✡✡

CONTENIDO DE LA PARASHÁ



RESUMEN DE LA PARASHAT HAAZINU

Deuteronomio 32:1-52


Una gran parte de la porción de la Torá Haazinu (Oigan) consiste en una "canción" de 70 líneas dicha por Moshe al pueblo de Israel en el último día de su vida.


Llamando al cielo y la tierra como testigos, Moshe exhorta al pueblo "Recuerda los días de antaño / Considera los años de muchas generaciones / Pregunta a tu padre, y él te relatará / A tus ancianos, y ellos te dirán" como Dios "los encontró en una tierra desierta", los hizo un pueblo, los eligió para sí mismo y les legó una hermosa tierra. La canción también advierte sobre las dificultades de la abundancia: "Ieshurún engordó y pateó / Tu has engordado, grueso, anadeado / El olvidó al Dios que lo hizo / Despreció la Roca de su salvación" — y las terribles calamidades que ocurrirían, que Moshe como Dios "ocultando Su rostro". Sin embargo, hacia el final, él promete, Dios será vengado por la sangre de sus sirvientes y se reconciliará con su pueblo y su tierra.


La parashá concluye con la instrucción de Dios hacia Moshe de subir a la cima del Monte Nevó, desde donde observará la Tierra Prometida antes de morir ahí. "Tu verás la tierra frente a ti; pero no entrarás allí, a la tierra que Yo doy a los hijos de Israel"



✡✡✡

LE'SHANÁ HA'BA'Á
¿QUÉ QUIERE DECIR “LE'SHANÁ HA'BA'Á BE'YERUSHALAYIM”?

Le'Shaná Ha'ba'á Be'Yerushalayim es una frase hebrea para decir "El año que viene en Jerusalén", es una frase que se canta a menudo al final del Seder de la Pascua y al final del servicio de Neilá en Yom Kipur. Su uso durante la Pascua fue registrado por primera vez por Isaac Tyrnau en su libro del siglo XV EC que cataloga a los Minhaguím de varias comunidades Ashkenazí.

Le'Shaná Ha'ba'á evoca un tema común en la cultura judía del deseo de regresar a una Jerusalén reconstruida, y los comentaristas han sugerido que sirve como un recordatorio de la experiencia de vivir en el exilio (Fuera de Israel).

Los judíos que viven en la diáspora rezan "¡El próximo año en Jerusalén!" cada año al final de la Pascua y Yom Kipur. Después de la destrucción del templo judío, la esperanza de verlo reconstruido se convirtió en un componente central de la conciencia religiosa judía y la forma más común en que los judíos religiosos han expresado su esperanza de redención futura. Una inversión de la frase ("בירושלים לשנה הבאה") se ve en el poema del siglo X de Joseph Ibn Abitur, A'amir Mistater, que se encuentra en El Cairo Guenizá y aparece en muchos Ashkenazic Makhzors como una oración para el Shabat antes de la Pascua. . El poema de Isaac ibn Ghiyat Yedideja Me-Emesh contiene la frase en su redacción más común ("לשנה הבאה בירושלים"). Isaac Tyrnau en el siglo XV EC fue el primero en escribir sobre la recitación de la frase durante la Pascua. La fase no se encuentra en obras como el Tanakh, el Talmud o cualquiera de las Hagadot del período Rishoním como Rashi y Rabeinu Tam.

El Talmud está repleto de declaraciones que afirman el estatus religioso superior de Tierra Santa, la obligación de los judíos de vivir allí y la confianza en el retorno colectivo final del pueblo judío.

La creencia judía postula que aunque el Templo de Jerusalén fue destruido dos veces, será reconstruido por tercera vez, marcando el comienzo de la era mesiánica y la reunión de los exiliados. Algunos rituales judíos expresan el deseo de presenciar esos eventos, expresados en la frase Le'Shaná Ha'ba'á B'Yerushalayim ("El próximo año en Jerusalén"). Por ejemplo, el Seder de Pascua concluye con Le'Shaná Ha'ba'á B'Yerushalayim, y el quinto y último servicio de oración de Yom Kipur, Neilá, concluye con el sonido de un shofar y la recitación de Le'Shaná Ha'ba'á B'Yerushalayim. [4] En Israel, los judíos a menudo agregan una palabra adicional a la frase: Le'Shaná Ha'ba'á B'Yerushalayim habnuyah ("El próximo año en la Jerusalén reconstruida").


¿CUAL ES EL SIMBOLISMO DE ESA FRASE?

Ross ha sugerido que la recitación de la frase "Le'Shaná Ha'ba'á " sirve como recordatorio de la experiencia personal que vive el Judío fuera de su Tierra, en el exilio; una idea con la que "necesitamos reconciliarnos para estar verdaderamente en Jerusalén, una ciudad cuyo nombre sugiere la Paz (Shalóm) y plenitud (Shalém). ". Berg también ha sugerido que la recitación de la frase " Le'Shaná Ha'ba'á", "une a los Judíos como pueblo" porque es un recordatorio de la experiencia compartida de vivir en el exilio, y algunos estudiosos han señalado que el propósito de recitar  "Le'Shaná Ha'ba'á" al final de las Plegarias de Neilá en Yom Kipur es expresar "nuestro profundo anhelo de reunirnos con la Shejiná en el Yerushalayím reconstruido". Dosick también ha sugerido que " Le'Shaná Ha'ba'á " es tanto una Plegaria " para ponerle  fin al exilio y  para regresar a la Tierra de Israel"; en otras palabras, se trata de "una oración por la redención final, por la paz y la perfección para el mundo entero".



✡✡✡

LECTURA DE LA TORÁ

BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA TORÁ


Antes de leer o estudiar la Torá hay que acostumbrarse a bendecir al Eterno (Hashem). Mantén en mente que el nombre de D.ios que se usa cuando decimos nuestras plegarias y cuando leemos la Torá o cuando bendecimos a D.ios es “Adonai”. Donde quiera que aparezca su nombre lo pronunciamos “Adonai”. Dondequiera que aparece el nombre del Eterno (יהוה) lo pronunciamos Adonai en esos momentos, en otros momento sólo decimos Hashem.


Bendigo al Eterno, el D.ios Bendito

¡Bendito sea el Eterno quien debe ser bendecido!


En Hebreo
¡Barúj Atáh (Adonai), Eloheinu Meléj HaOlám, Asher Bájar Bánu Mikól Ha’Amím VeNatán Lanú Et Torató. Barúj Atáh Adonai, Notén HaTorá!


En Español
¡Bendito Eres Tú Adonai, Elohim Nuestro y Rey del universo, que Nos Ha Escogido de entre todas las naciones y nos Ha Entregado Su Torá. Bendito eres Tú Adonai, donador de la Torá!


‬ 

DEUTERONOMIO 32:1 - 52 

Primera lectura - Deuteronomio 32: 1–6

PRE-LECTURA 1

En la primera lectura (Aliá), Moisés llamó al cielo y la tierra para escuchar sus palabras, y pidió que su discurso fuera como lluvia y rocío para la hierba. Moisés proclamó que Dios era perfecto en obras, justo, fiel, verdadero y recto. Los hijos de Dios eran indignos, una generación corrupta que jugó en falso a Dios, correspondiendo mal al Creador.

La primera lectura (Aliá) termina aquí.

LECTURA 1

Escuchen oh cielos, y les hablaré; Y que oiga la tierra los dichos de mi boca. Goteará como la lluvia mi doctrina; Destilará como el rocío mi razonamiento; Como la llovizna sobre la grama, Y como las gotas sobre la hierba: Porque el nombre del Eterno invocaré: Engrandezcan á nuestro Dios. El es la Roca, cuya obra es perfecta, Porque todos sus caminos son rectitud: Dios de verdad, y no hay ninguna iniquidad en él: Es justo y recto. La corrupción no es suya: á sus hijos la mancha de ellos, Generación torcida y perversa.

¿Así es ustedes le pagan al Eterno, Pueblo loco é ignorante? ¿No es él tu padre que te poseyó? El te hizo y te ha organizado.


Segunda lectura - Deuteronomio 32: 7-12

PRE-LECTURA 2
En la segunda lectura (Aliá), Moisés exhortó a los israelitas a recordar que en épocas pasadas, Dios asignó a las naciones sus hogares y lo que les correspondía, pero eligió a los israelitas como el propio pueblo de Dios. Dios encontró a los israelitas en el desierto, los cuidó, los protegió, como un águila que despierta a sus polluelos, deslizándose hacia sus crías, Dios extendió las alas de Dios y tomó a Israel, llevando a Israel sobre los piñones de Dios, solo Dios guió a Israel.

La segunda lectura (Aliá) termina aquí.

LECTURA 2

Acuérdate de los tiempos antiguos; Consideren los años de generación en generación: Pregunta á tu padre, que él te declarará; A tus ancianos, y ellos te lo dirán. Cuando el Altísimo hizo heredar á las naciones, Cuando hizo dividir a los hijos de los hombres, Estableció los términos de las naciones Según el número de los hijos de Israel.

Porque la parte del Eterno es su pueblo; Jacob la cuerda de su heredad. Lo halló en tierra de desierto, Y en desierto horrible y yermo; lo trájo alrededor, le instruyó, lo guardó como la niña de su ojo. Como el águila despierta su nidada, Revolotea sobre sus pollos, Extiende sus alas, los toma, Los lleva sobre sus plumas: el Eterno estaba sólo cuando lo guió, pues no había con él dios extraño.

Tercera lectura - Deuteronomio 32: 13-18

PRE-LECTURA 3

En la tercera lectura (Aliá), Dios puso a los israelitas en lo alto de las tierras altas para que se deleitaran con el rendimiento de la tierra y los alimentó con miel, aceite, cuajada, leche, cordero, trigo y vino. Entonces Israel engordó, pateó y abandonó a Dios, indignó a Dios con cosas extrañas y sacrificó a demonios y no dioses.

La tercera lectura (Aliá) termina aquí.

LECTURA 3

Lo hizo subir sobre las alturas de la tierra, Y comió los frutos del campo, E hizo que chupase miel de la peña, Y aceite del duro pedernal; Manteca de vacas y leche de ovejas, Con grosura de corderos, Y carneros de Bashán; también machos de cabrío, Con grosura de riñones de trigo: Y sangre de uva bebiste, vino puro. Y engrosó Yeshurún, y tiró coces: Te engordaste, te engrosaste, te cubriste: Y dejó al Dios que le hizo, Y menospreció la Roca de su salvación.

Le despertaron a celos con los dioses extraños; le ensañaron con abominaciones. Sacrificaron á los diablos, no á Dios; A dioses que no habían conocido, A nuevos dioses venidos de cerca, Que no habían temido vuestros padres. De la Roca que te crió te olvidaste: Te has olvidado del Dios tu criador.


Cuarta lectura - Deuteronomio 32: 19-28


PRE-LECTURA 4

En la cuarta lectura (Aliá), Dios vio, se enojó y ocultó el rostro de Dios de ellos, para ver cómo les iría. Porque eran una raza traicionera, niños sin lealtad, que indignaron a Dios sin dioses, enojaron a Dios con sus ídolos; así, Dios los incienso con un pueblo sin gente y los irrita con una nación de necios. Un fuego se encendió en la ira de Dios y se quemó hasta la base de las colinas. Dios barrería desgracias sobre ellos, usaría las flechas de Dios sobre ellos - hambre, peste, pestilencia y bestias con colmillos - y con la espada asesinaría muerte y terror a jóvenes y ancianos por igual. Dios podría haberlos reducido a nada, hecho que su memoria cesara entre los hombres, excepto por temor a las burlas de sus enemigos, quienes podrían juzgar mal y concluir que su propia mano había prevalecido y no la de Dios. Porque los enemigos de Israel eran un pueblo falto de sentido común, falto de discernimiento.

La cuarta lectura ( Aliá) termina aquí.

LECTURA 4

Y lo vió el Eterno, y se encendió en ira, por el menosprecio de sus hijos y de sus hijas. Y dijo: Esconderé de ellos mi rostro, Veré cuál será su postrimería: Que son generación de perversidades, Hijos sin fe.

Ellos me movieron á celos con lo que no es Dios; me hicieron ensañar con sus vanidades: Yo también los moveré á celos con un pueblo que no es pueblo, Con gente insensata los haré ensañar. Porque fuego se encenderá en mi furor, Y arderá hasta el profundo; Y devorará la tierra y sus frutos, Y abrasará los fundamentos de los montes.  Yo allegaré males sobre ellos; Emplearé en ellos mis saetas. Consumidos serán de hambre, y comidos de fiebre ardiente Y de amarga pestilencia; Diente de bestias enviaré también sobre ellos, Con veneno de serpiente de la tierra.

De fuera desolará la espada, Y dentro de las cámaras el espanto: Así al mancebo como á la doncella, Al que mama como el hombre cano. Dije: Los echaría yo del mundo, Haría cesar de entre los hombres la memoria de ellos, Si no temiese la ira del enemigo, No sea que se envanezcan sus adversarios, No sea que digan: Nuestra mano alta Ha hecho todo esto, no el Eterno. Porque son gente de perdidos consejos, Y no hay en ellos entendimiento.


Quinta lectura - Deuteronomio 32: 29–39

PRE-LECTURA 5

En la quinta lectura (Aliá), Dios deseaba que fueran sabios, luego pensarían en esto y obtendrían una idea de su futuro, porque reconocerían que uno no podría haber derrotado a mil a menos que Dios los hubiera entregado. . Eran como Sodoma y Gomorra y su vino era veneno de áspides. Dios lo guardó para que fuera la base de la venganza de Dios y la recompensa cuando debían tropezar, porque el día de su desastre estaba cerca. Dios vindicaría al pueblo de Dios y se vengaría de los siervos de Dios, cuando su poder se hubiera ido. Dios preguntaba dónde estaban los dioses de los enemigos, los que comían la grasa de sus ofrendas y bebían el vino de su libación, ¡que se levantaran para ayudar! ¡No había ningún dios fuera de Dios, que dio muerte y dio vida, herido y sanado.

La quinta lectura ( Aliá) termina aquí.

LECTURA 5

¡Ojalá fueran sabios, que comprendieran esto, Y entendieran su postrimería!  ¿Cómo podría perseguir uno á mil, Y dos harían huir á diez mil, Si su Roca no los hubiese vendido, Y el Eterno no los hubiera entregado?

Que la roca de ellos no es como nuestra Roca: Y nuestros enemigos sean de ello jueces. Porque de la vid de Sodoma es la vid de ellos, Y de los sarmientos de Gomorra: Las uvas de ellos son uvas ponzoñosas, Racimos muy amargos tienen. Veneno de dragones es su vino, Y ponzoña cruel de áspides. ¿No tengo yo esto guardado, Sellado en mis tesoros?  Mía es la venganza y el pago, Al tiempo que su pie vacilará; Porque el día de su aflicción está cercano, Y lo que les está preparado se apresura. Porque el Eterno juzgará á su pueblo, Y por amor de sus siervos se arrepentirá, Cuando viere que la fuerza pereció, Y que no hay guardado, mas desamparado. Y dirá: ¿Dónde están sus dioses, La roca en que se guarecían;

Que comían el sebo de sus sacrificios, Bebían el vino de sus libaciones? Levántense, que los ayuden Y los defiendan. Vean ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo: Yo hago morir, y yo hago vivir: Yo hiero, y yo curo: Y no hay quien pueda librar de mi mano.


Sexta lectura - Deuteronomio 32: 40–43

PRE-LECTURA 6

En la sexta lectura ( Aliá), Dios juró que cuando Dios afilara la espada centelleante de Dios y pusiera la mano en el juicio, Dios se vengaría de los enemigos de Dios. Dios embriagaría con sangre las flechas de Dios, como la espada de Dios devoró la carne, la sangre de los muertos y los cautivos de los jefes enemigos de pelo largo. Dios vengaría la sangre de los siervos de Dios, se vengaría de los enemigos de Dios y limpiaría la tierra del pueblo de Dios.

La sexta lectura (Aliá) termina aquí.

LECTURA 6

Cuando yo alzaré á los cielos mi mano, Y diré: Vivo yo para siempre,  Si afilare mi reluciente espada, Y mi mano arrebatare el juicio, Yo volveré la venganza á mis enemigos, Y daré el pago á los que me aborrecen. Embriagaré de sangre mis saetas, Y mi espada devorará carne: En la sangre de los muertos y de los cautivos, De las cabezas, con venganzas de enemigo. Alaben, oh naciones, á su pueblo, Porque él vengará la sangre de sus siervos, Y volverá la venganza á sus enemigos, Y expiará su tierra, á su pueblo.


Séptima lectura - Deuteronomio 32: 44–52

PE-LECTURA 7

En la séptima lectura (Aliá), Moisés vino, junto con Yehoshua (Josué), y recitó todo este poema al pueblo. Y cuando Moisés terminó de recitar, les dijo que tomaran en serio sus advertencias y las ordenaran a sus hijos, porque no era una cosa insignificante, sino su propia vida en juego.

Esta porción abierta ( Petujá) termina aquí.


LECTURA 7

Y vino Moisés, y recitó todas las palabras de este cántico á oídos del pueblo, él, y Josué hijo de Nun. Y acabó Moisés de recitar todas estas palabras á todo Israel;

Y les dijo: Pongan su corazón á todas las palabras que yo les protesto hoy, para que las mandéis a sus hijos, y cuiden de poner por obra todas las palabras de esta ley. Porque no os es cosa vana, mas es su vida: y por ellas harán prolongar los días sobre la tierra, para poseer la cual pasan el Jordán. 




MAFTIR HA'AZINU

Maftir Ha'azinu - Devarím 32:48-52


PRE-LECTURA DEL MAFTIR - DEUTERONOMIO 32: 48-52


En la lectura Maftir que concluye la parashá, Dios le dijo a Moisés que ascendiera al monte Nebo y viera la tierra de Canaán, porque iba a morir en la montaña, como su hermano Aarón. había muerto en el monte Hor, porque ambos rompieron la fe en Dios cuando golpearon la roca para producir agua en el desierto de Zin, sin defender la santidad de Dios entre el pueblo israelita. La séptima lectura (Aliá), la segunda parte abierta (Petujá) y la parashá terminan aquí.

LA LECTURA DEL MAFTIR

Y habló el Eterno á Moisés aquel mismo día, diciendo:  Sube á este monte de Abarim, al monte Nebo, que está en la tierra de Moab, que está en derecho de Jericó, y mira la tierra de Canaán, que yo doy por heredad á los hijos de Israel; Y muere en el monte al cual subes, y sé reunido á tus pueblos; al modo que murió Aarón tu hermano en el monte de Hor, y fué reunido á sus pueblos:

Por cuanto prevaricaron contra mí en medio de los hijos de Israel en las aguas de la rencilla de Cadesh, en el desierto de Zin; porque no me santificaron en medio de los hijos de Israel. Verás por tanto delante de ti la tierra; mas no entrarás allá, á la tierra que doy á los hijos de Israel. 







HAFTARAT HA'AZINU

✡✡✡

BENDICIÓN PARA ANTES DE LA HAFTARÁ


Antes de leer la Haftará también, el lector o el estudiante ha de decir esta bendición:


HEBREO
¡Barúj Atáh Adonai (Eterno) Eloheinu Meléj HaOlám Asher Bájar Bin-vi-ím Tovím Ve-Ratzá Ve-Divreijem Ha-ne-Emarim Ve-Emét! ¡Barúj Atáh Adonai (Eterno) Ha-Bojer Ba-Torá Uv-Moshé Avdó Uv-Yisra’el Amó U-ninviei Ha-Emét Va-Tsedék!

ESPAÑOL
¡Bendito Eres Tú Adonai (Eterno), Elohim Nuestro, Rey del Universo, que escogiste Buenos Profetas y te complaciste con sus palabras que fueron pronunciadas con Verdad! ¡Bendito Eres Tú Adonai (Eterno), que escogiste la Torá y a Moshé tu Siervo, y a Israel Tu Pueblo, y a Los Profetas de Verdad y Justicia!


✡✡✡✡✡✡✡✡✡✡✡✡✡


Yom Kipur o también conocido como el Día de la Expiación, es el día más sagrado del año en el judaísmo. Sus temas centrales son Kapará (expiación) y Teshuvá (arrepentimiento). Es un día de aflicción o ayuno establecido por Dios. Se observa como un período de aproximadamente 25 horas de ayuno y de oración intensa, a menudo se pasa la mayor parte del día en los servicios de la sinagoga.

Etimología Yom significa día en hebreo, y kipur proviene de la raíz hebrea que significa 'expiar'. Yom Kipur generalmente se expresa en español como "Día de expiación" o del perdón. Kipur también puede significar limpiar, con los procedimientos de Yom Kipur en el Templo limpiando a la gente del pecado. Una explicación adicional vincula Kipur con kofer, un rescate (el medio siclo traído por los hombres israelitas al Templo en Jerusalén se llamaba kesef ha'kipurim, dinero de rescate). Yom Kipur es "el décimo día del séptimo mes" (Tishrei) y es considerado como el "Shabat más grande de todos los Shabats".

LECTURA
En general, la Haftará para la parashá Haazinu es la canción de David, 2 Samuel 22: 1–51 (que es casi idéntica al Salmo 18). Tanto la parashá como la haftará ponen enfasi en la canción de un gran líder. Tanto la parashá (en Deuteronomio 32: 4, 15, 18, 30 y 31) como la haftará (en 2 Samuel 22: 2, 3, 32 y 47) se refieren a Dios como una "Roca". Tanto la parashá (en Deuteronomio 32: 4) como la haftará (en 2 Samuel 22:24, 26 y 33) usan la palabra hebrea תָּמִים, tamim, para referirse a Dios o David como "perfecto", "irreprensible". o "seguro". Tanto la parashá (en Deuteronomio 32: 5) como la haftará (en 2 Samuel 22:27) usan palabras raras para referirse al "perverso" (עִקֵּשׁ, ikeish) y "astuto" (פְתַלְתֹּל , petaltol; תִּתַּפָּל, titapal). Tanto la parashá (en Deuteronomio 32: 15–21) como la haftarah (en 2 Samuel 22: 26–28) enseñan que la Providencia recompensa las acciones humanas en especie. Tanto la parashá (en Deuteronomio 32: 23–26 y 41–43) como la haftarah (en 2 Samuel 22: 14–16) describen a Dios en términos marciales, disparando flechas (חִצַּי, chitzai; חִצִּים, chitzim) (Deuteronomio 32: 23, 42; 2 Samuel 22:15) y castigar a los enemigos (אוֹיֵב, oyeiv) (Deuteronomio 32:27, 42; 2 Samuel 22: 4, 18, 38, 41, 49).
EN SHABAT SHUVA

Cuando Parasha Ha'Azinu coincide con el Shabat Shabat Shuva especial (el Shabat antes de Iom Kipur, como lo hace en 2017, 2020, 2023, 2024 y 2026), la haftarah es Oseas 14: 2–10, Miqueas 7: 18–20, y Joel 2: 15–27.



✡✡✡✡✡✡✡✡✡✡✡✡✡

שְׁמוּאֵל ב: כב, א -נא

(II SAMUEL  22:1 - 51) - Y le habló David al Eterno las palabras de este cántico, el día que el Eterno le había librado de la mano de todos sus enemigos, y de la mano de Shaúl. Y dijo: el Eterno es mi roca, y mi fortaleza, y mi libertador; Dios de mi roca, en él confiaré: Mi escudo, y el cuerno de mi salud, mi fortaleza, y mi refugio; Mi salvador, que me librarás de violencia. Invocaré al Eterno, digno de ser loado. Y seré salvo de mis enemigos. Cuando me cercaron ondas de muerte, Y arroyos de iniquidad me asombraron,  Me rodearon los dolores del infierno, Y me tomaron descuidado lazos de muerte. Tuve angustia, invoqué al Eterno, Y clamé á mi Dios: Y él oyó mi voz desde su templo; Llegó mi clamor á sus oídos. La tierra se removió, y tembló; Los fundamentos de los cielos fueron movidos, Y se estremecieron, porque él se airó. Subió humo de sus narices, Y de su boca fuego consumidor, Por el cual se encendieron carbones. 


Y abajo los cielos, y descendió: Una oscuridad debajo de sus pies. Subió sobre el querubín, y voló: Se apareció sobre las alas del viento. Puso tinieblas alrededor de sí á modo de pabellones; Aguas negras y espesas nubes. Del resplandor de su presencia Se encendieron ascuas ardientes. El Eterno tronó desde los cielos, Y el Altísimo dió su voz; Arrojó saetas, y desbaratólos; Relampagueó, y consumiólos. Entonces aparecieron los manantiales de la mar, Y los fundamentos del mundo fueron descubiertos, A la reprensión del Eterno, Al resoplido del aliento de su nariz. Extendió su mano de lo alto, y me arrebató, Y me sacó de copiosas aguas. Me libró de fuertes enemigos, De aquellos que me aborrecían, los cuales eran más fuertes que yo.


Asaltáronme en el día de mi calamidad; Mas el Eterno fué mi sostén. Me sacó a anchura; me libró, porque puso su voluntad en mí. Me remuneró el Eterno conforme á mi justicia: Y conforme á la limpieza de mis manos, me dió la paga. Porque yo guardé los caminos del Eterno; Y no me aparté impíamente de mi Dios. Porque delante de mí tengo todas sus ordenanzas; Y atento á sus fueros, no me retiraré de ellos. Y fuí íntegro para con él, Y me guardé de mi iniquidad.


Me remuneró por tanto el Eterno conforme á mi justicia, Y conforme á mi limpieza delante de sus ojos.  Con el bueno eres benigno, Y con el íntegro te muestras íntegro; Limpio eres para con el limpio, Mas con el perverso eres rígido. Y tú salvas al pueblo humilde; Mas tus ojos sobre los altivos, para abatirlos. Porque tú eres mi lámpara, oh el Eterno: el Eterno da luz á mis tinieblas.  Porque en ti romperé ejércitos, Y con mi Dios saltaré las murallas. Dios, perfecto su camino: La palabra del Eterno purificada, Escudo es de todos los que en él esperan.


Porque ¿qué Dios hay sino el Eterno? ¿O quién es fuerte sino nuestro Dios? Dios es el que con virtud me corrobora, y el que despeja mi camino; El que hace mis pies como de ciervas, Y el que me asienta en mis alturas; El que enseña mis manos para la pelea, y da que con mis brazos quiebre el arco de acero. Tú me diste asimismo el escudo de tu salud, Y tu benignidad me ha acrecentado. Tú ensanchaste mis pasos debajo de mí, Para que no titubeasen mis rodillas. Perseguiré á mis enemigos, y los quebrantaré; Y no me volveré hasta que los acabe. Los consumiré, y los heriré, y no se levantarán; Y caerán debajo de mis pies. Me ceñíste de fortaleza para la batalla, Y postraste debajo de mí los que contra mí se levantaron.

Tú me diste la cerviz de mis enemigos, De mis aborrecedores, y que yo los destruyese. Miraron, y no hubo quien los librase; A el Eterno, mas no les respondió. Yo los desmenuzaré como polvo de la tierra; los hollaré como á lodo de las plazas, y los disiparé. Tú me libraste de contiendas de pueblos: Tú me guardaste para que fuese cabeza de gentes: Pueblos que no conocía, me sirvieron. Los extraños titubeaban á mí: En oyendo, me obedecían. Los extraños desfallecían, Y temblaban en sus escondrijos. Viva el Eterno, y sea bendita mi roca; Sea ensalzado el Dios, la roca de mi salvamento: El Dios que me ha vengado, Y sujeta los pueblos debajo de mí: Y que me saca de entre mis enemigos: Tú me sacaste en alto de entre los que se levantaron contra mi: Me libraste del varón de iniquidades.

Por tanto yo te confesaré entre las gentes, oh Eterno, Y cantaré á tu nombre. El que engrandece las saludes de su rey, Y hace misericordia á su ungido, A David, y á su simiente, para siempre.





BENDICIÓN PARA DESPUÉS DE LA HAFTARÁ

✡✡✡

Después de leer la Haftará, el lector o estudiante de la Haftará debe recitar la siguiente bendición:


En Hebreo

¡Barúj Atáh Adonai, Eloheinu Meléj Ha-Olám, Tsur Kol Ha-Olamím Tsadík VeKól Ha-dorot Ha-Él Ha-ne’emán Ha-Omer Ve-osé Ha-medaber U-Makiyem Shekol Devarav Emét Ve-Tsedék Ne’emán Atáh Adonai Eloheinu Ve-ne’enamím Devareja Ve-Davar Ejád Mi-devareija Ajor Yashuv Reikam Ki El Meléj Ne’eman Ve-Rajamán Atáh! ¡Barúj Atáh Adonai Ha-Él Ha-ne’eman VeKol Devarav!


En Español

¡Bendito eres Tú, Adonai (Eterno), eres el Elohim Nuestro, el Rey del Universo, la Roca de las eternidades, el Justo en todas las generaciones, el Elohim (D.ios) Fiel, que Dice y Hace, que Habla y Cumple, Cuyas Palabras son Verdaderas. Fiel eres Tú Adonai (Eterno) nuestro Elohim y Tus Palabras son Fieles. Ni una sola de Tus Palabras se vuelve sin cumplirse, porque Tú, oh Elohim, Eres Rey Fiel y Compasivo! ¡Bendito Eres Tú, Adonai (Eterno, Elohai Eres Fiel en todas Tus Palabras).



Preguntas | Contenido | Quiz Q&A Parshat Ha'Azinu



Todas las referencias son a los versos y al comentario de Rashi, a menos que se indique lo contrario


1. ¿Por qué se eligieron específicamente el cielo y la tierra como testigos?

Deut. 32: 1: perduran para siempre.


2. ¿En qué se parece la Torá a la lluvia?

Deut. 32: 2 - La Torá da vida y promueve el crecimiento como la lluvia.


3. ¿Cómo es el Eterno "fiel sin injusticia"?

Deut. 32: 4 - Él es "fiel" al recompensar a los justos, y "sin injusticia" al recompensar incluso a los malvados por sus buenas obras.


4. ¿Por qué se llama a el Eterno "tzadik"?

Deut. 32: 4 - Todos estarán de acuerdo en que sus juicios son justos.


5. ¿Cuántas inundaciones importantes trajo Dios sobre el mundo?

Deut. 32: 7 - Dos.  Una en la época del nieto de Adam, Enosh, y otra en la época de Noé.


6. ¿A qué grupo de personas llama la Torá "padres"?  Cite un ejemplo.

Deut. 32: 7 - Los profetas.  Elisha llamó al profeta Eliyahu "Mi padre".  (Melachim II 2:12).


7. ¿Por qué el Eterno separó las naciones del mundo en exactamente 70?

Deut. 32: 8 - Para corresponder a los 70 Bnei Yisrael que entraron en Egipto.


8. ¿Por qué el mérito de la ascendencia del pueblo judío se llama "cuerda"?

Deut. 32: 9 - Su mérito está "tejido a partir" de los méritos del Avot.


9. ¿En qué se parece el comportamiento de el Eterno hacia el pueblo judío como el comportamiento de un águila hacia su descendencia?

Deut. 32:12 - Misericordiosamente los despierta suavemente, flotando sobre ellos y llevándolos en Sus "alas".


10. Con respecto al castigo del pueblo judío, el Eterno dice "Gastaré mis flechas en ellos".  ¿Cuál es el aspecto positivo de esta frase?

Deut. 32:23 - "Las flechas se gastarán" implica que las aflicciones cesarán pero el pueblo judío no.


11. ¿Cómo evita la idea de Jilul HaShem" que las naciones destruyan al pueblo judío?

Deut. 32:27 - Las naciones atribuirían su éxito a su poderío y al poderío de sus dioses.  el Eterno no permitiría que Su nombre fuera profanado de esta manera.


12. ¿Qué pasará con las naciones que conquisten al pueblo judío?

Deut. 32:35 - Eventualmente serán castigados.


13.  Cuando el Eterno derroca a una nación que persigue al pueblo judío, ¿Su atributo de Misericordia es "reemplazado" por cuál atributo?

Deut. 32:41 - Su atributo de justicia.


14.  Cuando el Eterno castiga a las naciones paganas, ¿por los pecados de quién impone castigo?

Deut. 32:42 - Por sus pecados y los pecados de sus antepasados.


15. ¿Cómo cambiará el castigo de el Eterno la forma en que las naciones ven al pueblo judío?

Deut. 32:43 - Verán al pueblo judío como digno de elogio por adherirse a el Eterno.


16.  ¿En qué día se enseñó Ha'azinu al pueblo judío?

Deut 32:44 - El Shabat en el que murió Moshe.


17. El versículo 32:44 llama a Yehoshua "Osheas".  ¿Por qué?

Deut. 32:44 - Para indicar que aunque él era el líder del pueblo judío, todavía mantenía un porte humilde.


18. En el versículo 32:47, ¿qué significa "no está vacía de ti"? Deut. 32:47 - Que recibirás recompensa por estudiar Torá y que no hay nada sin sentido en la Torá.


19. ¿Por qué el Eterno le dijo a Moshe que moriría de una manera similar a la de Aharon?

Deut. 32:50 - Porque Moshe quería esto.


20.  Si Moshé le hubiera hablado a la roca en lugar de golpearla, ¿qué habría aprendido el pueblo judío?


Deut. 32:51 - El pueblo judío hubiera razonado de la siguiente manera: Si una roca, que no recibe ni recompensa ni castigo, obedece los mandatos del Eterno, tanto más deberían hacerlo. 








Share:

No comments:

Post a Comment