BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

EL SHABAT - UN PACTO ETERNO ENTRE EL JUDIO Y DIOS








EL SHABAT ES EL COMIENZO DEL APEGAMIENTO

Mas ustedes, los que se apegaron al Eterno su Dios, todos están vivos hoy 
(Parashat Va'Etjanan - Deut 4:4)


Todas aquellas personas que santifican el Shabat el Viernes al anochecer, se saben y se acuerdan de recitar algunos versículos claves, que se recitan para el comienzo del Shabat. ¡Cuán importante es este mandamiento del Séptimo día! La recompensa por haber obedecido a este mandamiento es tremenda. Y el regaño por haberlo despreciado será algo monumental.


Pero el castigo es algo difícil de comprender, peor que cometer un asesinato; para que sepamos que el Pacto del Shabat, es mas importantes que todos los demás mandamientos, aun más que “No matarás”; no solo es un mandamiento, el Shabat es un Pacto Eterno. En este “Mandamiento Pacto” está el fundamento de la relación de Dios con los Judíos.


Por lo tanto todo aquel Judío que viola el Shabat, basicamente se elimina a él mismo de la nación Judía. El daño es tremendo para esa persona, porque no solo se elimina en esta vida, sino que su alma se corta de la vida eterna, no tendrá parte en el mundo venidero. Dios habla de este mandamiento mucho más que todos los otros, con la excepción de amar al converso. 12 veces aparece en la biblia las advertencias respecto al Shabat. La violación a este mandamiento trae consecuencias tremendas, el castigo es la pena de muerte.


Dios hizo varios pactos con su pueblo, pero el Shabat es uno de los más importantes. Y ese pacto contiene las iniciales para tres de esos pactos incluyendo el mismo Shabat. En Hebreo es importante saber que la palabra “Shabat” (Sábado), solo se escribe con tres letras [“שבת” - Shabat] no hay vocales. Tres letras hebreas (Shin, Bet, Tav), las cuales sirven de iniciales para tres Pactos Eternos. Esos tres “Mandamientos Pactos” tienen una cosa en común, el Eterno nos dice que los tres son señales de un convenio, un contrato entre Dios y los Judíos.




Sh - ש
Shabat – El Sábado es Un Pacto Eterno Entre Dios e Israel


B - ב
Brit Milá – La circuncisión es Un Pacto Eterno entre Dios y Abraham


T - ת
Tefilín y La Torá es Un Pacto Eterno de Dios Con Todos Los Judíos




1)  EL SHABAT (EL SÁBADO) ES EL PRIMER  PACTO ETERNO - Codificado la primera la Letra que compone la palabra Shabat.

El Eterno nos muestra su Fe en que Israel nunca se apartaría de ese Pacto. Y nos dice así el Eterno: “Y los hijos de Israel guardarán el Shabat (el sábado); el cual es un Pacto eterno entre Yo y ellos para siempre..” Ellos tendrán que celebrarlo por todas sus edades, es un pacto eterno: es una señal eterna entre Yo y los hijos de Israel; porque en seis días hizo el Eterno los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó Dios de crear, y reposó (Éxodo 31:16-17).

Por lo tanto te has de acordar del día del Shabat (día de reposo), para santificarlo .. (Éxodo 20:8); Seis días se trabajará, y el séptimo día es Shabat (sábado), día de reposo será, una convocación santa: ninguna obra Melajá harán ustedes; es un Shabat para el Eterno en todas las habitaciones de ustedes (Levíticos 23:3;44).

Y a los que violan el Shabat, el Eterno les dice: “Si tan solo retrajeres del Shabat tu pie, para no hacer tu propia voluntad en mi día santo, y si tan solo tú llamares al Shabat, “Delicia”, “Santo”, “Glorioso del Eterno”; y si lo venerares, no andando en tus propios senderos, ni buscando tu propia voluntad, ni hablando tus propias palabras: Entonces te deleitarás en el Eterno; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré á comer la heredad de Jacob tu padre: porque lo habló la boca del Eterno (Isaías 58:13-14).”

Y a las naciones que cambiaron el día Sábado por el domingo, Dios les reserva una sorpresa. Porque El Juzgará a las naciones a los que cambiaron su ley, a los que forzaron a otros a comer las cosas prohibidas, a los que cambiaron su calendario bíblico por uno Pagano. Y los que sobrevivieren a su castigo tendrán que venir a cada “Luna Nueva” (Principio de los meses en el Calendario bíblico) y a cada Shabat a adorar al Eterno en Jerusalén, como está escrito: “Y será que de mes en mes, y de sábado en sábado (de Shabat en Shabat), vendrá toda carne á adorar delante de mí, dijo el Eterno (Isaías 66:16,17,23).


2) LA BRIT MILÁ ES SEGUNDO PACTO ETERNO Codificado en las iniciales de las letras que componen la palabra Shabat – Muchos viven en la desobediencia, creyendo en las falsas doctrinas Paganas que veneraban el cuerpo humano; por lo que, vieron como un insulto el Pacto de la “Brit Milá” (La Circuncisión). Y lo eliminaron para ganar mas seguidores en su religión. Pero los que obedecen a la Biblia pura sin mezclas paganas sabemos que no se puede eliminar ese mandamiento sin sufrir un día las consecuencias. Como está escrito: “Y estableceré mi pacto entre yo y tu; y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por alianza eterna, para serte á ti por Dios, y á tu descendencia después de ti (Génesis 17:7).” Dijo de nuevo Dios á Abraham: “Tú empero guardarás mi pacto, tú y tu descendencia después de ti por sus generaciones.”

Y para que no haya ninguna duda sobre la validez y durabilidad de este convenio eterno, Dios agrega: “Este será mi pacto, que guardaran ustedes, es algo entre Yo y ustedes. Tu y tu descendencia después de ti: Será circuncidado todo varón de entre ustedes.” ¿Y cuáles son las consecuencias por desobedecer a ese convenio? Nos sigue diciendo el Eterno: “Y el varón incircunciso que no hubiere circuncidado la carne de su prepucio, aquella persona será eliminada de su pueblo; porque él ha violado mi pacto.” ¡Ay! ¡Qué serio es esto!

De hecho, es muy serio eso y las consecuencias son difícil de comprender, y por ejemplo, tomemos como referencia este incidente que le pasó a Moisés, después de haber tenido una experiencia tan conmovedora como la que tuvo con la planta ardiendo en fuego sin quemarse, y que Dios mismo se le revelara a él allí y lo mandara a liberar a los Israelitas de Egipto. Sin embargo, de camino a Egipto Dios trató de matarlo. ¿Por qué trató Dios de matar a Moisés después de haberlo mandado él mismo? Sólo porque no había circuncidado a uno de sus hijos. Dice así la Torá: “Y aconteció en el camino (Mientras Moisés regresaba a Egipto), que en una posada le salió el Eterno al encuentro, y quiso matarlo. Entonces Tzipora (Séfora su esposa) cogió una piedra afilada, y le cortó el prepucio de su hijo, y se lo echó á sus pies, diciéndole a Moisés su esposo: De veras, tú me eres un esposo de sangre. (Éxodo 4:24-25).

¿Y por qué Dios en vez de tratar de matar a Moisés, no le recordó el Pacto de la circuncisión? Simplemente porque eso lo debía haber aprendido Moisés de otros Judíos o de sus padres. Entonces, está claro que todo Judío tiene que aprender las cosas del Pacto a través de los Judíos (Rabinos) y obedecerlas. Y eso es válido a pesar de las experiencias sobrenaturales que ya uno tenga con el Eterno que ya son excelentes. ¿Cómo lo sabemos? Porque Dios mismo se lo comentó a los ángeles que iban a destruir a Sodoma, y les dijo así: “Y les dijo el Eterno:

¿Encubriré yo á Abraham lo que voy á hacer, sabiendo yo que Abraham se va convertir en una nación grande y fuerte, y de que por causa de él serán benditas todas las naciones de la tierra? Porque yo lo he conocido a él, y sé que él mandará á sus hijos y á su casa después de sí (es decir él enseñará a su descendencia), para que guarden el camino del Eterno, haciendo justicia y juicio, para que cumple el Eterno sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él.” (Génesis 18:17-19). Sí, así es, de padre a hijos, los judíos desde Abraham les pasan las enseñanzas a las generaciones futuras hasta hoy, incluyendo el mandamiento del Pacto de la “Brit Milá” (la circuncisión).

3) LA TORÁ, ES EL TERCER PACTO ETERNO Codificado en las letras que componen la palabra Shabat – De hecho es un pacto eterno, pero en realidad son dos Pactos en uno; que son el estudio de la Torá y el atarla en forma de Tefilines en la frente y en la mano (brazo). Los Tefilines son la manera más compacta de ponerse la Torá el la frente y atarla en los brazos con las manos. Como está escrito en los párrafos de la plegaria del “Shema Israel” cuyo principio se encuentra en Deut 6:4-8. “...Y has de atarlas por señal en tu mano, y estarán por frontales entre tus ojos.”

Y concerniente al estudio y lectura continua de la Torá está escrito: “Solamente te ordeno a que te esfuerces, y que seas muy valiente, para cuidar de hacer conforme á toda la Torá (la ley) que mi siervo Moisés te mandó: no te apartes de ella ni á diestra ni á siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendieres. Este libro de la Torá (la ley) nunca se apartará de tu boca: de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme á todo lo que en él está escrito: porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien (Josué 1:7-8).” Y nos lo recuerda el Eterno con las palabras del Profeta Isaías, diciendo así: “En cuanto a mí, éste es mi pacto con ellos, dijo el Eterno: Mi espíritu que está sobre ti, y mis palabras que he puesto en tu boca, no faltarán de tu boca, ni de la boca de tu simiente, dijo el Eterno, ni de la boca de la simiente de tu simiente, desde ahora y para siempre, eternamente (Isaías 59:21).”

¿Habrá alguien que sea tan inteligente en la tierra que pueda crear para sí mismo leyes que sean así como éstas? Estén atentos, pues, para obedecer las ordenanzas; porque esta es la sabiduría y la inteligencia de ustedes delante de las naciones, para que cuando ellas escuchen todos estos estatutos, se digan: "Ciertamente esta es una gran nación, un pueblo sabio e inteligente." ¿Y qué nación tan grande existe que tenga leyes y normas así tan rectas como toda esta Torá, que les he dado hoy en este día? Ahora, para entender mejor lo enorme que es todo esto; investiguen (escudriñen / pregunten) por toda la tierra, desde los primeros días de la creación, desde el pasado más remoto, antes de que vivieras, desde el día en que creó Dios al ser humano sobre la tierra, y desde un extremo del cielo hasta el otro, a ver si ha habido algo similar, a ver si jamás se ha escuchado algo semejante (Deut 4:6-8; 32).

Como lo pueden notar el Shabat es lo primordial, el primero de todas las leyes de la Torá y contiene muchos misteriosos secretos escondidos. Pues comienzan por ese mandamiento y verán que sus vidas cambiarán para siempre. Comiencen por descansar en ese día y santificándolo en sus casas.


¿Y CÓMO SE SANTIFICA EL SHABAT?

El Eterno nos dio ese mandamiento en Éxodo 20:8 “Acuérdate del día del Shabat (reposo), para santificarlo.” ¿Qué significa eso y como se hace?

Primero hay que saber lo que significa la palabra Santificar (Le'Kadesh, en hebreo), esta palabra proviene de la raíz de la palabra santo (“Kadosh”). De una manera bien simple, santificar significa, apartar, extraer o separar una cosa de otras como diferente y especial para servir de una manera más elevada espiritualmente. Ejemplo, en el Shabat todo es más elevado espiritualmente, es un día separado para todo lo que tiene que ver con la elevación de las almas. De hecho, para decirnos que el Eterno descanso en ese día una de las palabras que se usa es “Ye'Nafash”. la Torá nos dice que el “Eterno Ye'Nafash”. En ese caso ahí vemos claramente que en vez de descansar que sería (“Leshabat” o “Lanúaj”), aquí en vez nos dice Ye'Nafash” (Le Puso Alma); “Yenafash” viene de la palabra “Nefesh” que significa “Alma”.

Por lo que entendemos que los seis días de la semana del domingo al viernes hasta la puesta del sol son usados para las cosas comunes, como: el cuerpo, la materia, lo de la tierra, etc. Mientras que el Shabat (sábado), en cambio es dedicado a las casas del alma, el Nefesh, lo espiritual, lo mas elevado; en ese día hacemos descansar la materia para elevar lo espiritual. Hay que comer cosas deliciosas, puras, beber buen vino especial, tomar licor para realzar la alegría en ese día. Por eso se entiende que el santificar el día se hace consumiendo productos como los que se le ofrecían al Eterno en el Templo en Jerusalem; buena carne, pescado, pollos, huevos, pan especial con las mejores harinas y vino añejo de los mejores.

“Acuérdate del día de Shabat (día de reposo), para santificarlo: Por seis días trabajarás, y harás toda tu obra; Mas el séptimo día será Shabat (reposo) para el Eterno tu Dios: no hagas en él obra alguna, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas: Porque en seis días hizo el Eterno los cielos y la tierra, el mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposó (Yanaj) en el séptimo día: por tanto el Eterno bendijo el día de Shabat y lo santificó (va “Ye'kadeshu”). Éxodo 20:8-11).”

Otra manera de santificar el Shabat es encendiendo lámparas o velas que nos recuerdan las lámparas del Templo en Jerusalem. Esta santificación se cumple, sea con lámparas de aceite o simplemente con velas. La mayoría de las velas de hoy son hechas de aceite, por medio de un proceso de endurecimiento de eso liquido.

En hebreo no hay diferencias entre la palabra vela y lámpara. La palabra “Nerot” (“Ner” en singular) se usa tanto para las lámparas como para las velas.

El Eterno les dio a Moisés, las instrucciones exacta para fabricar las lámparas y el candelero del Templo, y para asegurarse de su exactitud le mostró un candelero con todos sus detalles. “He aquí la obra del candelero: de oro labrado á martillo; desde su base hasta sus flores fue labrado á martillo: conforme al modelo que el Eterno le mostró á Moisés, así hizo el candelero (Número 8:4)”


Y Habló el Eterno á Moisés, diciendo: Habla á Aarón, y dile: Cuando encendieres las lámparas (Beha'Alot'ja Et Ha'Nerot), las siete lámparas alumbrarán frente á frente del candelero. Y Aarón lo hizo así; que encendió enfrente del candelero sus lámparas, como el Eterno lo mandó á Moisés. (Número 8:1-3).


Pues ahí lo vemos, el encendido de las velas o lámparas de aceite en el Shabat y en todos los días de las fiestas bíblicas es un mandamiento de Dios. ¿Y para qué querrá el Eterno que encendamos velas? Por supuesto hay muchos secretos no revelados en las ordenanzas de la Torá, pero también hay muchas revelaciones. Y como lo vimos arriba, el Shabat al igual que las fiestas solemnes son momentos de elevaciones de las almas y de los centellos de luces en la materia, elevación que logramos cuando obedecemos las instrucciones divinas. Por ejemplo, para el encendido de las “Nerot” de la “Menora”, las lámparas del candelero del Templo, Dios usó la palabra “Beha'Alot'ja Aharon Et Ha'Nerot” (Cuando Aarón encienda las lámparas). Muy extraño el uso de la palabra “Alot” aquí que significa, elevaciones; seria mejor dicho “Hadlakot” para hablar de encender de la raíz “Lehadlik”; pero el Eterno prefirió usar la palabra elevaciones para hablar de encendidos de las velas o lámparas, para decirnos que lo que estamos haciendo es elevando centellos de luces o almas, reparando lo quebrado y devolviéndole al Eterno los centellos que se han quedado presos en el bajo mundo de las tinieblas. Ahora con eso en mente, podemos comenzar a entender porque, el que viola el Shabat, es considerado peor que un asesino, el castigo es peor; un asesino solo mata el cuerpo, pero el Judío que viola las reglas sagradas del Shabat está destruyendo almas.

Las costumbres del encendido de las luces de Shabat desde hace siglos ha sido una responsabilidad de las mujeres. Aunque tanto los hombres como las mujeres tienen el deber de encender, solamente las mujeres han venido desempeñando ese cargo en sus hogares en nombre de sus familias; sin embargo para los hombres solteros, o los casados cuando se encuentran en la ausencia de sus esposas tienen la obligación de encender. Las mujeres tienen la responsabilidad de la mayoría de las cosas para honrar los días santos en sus casas; somo hornear panes especiales para las fiestas y el Shabat; preparar los deliciosos platos que deleitan nuestro paladar, los arreglos en sus hogares, con la excepción del “Kidush” y la Havdalá: la santificación de los días santos; por medio de las bendiciones; sobre el vino, el pan y los alimentos; las bendiciones del comienzo y del fin de las fiestas solemnes y del Shabat. El Kidush es una responsabilidad del esposo.







Share:

No comments:

Post a Comment