BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

BE'SHALAJ PARÓ





Esta Parashá Fue Preparada Por ABA-EYBO
-
PARSHAT BESHALAJ
Éxodo 13: 17 hasta el 17: 16

DEDICADA A LA MEMORIA Y PARA MÉRITO DE:
Sarah Imenu - (כריסטינה מרים דה בלר), Rajel Savua de Akiva; Rabbi Akiva Ben Yosef, Jeannette Agustin San Juan, Fortune Agustin, Filomena Agustin de San Juan, Federmo San Juan, Aba Mevoyan Beler, Rajel Mazouz; Claudio Alfredo Beler San Juan; 
(סוג'ונטו בן סופריו) ; ( אבא סופריו) , Rabbi Ya’akov Abujatseira; 
 (כל הזקנים בדורותיהם, מצד אבי, ובצד אמי); 
Jaya Mushka Schneersohn; Y de todos los Anusim de la casa de Israel; Jean-Baptiste Alvares 
[ ז'אן בטיסט אלבארס , רבי שלמה לוריא, מהרש״ל ], 
 Jean Baptiste Louis Agustin Rodrigué Alvares, Rav DovBer de Lubavitch, Eli Ha’Kohen, Pinjás Ve’Ikavod Ha’Kohen. Abayé Ha’Kohen, El Rebbe de Lubavitch, Menajem Mendel Shnirsohn Zt”L; Yehuda Ha’Jassid, e Israel Meir KaGan el Jafets Ha’Jaim. 
[ אורינו ז'אן בטיסט אלבארס; ]

PARA LA REFUA SHELEMA DE:
Rivka Nessia BENORINU Bat Sarah
Lenord (Tzafon) Benorinu 
יוסף עזריאל בן חיה מיכל

PARA EL EXITO DE LAS CASAS DE:
Rivka Nessia Bat Sarah
Jana Devorah Bat Sarah

CONTENIDO DE LA PARASHÁ
1) El Faraón se arrepiente de haber dejado ir a Israel después de las plagas que Egipto sufrió. 2) La fuerza armada de los Egipcios persigue a los Israelitas para forzarlos a volver a la servidumbre. 3) El Eterno le tiende una emboscada a Faraón y a su fuerza armada para hacer de ellos un ejemplo. 4) Los Israelitas se encuentran atrapados entre el ejército del Faraón y el mar.

5) El mar de Junco se abre para dejar pasar al Judío, y luego se cierra para castigar al ejército egipcio. 6) El Eterno hace padecer a la gente de sed y de hambre para darles algo de comer del cielo. 7) El Eterno endulza las aguas amargas de Mará, saca aguas de la roca y hace descender maná del cielo. 8) La Mitzvah del Shabat, el día de descanso es decretado y algunos sin entender lo violan. 9) Aarón El Cohen preserva una pequeña cantidad de maná en un jarro para las generaciones futuras. 10) Amalek ataca a Israel - Y la Torá nos dice que a causa de eso el Eterno tendrá guerra contra Amalek en todas las generaciones hasta eliminar el nombre de Amalek del mundo.


SOBRE EL ESTUDIO DE SHABAT
Be'Shalaj (בְּשַׁלַּח ) - Es la palabra hebrea para decir "cuando envió [él] / o Cuando los dejó ir". Esta es la segunda palabra y la primera palabra distintiva en la parashá de esta semana. Beshalaj es la decimosexta porción semanal de la Torá (פָּרָשָׁה, parashá) en el ciclo anual de Lectura de la Torá y la cuarta en el Libro del Éxodo. Constituye de Éxodo 13: 17 hasta el 17: 16. En esta parashá, Faraón cambia de opinión y envía su ejército detrás del pueblo judío, atrapándolos en el Mar de Juncos. Dios ordena a Moisés que divida el mar, permitiéndoles pasar, y luego cierra el mar sobre el ejército egipcio. También Beshalaj contiene los milagros de maná y agua limpia.

La Parashá de Beshalaj está compuesta por 6.423 letras hebreas, 1.681 palabras hebreas y 116 versículos, y puede ocupar unas 216 líneas en un rollo de la Torá (סֵפֶר תּוֹרָה, Sefer Torah).

La lectura de esta porción ocurre normalmente el decimosexto sábado después de Simjat Torá, puede ser en enero o en febrero depende del año. Como la parashá describe la liberación de los israelitas de Egipto, Dios ordena recordar ese evento a cada año, por lo que también se lee parte de la parashá, de Éxodo 13: 17-15: 26, como la lectura inicial de la Torá para el séptimo día de la Pascua. Y se lee también la parte de la parashá sobre Amalec, Éxodo 17: 8-16, en la fiesta de Purim, que conmemora la historia de Ester y la victoria del pueblo judío sobre el plan de Hamán un descendiente amalecita, para matar a los judíos, relatado en el libro de Ester Ester 3: 1 identifica a Amán como un agaguita, descendiente Agag, un rey de Amalec. Números 24: 7 identifica a los agaguitas con los amalecitas. Un Midrash cuenta que, entre la captura del rey Agag por Saúl y su asesinato por Samuel, Agag engendró un hijo, del cual descendió a su vez Haman.

La parashá es notable por la "Canción del mar", que tradicionalmente se canta con una melodía diferente y está escrita por el escriba con un patrón de ladrillo distintivo en el rollo de la Torá. El día de reposo, cuando se lee, se conoce como Shabat Shirah, y algunas comunidades tienen varias costumbres para este día, como alimentar a las aves y recitar el "Canto del mar" en voz alta en el servicio regular de oración. La canción del mar a veces se conoce como Shirah (canción) en algunas sinagogas judías occidentales.



LA HAFTARÁ
La haftará de Beshalaj cuenta la historia de Debora. Con 52 versos, es la haftará más larga del año. La haftará de la parashá es: para los judíos Ashkenazíes: Jueces 4: 4-5: 31; y para los sefardíes: Jueces 5: 1-31. Para los judíos Ashkenazi, la haftará es la más larga del año.


Yael o Jael en español mató a Sisera


Conexión a LA Parashá
Tanto la parashá como la haftará contienen canciones que celebran la victoria del pueblo de Dios, la parashá en el "Canto del mar" acerca de la liberación de Dios de los israelitas del Faraón, y la haftará en el "Cantar de Débora" sobre el La victoria de los israelitas sobre el general cananeo Sísara. Tanto la parashá como la haftará muestran cómo los líderes de los enemigos de Israel reunieron cientos de carros. Tanto la parashá como la haftará cuentan cómo Dios "arrojó ... en pánico" (va-yaham) a los enemigos de Israel. Tanto la parashá como la haftará cuentan como las aguas barrieron a los enemigos de Israel. Tanto la parashá como la haftará cuentan el canto de las mujeres para celebrar; para la parashá es el canto de Miriam y para la haftará el de Débora. Finalmente, tanto la parashá como la haftará mencionan a Amalec.

La Guemará une las acciones de Dios en la parashá con las de la haftará. Para tranquilizar a los israelitas que temían de que sus enemigos aún seguían vivos, Dios hizo que el Mar de Juncos escupiera a los egipcios muertos. Para compensar a los mares, Dios se comprometió con el río Kishon para entregar una vez y media más cadáveres. Para pagar la deuda, cuando Sísara vino a atacar a los israelitas, Dios hizo que el Kishon cargara a los cananeos. La Guemará calculó una vez y media la cantidad de cuerpos por medio del número de carros reportados en Éxodo 14: 7 y Jueces 4:13.


COMENTARIO SOBRE LA PARASHÁ
Poco tiempo luego de que los Hijos de Israel salieron de Egipto, el Faraón los persigue para forzarlos a volver; los Israelitas se encuentran atrapados entre el ejército del Faraón y el mar. Dios le dice a Moshe que eleve su bastón por sobre el agua; el mar se abre para dejar pasar al Pueblo Judío, y luego se cierra sobre los egipcios. Moshe y los Hijos de Israel cantan una canción de alabanza y agradecimiento a Dios.

En el desierto, la gente sufre sed y hambre y repetidamente se quejan ante Moshe y Aarón. Dios endulza milagrosamente las amargas aguas de Mará, y luego hace que Moshe extraiga agua de una roca a través de golpearla con su bastón; hace descender maná del cielo antes del rocío cada mañana para desaparecer del campamento Israelita por la noche.

Los Hijos de Israel son instruidos para recolectar una doble porción de maná los viernes, porque éste no descenderá en Shabat (los Sábados), el día de descanso o sea Shabat es decretado por Dios. Algunos desobedecen y salen a recolectar maná en el séptimo día, pero no encuentran nada. Aarón preserva una pequeña cantidad de maná en un jarro, como un testimonio para futuras generaciones.

En Refidím, el pueblo es atacado por los Amalekím, quienes son derrotados por las plegarias de Moshe y un ejército juntado por Ioshua.




BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA TORÁ
Antes de leer o estudiar la Torá hay que acostumbrarse a bendecir el Eterno (Hashem). Mantén en mente que el nombre de D.ios que se usa cuando decimos nuestras plegarias y cuando leemos la Torá o cuando bendecimos a D.ios es “Adonai”. Donde quiera que aparezca su nombre lo pronunciamos “Adonai”. Dondequiera que aparece el nombre del Eterno, lo pronunciamos Adonai en esos momentos, en otros momentos sólo decimos Hashem.




Bendigo al Eterno, el D.ios Bendito
¡Bendito sea el Eterno quien debe ser bendecido!


En Hebreo
¡Barúj Atáh (Adonai), Eloheinu Meléj Ha’Olám, Asher Bájar Bánu Mikól Ha’Amím VeNatán Lanú Et Torató. Barúj Atáh Adonai Notén HaTorá!


En Español
¡Bendito Eres Tú Adonai, Elohim Nuestro y Rey del universo, que Nos Ha Escogido de entre todas las naciones y nos Ha Entregado Su Torá. Bendito eres Tú Adonai, donador de la Torá!


ÉXODO 13:17 - 22
17 Y luego que Faraón dejó ir (Beshalaj) al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la tierra de los Filisteos, que estaba cerca; porque dijo Dios: Que quizá no se arrepienta el pueblo cuando vieren la guerra, y se devuelvan á Egipto:

18 Mas hizo Dios al pueblo que rodease por el camino del desierto del mar de Junco. Y subieron los hijos de Israel de Egipto armados . 19 Tomó también consigo Moisés los huesos de José, el cual había juramentado á los hijos de Israel, diciendo: Dios ciertamente los visitará, y harán ustedes subir mis huesos de aquí con ustedes. 20 Y partidos de Sukot, asentaron campo en Etham, á la entrada del desierto.

21 Y el Eterno iba delante de ellos de día en una columna de nube, para guiarlos por el camino; y de noche en una columna de fuego para alumbrarles; á fin de que anduviesen de día y de noche. 22 Nunca se partió de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego.


ÉXODO 14:1- 31
1 Y Habló el Eterno á Moisés, diciendo: 2 Habla á los hijos de Israel que den la vuelta, y asienten su campo delante de Pihahirot, entre Migdol y el mar hacia Baal tsefón: delante de él asentarán el campo, junto al mar. 3 Porque Faraón dirá de los hijos de Israel: Encerrados están en la tierra, el desierto los ha encerrado. 4 Y yo endureceré el corazón de Faraón para que los siga; y seré glorificado en Faraón y en todo su ejército; y sabrán los Egipcios que yo soy el Eterno. Y ellos lo hicieron así. 5 Y fué dado aviso al rey de Egipto cómo el pueblo se huía: y el corazón de Faraón y de sus siervos se volvió contra el pueblo, y dijeron: ¿Cómo hemos hecho esto de haber dejado ir á Israel, para que no nos sirva? 6 Y unció su carro, y tomó consigo su pueblo;

7 y tomó seiscientos carros escogidos, y todos los carros de Egipto, y los capitanes sobre ellos. 8 Y endureció el Eterno el corazón de Faraón rey de Egipto, y siguió á los hijos de Israel; pero los hijos de Israel habían salido con mano poderosa. 9 Siguiéndolos, pues, los Egipcios, con toda la caballería y carros de Faraón, su gente de á caballo, y todo su ejército, alcanzáronlos asentando el campo junto al mar, al lado de Pihahirot, delante de Baal tsefón. 10 Y cuando Faraón se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos, y he aquí los Egipcios que venían tras ellos; por lo que temieron en gran manera, y clamaron los hijos de Israel al Eterno.

11 Y dijeron á Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué lo has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto? 12 ¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: Déjanos servir á los Egipcios? Que mejor nos fuera servir á los Egipcios, que morir nosotros en el desierto.

13 Y Moisés dijo al pueblo: No teman; estén tranquilos, y vean la salvación del Eterno, que él hará hoy con ustedes; porque los Egipcios que hoy han visto, nunca más para siempre los verán. 14 el Eterno peleará por ustedes, y estarán tranquilos. 15 Entonces el Eterno dijo á Moisés: ¿Por qué clamas á mí? Di á los hijos de Israel que marchen. 16 Y tú alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídela; y entren los hijos de Israel por medio de el mar en seco. 17 Y yo, he aquí yo endureceré el corazón de los Egipcios, para que los sigan: y yo me glorificaré en Faraón, y en todo su ejército, y en sus carros, y en su caballería;

18 Y sabrán los Egipcios que yo soy el Eterno, cuando me glorificaré en Faraón, en sus carros, y en su gente de á caballo. 19 Y el ángel de Dios que iba delante del campo de Israel, se apartó, é iba en pos de ellos; y asimismo la columna de nube que iba delante de ellos, se apartó, y púsose á sus espaldas: 20 E iba entre el campo de los Egipcios y el campo de Israel; y era nube y tinieblas para aquéllos, y alumbraba á Israel de noche: y en toda aquella noche nunca llegaron los unos á los otros.

21 Y extendió Moisés su mano sobre el mar, é hizo el Eterno que el mar se retira por recio viento oriental toda aquella noche; y tornó el mar en seco, y las aguas quedaron divididas. 22 Entonces los hijos de Israel entraron por medio de el mar en seco, teniendo las aguas como muro á su diestra y á su siniestra: 23 Y siguiéndolos los Egipcios, entraron tras ellos hasta el medio de el mar, toda la caballería de Faraón, sus carros, y su gente de á caballo. 24 Y aconteció á la vela de la mañana, que el Eterno miró al campo de los Egipcios desde la columna de fuego y nube, y perturbó el campo de los Egipcios.

25 Y les quitó las ruedas de sus carros, y los trastornó gravemente. Entonces los Egipcios dijeron: Huyamos de delante de Israel, porque el Eterno pelea por ellos contra los Egipcios. 26 Y el Eterno dijo á Moisés: Extiende tu mano sobre el mar, para que las aguas vuelvan sobre los Egipcios, sobre sus carros, y sobre su caballería. 27 Y Moisés extendió su mano sobre el mar, y el mar se volvió en su fuerza cuando amanecía; y los Egipcios iban hacia ella: y el Eterno derribó á los Egipcios en medio del mar. 28 Y volvieron las aguas, y cubrieron los carros y la caballería, y todo el ejército de Faraón que había entrado tras ellos en el mar; no quedó de ellos ni uno. 29 Y los hijos de Israel fueron por medio del mar en seco, teniendo las aguas por muro á su diestra y á su siniestra. 30 Así salvó el Eterno aquel día á Israel de mano de los Egipcios; é Israel vió á los Egipcios muertos á la orilla del mar. 31 Y vió Israel aquel grande hecho que el Eterno ejecutó contra los Egipcios: y el pueblo temió al Eterno, y creyeron al Eterno y á Moisés su siervo.


ÉXODO 15:1 - 27
1 Entonces cantó Moisés y los hijos de Israel este cántico al Eterno, y dijeron: Cantaré yo al Eterno, porque se ha magnificado grandemente, Echando en el mar al caballo y al que en él subía. 2 el Eterno es mi fortaleza, y mi canción, Y hame sido por salud: Este es mi Dios, y á éste engrandeceré; Dios de mi padre, y á éste ensalzaré. 3 el Eterno, varón de guerra; el Eterno es su nombre. 4 Los carros de Faraón y á su ejército echó en el mar; Y sus escogidos príncipes fueron hundidos en el mar Bermejo. 5 Los abismos los cubrieron; Como piedra descendieron á los profundos. 6 Tu diestra, oh Eterno, ha sido magnificada en fortaleza; Tu diestra, oh Eterno, ha quebrantado al enemigo.

7 Y con la grandeza de tu poder has trastornado á los que se levantaron contra ti: Enviaste tu furor; los tragó como á hojarasca. 8 Con el soplo de tus narices se amontonaron las aguas; se pararon las corrientes como en un montón; Los abismos se cuajaron en medio del mar. 9 El enemigo dijo: Perseguiré, prenderé, repartiré despojos; Mi alma se henchirá de ellos; Sacaré mi espada, destruirlos ha mi mano. 10 Soplaste con tu viento, los cubrió el mar: Se hundieron como plomo en las impetuosas aguas.

11 ¿Quién como tú, oh Eterno, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, Terrible en loores, hacedor de maravillas? 12 Extendiste tu diestra; La tierra los tragó.

13 Condujiste en tu misericordia á este pueblo, al cual salvaste; lo llevaste con tu fortaleza á la habitación de tu santuario. 14 Lo oirán los pueblos, y temblarán; se han de apoderar de dolor los moradores de Filistina. 15 Entonces los príncipes de Edom se turbarán; A los robustos de Moab los ocupará temblor; se han de abatir todos los moradores de Canaán. 16 Caiga sobre ellos temblor y espanto; A la grandeza de tu brazo enmudezcan como una piedra; Hasta que haya pasado tu pueblo, oh Eterno, Hasta que haya pasado este pueblo que tú rescataste. 17 Tú los introducirás y los plantarás en el monte de tu heredad, En el lugar de tu morada, que tú has aparejado, oh Eterno; En el santuario del Señor, que han afirmado tus manos.

18 el Eterno reinará por los siglos de los siglos. 19 Porque Faraón entró cabalgando con sus carros y su gente de á caballo en el mar, y el Eterno volvió á traer las aguas del mar sobre ellos; mas los hijos de Israel fueron en seco por medio del mar. 20 Y María la profetisa, hermana de Aarón, tomó un pandero en su mano, y todas las mujeres salieron en pos de ella con panderos y danzas.

21 Y Miriam les respondía: Canten al Eterno; porque en extremo se ha engrandecido, Echando en el mar al caballo, y al que en él subía. 22 E hizo Moisés que partiese Israel del mar Bermejo, y salieron al desierto de Shur; y anduvieron tres días por el desierto sin hallar agua. 23 Y llegaron á Mara, y no pudieron beber las aguas de Mara, porque eran amargas; por eso le pusieron el nombre de Mara. 24 Entonces el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber? 25 Y Moisés clamó al Eterno; y el Eterno le mostró un árbol, el cual Metídolo que hubo dentro de las aguas, las aguas se endulzaron. Allí les dió estatutos y ordenanzas, y allí los probó; 26 Y dijo: Si oyeres atentamente la voz del Eterno tu Dios, é hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído á sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié á los Egipcios te enviaré á ti; porque yo soy el Eterno tu Sanador. 27 Y llegaron á Elim, donde había doce fuentes de aguas, y setenta palmas; y asentaron allí junto á las aguas.


ÉXODO 16: 1 - 36
1 Y Partiendo de Elim toda la congregación de los hijos de Israel, vino al desierto de Sin, que está entre Elim y Sinaí, á los quince días del segundo mes después que salieron de la tierra de Egipto. 2 Y toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto; 3 Y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano del Eterno en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos á las ollas de las carnes, cuando comíamos pan en hartura; pues nos han sacado á este desierto, para matar de hambre á toda esta multitud. 4 Y el Eterno dijo á Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo; y el pueblo saldrá, y cogerá para cada un día, para que yo le pruebe si anda en mi ley, ó no. 5 Mas al sexto día aparejarán lo que han de encerrar, que será el doble de lo que solían coger cada día. 6 Entonces dijo Moisés y Aarón á todos los hijos de Israel: A la tarde sabrán que el Eterno los ha sacado de la tierra de Egipto:

7 Y á la mañana verán la gloria del Eterno; porque él ha oído las murmuraciones de ustedes contra el Eterno; que nosotros, ¿qué somos, para que ustedes murmuren contra nosotros? 8 Y dijo Moisés: el Eterno les dará á la tarde carne para comer, y á la mañana pan en hartura; por cuanto el Eterno ha oído sus murmuraciones con que han murmurado contra él: que nosotros, ¿qué somos? vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra el Eterno. 9 Y dijo Moisés á Aarón: Di á toda la congregación de los hijos de Israel: Acercaos á la presencia del Eterno; que él ha oído vuestras murmuraciones. 10 Y hablando Aarón á toda la congregación de los hijos de Israel, miraron hacia el desierto, y he aquí la gloria del Eterno, que apareció en la nube.

11 Y el Eterno habló á Moisés, diciendo: 12 Yo he oído las murmuraciones de los hijos de Israel; háblales, diciendo: Entre las dos tardes comerán carne, y por la mañana se hartarán de pan, y sabrán que yo soy el Eterno su Dios.

13 Y venida la tarde subieron codornices que cubrieron el real; y á la mañana descendió rocío en derredor del real. 14 Y como el rocío cesó de descender, he aquí sobre la haz del desierto una cosa menuda, redonda, menuda como una helada sobre la tierra. 15 Y viéndolo los hijos de Israel, se dijeron unos á otros: ¿Qué es esto? porque no sabían qué era. Entonces Moisés les dijo: Es el pan que el Eterno os da para comer. 16 Esto es lo que el Eterno ha mandado: Cogerán de él cada uno según pudiere comer; un gomer por cabeza, conforme al número de vuestras personas, tomaréis cada uno para los que están en su tienda. 17 Y los hijos de Israel lo hicieron así: y recogieron unos más, otros menos:

18 Y lo medían por gomer, y no sobraba al que había recogido mucho, ni faltaba al que había recogido poco: cada uno recogió conforme á lo que había de comer. 19 Y les dijo Moisés: Ninguno deje nada de ello para mañana. 20 Mas ellos no obedecieron á Moisés, sino que algunos dejaron de ello para otro día, y crió gusanos, y se pudrió; y se enojó contra ellos Moisés.

21 Y lo recogían cada mañana, cada uno según lo que había de comer: y luego que el sol calentaba, se derretía. 22 En el sexto día recogieron doblada comida, dos gomeres para cada uno: y todos los príncipes de la congregación vinieron á Moisés, y se lo hicieron saber. 23 Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho el Eterno: Mañana es el santo Shabat (sábado), el reposo del Eterno: lo que han de cocer, cuézcanlo hoy, y lo que han de cocinar, cocínenlo; y todo lo que les sobrare, guardenlo para mañana. 24 Y ellos lo guardaron hasta la mañana, tal y como Moisés había mandado, y no se pudrió, ni hubo en él gusano. 25 Y dijo Moisés: Comanselo hoy, porque hoy es Shabat del Eterno: hoy no hallarán en el campo. 26 En los seis días de la semana lo recogerán; mas el séptimo día es Shabat (sábado), en el cual no se hallará. 27 Y aconteció que algunos del pueblo salieron en el séptimo día á recoger, y no hallaron. 28 Y el Eterno le dijo á Moisés: ¿Hasta cuándo no querrán ustedes guardar mis mandamientos y mis leyes?

29 Miren ya el Eterno les dió el Shabat (sábado), y por eso les da en el sexto día pan para dos días. Quédense, pues, cada uno en su estancia, y que nadie salga de su lugar en el séptimo día. 30 Así el pueblo reposó el séptimo día. 31 Y la casa de Israel lo llamó Maná; y era como simiente de culantro, blanco, y su sabor como de hojuelas con miel. 32 Y dijo Moisés: Esto es lo que el Eterno ha mandado: Henchirás un homer de él para que se guarde para los descendientes de ustedes, á fin de que vean el pan que yo les dí á comer en el desierto, cuando yo los saqué de la tierra de Egipto. 33 Y dijo Moisés á Aarón: Toma un vaso y pon en él un homer lleno de maná, y ponlo delante del Eterno, para que sea guardado para sus descendientes. 34 Y Aarón lo puso delante del Testimonio para guardarlo, como el Eterno lo mandó á Moisés. 35 Así comieron los hijos de Israel maná por cuarenta años, hasta que entraron en la tierra habitada: maná comieron hasta que llegaron al término de la tierra de Canaán. 36 Y un homer es equivalente a la décima parte del efa.

ÉXODO 17: 1 - 16
1 Y Toda la congregación de los hijos de Israel partió del desierto de Sin, por sus jornadas, al mandamiento del Eterno, y asentaron el campo en Refidim: y no había agua para que el pueblo bebiese. 2 Y altercó el pueblo con Moisés, y dijeron: Danos agua que bebamos. Y Moisés les dijo: ¿Por qué altercan ustedes conmigo? ¿por qué tientan al Eterno? 3 Así que el pueblo tuvo allí sed de agua, y murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para matarnos de sed á nosotros, y á nuestros hijos y á nuestros ganados? 4 Entonces clamó Moisés al Eterno, diciendo: ¿Qué haré con este pueblo? de aquí á un poco me apedrearán. 5 Y el Eterno dijo á Moisés: Pasa delante del pueblo, y toma contigo de los ancianos de Israel; y toma también en tu mano tu vara, con que heriste el río, y ve: 6 He aquí que yo estoy delante de ti allí sobre la peña en Horeb; y herirás la peña, y saldrán de ella aguas, y beberá el pueblo. Y Moisés lo hizo así en presencia de los ancianos de Israel.

7 Y llamó el nombre de aquel lugar Massá y Meribá, por la rencilla de los hijos de Israel, y porque tentaron al Eterno, diciendo: ¿Está, pues, el Eterno entre nosotros, ó no? 8 Y vino Amalec y peleó con Israel en Refidím. 9 Y dijo Moisés á Josué: Escógenos varones, y sal, pelea con Amalec: mañana yo estaré sobre la cumbre del collado, y la vara de Dios en mi mano. 10 E hizo Josué como le dijo Moisés, peleando con Amalec; y Moisés y Aarón y Hur subieron á la cumbre del collado.

11 Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; mas cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalek. 12 Y las manos de Moisés estaban pesadas; por lo que tomaron una piedra, y la pusiéron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sustentaban sus manos, el uno de una parte y el otro de otra; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol.

13 Y Josué deshizo á Amalec y á su pueblo á filo de espada. 14 Y el Eterno dijo á Moisés: Escribe esto para memoria en un libro, y di á Josué que del todo tengo de raer la memoria de Amalec de debajo del cielo. 15 Y Moisés edificó un altar, y llamó su nombre HaShem -Nissi; 16 Y dijo: Por cuanto la mano sobre el trono del Eterno, el Eterno tendrá guerra con Amalec de generación en generación.


MAFTIR - ÉXODO 17: 15 - 16
15 Y Moisés edificó un altar, y llamó su nombre HaShem -Nissi; 16 Y dijo: Por cuanto la mano sobre el trono del Eterno, el Eterno tendrá guerra con Amalec de generación en generación.






BENDICIONES PARA ANTES DE LEER LA HAFTARÁ
Antes de leer la Haftará también, el lector o el estudiante debe de decir esta bendición:


En Hebreo
¡Barúj Atáh Adonai Eloheinu Meléj HaOlám Asher Bájar Bin-vi-ím Tovím Ve-Ratzá Ve-Divreijem Ha-ne-Emarim Ve-Emét! ¡Barúj Atáh Adonai Ha-Bojer Ba-Torá Uv-Moshé Avdó Uv-Yisra’el Amó U-ninviei Ha-Emét Va-Tsedék!

En Español
¡Bendito Eres Tú Adonai, Elohim Nuestro, Rey del Universo, que escogiste Buenos Profetas y te complaciste con sus palabras que fueron pronunciadas con Verdad! ¡Bendito Eres Tú Adonai, que escogiste la Torá y a Moshé tu Siervo, y a Israel Tu Pueblo, y a Los Profetas de Verdad y Justicia!


La Haftará de esta semana está en Jueces 4:4- 5: 31
La Haftará de BeShalaj cuenta la historia de Debora. Con 52 versos, es la Haftará más larga del año. Para los judíos Ashkenazíes: es de Jueces 4: 4-5: 31; y para los sefardíes: Jueces 5: 1-31. Para los judíos Ashkenazi, la haftará es la más larga del año.

4 Y gobernaba en aquel tiempo á Israel una mujer, Débora, profetisa, mujer de Lapidoth: 5 La cual Débora habitaba debajo de una palma entre Rama y Beth-el, en el monte de Ephraim: y los hijos de Israel subían á ella á juicio. 6 Y ella envió á llamar á Barac hijo de Abinoam, de Cedes de Nephtalí, y díjole: ¿No te ha mandado el Eterno Dios de Israel, diciendo: Ve, y haz gente en el monte de Tabor, y toma contigo diez mil hombres de los hijos de Nephtalí, y de los hijos de Zabulón:

7 Y yo atraeré á ti al arroyo de Cisón á Sísara, capitán del ejército de Jabín, con sus carros y su ejército, y entregarélo en tus manos? 8 Y Barac le respondió: Si tú fueres conmigo, yo iré: pero si no fueres conmigo, no iré. 9 Y ella dijo: Iré contigo; mas no será tu honra en el camino que vas; porque en mano de mujer venderá el Eterno á Sísara. Y levantándose Débora fué con Barac á Cedes. 10 Y juntó Barac á Zabulón y á Nephtalí en Cedes, y subió con diez mil hombres á su mando, y Débora subió con él.

11 Y Heber Cineo, de los hijos de Hobab suegro de Moisés, se había apartado de los Cineos, y puesto su tienda hasta el valle de Zaananim, que está junto á Cedes. 12 Vinieron pues las nuevas á Sísara como Barac hijo de Abinoam había subido al monte de Tabor.

13 Y reunió Sísara todos sus carros, nuevecientos carros herrados, con todo el pueblo que con él estaba, desde Haroseth de las Gentes hasta el arroyo de Cisón. 14 Entonces Débora dijo á Barac: Levántate; porque este es el día en que el Eterno ha entregado á Sísara en tus manos: ¿No ha salido el Eterno delante de ti? Y Barac descendió del monte de Tabor, y diez mil hombres en pos de él. 15 Y el Eterno desbarató á Sísara, y á todos sus carros y á todo su ejército, á filo de espada delante de Barac: y Sísara descendió del carro, y huyó á pie. 16 Mas Barac siguió los carros y el ejército hasta Haroseth de las Gentes, y todo el ejército de Sísara cayó á filo de espada hasta no quedar ni uno. 17 Y Sísara se acogió á pie á la tienda de Jael mujer de Heber Cineo; porque había paz entre Jabín rey de Asor y la casa de Heber Cineo.

18 Y saliendo Jael á recibir á Sísara, díjole: Ven, señor mío, ven á mi, no tengas temor. Y él vino á ella á la tienda, y ella le cubrió con una manta. 19 Y él le dijo: Ruégote me des á beber una poca de agua, que tengo sed. Y ella abrió un odre de leche y dióle de beber, y tornóle á cubrir. 20 Y él le dijo: Estáte á la puerta de la tienda, y si alguien viniere, y te preguntare, diciendo: ¿Hay aquí alguno? Tú responderás que no.

21 Y Yael, mujer de Heber, tomó una estaca de la tienda, y poniendo un mazo en su mano, vino á él calladamente, y le metió la estaca por las sienes, y lo enclavó en la tierra, pues él estaba cargado de sueño y cansado; y así murió. 22 Y siguiendo Barac á Sísara, Yael salió á recibirlo, y le dijo: Ven, y te mostraré al varón que tú buscas. Y él entró donde ella estaba, y he aquí Sísara yacía muerto con la estaca por la sien. 23 Así abatió Dios aquel día á Jabín, rey de Canaán, delante de los hijos de Israel. 24 Y la mano de los hijos de Israel comenzó á crecer y á fortificarse contra Jabín rey de Canaán, hasta que lo destruyeron.

Capítulo 5: 1 Y Aquel día cantó Débora, con Barac, hijo de Abinoam, diciendo: 2 Porque ha vengado las injurias de Israel, Porque el pueblo se ha ofrecido de su voluntad, Load al Eterno. 3 Oid, reyes; estad, oh príncipes, atentos: Yo cantaré al Eterno, Cantaré salmos al Eterno Dios de Israel. 4 Cuando saliste de Seir, oh el Eterno, Cuando te apartaste del campo de Edom, La tierra tembló, y los cielos destilaron, Y las nubes gotearon aguas. 5 Los montes se derritieron delante del Eterno, Aqueste Sinaí, delante del Eterno Dios de Israel. 6 En los días de Samgar hijo de Anath, En los días de Yael, cesaron los caminos, Y los que andaban por las sendas se apartában por torcidos senderos.

7 Las aldeas habían cesado en Israel, habían decaído; Hasta que yo Débora me levanté, Me levanté madre en Israel. 8 En escogiendo nuevos dioses, La guerra estaba á las puertas: ¿Se veía escudo ó lanza Entre cuarenta mil en Israel? 9 Mi corazón está por los príncipes de Israel, Los que con buena voluntad se ofrecieron entre el pueblo: Denle Loor al Eterno. 10 Ustedes los que cabalgan en asnas blancas, Los que presiden en juicio, Y ustedes los que viajan, hablen.

11 Lejos del ruido de los archeros, en los abrevaderos, Allí repetirán las justicias del Eterno, Las justicias de sus villas en Israel; Entonces bajará el pueblo del Eterno á las puertas. 12 Despierta, despierta, Débora; Despierta, despierta, profiere un cántico. Levántate, Barac, y lleva tus cautivos, hijo de Abinoam.

13 Entonces ha hecho que el que quedó del pueblo, señoree á los magníficos: el Eterno me hizo enseñorear sobre los fuertes. 14 De Ephraim salió su raíz contra Amalec, Tras ti, Benjamín, contra tus pueblos; De Machîr descendieron príncipes, Y de Zabulón los que solían manejar punzón de escribiente. 15 Príncipes también de Issachâr fueron con Débora; Y como Issachâr, también Barac Se puso á pie en el valle. De las divisiones de Rubén Hubo grandes impresiones del corazón. 16 ¿Por qué te quedaste entre las majadas, Para oir los balidos de los rebaños? De las divisiones de Rubén Grandes fueron las disquisiciones del corazón. 17 Galaad se quedó de la otra parte del Jordán: Y Dan ¿por qué se estuvo junto á los navíos? Se mantúvo Asher á la ribera del mar, Y se quedó en sus puertos.

18 El pueblo de Zabulón expuso su vida á la muerte, Y Nephtalí en las alturas del campo. 19 Vinieron reyes y pelearon: Entonces pelearon los reyes de Canaán En Taanac, junto á las aguas de Megiddo, Mas no llevaron ganancia alguna de dinero.

20 De los cielos pelearon: Las estrellas desde sus órbitas pelearon contra Sísara. 21 Los barrió el torrente de Cisón, El antiguo torrente, el torrente de Cisón. Hollaste, oh alma mía, con fortaleza. 22 Se despalmaron entonces las uñas de los caballos Por las arremetidas, por los brincos de sus valientes.

23 Maldigan a Meroz, dijo el ángel del Eterno: Maldigan severamente á sus moradores, Porque no vinieron en socorro al Eterno, En socorro al Eterno contra los fuertes.

24 Bendita sea entre las mujeres Jael, Mujer de Heber Cineo; Sobre las mujeres bendita sea en la tienda. 25 El pidió agua, y le dió ella leche; En tazón de nobles le presentó manteca. 26 Su mano tendió á la estaca, Y su diestra al mazo de trabajadores; Y majó á Sísara, hirió su cabeza, Llagó y atravesó sus sienes. 27 Cayó encorvado entre sus pies, quedó tendido: Entre sus pies cayó encorvado; Donde se encorvó, allí cayó muerto. 28 La madre de Sísara se asoma á la ventana, Y por entre las celosías á voces dice: ¿Por qué se detiene su carro, que no viene? ¿Por qué las ruedas de sus carros se tardan? 29 Las más avisadas de sus damas le respondían; Y aun ella se respondía á sí misma. 30 ¿No han hallado despojos, y los están repartiendo? A cada uno una moza, ó dos: Los despojos de colores para Sísara, Los despojos bordados de colores: La ropa de color bordada de ambos lados, para los cuellos de los que han tomado los despojos. 31 Así perezcan todos tus enemigos, oh el Eterno: Mas los que le aman, sean como el sol cuando nace en su fuerza. Y la tierra reposó cuarenta años.



Q & A - QUIZ ACERCA DE LA PARASHÁ DE BESHALAJ
¿Cómo responderías esta pregunta en la Parashá? "He aquí, voy a hacer llover pan desde los Cielos ..." (Shemot 16: 4)

Shlomo Kagan preguntó: Decimos una bendición sobre todos los alimentos antes de comérselos, y diferentes tipos de alimentos tienen diferentes bendiciones. Entonces, ¿qué bendición dijeron cuando comieron maná en el postre?

RESPUESTA: Rama, de Pano, escribe que dijeron "Bendito seas Tú, oh Eterno, nuestro Dios, Rey del Universo, Quien saca pan de los Cielos". Otros escriben que no se dijo ninguna bendición, ya que la obligación es solo de bendecir sobre la comida que proviene de este mundo, mientras que el maná era alimento celestial del Mundo Venidero. Una tercera opinión es que dijeron "Borei Minei Mezonot ... Quién crea todo tipos de sustento". Y una cuarta opinión es que no hubo una bendición fija porque cada persona probaba y hallaba en el maná cualquier sabor que deseaba; por lo tanto, la bendición dependía del sabor que la persona quería probar.

Fuente: Sefer Ebaya Lehu, R. Greenbaum p.107


¡No sabía eso!"


Majo Emje ... Yo [Dios] borraré la memoria de AmaleK" (Shemot 17:14). La frase "Yo borraré" (Majo Emje) tiene el mismo valor numérico que la frase "esto se refiere a Haman" (Ze Haman), el descendiente más infame de Amalek.


Ba'al HaTurim


Todas las referencias son a los versos y al comentario de Rashi, a menos que se indique lo contrario

¿Qué porcentaje del pueblo judío murió durante la plaga de la oscuridad? 13:18 - Ochenta por ciento (cuatro quintos).

¿Por qué el juramento que Yosef administró a sus hermanos se aplica a la generación de Moshe? Éxodo 13:19 - Yosef hizo que sus hermanos juraran que harían que sus hijos juren.

¿Por qué los egipcios querían perseguir al pueblo judío? Éxodo 14: 5 - Para recuperar su riqueza.

¿De dónde sacaron los egipcios animales para sacar sus carros? Éxodo 14: 7 - De aquellos egipcios que temieron la palabra de Hashem y mantuvieron a sus animales dentro durante las plagas.

¿Qué significa que el pueblo judío "tomó posesión del oficio de sus padres" (Tafsu Umnut Avotam)? Éxodo 14:10 - Ellos clamaron a Hashem.

¿Cómo causó Hashem que se caigan las ruedas de los carros egipcios? Éxodo 14:25 - Él los fundió con fuego.

¿Por qué los egipcios muertos fueron expulsados ​​del mar? Éxodo 14:30 - Para que el pueblo judío vea la destrucción de los egipcios y tenga la seguridad de que no habrá más persecución.

¿A qué tiempo futuro está el versículo insinuando cuándo usa el tiempo futuro de "Entonces Moshé y Benei Israel cantarán"? Éxodo 15: 1 - Resurrección de los muertos durante el tiempo de Mashiaj.

¿Por qué los egipcios son comparados con la piedra, el plomo y la paja? Éxodo 15: 5 - Los más malvados flotaban como paja, muriendo lentamente. Los medios sufrieron menos, hundiéndose como la piedra. Aquellos aún más justos se hundieron como plomo, muriendo inmediatamente.

Los príncipes de Edom y Moav no tenían nada que temer del pueblo judío. ¿Por qué, entonces, estaban "confundidos y atemorizados por el temblor"? Éxodo 15:14 - Se sintieron horribles al ver a Israel en un estado de gloria.

Moshe predijo que no entraría en la Tierra de Israel. ¿Qué palabra en la parashá indica esto? Éxodo 15:17 - "T'vi-aimo ..." - "Tráigalos" (y no "tráenos").

¿Por qué se hace referencia a Miriam como "hermana de Aharon" y no como "hermana de Moshe"? Éxodo 15:20 - Aharon se puso en riesgo por ella cuando ella fue golpeada con tzaraat. (Ver Bamidbar 12:12)

Las mujeres judías confiaban en que Hashem otorgaría al pueblo judío una victoria milagrosa sobre los egipcios. ¿Cómo vemos esto? Éxodo 15:20 - Trajeron instrumentos musicales con ellos en preparación para la milagrosa celebración de la victoria.

¿Qué parte de la Torá recibió el pueblo judío en Mará? Éxodo 15:25 - Shabat, novilla roja, leyes judiciales.

¿Cuándo se quedó sin comida Bnei Israel? Éxodo 16: 1 - 15 de Iyar.

¿Qué lección de derech eretz sobre el consumo de carne se enseña en la parashá de esta semana? Éxodo 16: 8 - No se debe comer carne hasta el punto de la saciedad.

¿Cómo experimentaron los no judíos el sabor del maná? Éxodo 16:21 - El sol se derritió todo lo que maná permaneció en el campo. Esto fluyó a las corrientes de las cuales bebían los animales. Quien comió estos animales probó el maná.

El profeta Yirmiyahu mostró al pueblo judío un tarro de maná preparado en el tiempo de Moshé. ¿Por qué? Éxodo 16:32 - La gente decía que no podían estudiar Torá porque estaban demasiado ocupados ganándose la vida. Yirmiyahu les mostró el maná diciendo: "Si estudias la Torá, Di-s te proporcionará lo mismo que proveyó a tus antepasados ​​en el desierto".

¿Qué versículo en la parashá de esta semana alude a la plaga de sangre? Éxodo 17: 5 - "Y tu personal con el que golpeaste el río ..."

¿Por qué las manos de Moshé se volvieron pesadas durante la guerra contra Amalek? Éxodo 17:12 - Porque era negligente en su deber, ya que él, no Yehoshua, debería haber liderado la batalla.



Share:

No comments:

Post a Comment