BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

LAG BA’OMER – YAHRTZEIT O HILULÁ DE RABÍ SHIMÓN BAR YOJAI


LAG BA’OMER – YAHRTZEIT O HILULÁ DE RABÍ SHIMÓN BAR YOJAI

Shimón Bar Yojai (es el Nombre del Taná, Rabino Shimón hijo de Yojai), también conocido por su acrónimo Rashbi, él fue un sabio Tannaítico del siglo II en la antigua Judea, se dice que el estuvo activo después de la destrucción del Segundo Templo en 70 d.C. Fue uno de los discípulos más eminentes del gran Rabino Akiva, y es a él, la persona a quien se le atribuye la autoría del Zohar, la obra principal de la Cábala.

Además, se le atribuyen las importantes obras jurídicas denominadas Sifre y Mejilta (que no debe confundirse con la Mejilta del rabino Ismael, de la que gran parte del texto es el mismo). En la Mishná, Rashbi es el cuarto sabio más mencionado, se le llama simplemente como "Rabí Shimón" (con una excepción, Haguiga 1:7). En la baraita, el Midrash y la Guemara, su nombre aparece como Rabí Shimón o como Rabí Shimón Ben Yojai.

Según la la historia tradicional popular, Rashbi y su hijo, Eleazar Ben Shimón, fueron notables cabalistas. Ambas figuras están sujetas a una reverencia única por la tradición cabalística. Por tradición, fueron enterrados en la misma tumba sobre el Monte de Merón en el norte de Israel, que es visitada por miles de personas durante todo el año.

Rabí Shimón nació en Galilea. Él fue uno de los principales alumnos del gran rabino Akiva, con quien estudió 13 años en la localidad de Benei Brak.

El tratado de Berajot 28a relata que Rabí Shimón había estudiado previamente en Yavne, con Gamaliel II y Joshua Ben Hananiah, y que él fue la causa de la infame disputa que estalló entre estos dos líderes. Sin embargo, esta declaración es algo cronológicamente difícil, considerando que unos cuarenta y cinco años más tarde, cuando el rabino Akiva fue encarcelado, el padre de Shimón todavía estaba vivo.

La agudeza de Rabí Shimón fue probada y reconocida por Rabí Akiva cuando vino a él por primera vez; de todos sus alumnos, Akiva ordenó solo al rabino Meir y Shimón consciente de su propio mérito, Rabí Shimón se sintió herido por estar clasificado después de Meir, y Akiva se vio obligado a calmarlo con palabras suaves. Durante la vida de Akiva, Shimón se encontraba ocasionalmente en Sidón, donde parece haber mostrado una gran independencia en sus decisiones halájicas.

Se registra el siguiente incidente, que ilustra tanto su ingenio como su piedad: un hombre y su esposa, sin hijos a pesar de diez años de matrimonio, se presentaron ante Shimón en Sidón para obtener el divorcio. Al observar que se amaban, y al no poder rechazar una solicitud que estaba de acuerdo con la ley rabínica, Shimón les dijo que como su boda estaba marcada por una fiesta, deberían marcar su separación de la misma manera. El resultado fue que ambos cambiaron de opinión y, debido a la oración de Shimón, Dios les concedió un hijo.

Shimón a menudo regresaba a Akiva, y una vez le transmitió un mensaje de su condiscípula Hanina ben Hakinai. El amor de Shimón por su gran maestro era profundo. Cuando Akiva fue encarcelado por Adriano, Shimón (probablemente a través de la influencia de su padre, que estaba a favor en la corte de Roma) encontró una manera de entrar en la prisión. Todavía insistió en que Akiva le enseñara, y cuando este último se negó, Shimón amenazó en broma con decirle a su padre, Yochai, que haría que Akiva fuera castigado con mayor severidad. Después de la muerte de Akiva, Shimón fue nuevamente ordenado, con otros cuatro alumnos de Akiva, por Judah ben Baba.

LEYENDAS DE PERSECUCIÓN Y ESCONDITE
La persecución de los judíos bajo Adriano inspiró a Simón con una opinión diferente de los romanos que la que tenía su padre. Shimón a menudo demostró su sentimiento anti-romano. Cuando, en una reunión entre Shimón y sus antiguos compañeros de estudios en Usha, probablemente alrededor de un año y medio después de la muerte de Akiva (c. 126), Judah ben Ilai habló en alabanza del gobierno romano, Shimón respondió que las instituciones que parecían tan dignos de alabanza a Judá eran en beneficio de los romanos únicamente, para facilitar la realización de sus perversos designios. Las palabras de Shimón fueron llevadas por Judah Ben Guerim (uno de sus propios alumnos) al gobernador romano, quien condenó a muerte a Shimón (según Grätz, este gobernador era Varus, quien gobernó bajo Antoninus Pius, y el evento tuvo lugar alrededor de 161). Shimón se vio obligado a buscar refugio en una caverna, donde permaneció trece años, hasta que murió el emperador, posiblemente Antonino Pío, que reinó hasta el 161. Dos relatos diferentes de la estancia de Shimón en la caverna y de sus movimientos después de dejarla se dan en Shabat y en las otras cinco fuentes que se acaban de mencionaRabí Las últimas cinco fuentes (de las cuales Yerushalmi Shevuot 9 38d parece ser la más auténtica) relatan, con algunas variaciones, que Shimón, acompañado por su hijo Eleazar (en Yerushalmi Shevuot, Shimón solo), se escondió en una caverna cerca de Gadara, donde permanecieron trece años, viviendo de dátiles y algarrobas, cubriéndose así todo su cuerpo de erupciones. Un día, al ver que un pájaro había escapado repetidamente de la red que le había tendido un cazador, Shimón y su hijo se animaron a salir de la caverna, tomando la fuga del pájaro como un presagio de que Dios no los abandonaría. Cuando estaban fuera de la caverna, escucharon a un bat kol decir: "Eres libre"; ellos (o él) en consecuencia siguieron su camino. Entonces Shimón se bañó en las cálidas fuentes de Tiberíades, que lo libraron de la enfermedad contraída en la caverna, y mostró su gratitud al pueblo de la siguiente manera:

Tiberíades había sido construida por Herodes Antipas en un sitio donde había muchas tumbas cuyas ubicaciones exactas se habían perdido. Por lo tanto, la ciudad había sido considerada como inmunda. Resuelto a eliminar la causa de la inmundicia, Simón plantó altramuces en todos los lugares sospechosos; donde no echaban raíces sabía que debajo había un sepulcro. Luego, los cuerpos fueron exhumados y retirados, y la ciudad se declaró limpia. Para molestar y desacreditar a Shimón, cierto samaritano reemplazó en secreto uno de los cuerpos. Pero Shimón se enteró por el poder del Espíritu Santo de lo que había hecho el samaritano, y dijo: "Que lo de arriba baje, y lo de abajo suba". El samaritano fue sepultado; y un maestro de escuela de Magdala que se burló de Shimón por su declaración, fue convertido en un montón de huesos.

Según la versión de Shabat 33b, Shimón y Eleazar se escondieron en una caverna, después de lo cual apareció allí milagrosamente un algarrobo y un manantial. Para ahorrarse la ropa, se sentaban desnudos en la arena, por lo que su piel se cubrió de costras. Al cabo de doce años el profeta Elías les anunció la muerte del emperador, y la consiguiente anulación de la sentencia de muerte contra ellos. Cuando salieron, Shimón observó a personas ocupadas en actividades agrícolas en descuido de la Torá y, enfadándose por ello, los golpeó con sus miradas. Luego, un bat ḳol le ordenó que regresara a la caverna, donde él y Eleazar permanecieron doce meses más, al final de los cuales un bat ḳol les ordenó que salieran. Cuando lo hicieron, Shimón se encontró con su yerno Phinehas ben Jair, quien lloró al verlo en un estado tan miserable. Pero Shimón le dijo que debía regocijarse, porque durante los trece años que permaneció en la caverna, su conocimiento de la Torá había aumentado mucho. Entonces Shimón, en agradecimiento por el milagro que se había obrado en él, emprendió la purificación de Tiberíades. Arrojó algunos lupinos al suelo, después de lo cual los cuerpos salieron a la superficie en varios lugares, que luego fueron marcados como tumbas. No sólo el hombre que se burló del anuncio de Shimón de la purificación de Tiberíades se convirtió en un montón de huesos, sino también el alumno y delator de Shimón, Judah Ben Guerím.

HISTORIAS POSTERIORES
Parece que Rabí Shimón se estableció después en Merón, el valle frente al cual se llenó, por orden de Shimón, con dinares de oro. Por otro lado, se dice que Shimón estableció una escuela floreciente en Tekoa, entre cuyos alumnos estaba Judá I. Grätz demostró que esta Tekoa evidentemente estaba en Galilea y, por lo tanto, no debe identificarse con la Tekoa bíblica, que estaba en el territorio de Judá.Bacher argumenta que Tekoa y Meron eran un mismo lugar.

Como último evento importante en la vida de Rabí Shimón, se dice que fue enviado a Roma (acompañado por Eleazar b. Jose) con una petición al emperador para la abolición del decreto contra las tres observancias judías, y que su misión tuvo éxito. Se afirma que Shimón fue elegido para esta misión porque era conocido como un hombre en cuyo favor a menudo se obraban milagros. También en Roma, el éxito de Shimón se debió a un milagro, ya que en el camino se encontró con el demonio Ben Temalion, quien le ofreció su ayuda. Según el acuerdo, el demonio entró en la hija del emperador y Shimón lo exorcizó cuando llegó a la corte romana. Luego, el emperador llevó a Shimón a su casa del tesoro, dejándolo elegir su propia recompensa. Shimón encontró allí el decreto vejatorio, lo quitó y lo rompió en pedazos. Esta leyenda, cuyo origen aparentemente no es judío, ha sido objeto de discusión por parte de los eruditos modernos. Israel Leví piensa que es una variación de la leyenda del apóstol Bartolomé exorcizando a un demonio que se había apoderado de la hija de Polimnio, el rey de la India. La opinión de Israel Lévi fue aprobada por Joseph Halévy. Bacher cree que hay otra leyenda cristiana que corresponde más estrechamente a la narración talmúdica: aquella en la que Abercius exorcisó un demonio de Lucila, la hija de Marco Aurelio.

Se dice que Shimón dijo que cualquiera que sea el número de personas que merecen entrar en el cielo, él y su hijo ciertamente eran de ese número, de modo que si solo había dos, estos eran él y su hijo. También se le atribuye haber dicho que, unido a su hijo ya Jotam, rey de Judá, podría absolver al mundo del juicio. Así, por su excepcional piedad y continuo estudio de la Ley, Shimón fue considerado como uno de aquellos cuyo mérito preserva el mundo, y por eso durante su vida nunca se vio el arco iris, no siendo necesaria esa promesa de la paciencia de Dios.

ENSEÑANZAS
El relato más completo de las enseñanzas de Rabí Shimón se encuentra en Agada der Tannaiten de W. BacheRabí Cuando el Talmud atribuye una enseñanza a Rabí Shimón sin especificar a qué Rabino Shimón se refiere, significa Shimón Bar Yojai.

HALAJÁ
Las halajot de Rabí Shimón son muy numerosas; aparecen en todos los tratados del Talmud excepto Berajot, Hallah, Ta'anit, Nedarim, Tamid y Midot. Valoraba mucho las enseñanzas de su maestro Akiva, y se dice que recomendó a sus alumnos que siguieran su propio sistema de interpretación ("Midot") porque se derivaba del de Akiva. Pero esto mismo muestra que Rabí Shimón no siguió a su maestro en todos los puntos; de hecho, como se muestra a continuación, a menudo difería de Akiva, declarando que sus propias interpretaciones eran mejores. Fue independiente en sus decisiones halájicas y no se abstuvo de criticar los tannaim de las generaciones precedentes. Él y José ben Halafta eran generalmente de la misma opinión; pero a veces Shimón se puso del lado del rabino MeiRabí Al igual que los otros discípulos de Akiva, quienes, deseando perpetuar la enseñanza de este último, la sistematizaron en la base de la Mishná (Rabí Meir), Tosefta (Rabí Nehemiah) y Sifra (Rabí Judah), a Shimón se le atribuye la autoría del Sifre (un midrash halájico de Números y Deuteronomio) y de la Mejilta de-Rabbi Shimón (un midrash similar al Éxodo).

La característica particular de la enseñanza de Rabí Shimón fue que, ya sea en una halajá o en una interpretación agádica de un mandato bíblico, él se esforzó por encontrar la razón subyacente para ello. Esto a menudo resultó en una modificación material del comando en cuestión. De muchos casos se puede tomar lo siguiente: En la prohibición de tomar en prenda la ropa de una viuda,[38] era la opinión de Judah ben Ilai que no se debe hacer diferencia entre una viuda rica y una viuda pobre. Pero Shimón da la razón de tal prohibición, que si se tomaba tal promesa, sería necesario devolverla todas las noches,[39] e ir a la casa de la viuda cada mañana y tarde podría comprometer su reputación. En consecuencia, declara, la prohibición se aplica sólo en el caso de una viuda pobre, ya que quien es rico no necesitaría que se le devolviera el vestido por la noche.

El nombre de Rabí Shimón fue ampliamente identificado con este principio halájico de interpretación, y su maestro Akiva lo aprobó; por lo tanto, sus contemporáneos a menudo se dirigieron a él cuando deseaban saber el rrazón para ciertas halajot. Rabí Shimón también dividió la ley oral en grupos numerados, de los cuales 15 se conservan en el Talmud. Favoreció especialmente el sistema de dar reglas generales, de las cuales hay un gran número. Todo esto demuestra que era sistemático y que tenía el poder de expresarse con claridad. Era dogmático en sus decisiones halájicas, pero cuando había dudas sobre cuál de los dos caminos debía seguirse, y los rabinos adoptaban un compromiso, admitía la legalidad de cualquiera de los dos caminos. Difería de Akiva en que no creía que partículas como "et", "gam" y otras contuvieran en sí mismas indicaciones de halajot; pero en muchos casos mostró que se oponía a la opinión de Rabí Ishmael de que el La Torá habla como lo hacen los hombres y esas palabras aparentemente pleonásticas nunca pueden servir como base para deducir nuevas leyes.

AGADÁ (LEYENDA) O PARÁBOLA
Rabí Shimón es muy prominente también en la Agadá (Leyendas o Parábolas), y sus declaraciones son numerosas en ambos Talmuds. Muchos de sus dichos se relacionan con el estudio de la Torá, que él creía que debería ser el objetivo principal de la vida del hombre. A pesar del énfasis que puso en la importancia de la Plegaria, y particularmente en la lectura del "Shemá", declaró que uno no debe, por el bien de ninguno, interrumpir el estudio de la Torá. Considera la Torá como uno de los tres buenos dones que Dios le dio a Israel y que no se puede conservar sin sufrimiento. Pero reconociendo la dificultad de ocuparse del estudio de la Torá y de proporcionar un sustento al mismo tiempo, Shimón dijo que la Torá se entregaba solo a aquellos que comían el maná o las comidas sacerdotales. Declaró que si hubiera estado en el Monte Sinaí cuando Dios entregó la Torá a Israel, habría pedido dos bocas para el hombre, una para ser utilizada exclusivamente como medio para repetir y así aprender la Torá. Pero luego agregó: "¡Cuán grande sería también el mal hecho por los delatores ["Moserim"] con dos bocas!"

Entre las muchas otras declaraciones de Shimón se pueden mencionar las relacionadas con el arrepentimiento y algunos de sus dichos éticos. "Tan grande es el poder del arrepentimiento que un hombre que ha sido muy malvado durante su vida, si se arrepiente hacia el final, es considerado un hombre perfectamente justo". Era particularmente severo contra la altivez, que, según él, es como la idolatría, y contra el avergonzar públicamente al prójimo: "Antes es mejor arrojarse en un horno ardiendo que avergonzar al prójimo en público". Denunció los delitos de usura, engaño y perturbación de la paz doméstica.

Su animosidad hacia los gentiles en general y hacia la superstición femenina se expresa en la siguiente declaración: "El mejor de los gentiles merece la muerte; la mejor de las serpientes debe ser aplastada en la cabeza; y la más piadosa de las mujeres es propensa a la hechicería". Aunque a menudo es citado por los antisemitas, su comentario se pronunció después de presenciar cómo torturaban a muerte a su maestro, el propio Bar Yojai se convirtió en un fugitivo después de hablar en contra de la opresión romana. Su hostilidad hacia los romanos se expresa también en sus máximas; así, aludiendo probablemente a la guerra de los partos que estalló en la época de Antonino Pío, dijo: "Si has visto un caballo persa [parto] atado en Palestina, entonces espera la llegada del Mesías".

MISTICISMO
Rabí Shimón combinó con su racionalismo en la halajá un extraño misticismo en sus enseñanzas agádicas, así como en su práctica. Habló de una espada mágica, en la que estaba inscrito el Nombre, dada por Dios a Moisés en el Sinaí, y atribuyó a Moisés toda clase de poderes milagrosos. Después de su muerte se apareció a los santos en sus visiones.

Así, su nombre se relacionó con la tradición mística y se convirtió en una autoridad principal para los cabalistas; por esta razón, el Zohar apareció por primera vez con el nombre de "Midrash de-Rabbi Shimón Ben Yojai". También existen dos midrashim apócrifos atribuidos a Shimón: "Los secretos del rabino Simon ben Yohai" y "Tefillat Rabí Shimón Bar Yoḥai". Ambos se relacionan con el tiempo mesiánico, pero el segundo es más completo. El punto principal de estos midrashim es que mientras Shimón estuvo escondido en la caverna, ayunó cuarenta días y oró a Dios para que rescatara a Israel de tales persecuciones. Entonces Metatrón le reveló el futuro, anunciando los diversos gobernantes musulmanes, el último de los cuales perecería a manos del Mesías. Como en apócrifos mesiánicos similares, los personajes principales son Armilius y los tres Mesías: Mesías Ben Yosef, el Mesías Ben Efraín y el Mesías Ben David.

Si bien muchos cabalistas le atribuyen la autoría del Zohar, la autenticidad de esta afirmación ha sido cuestionada tanto por eruditos seculares como por varios eruditos religiosos; quienes señalan a Moisés de León como el autor que publicó el Zohar en el siglo XIII.

CITACIONES DEL RAV SHIMÓN BAR YOJAI
  • Más le vale a ese hombre hacerse caer en un horno de fuego que avergonzar públicamente a su prójimo.
  • Hay tres coronas: la corona de la Torá, la corona de la Kehuná (el sacerdocio) y la corona de Maljut (la realeza); pero la corona de un buen nombre los supera a todos.
  • El Santo, bendito sea, ha dado tres dones a Israel: la Torá, la Tierra de Israel y el mundo venidero.
  • Un pájaro sin el consentimiento del cielo no puede perecer  ¡Cuánto más, pues, el hombre mismo!
  • El que hace pecar a un hombre es peor que el que lo mata.
  • Cualquiera que vea a Rabí Shimón bar Yojai está seguro de que estará en el Olam Ha'Ba.
  • He visto a los destinados al mundo venidero. Si son treinta, mi hijo y yo estamos entre ellos. Si son diez, mi hijo y yo estamos entre ellos. si son dos, mi hijo y yo somos ellos.
  • La Ley Divina (Torá) no fue dada para ser expuesta, excepto a aquellos que comen maná (es decir, a aquellos que están libres de preocupaciones y preocupaciones mundanas)
CELEBRACIONES EN LA HILULÁ DE RABÍ SHIMÓN BAR YOJAI
LA TUMBA DE RABÍ SHIMÓN BAR YOJAI EN MERON EN LAG BA'OMER
Según la tradición histórica es que Bar Yojai falleció el día 33 del Omer, conocido como Lag Ba'Omerabí Otros sostienen que esta creencia se basa en un error de imprenta en Pri Etz Jadash del rabino Jaim Vital. Algunos creen que el día de su muerte reveló profundos secretos cabalísticos que formaron la base del ZohaRabí Según Benei Yisasjar, en el día de su muerte, Bar Yojai dijo: "Ahora es mi deseo revelar secretos... El día no irá a su lugar como cualquier otro, porque todo este día está dentro de mi dominio. .." La luz del día se prolongó milagrosamente hasta que completó su última enseñanza y murió.

Su Yahrzeit es ampliamente conocido como Yom Hilulá, el aniversario de su fallecimiento. Esto se basa en el texto original de Shaar Ha’Kavanot de Rabí Jaim Vital, que se refiere al día como Yom Simjató ("el día de su felicidad"), en lugar de Yom She’Met ("el día en que murió"). Por lo tanto, existe una costumbre muy extendida de celebrar en Lag Ba’Omer en su lugar de entierro en Meron. Con fogatas, antorchas, canciones y banquetes, el Yom Hilulá es celebrado por cientos de miles de personas. Esta celebración fue un pedido específico de Rabí Shimón Bar Yojai a sus alumnos. Algunos dicen que como Bar Yojai dio luz espiritual al mundo con la revelación del Zohar, se encienden hogueras para simbolizar el impacto de sus enseñanzas. Por lo tanto, muchas personas encienden velas y/o fogatas en todo el mundo.

COSTUMBRES DE CONMEMORACIÓN EN LA TUMBA DEL RABINO SHIMÓN BAR YOJAI

Las costumbres en la tumba incluyen el encendido de una hoguera que tradicionalmente va a los Rebbes de la dinastía Boyaner Los niños a la edad de tres años a menudo vienen a la tumba para recibir su primer corte de pelo. Otra costumbre en la tumba de Rabí Shimón Bar Yojai es la entrega de Jai Rotel. Las letras hebreas Jet y yud tienen la guematria (equivalente numérico) de 18. Rotel es una medida líquida de unos 3 litros. Así, 18 rotels equivalen a 54 litros o unos 13 galones. Se cree popularmente que si uno dona u ofrece 18 rotels de refresco líquido (jugo de uva, vino, soda o incluso agua) a los asistentes a las celebraciones en la tumba de Bar Yojai en Lag Ba'Omer, entonces el donante obtendrá una salvación milagrosa.


Share:

No comments:

Post a Comment