BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

HASHEM ESTABLECE LAS FRONTERAS DE LAS NACIONES

¿QUÉ EXPLICA LOS CONFLICTOS FRONTERIZOS Y LAS GUERRAS?

El término geopolítica, relativamente reciente, traduce las relaciones entre los datos geográficos naturales y la política. Esto explica muchas veces los conflictos entre naciones vecinas, dependiendo de los mismos datos naturales. 

Todo tipo de otras razones también explican los conflictos entre países vecinos. (¡Estas líneas fueron escritas antes de saber que estalló la guerra entre Rusia y Ucrania!) Este es, ciertamente, un elemento decisivo en los acontecimientos históricos (aparte de los motivos económicos que son otro posible factor de conflictos internacionales). Vector del mensaje Divino en el mundo, la Historia, ciertamente, traduce una intención del Creador. Esta intención está ligada al misterio de la intervención de la Providencia, misterio que no siempre es fácil de descifrar.

Es notable encontrar, desde el comienzo de la historia, una explicación del propósito de la aventura humana. Desde el primer comentario de Rashi sobre la Torá (Bereshit 1.1), se presenta una intención geopolítica: “La Torá, escribe Rashi, no es un manual histórico destinado a contar la historia de la humanidad. El propósito de la Torá es presentar la dirección espiritual de la creación. Un versículo de los Salmos aclara este punto: "El poder de sus obras ha revelado a su pueblo, dándole la heredad de las naciones" (Sal 111,6). 

El propósito de la Creación es, por supuesto, la organización legislativa del cosmos, pero era necesario, de antemano, señalar que el universo fue creado ex nihilo, y Él repartió los territorios a la humanidad. Dio a cada nación su herencia y le dio a Israel la parte que le correspondía”. Y Rashi comenta así: “El propósito de la Torá es demostrar que el Eterno creó el Todo. 

Las diversas naciones recibieron su herencia, y lo que pertenecía a Israel no fue robado, sino que se le dio a Israel, entre las naciones” (Rashi, ibíd.). ¡El contexto histórico se especifica solo para asegurar, legítimamente, la propiedad de Israel sobre su tierra! ¿No podríamos ver aquí una justificación geopolítica cósmica del propósito de la Creación?

En este nivel conviene observar las transformaciones permanentes que nunca han dejado, a lo largo de la historia, de generar conflictos. Europa puede haberse unido hoy, pero Inglaterra quedó fuera. El conflicto actual entre Ucrania y Rusia es solo un episodio en una larga historia de conflictos internacionales. China nunca ha aceptado a Taiwán como una entidad independiente. Marruecos y Argelia, dos naciones árabes vecinas, no ocultan la hostilidad que las separa. Sería fácil multiplicar los ejemplos que prueban que la globalización de ninguna manera excluye la aspiración nacionalista de los diversos pueblos.

Además, la Torá nos dice: “(El Eterno) establece los límites de los pueblos según el número de los hijos de Israel” (Deuteronomio 32,8). Rashi explica la relación entre las 70 naciones y los 70 miembros de la familia de Ya'akov durante su descenso a Egipto. En su comentario sobre Shemot (15.27), Bahya (uno de los Rishonim – siglo XIII) menciona, con respecto a la etapa del pueblo en Elim a la salida de Egipto, las 70 palmeras y las 12 fuentes de agua que se encuentran en este lugar. Según el Midrash, ve en él una alusión a las 12 tribus de Israel que serán llamadas a dar sentido a las 70 naciones. 

Según el comentario de Rav Munk en "La Voz de la Torá", "existe la misma relación espiritual entre las doce tribus de Israel y las 70 naciones del mundo, una relación que se refleja en los 70 miembros de la familia de Ya'akov (fueron hasta Egipto)” (Comentario sobre Bereshit 46.27).

¿Podemos darnos el lujo de extrapolar y encontrar aquí la geopolítica real del pueblo de Israel? Portador de la unidad, debe enfrentarse a las 70 naciones que constantemente se oponen entre sí. Portavoz de la unidad en el mundo, su papel es trascender la pluralidad dentro del universo. Su deber es dar testimonio de la unidad del Creador, frente a las diferencias entre las naciones. La Torá es un mensaje de verdad, de unidad dentro de un universo desgarrado, y debe anunciar el advenimiento de la luz que disipará las sombras actuales. Programa arduo pero estimulante, y garantía de felicidad asegurada para la humanidad.

Por el Rabino Lionel COHN de Torah-Box
Share:

No comments:

Post a Comment