BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

ACUÉRDATE DE LO QUE TE HIZO AMALEC



MAFTIR Y HAFTARA ZAJOR

PARASHAT ZAJOR: RECUERDA A AMALEK

“Zajor Et Asher Asah Leja Amalek Ba’Derej Betzetjem Mi’Mitzrayim”

“¡Recuerda lo que te hizo Amalec a la salida de Egipto! 
(Devarím 25:17-19)”

En el Shabat que precede a Purim, se sacan del arca dos rollos de la Torá; uno para la Parashá regular y otro para el Maftir – “Acuérdate de lo que Amalek te hizo” (Devarím 25:17-19). Debido a esta lectura, se llama Shabat Zajor (Recuerda). La lectura de la Haftorá también se trata de Amalek.

Hay una Mitzvá en la Torá para recordar a Amalek y sus descendientes y recordar oralmente su iniquidad. Debemos contarselo a nuestros hijos en cada generación lo que el pueblo de Amalek nos hizo durante nuestra salida de Egipto. Esta Mitzvá se cumplirá completamente solo cuando hayamos hecho perecer la memoria de Amalek y su nombre sea borrado del mundo, junto con el más mínimo remanente de todo lo que lleva su nombre. Como dice la Torá: 'Recuerda lo que Amalek te hizo en el camino, cuando saliste de Egipto'... 'Borrarás la memoria de Amalek de debajo de los cielos, no olvidarás'. Sobre lo cual los Sabios han explicado: ' Recuerda,' oralmente - 'No olvidarás', en tu corazón.

Para cumplir adecuadamente con este mandamiento, los Sabios han prescrito la lectura pública de este pasaje de un rollo de la Torá, una vez al año, en el Shabat que precede a Purim, de modo que la 'aniquilación' de Amalek pueda ser adyacente a la 'aniquilación- de Amán, siendo este último descendiente de Amalec.

Aunque este pasaje se lee anualmente en la Parashá de Ki Teitzei (que leemos hacia el final del verano), aún debemos leer este pasaje por separado en su tiempo prescrito antes de Purim. Esto se hace en cumplimiento del mandamiento de la Torá de recordar el ataque cobarde de Amalec.

Algunas autoridades dicen que si uno no escucha la Parashá Zajor, cumple con su obligación al escuchar la lectura prescrita de la Torá en Purím: ('Y vino Amalek').

Un niño que aún no tiene la edad de Bar-Mitzvah no debe ser llamado a la Torá para Maftir en Parashat Zajor. Tampoco debe leer la Parashá para otros. Ya que él está libre de la obligación de las mitzvot, no puede permitir que otros cumplan con su obligación a través de él.

MAFTIR SHABAT ZAJOR

Devarím (Deut) 25:17-19

17 Acuérdate de lo que te hizo Amalec en el camino cuando saliste de Egipto;

18 cómo os salió al encuentro en el camino, y os hirió en la retaguardia, a todos los débiles de sus retaguardias, cuando estaban exaustos y fatigados; sin embargo él no tuvo ningún temor a Dios.

19 Por tanto, cuando el Eterno tu Dios te haya dado descanso de todos tus enemigos alrededor, en la tierra que el Eterno tu Dios te da en heredad para que la poseas, borrarás la memoria de Amalec de debajo cielo; no lo olvidarás. Devarim 25:17-19


יז זָכוֹר, אֵת אֲשֶׁר-עָשָׂה לְךָ עֲמָלֵק, בַּדֶּרֶךְ, בְּצֵאתְכֶם מִמִּצְרָיִם.

יח אֲשֶׁר קָרְךָ בַּדֶּרֶךְ, וַיְזַנֵּב בְּךָ כָּל-הַנֶּחֱשָׁלִים אַחֲרֶיךָ--וְאַתָּה, עָיֵף וְיָגֵעַ; וְלֹא יָרֵא, אֱלֹהִים.

יט וְהָיָה בְּהָנִיחַ יְהוָה אֱלֹהֶיךָ לְךָ מִכָּל-אֹיְבֶיךָ מִסָּבִיב, בָּאָרֶץ אֲשֶׁר יְהוָה-אֱלֹהֶיךָ נֹתֵן לְךָ נַחֲלָה לְרִשְׁתָּהּ--תִּמְחֶה אֶת-זֵכֶר עֲמָלֵק, מִתַּחַת הַשָּׁמָיִם; לֹא, תִּשְׁכָּח.


EN SHABAT ZAJOR

Cuando la Parashá coincide con Shabat Zajor (el sábado especial inmediatamente anterior a Purim, como lo hace en 2019, 2022, 2024, 2027 y 2030), la Haftará es:

Para los judíos Ashkenazíes: 1 Samuel 15: 2-34; para los judíos Sefardíes: 1 Samuel 15: 1-34.

CONEXIÓN AL SÁBADO ESPECIAL
En Shabat Zajor, el sábado justo antes de Purim, los judíos leen Deuteronomio 25: 17-19, que instruye a los judíos: "Acuérdate (zajor) de lo que hizo Amalec" al atacar a los israelitas. La haftará para Shabat Zajor, 1 Samuel 15: 2-34 o 1-34, describe el encuentro de Saúl con Amalek y Saúl y el trato de Samuel con el rey amalecita Agag. Purim, a su vez, conmemora la historia de Ester y la victoria del pueblo judío sobre el plan de Hamán para matar a los judíos, relatado en el libro de Ester. Ester 3: 1 identifica a Amán como un agaguita, y por lo tanto un descendiente de Amalec. Números 24: 7 identifica a los agaguitas con los amalecitas. Alternativamente, un Midrash cuenta la historia de que, entre la captura del rey Agag por Saúl y su asesinato por Samuel, Agag engendró un niño, del cual descendió Aman a su vez.


LECTURA DE LA HAFTARA DEL SHABAT ZAJOR

SHAÚL DESOBEDECE Y ES RECHAZADO

15 Tiempo después, Samuel le dijo a Shaúl: «El Eterno me ha enviado a ungirte como rey de Israel, su pueblo. Por lo tanto, debes prestar atención a lo que el Eterno te ordene. 2 Así ha dicho el Eterno, el Señor de los ejércitos: “Voy a castigar a Amalec por el mal que les hizo a los israelitas cuando los atacó al salir de Egipto, y les impidió que siguieran su camino.” 3 Así que ve y mata a los amalecitas; destruye todo lo que tienen. No les tengas compasión a sus hombres ni a sus mujeres, y ni siquiera a sus niños de pecho; ni a sus vacas, ovejas, camellos y asnos.»

4 Shaúl ordenó que el pueblo se reuniera, y en Telayín les pasó revista. Eran doscientos mil soldados de infantería, y diez mil hombres de Judá. 5 Luego fue a la ciudad de Amalec, y puso una emboscada en el valle; 6 pero antes de la batalla mandó que les dijeran a los quenitas:

«Ustedes fueron compasivos con los israelitas cuando ellos venían de Egipto, así que apártense de los amalecitas. Huyan, para que no los destruya a ustedes lo mismo que a ellos.»

Y los quenitas salieron de la ciudad de los amalecitas. 7 Entonces Shaúl lanzó todo su ejército sobre los amalecitas, y los derrotó; los persiguió desde Javilá hasta Shur, al oriente de Egipto, 8 y mató a filo de espada a todo el pueblo, aunque dejó con vida a Agag, el rey de Amalec. 9 Además de perdonar a Agag, Shaúl y su gente también se quedaron con lo mejor de sus animales: ovejas, toros, becerros engordados y carneros; lo de poco valor lo destruyeron.

10 Pero el Eterno le dijo a Samuel:  11 «Estoy muy disgustado por haber hecho rey de Israel a Shaúl, pues se ha apartado de mí y no ha cumplido con lo que le ordené hacer.»

Cuando Samuel oyó esto, se llenó de pesar, y toda esa noche le estuvo rogando al Eterno por Shaúl. 12 Al amanecer, se levantó y fue a buscar a Shaúl, y le avisaron que había estado en Carmel, donde había levantado un monumento, pero que había regresado a Guilgal. 13 Cuando Samuel llegó a donde estaba Shaúl, éste le dijo:

«¡Que el Eterno te bendiga! Ya cumplí con lo que el Eterno me ordenó hacer.»

14 Pero Samuel le respondió: «Entonces, ¿qué son esos balidos de ovejas, y esos bramidos de vacas que llegan a mis oídos?»

15 Y Shaúl le respondió: «Esos animales fueron traídos de Amalec. El pueblo dejó con vida a las mejores ovejas y vacas, para sacrificarlas al Eterno tu Dios Todo lo demás fue destruido.»  16 Pero Samuel le dijo: «Escucha bien lo que el Eterno me dijo durante la noche.»

Y Shaúl le respondió:  «Te escucho.» 17 Samuel añadió:  «¿No es verdad que tú mismo te considerabas alguien insignificante? ¿Y no es verdad que el Eterno te ha hecho jefe de las tribus de Israel, y te ha consagrado como su rey? 18 El Eterno te dio una misión, cuando te dijo: “Ve y destruye por completo a los amalecitas. Combátelos, hasta acabar con todos ellos.” 19 Entonces, ¿por qué no has obedecido lo que te ordenó el Eterno, sino que has traído contigo lo que le quitaste a tus enemigos? A los ojos del Eterno, has hecho mal.»

20 Pero Shaúl le respondió: «Yo cumplí con lo que me ordenó el Eterno. Destruí a los amalecitas, y como prueba he traído a Agag, su rey. 21 Fue el pueblo quien tomó lo mejor de las ovejas y vacas, lo que debió haber sido destruido primero, para ofrecer sacrificios al Eterno tu Dios en Gilgal.»

22 Samuel le contestó:  «¿Y crees que al Eterno le gustan tus holocaustos y ofrendas más que la obediencia a sus palabras? Entiende que obedecer al Eterno es mejor que ofrecerle sacrificios, y que escucharlo con atención es mejor que ofrecerle la grasa de los carneros. 23 Ser rebelde es lo mismo que practicar la adivinación, y ser obstinado es lo mismo que ser idólatra. Puesto que tú no tomaste en cuenta lo que el Eterno te ordenó, tampoco él te toma en cuenta como rey de Israel.»

24 Entonces Shaúl le respondió a Samuel: «Reconozco mi pecado. He faltado al mandamiento del Eterno y a tus palabras. Y es que tuve miedo del pueblo, y cedí ante sus exigencias. Yo te ruego que me perdones mi pecado, 25 y que me acompañes a adorar al Eterno.»

26 Pero Samuel le contestó: «No te voy a acompañar a ninguna parte. Puesto que tú no tomaste en cuenta las palabras del Eterno, tampoco él te toma en cuenta como rey de Israel.»

27 Y Samuel se dispuso a retirarse, pero Shaúl lo agarró de la punta del manto para detenerlo, y el manto se desgarró. 28 Entonces Samuel le dijo:  «Así como este manto ha quedado desgarrado, así el Eterno te ha desgarrado del reino de Israel, y se lo ha entregado a alguien mejor que tú. 29 El Eterno, que es la Gloria de Israel, no miente ni se arrepiente. El Eterno no es un ser humano, para arrepentirse.»

30 Y Shaúl respondió:  «Reconozco que he pecado. Por eso te ruego que me honres con tu presencia delante de los ancianos del pueblo, y delante de todos los israelitas, y me acompañes a adorar al Eterno tu Dios.»

31 Samuel accedió, y acompañó a Shaúl para adorar al Eterno. 32 Después de eso, dijo Samuel:  «Que traigan a Agag, el rey de los amalecitas.» Y Agag se presentó ante Samuel. Iba tan alegre, que le dijo: «¡Qué bueno que ya acabó esta guerra!»

33 Pero Samuel le respondió: «Tu espada mató a muchos israelitas, y sus mujeres se quedaron sin hijos; y así también tu madre se quedará sin su hijo.»

Y allí mismo en Gilgal, ante el Eterno, Samuel cortó en pedazos a Agag. 34 Después de eso, Samuel regresó a Ramá, y Shaúl se fue a su casa en Gabaa. 35 Y Samuel nunca más volvió a ver a Shaúl, aunque lloraba por él. Y al Eterno le pesó haber puesto a Shaúl por rey de Israel.



¡Acuérdate de Amalec!









PARA EL EXITO Y EL MÉRITO DE FUNDAR UN HOGAR SANTO, CON LA PUREZA DE LAS MUJERES, CRIAR HIJOS QUE ESTÉN CERCA DE LA TORA Y ATADOS AL ETERNO, UN LUGAR DONDE SIEMPRE SE CUMPLEN LAS MITZVOT Y SE VIVE BAJO LAS ESTRICTAS LEYES DE LA HALAJA JUDIA.

Para el Éxito, la Parnasá y Salud de:
Rivka Nessia Bat Sarah 
Lenord Tzafón Ben'Orino, Juliana Bat Krisiana, Aminda Bat Krisiana, Olga Bat Krisianana. Jenifer Bat Juliana,





Share:

No comments:

Post a Comment