BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

UNA PLEGARIA PARA CERRAR LOS OJOS EN ESTE MUNDO


UNA PLEGARIA PARA CERRARSE LOS OJOS A LAS COSAS MUNDANAS

Una Plegaria Escrita Por El Rav Eliezer Berland  

La siguiente Plegaria fue traducida del compendio de oraciones del rabino Eliezer Berland en el folleto Refuá Sheleimá. Para obtener la oración original en hebreo, puede comprar el folleto AQUÍ.
Amo del universo, envíale una recuperación completa a mis ojos, en el mérito del versículo que dice así:  "Este (17) mes (317) será para ustedes (90) la cabeza de los meses" = 424 cuyo valor numérico igual al verso que dice así: “Y yo encontraré (138) favor (58) en los ojos (142) del Eterno D.ios (86) ”= 424.

Y en el mérito de que pueda yo a partir de hoy y en adelante pueda cumplir el dicho en las lecciones de nuestro Rabeino Ha’Kadosh de cerrar los ojos con fuerza y ​​mantenerlos cerrados para no ver  (nada ilícito) de este mundo.

Y que merezca hacer Teshuvá completa desde el día de hoy y en adelante, que pueda corregirme en todas las imperfecciones de mis ojos, arrepintiéndome por mis pecados, transgresiones, errores y mis faltas por haber sido negligente ante Ti desde mi principio de mis días hasta hoy, ya sea en esta vida (este Guilgul)  o en otras vidas o Guilgulim.

Y que sean eliminadas todas las fuerzas destructivas dañinas que he creado por no haber cuidado mis ojos. Que desaparezcan en un abrir y cerrar de ojos, y que ya no puedan hacerme daño.

Y que pueda hacer una teshuvá completa (Volver a D.ios en arrepentimiento completo) con un corazón roto y abatido, y a partir de hoy que merezca tener una felicidad tremenda que penetre en todas mis 248 extremidades y 365 tendones.

Y que desde ya, tenga yo el mérito de poderme cuidar los ojos con la máxima protección, cerrandolos con fuerza y ​​mantenerlos por completamente cerrados, cubriendolos con mis diez dedos y no volverlos a abrir nunca más desde ahora y para siempre.

Y que con el mérito de esto, Tu me los cures en un abrir y cerrar de ojos, Amén.

Y ya no mire para codiciar los deseos de este mundo, que provienen de la lepra de la serpiente, y que merezca poderme quitar la piel de la serpiente que está sobre mí, y recibir un cuerpo santo y puro de Gan Edén, desde ahora y para siempre.


Share:

No comments:

Post a Comment