BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

PUREZA DE LA MUJER JUDIA - PARTE 3


B"H

CAPÍTULO XIV:

EL COMPORTAMIENTO DEL HOMBRE Y LA MUJER DURANTE EL PERÍODO DE SU SEPARACIÓN

El hombre tiene la obligación de apartarse de su mujer hasta que ella se haya purificado por medio del baño ritual llamado Tevilá.

Según algunos de nuestros maestros contemporáneos, incluido Marán, el autor de Shulján Aruj,

la prohibición de acercarse a su esposa en su estado Nidá de manera afectiva o no es una prohibición de la Torá. Es por esto que nuestros sabios han decretado las leyes de distanciación así como varias otras barreras.

1) El hombre debe tener cuidado de no comportarse con ligereza con su esposa mientras ella se encuentra en su estado Nidá y de no hablar con ella sobre asuntos de intimidad sexual durante su período.

2) Está permitido que un hombre aíslado en una habitación a sola con su esposa Nidá puesto que ya han tenido relaciones sexuales, y ella se le permitirá de todos modos después de su purificación mensual.

Es por tanto solamente en el caso de que ella todavía no sea su esposa (si aún no se han casada). En ese caso el hombre no puede quedarse sólo con su novia en su estado Nidá, a ambos se les prohibe aislarse en lugar a solas, sin la presencia de otras personas.

También está prohibido que un recién casado se aísle con su nueva esposa la noche de la boda, si ella está en su estado Nidá; ya que aún no la conoce en la intimidad sexual.

3) Está estrictamente prohibido tocar a su esposa Nidá (incluso con el dedo meñique), así como la ropa que ella usa. Esta prohibición también incumbe a la mujer frente a su marido.

4) Se permite tener una toalla o un cepillo de dientes común.

5) El esposo no podrá transmitir a su esposa un objeto en su propia mano y tampoco podrá recibir uno de la mano de su esposa durante su período Nidá.

E incluso cuando la pareja reciba invitados y quiera permanecer discretos con ellos, tendrán que evitar tocar a su esposa en frente de los invitados para que nadie sepa cuando van a tener relaciones sexuales.

6) Si la esposa tiene problemas para bajar sola el cochecito del bebé, el esposo puede ayudarla. Cada uno tomará un extremo de la carriola.

7) Es bueno que el hombre sea más estricto y no alimente a su hijo cuando su esposa Nidá lo sostiene en sus brazos. Sin embargo, si es necesario, puede hacerlo, teniendo cuidado de no tocar a su esposa.

8) Está prohibido que un hombre bese a su hijo mientras esté en los brazos de su esposa Nidá porque es una señal de afecto. Por la misma razón, el hombre no debe encender un cigarrillo para su esposa, ni beber el final del vaso que ella dejó mientras ella esté en su período.

9) Está permitido refugiarse bajo el mismo paraguas siempre cuando sea lo suficientemente grande como para que el marido y la mujer no se toquen.

10) Está permitido ofrecerle joyas, regalos, …, a su esposa Nidá.

11) Está prohibido comer del mismo plato que su esposa, cuando ella está en su estado Nidá.

12) Está prohibido sentarse o acostarse en la cama donde duerme la mujer Nidá incluso si ella está ausente.

13) Está prohibido volver a poner la manta sobre su esposa Nidá después de que la manta se haya caído.

14) Está permitido sentarse en el mismo banco que su esposa Nidá incluso si se está columpiando.

15) Está permitido viajar con su esposa Nidá en automóvil o de otra manera.

16) Está permitido mirar la belleza de su esposa Nidá.

17) Está permitido escuchar el canto de su esposa Nidá.

18) Es bueno no oler el perfume de su esposa Nidá voluntariamente pero está permitido que la esposa aún en su período huela el perfume de su esposo.

CAPÍTULO XV: 
PREPARACIÓN PARA LA BODA: LEYES RELATIVAS A LA SANGRE DE LA VIRGINIDAD (DAMIM BÉTULIM)

1) Para fijar la fecha de la boda, será necesario tomar las precauciones necesarias para no fijar la fecha de boda demasiado cerca del período menstrual de la mujer (ni antes ni después de la fecha al rededor de su período).

Si es una mujer que no tiene un ciclo fijo, y corre el riesgo de tener su período cerca del matrimonio, o que corre el riesgo de causar un flujo de sangre por la emoción que le provoca el matrimonio, se le aconsejará que mantenga las cosas ocultas, y que busque hacer lo posible para retrazar el ciclo. Si a pesar de todo le llega su período, esto no será motivo para posponer la fecha del matrimonio. En este caso, será necesario comportarse como se debe durante la ceremonia, y respatar las leyes que incumbe en el caso de una Jupat Nidá (una boda con una mujer en su estado Nidá).

2) Uno de los preparativos para el matrimonio es el de hacerse el Hefsek Tahará (la verificación de pureza), contar las Shiva Nekiyím (Los 7 días de Pureza) y sumergirse en la Mikvé antes de la boda. Esto es válido incluso, en el caso de una mujer que ya ha pasado algún tiempo después de su último período menstrual, o incluso si está segura de estar en su tiempo de Pureza femenina (ej: mujer ya casada antes, menopáusica…).

3) La verificación para una novia antes de la boda se tendrá que hacer como se debe; ella debe verificarse a fondo, pasando el paño testigo por todo su hueco y su hendidura vaginal hasta lo más profundo. Si es una novia virgen, usará el paño testigo con delicadeza para evitar un sangrado accidental, de nada serviría un ligero frotamiento superficial.

Al día siguiente de su verificación, si está pura tendrá que comenzar a contar las Shivá Nekiyím (Los 7 días de Pureza), verificándose bien todos los días (Cada uno de los 7 días). Luego se sumergirá en una Mikvé Casher con la Berajá.

Aunque la ley es de que la mujer casada debe esperar un mínimo de 4 días antes de hacerse el Hefsek para comenzar a contar los 7 días de pureza; sin embargo, en el caso de la novia recién casada, ella se hará el Hefsek Tahará inmediátamente, tan pronto como ya no vea sangre de virginidad. Luego se sumergirá exactamente después de haber contado los 7 días de su pureza.

4) También es sumamente importante que la recién casada se haga el Hefsek Tahará antes de su boda, justo después de que se haya detenido su sangrado, porque se teme de que las emociones causadas por la boda provoquen la emanación de una gota de sangre.

5) Será necesario fijar la fecha de la Tevilá (el baño ritual) lo más cerca posible de la fecha de la boda y será bueno no sumergirse en el baño ritual más de 4 días antes de la boda. Asimismo, será bueno que ella se verifique después de su sumersión en la Mikvé, y repetir las verificaciones diara hasta el día de la boda.

6) Una mujer divorciada debe esperar 3 meses antes de volver a casarse con otro hombre para asegurarse de no estar embarazada de su ex esposo. Y si ella quiere volver a casarse inmediatamente después de ese período de tiempo, entonces tendrá que contarse los 7 días de pureza la última semana de los 3 meses y así podrá casarse.


CAPÍTULO XVI: 
SOBRE LA BODA NIDÁ

1) Está permitido casarse mientras la novia está Nidá (esto es lo que se llama una Jupat Nidá).

Sin embargo, los novios tendrán prohibido quedarse solos, no podrán aislarse en ningún lugar para estar a sola. La novia dormirá con las mujeres y el novio con los hombres hasta que ella cuente los 7 días de pureza y se sumerja en la Mikvé para hacerse su baño ritual.

Ellos pueden dormir en la misma casa si hay “chaperones”. Es precisamente de noche que no tendrán derecho a aislarse para estar a solas; sin embargo, tampoco lo harán de día.

2) Si la novia se convierte en Nidá durante la primera relación sexual mientras el esposo no ha terminado su primer coito (si su miembro / órgano sexual no ha penetrado por completo), entonces ellos no estarán obligados a estar separados, ni a estar en habitaciones separadas inmediatamente, sino solo después de que hayan tenido una relación sexual completa, el coito con penetración completa.

3) Si la mujer siempre pasa a su estado Nidá después de cada relación sexual física, será necesario consultar a una autoridad rabínica.

4) El hombre le puede poner el anillo en el dedo de la mujer en su estado Nidá bajo la Jupá.


CAPÍTULO XVII: 
LA SANGRE DE LA VIRGINIDAD

1) El que se casa con una Betulá (una virgen) debe tener la relación íntima de Mitzvá con su esposa y debe terminar su coito con penetración completa incluso si ve que le sale sangre de la vagina de su mujer.

No tiene apartarse de ella hasta que haya terminado su primer coito. Tan pronto como termine su coito, ella será considerada Nidá, él no podrá tocarla hasta que ella se haya purificado según las leyes como lo uso la mujer Nidá con su período habitual.

Por lo tanto, no sólo tendrá prohibido tocarla, si no que no podrá dormir con ella en la misma cama, aunque estén vestidos.

Harán cumplir todas las leyes relacionadas con la mujer Nidá.

Y eso es válido aunque la sangre de la virginidad es una sangre pura según la Torá, los Jajamím (los Sabios) temieron que por el éxtasis de la primera relación sexual hubiera salido una gota de sangre impura de la matriz al mismo tiempo.

2) El hombre que se casa con una mujer virgen tendrá que separarse de ella después de la primera relación sexual, incluso si ella misma se revisó y no encontró nada de sangre, eso es para evitar de tocarse en el caso de que se haya perdido una gota de sangre y se haya mezclado con el esperma del marido. Esta regla se aplica una vez que el marido haya terminado su coito.

3) Si la mujer encontró sangre aun cuando el hombre no tuvo tiempo de terminar su acto de penetración (si su miembro no penetró completamente). Tienen que tener una segunda relación para completar el coito del marido.

4) Si el hombre ya terminó el coito (si su miembro estuvo completamente adentro y terminó) aunque no haya eyaculado, tendrán que apartarse; ya sea que ella encuentre sangre o no. Por la misma razón explicada en el punto dos arriba.

5) El procedimiento de purificación después de la sangre de la virginidad: La mujer deberá hacer su Hefsek Tahará después de 4 días mínimo y contar los Shivá Nekiyím (4+7).

Una mujer que durante los 7 días de pureza se verifique sólo el primero y el séptimo día podrá, a posteriori, sumergirse ya que esta cuenta fue establecida por los sabios de la Torá. 

6) Una recién casada que tiene miedo de esperar 4 días después de su primera relación sexual para contar Shivá Nekiyím porque durante este período podría aparecer su verdadero período menstrual, puede hacerse el Hefsek Tahará al día siguiente de la relación procediendo de la siguiente manera:

Ella se limpiará bien para extraer todo rastro de esperma o se lavará muy bien por las mismas razones con agua caliente, luego hará su Hefsek Tahará de inmediato sin tener que esperar al final de los 4 días. Es preferible que haga ambas cosas: lavarse y secarse.

CAPÍTULO XVIII: 
LA SEGUNDA RELACIÓN

1) Después de la segunda relación sexual, la mujer debe revisarse a sí misma.

Si después de esta revisión no encuentra sangre, ella permanece en su pureza, incluso si el hombre ha terminado su acto de intimidad dos veces (y que su miembro solo entró por completo la segunda vez), y aunque ella haya sentido dolor durante esta relación. Pero si después de esta verificación, ella encuentra sangre, tendrá que apartarse de su esposo al igual que lo hizo después del primer acto porque muchas mujeres necesitan un segundo acto de penetración para perder la virginidad por completo.

2) Una mujer que aún sangra después de la 3ra y 4ta relación sexual será considerada Nidá como por el primer acto.

3) Una mujer que después de su primera relación sexual vio sangre, pero luego para la segunda relación no vio nada de sangre; aun si después encontró sangre en la sábana blanca, será pura si la mancha es inferior a 2 cm, de lo contrario será impura. Si la mancha es de otro color, ella será pura independientemente del tamaño de la mancha.

4) El caso anterior se aplica si la mancha se encontró tiempo después del segundo coito. Pero si la mancha se encontró justo después del segundo coito, será necesario ser más estricto y hacerse el Hefsek Tahará y contar los 7 días .

5) Está prohibido tener relaciones sexuales a la luz del día o a la luz de las velas. Sin embargo, algunos creen que para la primera relación, esto estaría permitido dado que en el primer acto, una mujer no puede quedar embarazada (estas luces pueden tener consecuencias perjudiciales para la procreación). Sin embargo, es mejor ser más estricto.

6) Si la habitación contigua está iluminada y la luz entra indirectamente en la habitación, se permitirá tener relaciones con esta luz.

PARA EL EXITO Y EL MÉRITO DE FUNDAR UN HOGAR SANTO, CON LA PUREZA DE LAS MUJERES, CRIAR HIJOS QUE ESTÉN CERCA DE LA TORA Y ATADOS AL ETERNO, UN LUGAR DONDE SIEMPRE SE CUMPLEN LAS MITZVOT Y SE VIVE BAJO LAS ESTRICTAS LEYES DE LA HALAJA JUDIA.

Para el Éxito, la Parnasá y Salud de:
Rivka Nessia Bat Sarah 
Lenord Tzafón Ben'Orino, Juliana Bat Krisiana, Aminda Bat Krisiana, Olga Bat Krisianana. Jenifer Bat Juliana,


TAHARÁT HAMISHPAJÁ

parte 3

Share:

No comments:

Post a Comment