BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

EL FIN DE UNA ERA - EL LEGADO DE ELÍ

EL FIN DE UNA ERA - EL LEGADO DE ELÍ HA'COHÉN

Omer para el 10 Iyar: Día 25 
Netzaj She Be'Netzaj

La lectura de la Torá para ese día es Ajarei: Levítico 16: 1-17

Historia judía para 10 de Iyar: Fallecimiento de Eli Ha'Cohén (891 a. C.)

Elí el Cohén Gadól (el Sumo Sacerdote) murió al enterarse de que el Arca Sagrada que contenía las Tablas fue capturada por los Filisteos, y que sus dos hijos murieron en la batalla. Elí fue el decimotercer Juez en la línea de los "Shoftím" ("jueces") que dirigieron al pueblo de Israel durante los cuatro siglos entre el fallecimiento de Josué en 1245 a. C. y la coronación del rey Shaúl en 879 a. C.


 2772 - 10 de Iyar 2870/2871 -  Por Nissan Mindel

Linaje de Elí 
Elí era descendiente de Ithamar, el cuarto y el más joven hijo de Aarón Ha'Cohén, el Sumo Sacerdote. Elí se convirtió en Sumo Sacerdote (Cohén Gadól) después de la muerte de Pinjás, el hijo de Elazar, el hermano mayor de Itamar. No se nos dice por qué Eli tuvo éxito en el Alto ...

En este articulo:

  •  Linaje de Eli
  •  Oración de Ana
  •  Los hijos rebeldes de Eli
  •  Las profecías
  •  Muerte de los hijos de Eli
  •  El trágico final


 Linaje de Elí
Elí era descendiente de Itamar, el cuarto y menor hijo de Aarón el sumo sacerdote. Se convirtió en Sumo Sacerdote (Cohén Gadól) después de la muerte de Pinehas, el hijo de Elazar, el hermano mayor de Ithamar. No se nos dice por qué Eli tuvo éxito en el Sumo Sacerdocio, en lugar del hijo de Pinejás. El último descendiente de la línea de Ithamar en ser Sumo Sacerdote fue Evyathar, que era nieto del nieto de Eli, Ajituv. Evyathar fue sumo sacerdote durante el reinado del rey David. Sin embargo, fue desterrado por el rey Salomón (Shlomoh) por ponerse del lado de Adoniyah, el medio hermano mayor de Salomón que intentó capturar la sucesión al trono. El Sumo Sacerdocio luego volvió a la línea de Elazar ben Aaron, en la persona de Tzadok el Sumo Sacerdote y sus descendientes.

Elí también fue el único en esos primeros días en la historia de nuestro pueblo que usó dos coronas, porque era tanto Juez (Shofet) como Sumo Sacerdote. Se convirtió en juez a la edad de 58 años, después de la muerte de Shimshón (Shimshón) en el año 2830 (o 2831), ocupando este cargo durante cuarenta años, hasta su trágica muerte a la edad de 98 años.

Oración de Ana

En aquellos días, el Mishkán (Santuario) estaba en Shiló, que era el centro de la vida religiosa de la gente. Estaba la residencia de Elí, el Sumo Sacerdote, cuarto en la línea de la cadena ininterrumpida de la Ley Oral (Masora), comenzando con Moshe Rabeinu y continuando a través de Josué y Pinjás.

Fue allí, en el santuario de Shiló, donde Ana, la esposa de un prominente levita, Elcana, vino a orar por un hijo. No había tenido hijos durante muchos años. Y juró que si Dios la bendecía con un hijo, ella lo consagraría al servicio de Dios durante toda su vida. Eli le expresó su deseo piadoso de que Dios le concediera el deseo de su corazón. En un año dio a luz a un hijo, y lo llamó Samuel (Shmuel), que estaba destinado a convertirse en un gran profeta, y sucesor de Elí como juez de todo el pueblo judío.

La alegría de Hannah no conocía límites. Los primeros años lo mantuvo en casa. Luego, fiel a su promesa, lo llevó a Shiloh, donde se lo entregó a Eli para que lo criara. Bajo la guía de Elí, Samuel creció en una atmósfera totalmente religiosa y pronto se mostró como un alumno digno.

Los hijos rebeldes de Eli

Elí era un hombre bondadoso por naturaleza, y era amado por todas las personas que lo buscaban en busca de guía espiritual. El joven Samuel estaba particularmente apegado a él y siguió fielmente sus instrucciones. Eli estaba más orgulloso de él que de sus dos hijos, Ofni y Pinjas, quienes, lamentablemente, no siguieron los pasos de su padre. Aprovechando su posición privilegiada, degradaron el sacerdocio a los ojos de las masas mediante el soborno y la corrupción. Elí reprendió a sus hijos, pero aparentemente no lo suficiente. De todos modos, no se enmendaron.

Las profecías

Un día, un hombre de Dios (un profeta) vino a Elí y le trajo un mensaje severo de Dios. En él se culpaba a Elí por la mala conducta de sus hijos y se le decía que ambos hijos morirían el mismo día y que el sacerdocio pasaría de su casa a la de otro.

La misma profecía pronto se repitió en la primera revelación divina de Samuel, que recibió cuando aún era muy joven. Una noche, cuando se acostó a descansar en el tabernáculo de Silo, Samuel escuchó una voz que lo llamaba por su nombre. Se levantó de un salto y corrió hacia el anciano Eli, pensando que lo había llamado. Pero Elí le dijo que regresara, porque no lo había llamado. Esto se repitió tres veces, y luego Eli se dio cuenta de que era una convocatoria divina. Luego le dijo al muchacho que cuando volviera a escuchar la voz, debía responder: "Habla, oh Señor, que tu siervo oye".

El mensaje que recibió Samuel fue muy triste: "He aquí, haré una cosa en Israel, por la cual sentirán cosquilleos en ambos oídos de todo el que la oiga. En aquel día cumpliré contra Elí todas las cosas que he dicho acerca de su casa ... castigaré a su casa para siempre, por la ofensa de que él sabía que sus hijos se habían hecho malditos, pero no los refrenó. La iniquidad de la casa de Elí no será limpiada con sacrificio ni ofrenda para siempre. "

A regañadientes, el joven profeta Samuel relató el mensaje divino a Elí, y el anciano respondió humildemente: "Es la voluntad de Dios; ​​que Él haga lo que le parezca bien".

Samuel creció lleno de Emuná y valor, fortalecido por el espíritu que Dios le otorgó. La gente reconoció en él a un futuro líder. Elí tampoco tenía ninguna duda de que sus propios dos hijos no eran dignos de sucederle en el cumplimiento de la Tradición. Elí ya era mayor y no podía ejercer ninguna influencia sobre ellos. Sabía que su sucesor como juez de todo el pueblo no sería otro que Samuel.

Muerte de los hijos de Elí

Durante algún tiempo, los judíos habían vivido en paz y los filisteos en el oeste no los molestaban. Pero luego hubo nuevamente rumores de guerra, y nuevamente fue con los filisteos. En Afec se libró la batalla y los judíos fueron rechazados después de perder cuatro mil hombres. Ahora los ancianos de Israel recordaron que en los días de Josué, el Arca de Dios había sido llevada a la cabeza del ejército y siempre había asegurado el éxito. Entonces fueron a Shiló y exigieron que les trajeran el arca del tabernáculo. Ofni y Pinjás acompañaron personalmente el Arca sagrada al campamento. Su presencia restauró maravillosamente el coraje abatido de los israelitas. Tan pronto como lo vieron, lanzaron un gran grito, de modo que la tierra resonó y pareció temblar. Pero fue la voluntad de Dios que los filisteos triunfaran. Lucharon con valentía desesperada, y los israelitas fueron derrotados nuevamente; esta vez treinta mil de sus soldados murieron y el resto huyó en una confusión salvaje. Ofni y Pinehas estaban entre los muertos, y el Arca de la Alianza estaba en manos del enemigo pagano. La triste profecía sobre la calamidad que sobrevendría a la casa de Elí se desplegó ahora en toda su tragedia.

En Shiló, Elí y la gente allí reunida esperaban ansiosamente noticias de la batalla. Por fin llegó corriendo del campamento a la ciudad, un benjaminita, con sus vestidos rasgados y tierra sobre su cabeza. (Según nuestros Sabios, este mensajero era Shaúl, que más tarde se convertiría en rey de Israel). Elí se sentó a mirar junto al camino mientras el mensajero entraba por las puertas de la ciudad; oyó surgir un fuerte lamento. "¿Qué significa el sonido de este tumulto?" preguntó el anciano, lleno de malos presagios. Su visión defectuosa no le permitió percibir la ropa rasgada del mensajero y su cabeza cubierta de tierra, que contaban su propia historia. El benjaminita se le acercó y le dio la terrible noticia lentamente. "Vengo del campo de batalla", comenzó, "y hoy he huido del campo de batalla ..."

Elí, interrumpiéndolo ansiosamente, le preguntó: "¿Qué pasó allí, hijo mío?"

Entonces el mensajero relató plenamente sus tristes noticias, de mal en peor. "Nuestro pueblo huyó ante los filisteos, y ha habido una gran masacre entre el pueblo, y tus dos hijos, Ofni y Pinjas, han muerto, y el arca de Dios ha sido tomada".

El trágico final

Cuando Elí se enteró del destino del Arca Santa, cayó de espaldas de su asiento, abrumado por el dolor, y allí murió, noventa y ocho años, después de haber sido juez durante cuarenta años.

El Arca Santa permaneció en posesión de los filisteos durante siete meses. Durante este tiempo habían sido visitados por calamidades y desgracias que los habían asustado tanto que decidieron devolver el Arca a los israelitas. El Arca fue colocada en un carro nuevo tirado por dos vacas que nunca antes habían llevado un yugo, y se les permitió continuar por sí mismas. Los animales continuaron, remolcando sobre la marcha, tomando el camino recto hacia Beth Shemesh, sin girar nunca ni a la derecha ni a la izquierda. Era la época de la cosecha del trigo, y los segadores de Beth Shemesh recibieron con gran regocijo la llegada inesperada del Arca Sagrada. Desde Bet Semes, el arca se trasladó más tarde a Quiriat Yearim, donde permaneció hasta la época del rey David.

Mientras tanto, el profeta Samuel asumió el liderazgo del pueblo judío. Él provocó un gran avivamiento espiritual, haciendo una ronda anual desde su hogar en Ramá, su lugar de nacimiento, a través de Betel, Guilgal y Mitzpah, juzgando e instruyendo al pueblo y restaurando la unidad, la paz y la seguridad de toda la nación judía.



NETZAJ SHE BA'NETZAJ

Una Tefilá (plegaria) escrita Para el día de hoy,  Netzaj She’be’Netzaj (La Victoria está en la Eternidad), en el ciclo del conteo del Omer

 Por Rav Eliezer Berland, Shlit"à.

 Amo del Universo, el que todo lo puede, hoy, [que es la Sefirá de] Netzaj She'be'Netzaj, que todas las puertas del cielo están abiertas, todas las cortinas (entre nosotros y Ha'Shem) se han quitado, y todas las particiones se han roto, permítame merecer que todas mis tefilot sean aceptadas con amor y con favor, y que me sepa todo el Shas de memoria.


Share:

No comments:

Post a Comment