BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

HITBODEDUT DERIBADO DE LAS 18 BRAJOT



HITBODEDUT DERIBADO DE LAS 18 BRAJOT
Oh Eterno Señor mío, Tú el que Todo lo puedes, a quien nada se le niega. Por favor, ábrame mis labios, dame el mérito para que mi boca declarare tu alabanza. ¡Qué en ese Mérito pueda subir hasta tu divina presencia, delante de tu Majestuoso Trono! ¡Qué pueda yo postrarme delante del Rey de Gloria; cuya Gloria y Majestuosidad es inigualable!

Bendito eres Tú, oh Eterno, Dios nuestro, Tú que eres el Dios de nuestros padres, Tú que eres el Dios de Abraham, el Dios de Yitzjak y el Dios de Yaakov. Tú el Grande, el Poderoso y el Dios Temible, el Dios Exaltado en Gloria, quien otorga generosa bondad, quien crea todas las cosas, quien recuerda la piedad de los Patriarcas. Tú que con amor les trae un redentor a los descendientes de sus hijos, por causa de Tu gran Nombre.

¡Qué Tú Gran Nombre sea Santificado y engrandecido por todas las edades, desde ahora y para siempre eternamente, en este Mundo, en todos los Mundo, en el presente y el Olám Ha'Ba!

Acuérdate de nosotros oh Eterno para que vivamos, Rey Eterno el que desea la vida; inscríbenos en el Libro de la Vida, para Tu bien, oh Dios viviente.

Oh Eterno, Tú eres Rey, (Tú eres) el ayudador, el salvador y el escudo. Bendito eres Tu oh Eterno, Escudo de Abraham Avinu (nuestro padre).


¡Qué seas elevado en gloria más allá de toda expresión de alabanza y Kavod!


Tú eres poderoso y tú poder es eterno, Tú oh Soberano Rey eres el que resucita a los muertos; Tú eres poderoso para salvar.


En verano diga: 
Hace que descienda el rocío. 

En invierno diga: 
Él hace que sople el viento y que caiga la lluvia.


TU JESED Y TU MISERICORDIA
Tú sostienes a los vivos con Jesed (bondad divina), Tú resucitas a los muertos con gran misericordia, Tú sostienes a los que caen, Tú sanas a los enfermos, Tú liberas a los atados y Tú cumples tus promesas y mantienes tu fidelidad para con los que duermen en el polvo (los muertos). ¿Quién como tú, oh Poderoso? ¡Y quién puede ser comparado contigo, oh Rey de gloria, que traes la muerte y les restauras la vida a los muertos, bendito seas Tú que haces brotar la liberación!

Durante los Diez Días de Penitencia se agrega: 

"¿Quién como tú, oh Padre misericordioso, que con compasión recuerdas a tus criaturas para darles la vida?"

¡Qué Tú Gran Nombre sea Exaltado por Encima de toda consolación, toda bendición, por que para siempre es Tu Jesed!


EL DIGNO DE CONFIANZA
Tú eres digno de confianza para reavivar a los muertos. Bendito seas Tú, oh Eterno, que resucita a los muertos.

ES UN MÉRITO ALABARTE
Oh Eterno Dios nuestro y Dios de nuestros Padres, Tú el que Todo lo puede hacer. Dame el mérito de alabarte como lo hacen tus servidores Celestiales, y Terrenales. Qué seas santificado y qué seas adorado con las dulces palabras de la asamblea de los santos serafines que te aclaman y repiten tres veces que eres "Santo", como está escrito por tu profeta:

ES UN MÉRITO SANTIFICAR TU NOMBRE
Y que pueda yo tener el mérito de hacer como ellos que se llaman unos a otros y repiten que eres: "Santo, Santo, Santo oh Eterno, el Señor de los ejércitos; qué toda la tierra esté llena de tu gloria".

Que pueda yo hacer como los que están frente a ellos, que pueda yo ofrecerte alabanzas y decir:

"Bendita sea la gloria del Eterno desde su Makóm Kadosh (Su Santo lugar)".

EL ETERNO REINA PARA SIEMPRE
Y en Tus Sagradas Escrituras está escrito así: "El Eterno reinará para siempre; tu Dios, oh Tziyón, por todas las generaciones. Alabado sea el Eterno."
Tú eres santo y tu nombre es santo, y seres santos te alaban diariamente por toda la eternidad. Bendito eres Tú, oh Eterno, el santo Dios.

(Durante los Diez Días de Penitencia, sustituto se dice : El Santo Rey).

Tú le otorgas gentilmente conocimiento al hombre y enseñas entendimiento a los mortales. Concédenos amablemente de Ti, sabiduría, entendimiento y conocimiento. Bendito eres Tú, oh Eterno, que bondadosamente otorga conocimiento.

TESHUVÁ - ARREPENTIMIENTO
Haz que regresemos en Teshuvá, Padre nuestro, que volvamos a Tu Torá; acércanos, Rey nuestro, a Tu servicio; y llévanos de regreso a ti en un arrepentimiento de todo corazón. Bendito seas Tú, oh Eterno, que deseas la Teshuvá (el arrepentimiento.

MEJILÁ - PERDON
Perdónanos, Padre nuestro, porque hemos pecado; Perdónanos, Rey nuestro, porque hemos transgredido; porque Tú eres un Dios bueno y perdonador. Bendito eres Tú, oh Eterno, bondadoso que perdona abundantemente.

NUESTRA BATALLA
Oh, mira nuestra aflicción y libra nuestra batalla; Redímenos rápidamente por amor a Tu Nombre, porque Tú, oh Dios, eres el poderoso Redentor. Bendito eres Tu oh Eterno, Redentor de Israel.

REFUÁ - SANIDAD
Sánanos, oh Eterno, y seremos sanados; ayúdanos y seremos salvos; porque tú eres nuestra alabanza. Concede curación completa y sanación a todas nuestras heridas; porque Tú, Rey Todopoderoso, eres un sanador fiel y misericordioso. Bendito eres Tú, oh Eterno, que sana a los enfermos de su pueblo Israel.

BENDICIÓN DEL EL AÑO

EN INVIERNO
Barej Aleinu - Bendice para nosotros, oh Eterno, Dios nuestro, este año, y todos las variedades de sus productos para nuestro bien, y proporciona el rocío y la lluvia para bendecir toda la faz de la tierra y saturar la faz de la tierra, y saciar el mundo entero con Tu bien y tu bondad. Llena nuestras manos con Tus bendiciones y con la riqueza que provienen de los dones de tus manos. Protege y salva este año de cualquier cosa mala, y de cualquier tipo de destrucción, y de cualquier tipo de retribución, y haz que todo eso sea para una buena esperanza y que al fin tengamos la paz. Qué tu compasión y tú misericordia le sean concedidas a este año y a todas las variedades de sus productos y sus frutos, y qué tu bendición caiga con las lluvias de buena voluntad. Qué con tu bendición y con tu benevolencia dejes que al final recibamos la vida, la saciedad y la paz. Bendícenos como tú bendices en los años buenos, porque Tú eres un Dios bueno y benévolo que bendices los años. Bendito seas Tú oh Eterno, que bendices los años.

EN VERANO
Barejenu - Bendícenos, oh Eterno, Dios nuestro, por medio de las obras de nuestras manos y bendice también nuestro año con el rocío de gracia, así como con toda clase de otras bendiciones y bondades; Que el año llegue hasta el final con la bendición de la vida; la saciedad; la paz, como las bendiciones que Tú le otorga a los mejores años; porque Tú eres un Dios bueno y benévolo. Tú eres el que bendice los años. Bendito eres Tú oh Eterno, que bendices los años.


EL SHOFAR DE LA GUEULÁ

Qué se Toque el gran shofar (la Trompeta Grande hecha de cuerno) para anunciar nuestra libertad; alza un estandarte para reunir a nuestros desterrados y reúnenos desde los cuatro confines de la tierra a nuestra tierra. Bendito eres Tú, oh Eterno, que reúnes a los dispersos de su pueblo Israel.

RESTAURACIÓN DE LOS JUECES Y CONSEJEROS

Restaura nuestros jueces como en los tiempo de antaño, y nuestros consejeros como al principio; Aparta de nosotros la tristeza y el suspiro, y reina sobre nosotros, solo tú, oh Eterno, con misericordia y compasión, con Rectitud y justicia. Bendito eres Tu oh Eterno, Rey que ama la rectitud y la justicia. (Durante los Diez Días de Penitencia, sustitúyase por: el Rey del juicio).

LA MALSHINIM
Qué no haya esperanza para los malvados e informantes, y que todos los herejes y todos los malvados perezcan instantáneamente; Qué todos los enemigos de tu pueblo sean rápidamente exterminados; y que rápidamente desarraigue, quebrante, aplaste y subyugue rápidamente el reino de la maldad hoy en nuestros días. Bendito eres Tú, oh Eterno, que aplasta a los enemigos y somete a los impíos.

TZADIKÍM
Que tus misericordias sean despertadas, oh Eterno nuestro Dios, sobre los Tzadikím (los justos), sobre los piadosos, sobre los ancianos de tu pueblo, la Casa de Israel, sobre el remanente de sus sabios, sobre los justos Guerím (Conversos) y sobre nosotros. Concede amplia recompensa a todos los que verdaderamente confían en Tu Nombre, y coloque nuestra suerte entre ellos; que nunca seamos deshonrados, porque hemos confiado en ti. Bendito eres Tu oh Eterno, el apoyo y la seguridad de los Tzadikím.

YERUSHALAYIM

Vuélvete con misericordia a tu ciudad de Jerusalén, y habita en ella como lo has prometido; Establece pronto en él el trono de tu siervo David, y reedifícalo hoy pronto en nuestros días, como edificio eterno. Bendito eres Tú, Oh Eterno, que reconstruyes Jerusalén.

ET TZMAJ DAVID
Haz que florezca pronto el vástago de tu siervo David, y aumenta su poder con tu salvación, porque en tu salvación esperamos todo el día. Bendito seas Tú, oh Eterno, que haces florecer el poder de la salvación.

SHEMA KOLEINU
Escucha nuestra voz, oh Eterno nuestro Dios; Padre misericordioso, ten compasión de nosotros y acepta nuestras plegarias con misericordia y favor, porque Tú eres Dios que escucha las oraciones y las súplicas; no nos devuelvas con las manos vacías de tu presencia, oh Eterno Rey nuestro, porque Tú escuchas la oración de todos. Bendito eres Tú, oh Eterno, que escuchas las plegarias.

FAVORÉCENOS
Mira con favor, oh Eterno nuestro Dios, a tu pueblo Israel y presta atención a su Plegaria; restaura el servicio a Tu Santuario y acepta con amor y favor las ofrendas de fuego y la oración de Israel; y que el servicio de tu pueblo Israel siempre encuentre gracia ante Ti.


YAALÉ VE'YAAVO

En Rosh Jodesh y en Jol HaMoed, (Nuestro Dios ... que allí ascienda) se recita aquí.


Nuestro Dios y Dios de nuestros padres, que allí ascienda, venga y alcance, sea visto, aceptado y escuchado, recordado y recordado ante Ti, el recuerdo y el recuerdo de nosotros, el recuerdo de nuestros padres, el recuerdo de Mashíaj, hijo de David, tu siervo, recuerdo de Jerusalén, tu ciudad santa, y recuerdo de todo tu pueblo, la casa de Israel, por liberación, bienestar, gracia, bondad, misericordia, buena vida y paz, en este día de:


En Rosh Jodesh: Rosh Jodesh (el Novilunio)

En la fiesta de Pesaj (Pascua): la fiesta de las Matzot

En la festividad de Sucot:   El Festival de Sucot.


Recuérdanos en este [día], oh Eterno, Señor nuestro, nuestro Dios, para siempre; acuérdate de nosotros en este [día] para recibir bendición; ayúdanos en este [día] para una buena vida. Con la promesa de liberación y compasión, perdónanos y ten piedad de nosotros; ten piedad de nosotros y líbranos; porque nuestros ojos están dirigidos a Ti, porque Tú, Dios, eres un Rey misericordioso y misericordioso.



Qué nuestros ojos contemplen tu regreso a Tziyón (Sión) en misericordia. Bendito eres Tú, oh Eterno, que restaura Tu Divina Presencia en Sión.

SOLO TU ERES EL ETERNO
ADONAI Ejad; Reconocemos que es un mérito unificar tu nombre; Reconocemos con gratitud que sólo Tú, eres el Eterno, Tú eres uno solo, Tu Nombre es uno, Tú eres nuestro Dios y el Dios de nuestros padres para siempre. Tú eres la fuerza de nuestra vida, el escudo de nuestra salvación en cada generación. Te daremos gracias y contaremos tu alabanza, tarde, mañana y mediodía, por nuestras vidas que están entregadas en tus manos, por nuestras almas que te son confiadas, por tus milagros que están con nosotros todos los días, y por tus continuas maravillas y beneficios. Tú eres el Compasivo, porque Tú compasión y Tus misericordias nunca cesan; el Misericordioso, porque Tus bondades y misericordia nunca terminan; por lo que siempre ponemos nuestra esperanza en ti.


Sobre Janucá y Purim, se agrega lo siguiente.


Y [te agradecemos] por los milagros, por la redención, por las maravillas, por los actos de salvación y por las maravillas que has realizado por nuestros antepasados ​​en aquellos días, en este tiempo ---


Sobre Janucá continúe aquí:

En los días de Matityahu, hijo de Yojanán el Sumo Sacerdote, el Jasmoneo y sus hijos, cuando el malvado gobierno helénico se levantó contra Tu pueblo Israel para hacerlos olvidar Tu Torá y violar los decretos de Tu voluntad. Pero tú, en tus abundantes misericordias, los apoyaste en el tiempo de su angustia. Usted libró sus batallas, defendió sus derechos y vengó el daño que les hicieron. Entregaste a los poderosos en manos de los débiles, a los muchos en manos de pocos, a los impuros en manos de los puros, a los impíos en manos de los justos y a los pecadores desenfrenados en manos de los ocupados. con tu Torá. Te hiciste un gran y santo nombre en tu mundo, y llevaste a cabo una gran liberación y redención para tu pueblo hasta el día de hoy. Entonces Tus hijos entraron al santuario de Tu Casa, limpiaron Tu Templo, purificaron Tu Santuario, encendieron luces en Tus sagrados patios e instituyeron estos ocho días de Janucá para dar gracias y alabar Tu gran Nombre.


En Purim continúe aquí:

En los días de Mardoqueo y Ester, en Shusán la capital, cuando el malvado Amán se levantó contra ellos y procuró destruir, masacrar y aniquilar a todos los judíos, jóvenes y ancianos, niños y mujeres, en un día, el decimotercer día. del duodécimo mes, el mes de Adar, y para tomar su despojo para despojo. Pero Tú, en Tus abundantes misericordias, frustraste su consejo y frustraste su intención, e hiciste que el mal que planeaba, retrocediera sobre su propia cabeza, y lo colgaron a él y a sus hijos en la horca.


EN TODO MOMENTO SEGUIMOS AQUÍ

GRACIAS POR TODO
Y por todo esto, que Tu Nombre, nuestro Rey, sea continuamente bendecido, exaltado y elevado en Kavod y gloria por los siglos de los siglos.


Durante los Diez Días de Teshuvá se agregue Esta Frase:

Inscribe a todos los hijos de Tu Alianza para una buena vida.

TODO VIVIENTE DEBE AGRADECERTE
Y todos los seres vivientes te agradecerán eternamente y alabarán tu gran Nombre eternamente, porque eres bueno. Dios, Tú eres nuestra eterna salvación y ayuda, oh benevolente Dios. Bendito eres Tú, Señor, misericordioso es tu nombre, y es apropiado darte gracias.

CONCÉDENOS LA PAZ
Concédenos la paz, la bondad y la bendición; la vida, misericordia, la gracia y la salud, a todos nosotros y a todo tu pueblo Israel. Bendícenos, Padre nuestro, a todos como una sola unidad, con la luz de tu rostro. Porque por medio de la luz de tu rostro nos diste, oh Señor nuestro Dios, la Torá de vida y bondad divina, justicia, bendición, misericordia, vida y paz. Que sea favorable a Tus ojos bendecir a Tu pueblo Israel, en todo Tiempo y en todo momento, con Tu paz.


Durante los Diez Días de Penitencia, agregue Esta frase: 

Y en el Libro de la vida, bendición, paz y prosperidad, liberación, consuelo y decretos favorables, que nosotros y todo Tu pueblo, la Casa de Israel, seamos recordados e inscritos ante Ti por una vida feliz y por paz.


¡Bendito eres Tú, oh Eterno, que bendice a su pueblo Israel con la paz!


Qué las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean agradables ante ti, oh Eterno, mi Fortaleza y mi Redentor.


Dios mío, guarda mi lengua del mal y mis labios de hablar engañosamente. Calla mi alma a los que me maldicen; sea ​​mi alma como polvo para todos. Abre mi corazón a tu Torá, y deja que mi alma persiga ansiosamente tus mandamientos. 

En cuanto a todos los que traman el mal contra mí, apresúrate a anular su consejo y a frustrar su designio. 

¡Qué sean como paja ante el viento; deja que el ángel del Eterno los arroje. Para que sean librados tus amados, ayúdame con tu diestra y respóndeme. Hazlo por Tu Nombre; hazlo por tu diestra; hazlo por Tu Torá; hazlo por tu santidad! 

¡Qué las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean agradables ante ti, oh Señor, Tú que eres mi Fortaleza y mi Redentor!

Antes de recitar el siguiente versículo, uno debe inclinarse, y en esta posición inclinada, dar tres pasos hacia atrás. Mientras todavía se inclina, debe volver la cabeza hacia su izquierda diciendo:

Qué el que hace la paz en sus alturas celestiales; qué él haga también la paz entre nosotros los seres de la tierra; y entre todo Israel; Amén".

En Los 10 dias
El que hace la paz (durante los diez días de penitencia, di: la paz) en sus cielos, que haga la paz por nosotros y por todo Israel; y di: Amén.


¡Qué sea Tu voluntad, oh Eterno Dios nuestro, y Dios de nuestros padres, que el Beit HaMikdash sea ya rápidamente reconstruido hoy en nuestros días, y concédenos que nuestra porción sea establecida en Tu Torá.





Share:

No comments:

Post a Comment