BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

LA DESESPERACIÓN ENOJA AL ETERNO - YA LLEGÓ LA GUEULÁ

LA DESESPERACIÓN ENOJA AL ETERNO MÁS QUE NADA

Continuando con la serie de traducciones de las palabras del rabino Eliezer Berland del libro: ¡Tendrás éxito!  Haga clic AQUÍ para comprar el libro en hebreo.


En Tratado Bava Batra 90a, está escrito que Majlón y Kiliyón, de Megilat Ruth, fueron llamados en el idioma de sus días "Yeush (desesperación) y Saraf (quemado)". ¿Por qué fueron llamadosYeush y Saraf?

Debido a que se desesperaron de que se tardaba la gueulá (la redención), y por lo tanto se volvieron susceptibles de ser quemados en lugar de ser redimidos.

En el momento en que una persona comienza a desesperarse, desde ya cuando comienza a pensar que ya no puede hacer esto, que ya no puede vivir en Jerusalén, que ya no puede aprender en la Yeshivá, no hay ningún pecado más terrible que eso, es Yeush !


¿Por qué fueron apodados Yeush y Saraf? Yeush porque se desesperaron de la gueulá. Se dijeron a sí mismos, simplemente ya no va a suceder la redención. Ya nunca van a construir el Beit HaMikdash. Todo esta perdido.


MIREN YA HAY UNA HAMBRUNA TERRIBLE, Y EL MOAV YA ESTÁ REGIENDO SOBRE NOSOTROS, LOS GOYIM YA ESTÁN REINANDO SOBRE NOSOTROS. 

¿Quién puede rescatarnos?


Se desesperaron de la geula. Y Saraf porque merecían ser quemados en el acto. En el momento en que una persona cae en la desesperación, es Pasible de recibir una de las cuatro formas de ejecución ordenada por la Torá, concretamente ser quemada.

Porque esta persona simplemente ha perdido su Emuná. Y esta es la peor forma de herejía. Incluso la herejía no es [tan mala como] Yeush. Eso es porque un hereje solo parece ser un hereje, externamente.

Necesita pasar por un proceso de birur (clarificación espiritual), por lo que necesita hablar basura, debe confundirse, necesita ladrar, como un perro: Ya que "El alma de un perro no conoce la saciedad".


El descaro arde dentro de él, [la necesidad de ser] honrado arde dentro de él.


Pero lo más horrible del mundo es Yeush. Es peor que todos los otros pecados. Porque no hay pecados dentro del pueblo judío. Un judío no peca. No hay tal cosa como esto.

Ningún judío comete una Aveirá a propósito (transgresión de maldad). Ningún judío peca por tan solo hacerlo. Incluso el judío más Jiloní (secular), su corazón todavía late y siente que se está sofocando con cada Aveirá (pecado).

El Rebe Najmán, dice que cada Aveirá asfixia a una persona. Un no judío sabe que está prohibido cometer un pecado, pero se dice a sí mismo, pero aún así me beneficié de hacerlo. ¿Pero un judío? Cada pecado que hace simplemente lo asfixia hasta la muerte, hasta que siente que tiene que hacer Teshuvá (Arrepentirse y no repetir el acto).


¿Pero si ya ha caído en la desesperación? No hay nada peor que esto.


Es como lo que está escrito en Likutey Tefilot, en la oración # 60. Sepa que esa desesperación enoja al Creador más que todos los pecados que cometerá en su vida, porque el Eterno siempre está contigo.


¡Así que no te desesperes!


Share:

No comments:

Post a Comment