BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

EMUNÁ EN EL TZADIK, RESCATE EN MEDIO DE LA AMIDÁ

DEVEKUT BA'TZADIK

El Rav Berland me salvó en medio del Shemoneh-Esrei

 “Shalom, mi nombre es Daniel H. Tengo 34 años, vivo en Hadera y quiero compartir y darles Jizuk (fuerza) con la increíble historia que me sucedió.

EMUNAT TZADIKÍM

 “Un amigo me dijo que un día lo atacó la inclinación al mal, y recordó que el Rav Berland shlit”a le había dicho que en cualquier lugar es posible llamarlo y que lo escucharía. Así que él llamó al Rav Berland shlit”a y le pidió ayuda.

 “Él relata que de repente escuchó la voz del Rav Berland que le decía: 'Sé fuerte. No te quebrantes. Estoy contigo''. 

Él me dijo que esto, Mamash lo fortaleció, pues yo, desde aquel momento en que escuché de él esta cosa, comencé a recurrir al Rav Berland durante los tiempos difíciles.

UN ATAQUE DEMONÍACO

 “Un día, estaba en un shiur de uno de los Tzadikím en la sinagoga de mi ciudad de residencia, Hadera. Uno de los participantes del shiur tenía un espíritu maligno dentro de él, y Mamash sufrió un ataque delante de todos los que estaban ahí.

 “Todos nos acercamos a él para ayudarlo, y esperamos con él hasta que llegó su padre y se lo llevó. Después del shiur rezabamos la Tefilá de Minjá. En medio de la Plegaria Amida, Mamash justo en frente a mí, ví de una manera que es difícil de describir, el Rav Berland Shlit ”a. El Rav me gritó: "¡Fuera!" ¡¡Sal!! ¡¡Sal!!'

 “Pensé que el Rav quería decir que tenía que salir de la sinagoga… Después de la oración le conté a un amigo consciente de los asuntos sagrados lo que me sucedió. Me dijo: "El Rav Berland sabe que estás en la Plegaria de Shemoneh Esrei y necesitas concentrarte en la Plegaria. No te habló a tí. Más bien, le gritó a algo que intentó atacarte y le dijo que saliera y te dejara en paz".

 “Antes de que el amigo me iluminara con sus palabras sobre el incidente en el Shemone Esrei, lo olvidé y no lo relacioné con el hecho de que antes de la oración me acerqué para ayudar al joven con el espíritu maligno ... del amigo, comprendí de repente de lo que me salvó el Rav Berland.

 “Quise compartir esta historia para traerles Jizuk, y porque quiero transmitir mi agradecimiento al Rav Berland Shlit”a, ¡el Gadol HaDor! Le agradezco por ayudarme con esto, Baruj HaShem, Gracias a él nada pudo hacerme daño.

 “Deseo que ahora tenga el Mérito de verlo en persona. ¡Qué HaShem lo proteja! " 



Share:

No comments:

Post a Comment