BLOG DE RAÍZ SEFARDÍ

KI TISA EN LA TORA ORAL







KI TISA EN LA TORA ORAL

En la primera interpretación no Rabinica

La parashá se analiza en estas primeras fuentes no Rabínicas: 


Éxodo capítulo 31

Josefo enseñó que cuando los israelitas reunieron los materiales con gran diligencia, Moisés puso arquitectos sobre las obras por mandato de Dios. Y estas eran las mismas personas que el pueblo mismo habría elegido, si se les hubiera permitido la elección: Bezalel, el hijo de Uri, de la tribu de Judá, el nieto de Miriam, la hermana de Moisés, y Aholiav, hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan. 

LOS NOMBRES DEL ETERNO EN EL SECRETO DEL JUDAISMO

El Zohar, sin embargo, encontró en los Atributos de Dios componentes del Nombre esencial de Dios. En el Zohar, el rabino Shimón enseñó del Libro del Misterio que el Nombre Divino tiene una forma tanto revelada como oculta. En su forma revelada, está escrito como el Nombre de Dios de cuatro letras, el Tetragrammaton, pero en su forma no revelada está escrito en otras letras, y esta forma no revelada representa la más Recondita de todas. 

En el Zohar, el rabino Yehuda (Judá) enseñó que incluso la forma revelada del Nombre está escondida debajo de otras letras (como el nombre ADoNaY, אֲדֹנָי, está escondido dentro de ADNY, אדני) para filtrar al más Recondite de todos. 

En las letras del Nombre de Dios se ocultan 22 Atributos de la Misericordia, a saber, los 13 Atributos de Dios en Éxodo 34: 6–7 y nueve Atributos del Mikroprosopus, el aspecto menor revelado de Dios. Todos se combinan en un nombre compuesto. Cuando la gente era más reverente, los sacerdotes enunciaban abiertamente el Nombre a los oídos de todos, pero después de que la irreverencia se generalizó, el Nombre quedó oculto bajo otras letras. 

En el momento en que se revelaba el Nombre, el sacerdote concentraba su mente en su significado profundo e interno, y pronunciaba el Nombre de tal manera que estuviera de acuerdo con ese significado. Pero cuando la irreverencia se hizo común en el mundo, lo ocultaría todo dentro de las letras escritas. 

El Zohar enseñó que Moisés pronunció las 22 letras en dos secciones, primero en Éxodo 34: 6-7 en los Atributos de Dios, y segundo en Números 14:18, cuando pronunció nueve Atributos de Misericordia que son inherentes al Mikroprosopus, y que son irradiados por la luz de Dios. Todo esto lo combinó el sacerdote cuando extendió sus manos para bendecir al pueblo de acuerdo con Números 6: 23-26, de modo que todos los mundos recibieran las bendiciones de Dios. 

Es por esta razón que Números 6:23 dice simplemente "decir" (אָמוֹר, amor), en lugar de la forma imperativa "decir" (אִמְרִי, imri), en una referencia a las letras ocultas dentro de las palabras del sacerdote. Bendición. La palabra אָמוֹר, amor tiene en sus letras el valor numérico de 248 menos uno (א es igual a 1; מ es igual a 40; ו es igual a 6; ר es igual a 200; y 1 + 40 + 6 + 200 = 247), igual al número de partes corporales de un hombre, excepto una parte de la que dependen todas las demás. 

Todas estas partes reciben así la Bendición Sacerdotal como se expresa en los tres versículos de Números 6: 24-26.


En interpretación moderna

La parashá se analiza en estas fuentes modernas:


Éxodo capítulo 30

Éxodo 30:13 informa que "el siclo son veinte geras". Esta tabla traduce las unidades de peso utilizadas en la Biblia en sus equivalentes modernos: 


Medidas de peso en la Biblia

Textos unitarios Equivalente antiguo Equivalente moderno

gerah (גֵּרָה) Éxodo 30:13; Levítico 27:25; Números 3:47; 18:16; Ezequiel 45:12 1/20 shekel 0,6 gramos; 0.02 onza

bekah (בֶּקַע) Génesis 24:22; Éxodo 38:26 10 geras; medio shekel 6 gramos; 0,21 onza

pim (פִים) 1 Samuel 13:21 2/3 shekel 8 gramos; 0,28 onzas

shekel (שֶּׁקֶל) Éxodo 21:32; 30:13, 15, 24; 38:24, 25, 26, 29 20 geras; 2 bekahs 12 gramos; 0.42 onza

mina (maneh, מָּנֶה) 1 Reyes 10:17; Ezequiel 45:12; Esdras 2:69; Nehemías 7:70 50 siclos 0,6 kilogramos; 1,32 libras

talento (kikar, כִּכָּר) Éxodo 25:39; 37:24; 38:24, 25, 27, 29 3.000 siclos; 60 minas 36 kilogramos; 79,4 libras


Plaut

Éxodo capítulo 31

Tomando nota de que Éxodo 31: 12–17 ordena a los israelitas observar el Shabat al final de las instrucciones para el Tabernáculo y luego Éxodo 35: 2–3 ordena a los israelitas observar el sábado justo antes del relato de la construcción del Tabernáculo, Gunther Plaut concluyó que el sábado era el puente que conectaba la construcción del Tabernáculo con su propósito más profundo. 

Nahum Sarna señaló que el mandato de observar el sábado en Éxodo 31:15 se repite prácticamente palabra por palabra en Éxodo 35: 2-3, con la adición de no encender fuego en el sábado. 


El Jafetz Jaim y Los 13 Atributos

El Jafetz Jaim contó una parábola para explicar la enseñanza de Rav Yehuda (Judá) (ver "En la interpretación rabínica clásica": "Éxodo capítulo 34" arriba) de que Dios no rechazaría a los judíos con las manos vacías cuando reciten los 13 Atributos de Dios en Éxodo 34. : 6–7. 

El Jafetz Jaim contó que una vez hubo un rico hombre de negocios cuyo sobrino pobre le suplicó un trabajo. El empresario le dio un trabajo al sobrino y escribió una lista de tareas que describían las responsabilidades del sobrino. El empresario exhortó al sobrino a revisar la lista todos los días. Después de un rato, el empresario llamó a su sobrino para preguntarle qué estaba haciendo por el negocio. 

El sobrino dijo que había hecho todo lo que le había pedido el empresario. El empresario presionó al sobrino para que le diera más detalles. El sobrino respondió que todos los días, recitaba la lista de tareas que le dio el empresario y recordaba la lista de memoria. 

El empresario preguntó si el sobrino había realizado alguna de las tareas. El sobrino respondió tímidamente que pensaba que, dado que su tío era el jefe, le bastaría simplemente con repetir la lista en voz alta. 

El empresario llamó tonto al sobrino y le explicó que la lista era solo para recordarle al sobrino qué hacer. De manera similar, enseñó el Jofetz Jaim, los 13 Atributos, aunque se les da a los judíos para que los reciten como una oración, son fundamentalmente pautas sobre cómo caminar en los caminos de Dios. 


RAJUM SIMILAR A MATRIZ

Phyllis Trible señaló que el adjetivo "misericordioso" (רַחוּם, rajum), usado en Éxodo 34: 6 como uno de los atributos de Dios, está ligado al sustantivo "matriz" o "útero" (רֶחֶם, rejem). 

Trible escribió que el sustantivo hebreo para "compasión" o "misericordia" (רַחֲמִים, rajamim) connota tanto un "modo de ser y el lugar de ese modo", 

ya que en hebreo el significado concreto de "útero" se expandió para abarcar las abstracciones de "compasión", "misericordia" y "amor", 

el verbo "mostrar misericordia" (רחם, rjm), y el adjetivo "misericordioso" (רַחוּם, rajum). 


MITZVOT / Mandamientos

Según Sefer ha'Jinuj, hay 4 mandamientos positivos y 5 negativos en esta parashá: 


Dar medio siclo anual 

Un Kohen debe lavarse las manos y los pies antes del servicio. 

Para preparar el aceite de la unción 

No ungir al extraño con aceite de la unción 

No reproducir el aceite de la unción

No reproducir la fórmula del incienso 

No comer ni beber nada, desde una ofrenda hasta un ídolo 

Dejar la tierra en barbecho en el año sabático 

No cocinar la carne y la leche juntas

Sin embargo, Maimónides atribuyó a esta parashá solo los siguientes 4 mandamientos positivos y 3 negativos:

Dar medio siclo anual 

Un Kohen debe lavarse las manos y los pies antes del servicio.

Para preparar el aceite de la unción 

No reproducir el aceite de la unción 

No ungir al extraño con aceite de la unción

No reproducir la fórmula del incienso 

Dejar la tierra en barbecho en el año sabático

En la liturgia

Algunos judíos leen las descripciones de la fuente en Éxodo 30: 17–21 y las ofrendas de incienso de Aarón en Éxodo 30: 7–8 y 30: 34–36 después de las bendiciones del sábado por la mañana. 

Algunos judíos cantan sobre la santidad del sábado, reflejando Éxodo 31:14, como parte de la canción de Baruj El Elyon (zemer) cantada en relación con la comida del día de reposo. 

Los judíos recitan el relato del significado del sábado en Éxodo 31: 16-17 como la lectura final que concluye las bendiciones del Shemá antes del medio Kadish y la oración de Amidá en el servicio de oración del viernes por la noche (Maariv). [256] La exhortación a "observar" (V'shamru, ושמרו) el sábado que concluye esta lectura refleja el mandato de Dios en Éxodo 31:13 de "guardar mis sábados", incluso con exclusión de otras causas aparentemente dignas. [257] Una vez más, los judíos recitan el relato del significado del sábado en Éxodo 31: 16-17 como parte del párrafo V'shamru de la oración de Amidá en el servicio de oración del sábado por la mañana (Shajarit). [258] Y una vez más, los judíos recitan el relato del significado del sábado en Éxodo 31: 16-17 como parte del párrafo V'shamru de la bendición de Kiddusha Rabba para la comida del día de reposo. [259]


La segunda bendición antes del Shemá se dirige a Dios acerca de "tu pueblo" Israel, como lo hace Moisés en Éxodo 32: 11-12. 


Los judíos recitan el relato de cómo Moisés derribó dos Tablas de piedra que se informa en Éxodo 32:15 como parte de la oración de Amidá en el servicio de oración del sábado por la mañana (Shajarit). 


Algunos judíos se refieren a la inscripción en las dos Tablas de piedra que se encuentran en Éxodo 32:15 mientras estudian el capítulo 5 de Pirkei Avot en un sábado entre la Pascua y Rosh Hashaná.  

Y a partir de entonces, algunos citan Éxodo 32:16 mientras estudian el capítulo 6 de Pirkei Avot sobre un sábado posterior entre la Pascua y Rosh Hashaná. 


Las características de gracia y compasión de Dios en Éxodo 34: 6 se reflejan en el Salmo 145: 8 y, a su vez, en la oración Ashrei en los servicios de oración de la mañana (Shajarit) y de la tarde (Minjá). De manera similar, los judíos invocan la característica del perdón de Dios en Éxodo 34: 6 con las palabras "perdónanos, nuestro Guía" en la oración de Amidá del día de la semana en cada uno de los tres servicios de oración. Y nuevamente, los judíos citan la característica de Dios de "misericordia constante (rav jesed)" en Éxodo 34: 6 en la sección Kedushah D'Sidra del servicio Minjá para Shabat.

Los judíos recitan tres veces los 13 atributos de la misericordia en Éxodo 34: 6-7 después de sacar la Torá del arca en Pascua, Shavuot, Rosh Hashaná, Yom Kipur, Sukkot y Hoshana Raba. 

Durante la oración de Amidá en el servicio de oración del sábado por la mañana (Shajarit), los judíos se refieren a la "corona de esplendor" que Dios colocó sobre Moisés en Éxodo 34:29. 


El maqam semanal

En el Weekly Maqam, los judíos sefardíes basan cada semana las canciones de los servicios en el contenido de la parashá de esa semana. Para Parashat Ki Tisa, los judíos sefardíes aplican Maqam Hijaz, el maqam que expresa duelo y dolor, ya que la parashá contiene el episodio del Becerro de Oro, un episodio triste y vergonzoso en la historia del pueblo israelita [267].



Elijah (estatua en el Palacio Nacional de Mafra, Mafra, Portugal)

Haftará

En general

La haftará de la parashá es:


para los judíos asquenazíes: 1 Reyes 18: 1–39

para los judíos sefardíes: 1 Reyes 18: 20–39


Ezequiel (fresco de 1510 de Miguel Ángel)

Conexión con la Parashá

Tanto la parashá como la haftará en Primera de Reyes describen al profeta de Dios confrontando la idolatría para restaurar la adoración de Dios, la parashá en la ira de Moisés contra el Becerro de Oro, [268] y la haftará en la confrontación del profeta Elías con los profetas de Baal [269]. ] Tanto en la parashá como en la haftará, el profeta estaba en una montaña; [270] el profeta invocaba los nombres de Abraham e Isaac en oración a Dios; [271] se observa sonido (kol); [272] el profeta invoca al Los israelitas eligieron entre Dios y el dios falso; [273] y Dios manifestó la elección de Dios. [274]


En Shabat Parah

Cuando la parashá coincide con Shabat Parah (el sábado especial antes de la Pascua, como sucede en 2021, 2023, 2026 y 2028), la haftará es Ezequiel 36: 16–38. [2] En Shabat Parah, el día de reposo de la novilla roja, los judíos leen Números 19: 1–22, que describe los ritos de purificación usando la novilla roja (parah adumah). De manera similar, la haftará en Ezequiel también describe la purificación. Tanto en la lectura especial como en la haftará en Ezequiel, el agua rociada limpió a los israelitas.  







Mattathias apelando a los refugiados judíos (ilustración de Gustave Doré de la Biblia de La Sainte de 1866)

1 Macabeos 2: 27–38 cuenta cómo en el siglo II a. C., muchos seguidores del piadoso sacerdote judío Matatías se rebelaron contra el rey seléucida Antíoco IV Epífanes. Los soldados de Antíoco atacaron a un grupo de ellos en sábado, y cuando los pietistas fallaron en defenderse para honrar el sábado (ordenado en, entre otros lugares, Éxodo 31: 12-17), mil murieron. 1 Macabeos 2: 39–41 informó que cuando Matatías y sus amigos se enteraron, razonaron que si no peleaban en sábado, pronto serían destruidos. Así que decidieron que lucharían contra cualquiera que los atacara en sábado [134].




En la interpretación rabínica clásica

La parashá se analiza en estas fuentes rabínicas de la era de la Mishná y el Talmud: [135]




Éxodo capítulo 30

Los rabinos enseñaron en un Baraita que al entrar en un granero para medir el grano nuevo, uno debe recitar la bendición: "Sea tu voluntad, oh Señor, Dios nuestro, que envíes bendiciones sobre la obra de nuestras manos". Una vez que uno ha comenzado a medir, debe decir: "Bendito sea el que envía bendiciones a este montón". Sin embargo, si uno primero midió el grano y luego recitó la bendición, entonces la oración es en vano, porque la bendición no se encuentra en nada que ya haya sido pesado, medido o numerado, sino sólo en algo oculto a la vista. [ 136]




El rabino Abbahu enseñó que Moisés le preguntó a Dios cómo sería exaltado Israel, y Dios respondió en las palabras de Éxodo 30:12 (sobre la recaudación del impuesto de medio siclo), "Cuando los levantes", enseñando que recaudar contribuciones del pueblo eleva ellos. [137]




El rabino Eleazar enseñó que Dios le dijo a David que David llamó a Dios un incitador, pero Dios haría que David tropezara con algo que incluso los niños de la escuela sabían, a saber, lo que dice Éxodo 30:12: "Cuando tomes la suma de los hijos de Israel según su número, entonces cada uno dará en rescate por su alma en el Señor ... para que no haya plaga entre ellos ". Inmediatamente, como informa 1 Crónicas 21: 1, "Satanás se levantó contra Israel", y como informa 2 Samuel 24: 1, "incitó a David contra ellos, diciendo: 'Ve, cuenta a Israel'". Y cuando David los contó , él no tomó rescate de ellos, y como lo informa 2 Samuel 24:15, "Entonces Jehová envió pestilencia sobre Israel desde la mañana hasta el tiempo señalado". La Guemará preguntó qué quería decir 2 Samuel 24:15 con "el tiempo señalado". Samuel el mayor, yerno del rabino Hanina, respondió en nombre del rabino Hanina: Desde el momento del sacrificio de la ofrenda continua (al amanecer) hasta el momento de rociar la sangre. El rabino Joḥanan dijo que significaba al mediodía. Al leer la continuación de 2 Samuel 24:16, "Y le dijo al ángel que destruyó al pueblo: 'Basta (רַב, rav)'", el rabino Eleazar enseñó que Dios le dijo al ángel que tomara a un gran hombre (רַב , Rav) de entre ellos, por cuya muerte se podían expiar muchos pecados. Entonces murió Abisai, hijo de Sarvia, e individualmente tenía el mismo valor que la mayor parte del Sanedrín. Leyendo 1 Crónicas 21:15, "Y cuando estaba a punto de destruir, vio el Señor, y se arrepintió", la Guemará pregunta lo que Dios vio. Rav dijo que Dios contempló a Jacob, como informa Génesis 32: 3: "Y Jacob dijo cuando los vio". Samuel dijo que Dios contempló las cenizas del carnero de Isaac, como dice Génesis 22: 8, "Dios verá por sí mismo el cordero". El rabino Isaac Nappaha enseñó que Dios vio el dinero de la expiación que Éxodo 30:16 informa que Dios le pidió a Moisés que recolectara. Porque en Éxodo 30:16, Dios dijo: "Y tomarás el dinero de la expiación de los hijos de Israel, y lo asignarás para el servicio de la tienda de reunión, para que sea un memorial para los hijos de Israel delante del Señor, para hacer expiación por vuestras almas. '”(Por eso Dios dijo que en algún momento futuro, el dinero proporcionaría expiación). Alternativamente, el rabino Joanan enseñó que Dios vio el Templo. Porque Génesis 22:14 explica el significado del nombre que Abraham le dio a la montaña donde Abraham casi sacrificó a Isaac para estar, "En el monte donde se ve al Señor". (Más tarde, Salomón construyó el templo en esa montaña, y Dios vio el mérito de los sacrificios allí). El rabino Jacob bar Iddi y el rabino Samuel bar Naḥmani discreparon sobre el asunto. Uno dijo que Dios vio el dinero de la expiación que Éxodo 30:16 informa que Dios requirió que Moisés recogiera de los israelitas, mientras que el otro dijo que el




en Dios vio el templo. La Guemará concluyó que la opinión más probable era que Dios vio el Templo, como se puede leer en Génesis 22:14 para decir: "Como se dirá ese día, 'en el monte donde se ve al Señor'" [138]. ]




Los primeros cuatro capítulos del Tratado Shekalim en la Mishná, Tosefta, el Talmud de Jerusalén y el Talmud de Babilonia interpretaron la ley del impuesto por cabeza de medio siclo ordenado por Éxodo 30: 13-16. [139]




Leyendo Éxodo 30:13, "Esto darán ... medio siclo como ofrenda al Señor", para indicar que Dios señaló con el dedo de Dios, el rabino Ismael dijo que cada uno de los cinco dedos de la mano derecha de Dios pertenece al misterio de la redención. El rabino Ismael dijo que Dios le mostró el dedo meñique de la mano a Noé, indicándole cómo hacer el Arca, como en Génesis 6:15, Dios dice: "Y así es como la harás". Con el segundo dedo, junto al pequeño, Dios hirió a los egipcios con las diez plagas, como dice Éxodo 8:15 (8:19 en la KJV), "Los magos dijeron a Faraón, 'Este es el dedo de Dios. '"Con el dedo medio, Dios escribió las Tablas de la Ley, como dice Éxodo 31:18," Y Él le dio a Moisés, cuando hubo terminado de hablar con él ... tablas de piedra, escritas con el dedo de Dios." Con el dedo índice, Dios le mostró a Moisés lo que los hijos de Israel debían dar por la redención de sus almas, como dice Éxodo 30:13: "Esto darán ... medio siclo como ofrenda al Señor". Con el pulgar y toda la mano, Dios en el futuro golpeará a los enemigos de Dios (a quienes Rabí Ismael identificó como los hijos de Esaú e Ismael), como dice Miqueas 5: 9: "Alce tu mano sobre tus adversarios, y todos tus enemigos serán exterminados "[140].







The Bronze Basin (ilustración de 1984 de Jim Padgett, cortesía de Distant Shores Media / Sweet Publishing)

Un Midrash enseñó que Dios considera que estudiar la estructura del santuario es equivalente a reconstruirlo [141].




La Mishná enseñó que cualquier sacrificio realizado por un sacerdote que no se había lavado las manos y los pies en la fuente como lo requiere Éxodo 30: 18-21 era inválido. [142]




El rabino José, hijo del rabino Hanina, enseñó que a un sacerdote no se le permitía lavarse en una fuente que no contenía suficiente agua para lavar a cuatro sacerdotes, porque Éxodo 40:31 dice: "Para que Moisés, Aarón y sus hijos se laven las manos y sus pies allí ". ("Sus hijos" implica al menos dos sacerdotes, y la suma de Moisés y Aarón hace cuatro). [143]




La Mishná informó que el Sumo Sacerdote Ben Katin hizo 12 grifos para la fuente, donde antes había dos. Ben Katin también fabricó una máquina para la fuente, de modo que el agua no se volviera inadecuada al permanecer durante la noche. [144]




A Baraita enseñó que Josías escondió el aceite de la unción mencionado en Éxodo 30: 22–33, el Arca mencionada en Éxodo 37: 1–5, la vasija de maná mencionada en Éxodo 16:33, la vara de Aarón con sus almendras y las flores mencionadas en Números 17:23, y el cofre que los filisteos enviaron a los israelitas como regalo junto con el arca y acerca del cual los sacerdotes dijeron en 1 Samuel 6: 8: "Y pon las joyas de oro, que le devolviste como ofrenda por la culpa, en un cofre junto a ella [del arca], y envíala para que se vaya ". Habiendo observado que Deuteronomio 28:36 predijo: "El Señor te llevará a ti y a tu rey ... a una nación que no has conocido", Josías ordenó que se escondiera el Arca, como informa 2 Crónicas 35: 3, "Y él [ Josías] dijo a los levitas que enseñaron a todo Israel, que eran consagrados al Señor: “Poned el arca santa en la casa que edificó Salomón, hijo de David, rey de Israel, y no habrá más carga sobre vuestros hombros; ahora servid a Jehová vuestro Dios y a su pueblo Israel '". Rabí Eleazar dedujo que Josías escondió el aceite de la unción y los otros objetos al mismo tiempo que el Arca del uso común de las expresiones" allí "en Éxodo 16:33 con respecto a al maná y "allí" en Éxodo 30: 6 con respecto al Arca, "para ser guardado" en Éxodo 16:33 con respecto al maná y "para ser guardado" en Números 17:25 con respecto a la vara de Aarón, y "generaciones" en Éxodo 16:33 con respecto al maná y "generaciones" en Éxodo 30:31 con respecto al aceite de la unción.




La Mishná contaba la composición del aceite de unción en la fórmula prescrita en Éxodo 30: 23–33 y el uso de ese aceite de unción sagrado de una manera prohibida por Éxodo 30:32 como 2 entre 36 transgresiones en la Torá punibles con la escisión (כרת, karet). La Mishná enseñó que por estas transgresiones, uno podía ser extirpado si violaba el mandamiento intencionalmente. Si alguien violaba el mandamiento por error, estaba sujeto a una ofrenda por el pecado. Si existía una duda sobre si uno había violado el mandamiento, uno estaba sujeto a una ofrenda suspensiva por la culpa, excepto, enseñó el rabino Meir, en el caso de alguien que profanara el Templo o sus cosas consagradas, en cuyo caso uno estaba sujeto a un deslizamiento. -sacrificio a escala (según los medios del transgresor, según lo dispuesto en Levítico 5: 6-11). [146]




Rabí Judah enseñó que muchos milagros acompañaron al aceite de la unción que Moisés hizo en el desierto. Originalmente solo había 12 troncos (aproximadamente un galón) de aceite. Mucho debe haber sido absorbido en la olla de mezcla, mucho debe haber sido absorbido en las raíces de las especias utilizadas, y gran parte debe haberse evaporado durante la cocción. Sin embargo, se usó para ungir el tabernáculo y sus vasos, Aarón y sus hijos durante los siete días de la consagración, y los sumos sacerdotes y reyes posteriores. La Guemará dedujo de Éxodo 30:31, "Este (זֶה, zeh) será mi aceite de la santa unción por vuestras generaciones", que existían 12 troncos. La Guemará calculó que el valor numérico de las letras hebreas de la palabra זֶה, zeh ("esto") era 12 (empleando Gematria, donde ז es igual a 7 y ה es igual a 5), ​​lo que indica que se conservaron 12 troncos del aceite. a lo largo del tiempo. [147]




Éxodo capítulo 31

El rabino Joḥanan enseñó que Dios proclama tres cosas para el Yo de Dios: hambre, abundancia y un buen líder. 2 Reyes 8: 1 muestra que Dios proclama el hambre cuando dice: "El Señor ha pedido hambre". Ezequiel 36:29 muestra que Dios proclama abundancia, cuando dice: "Pediré maíz y lo multiplicaré". Y Éxodo 31: 1–2 muestra que Dios proclama un buen líder, cuando dice: "Y el Señor habló a Moisés, diciendo: 'Mira, he llamado por nombre a Bezalel, el hijo de Uri'". Rabí Isaac enseñó que nosotros No se puede nombrar un líder sobre una comunidad sin antes consultar al pueblo, como dice Éxodo 35:30: "Y Moisés dijo a los hijos de Israel: 'Miren, el Señor ha llamado por nombre a Bezalel, el hijo de Uri'". Rabí Isaac enseñó que Dios le preguntó a Moisés si Moisés consideraba que Bezalel era adecuado. Moisés respondió que si Dios pensaba que Bezalel era adecuado, seguramente Moisés también debía hacerlo. Dios le dijo a Moisés que, de todos modos, Moisés debería ir a consultar al pueblo. Luego Moisés preguntó a los israelitas si consideraban que Bezalel era adecuado. Ellos respondieron que si Dios y Moisés consideraban que Bezalel era adecuado, seguramente también tenían que hacerlo. El rabino Samuel bar Naḥmani dijo en nombre del rabino Joḥanan que Bezalel (בְּצַלְאֵל, cuyo nombre puede leerse בְּצֵל אֶל, betzel El, "a la sombra de Dios") se llamaba así debido a su sabiduría. Cuando Dios le dijo a Moisés (en Éxodo 31: 7) que le dijera a Bezalel que hiciera un tabernáculo, un arca y vasos, Moisés invirtió el orden y le dijo a Bezalel que hiciera un arca, vasos y un tabernáculo. Bezalel respondió a Moisés que, por regla general, primero se construye una casa y luego se llevan vasos, pero Moisés ordenó hacer un arca, vasos y un tabernáculo. Bezalel preguntó dónde pondría los recipientes. Y Bezalel preguntó si Dios le había dicho a Moisés que hiciera un tabernáculo, un arca y vasos. Moisés respondió que quizás Bezalel había estado a la sombra de Dios (בְּצֵל אֶל, betzel El) y, por lo tanto, había llegado a saber esto. Rav Judah enseñó en nombre de Rav que Éxodo 35:31 indica que Dios dotó a Bezalel con el mismo atributo que Dios usó para crear el universo. Rav Judah dijo en nombre de Rav que Bezalel sabía cómo combinar las letras con las que Dios creó los cielos y la tierra. Porque Éxodo 35:31 dice (acerca de Bezalel), "Y lo ha llenado del espíritu de Dios, en sabiduría, entendimiento y conocimiento", y Proverbios 3:19 dice (acerca de la creación): "El Señor con sabiduría fundó la tierra; con entendimiento estableció los cielos ", y Proverbios 3:20 dice:" Con su conocimiento fueron quebrantados los abismos "[148].




Rabí Tanuma enseñó en nombre de Rav Huna que incluso las cosas que Bezalel no escuchó de Moisés las concibió por su cuenta exactamente como se las dijeron a Moisés desde el Sinaí. Rabí Tanuma dijo en nombre de Rav Huna que uno puede deducir esto de las palabras de Éxodo 38:22, "Y Bezalel, hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá, hizo todo lo que el Señor le ordenó a Moisés. " Porque Éxodo 38:22 no dice "que Moisés le ordenó", sino "que Jehová ordenó a Moisés". [149]




Y el Agadat Shir ha-Shirim enseñó que Bezalel y Aholiab subieron al monte Sinaí, donde se les mostró el Santuario celestial. [150]




El tratado Shabat en la Mishná, Tosefta, el Talmud de Jerusalén y el Talmud babilónico interpretaron las leyes del sábado en Éxodo 16:23 y 29; 20: 7-10 (20: 8-11 en NJPS); 2 3:12; 31: 13-17; 35: 2-3; Levítico 19: 3; 23: 3; Números 15: 32–36; y Deuteronomio 5:11 (5:12 en NJPS). [151]




Al leer las palabras "todo el que profana [el sábado] seguramente morirá" en Éxodo 31:14 (en el que se duplica el verbo de muerte), Samuel dedujo que la Torá decretó muchas muertes por profanar el sábado. La Guemará postuló que quizás Éxodo 31:14 se refiere a la profanación deliberada. La Guemará respondió que Éxodo 31:14 no es necesario para enseñar que la transgresión deliberada del sábado es un crimen capital, porque Éxodo 35: 2 dice: "Cualquiera que trabaje en él, morirá". La Guemará concluyó que Éxodo 31:14 debe aplicarse a un ofensor involuntario, y en ese contexto, las palabras "seguramente será condenado a muerte" significan que el violador inadvertido del sábado "morirá" monetariamente debido a la necesidad del violador de traer costosos sacrificios. [152]




Los Sifra enseñaron que los incidentes del blasfemo en Levítico 24: 11–16 y el recolector de leña en Números 15: 32–36 sucedieron al mismo tiempo, pero los israelitas no dejaron al blasfemo con el recolector de leña, porque sabían que el recolector de leña iba a ser ejecutado, como dice Éxodo 31:14, "los que lo profanen [el sábado] serán ejecutados". Pero ellos no conocían la forma correcta de la pena de muerte para él, porque Dios aún no había sido especificado qué hacer con él, como dice Números 15:34, "porque [todavía] no se había especificado lo que debía hacerse con él. . " Con respecto al blasfemo, el Sifra leyó Levítico 24:12, "hasta que se les aclarara la decisión del Señor", para indicar que no sabían si el blasfemo debía ser ejecutado o no. (Y si colocaron al blasfemo junto con el recolector de leña, podría haber causado un miedo innecesario al blasfemo, ya que podría haber concluido que estaba en el corredor de la muerte. Por lo tanto, los retuvieron a los dos por separado) [153].




Un Midrash preguntó a qué mandamiento se refiere Deuteronomio 11:22 cuando dice: "Porque si guardas diligentemente todo este mandamiento que te mando, que lo cumplas, que ames al Señor tu Dios, que andes en todos sus caminos y que sigas adhiérete a Él, entonces el Señor echará a todas estas naciones de delante de ti, y despojarás a naciones más grandes y poderosas que tú ". El rabino Levi dijo que "este mandamiento" se refiere a la recitación del Shemá (Deuteronomio 6: 4-9), pero los rabinos dijeron que se refiere al sábado, que es igual a todos los preceptos de la Torá. [154]




El Alfabeto de Rabí Akiva enseñó que cuando Dios le estaba dando la Torá a Israel, Dios les dijo que si aceptaban la Torá y observaban los mandamientos de Dios, entonces Dios les daría por la eternidad algo más precioso que Dios poseía: el Mundo Venidero. Cuando Israel pidió ver en este mundo un ejemplo del Mundo Venidero, Dios respondió que el sábado es un ejemplo del Mundo Venidero. [155]







Moisés recibe los santos mandamientos de Dios (grabado en madera de Julius Schnorr von Carolsfeld del Die Bibel de 1860 en Bildern)

La Mishná enseñó que las dos Tablas de los Diez Mandamientos que Dios le dio a Moisés en Éxodo 31:18 estaban entre las diez cosas que Dios creó en la víspera del primer sábado al atardecer. [156]




El rabino Meir enseñó que las Tablas de piedra que Dios le dio a Moisés en Éxodo 31:18 eran cada una de 6 palmos de largo, 6 palmos de ancho y 3 palmos de grosor. [157]




El rabino Simeon ben Lakish (Resh Lakish) enseñó que la Torá que Dios le dio a Moisés era de fuego blanco y su escritura de fuego negro. Él mismo era fuego y fue tallado en fuego y completamente formado de fuego y dado al fuego, como dice Deuteronomio 33: 2, "A su diestra había una ley de fuego para ellos". [158]




El rabino Samuel bar Nahman enseñó que cuando Dios le pasó las dos Tablas a Moisés (como se informa en Éxodo 31:18), las Tablas le transmitieron a Moisés una apariencia brillante (como se informa en Éxodo 34:30). [159]




Rabí Eleazar enseñó que de las palabras de Éxodo 31:18, "tablas (לֻחֹת, lujot) de piedra", uno puede aprender que si uno considera sus mejillas (לְחָיָיו, lechayav) como una piedra que no se desgasta fácilmente (constantemente hablando palabras de la Torá, independientemente de la tensión en los músculos faciales), el aprendizaje se conservará, pero de lo contrario no.




Al leer "el dedo de Dios" en Éxodo 31:18, el rabino Ismael dijo que cada uno de los cinco dedos de la diestra de Dios pertenecen al misterio de la Redención. Rabí Ismael dijo que Dios escribió las Tablas de la Ley con el dedo medio, como dice Éxodo 31:18: "Y Él le dio a Moisés, cuando terminó de hablar con él ... tablas de piedra, escritas con el dedo de Dios ". [161]







El becerro de oro (ilustración de una tarjeta bíblica publicada en 1907 por Providence Lithograph Company)

Éxodo capítulo 32

A Baraita enseñó que debido al descontento de Dios con los israelitas, el viento del norte no sopló sobre ellos en ninguno de los 40 años durante los cuales vagaron por el desierto. [162]




El rabino Tanum bar Hanilai enseñó que Aarón hizo el becerro de oro en Éxodo 32: 4 como un compromiso con la demanda del pueblo.




d en Éxodo 32: 1 para "hacernos un dios que vaya delante de nosotros". El rabino Benjamín bar Jafet, informando al rabino Eleazar, interpretó las palabras de Éxodo 32: 5, "Y cuando Aarón lo vio, construyó un altar delante de él", lo que significa que Aarón vio (a su sobrino) Hur muerto ante él y pensó que si no obedecía a la gente, también lo matarían. (Éxodo 24:14 menciona que Moisés nombró a Hur para que compartiera el liderazgo del pueblo con Aarón, pero después de que Moisés descendió del monte Sinaí, el nombre de Hur no vuelve a aparecer). Aarón pensó que el pueblo cumpliría las palabras de Lamentaciones 2: 20, "¿Serán muertos el sacerdote y el profeta en el santuario de Dios?" y la gente nunca encontraría el perdón. Aarón pensó que era mejor dejar que la gente adorara al becerro de oro, por el cual aún podrían encontrar perdón mediante el arrepentimiento. Y así, el rabino Tanḥum bar Hanilai concluyó que fue en referencia a la toma de decisiones de Aarón en este incidente que se puede leer el Salmo 10: 3 en el sentido de: "El que alaba al que se compromete, blasfema contra Dios" [163].




Los Sabios dijeron que Aarón realmente tenía la intención de retrasar al pueblo hasta que Moisés descendiera, pero cuando Moisés vio a Aarón golpeando al becerro de oro con un martillo, pensó que Aarón estaba participando en el pecado y se enfureció con él. Entonces Dios le dijo a Moisés que Dios sabía que las intenciones de Aarón eran buenas. El Midrash lo comparó con un príncipe que se volvió mentalmente inestable y comenzó a cavar para socavar la casa de su padre. Su tutor le dijo que no se cansara sino que lo dejara cavar. Cuando el rey lo vio, dijo que sabía que las intenciones del tutor eran buenas y declaró que el tutor gobernaría el palacio. De manera similar, cuando los israelitas le dijeron a Aarón en Éxodo 32: 1, "Haznos un dios", Aarón respondió en Éxodo 32: 1, "Rompe los anillos de oro que están en los oídos de tus esposas, de tus hijos y de tus hijos. hijas, y tráemelas ". Y Aarón les dijo que, como era sacerdote, debían dejar que lo hiciera y sacrificara, todo con la intención de retrasarlos hasta que Moisés bajara. Entonces Dios le dijo a Aarón que Dios conocía la intención de Aarón, y que solo Aarón tendría soberanía sobre los sacrificios que traerían los israelitas. Por eso, en Éxodo 28: 1, Dios le dijo a Moisés: "Y trae de entre los hijos de Israel a tu hermano Aarón, ya sus hijos con él, para que me sirvan en el oficio del sacerdote". El Midrash dijo que Dios le dijo esto a Moisés varios meses después en el Tabernáculo mismo cuando Moisés estaba a punto de consagrar a Aarón para su oficio. El rabino Levi lo comparó con el amigo de un rey que era miembro del gabinete imperial y juez. Cuando el rey estaba a punto de nombrar un gobernador de palacio, le dijo a su amigo que tenía la intención de nombrar al hermano del amigo. Así que Dios nombró a Moisés superintendente del palacio, como Números 7: 7 informa: "Mi siervo Moisés es ... en toda mi casa se ha confiado", y Dios hizo a Moisés un juez, como informa Éxodo 18:13, "Moisés se sentó a juzgar al pueblo ". Y cuando Dios estaba a punto de nombrar un Sumo Sacerdote, Dios notificó a Moisés que sería su hermano Aarón. [164]




Un Midrash señaló que en el incidente del becerro de oro, en Éxodo 32: 2, Aarón les dijo: "Rompan los anillos de oro que están en los oídos de tus esposas", pero las mujeres se negaron a participar, como Éxodo 32: 3. indica cuando dice: "Y todo el pueblo se rompió los anillos de oro que tenían en las orejas". De manera similar, el Midrash notó que Números 14:36 ​​dice que en el incidente de los espías, "los hombres ... cuando regresaron, hicieron que toda la congregación murmurara contra él". El Midrash explicó que por eso el informe de Números 27: 1–11 sobre las hijas de Zelofehad sigue inmediatamente después del informe de Números 26:65 sobre la muerte de la generación del desierto. El Midrash señaló que Números 26:65 dice, "no quedó un hombre de ellos, excepto Caleb hijo de Jefone", porque los hombres no habían querido entrar en la Tierra. Pero el Midrash enseñó que Números 27: 1 dice, "luego se acercó a las hijas de Zelofehad", para mostrar que las mujeres todavía buscaban una herencia en la Tierra. El Midrash enseñó que en esa generación, las mujeres levantaron cercas que los hombres derribaron. [165]




El Pirke De-Rabbi Eliezer expuso sobre el intercambio entre Dios y Moisés en Éxodo 32: 7-14 después del pecado del Becerro de Oro. El Pirke De-Rabbi Eliezer dijo que después del incidente del Becerro de Oro, Dios le dijo a Moisés que los israelitas habían olvidado el poder de Dios y habían hecho un ídolo. Moisés respondió a Dios que mientras los israelitas aún no habían pecado, Dios los había llamado "Mi pueblo", como en Éxodo 7: 4, Dios había dicho: "Y traeré mis ejércitos, mi pueblo". Pero Moisés notó que una vez que los israelitas habían pecado, Dios le dijo a Moisés (en Éxodo 32: 7): "Ve, bájate, porque tu pueblo se ha corrompido". Moisés le dijo a Dios que los israelitas eran en verdad el pueblo de Dios y la herencia de Dios, como Deuteronomio 9:29 informa que Moisés dijo: "Sin embargo, son tu pueblo y tu herencia". [166]




La adoración del becerro de oro (pintura hacia 1633-1634 de Nicolas Poussin)

¿Cambió la oración de Moisés en Éxodo 32: 11–14 el duro decreto de Dios? Sobre este tema, el rabino Abbahu interpretó las últimas palabras de David, como se informa en 2 Samuel 23: 2-3, donde David informó que Dios le dijo: "El gobernante sobre el hombre será el justo, el que gobierna por el temor de Dios". El rabino Abbahu leyó 2 Samuel 23: 2–3 para enseñar que Dios gobierna a la humanidad, pero los justos gobiernan a Dios, porque Dios hace un decreto, y los justos pueden, mediante su oración, anularlo. [167]




Rava empleó Números 30: 3 para interpretar Éxodo 32:11, que dice: "Y Moisés rogó (va-yechal) al Señor su Dios" en relación con el incidente del Becerro de Oro. Rava señaló que Éxodo 32:11 usa el término "rogar" (va-yechal), mientras que Números 30: 3 usa el término similar "romper" (yachel) en relación con los votos. Al transferir el uso de Números 30: 3 a Éxodo 32:11, Rava razonó que Éxodo 32:11 significaba que Moisés estaba en oración ante Dios hasta que Moisés anuló por Dios el voto de Dios de destruir a Israel, porque un maestro había enseñado que mientras las personas no pueden romper sus votos, otros pueden anular sus votos por ellos. [168] De manera similar, el rabino Berekiah enseñó en nombre del rabino Helbo en el nombre del rabino Isaac que Moisés absolvió a Dios del voto de Dios. Cuando los israelitas hicieron el becerro de oro, Moisés comenzó a persuadir a Dios de que los perdonara, pero Dios le explicó a Moisés que Dios ya había hecho un juramento en Éxodo 22:19 de que "el que ofrezca sacrificios a los dioses ... será completamente destruido, "y Dios no pudo retractarse de un juramento. Moisés respondió preguntando si Dios no le había otorgado a Moisés el poder de anular los juramentos en Números 30: 3 al decir: "Cuando un hombre hace un voto al Señor, o jura un juramento para atar su alma con un vínculo, no romperá su palabra ", lo que implica que si bien él mismo no podía romper su palabra, un erudito podía absolver su voto. Entonces Moisés se envolvió en su manto y adoptó la postura de un sabio, y Dios se paró ante Moisés como quien pide la anulación de un voto [169].







El becerro de oro (ilustración de la Biblia Holman de 1890)

La Guemará dedujo del ejemplo de Moisés en Éxodo 32:11. que uno debe buscar un estado de ánimo de intercesión antes de orar. Rav Huna y Rav Hisda estaban discutiendo cuánto tiempo esperar entre recitaciones de la oración de Amidá si uno se equivocaba en la primera recitación y necesitaba repetir la oración. Uno dijo: el tiempo suficiente para que la persona que ora caiga en un estado de ánimo suplicante, citando las palabras "Y le supliqué al Señor" en Deuteronomio 3:23. El otro dijo: el tiempo suficiente para caer en un estado de ánimo de intercesión, citando las palabras "Y Moisés intercedió" en Éxodo 32:11. [170]




Un Midrash comparó a Noé con Moisés y encontró a Moisés superior. Aunque Noé era digno de ser liberado de la generación del Diluvio, solo se salvó a sí mismo y a su familia, y no tenía fuerzas suficientes para salvar a su generación. Sin embargo, Moisés se salvó tanto a sí mismo como a su generación cuando fueron condenados a la destrucción después del pecado del Becerro de Oro, como informa Éxodo 32:14: "Y el Señor se arrepintió del mal que dijo que haría a su pueblo". El Midrash comparó los casos con dos barcos en peligro en alta mar, a bordo de los cuales había dos pilotos. Uno se salvó a sí mismo pero no a su barco, y el otro se salvó tanto a sí mismo como a su barco. [171]







Moisés descendió del monte con las dos tablas del testimonio en sus manos. (Ilustración de 1984 de Jim Padgett, cortesía de Distant Shores Media / Sweet Publishing)

Al interpretar Éxodo 32:15 en las "tablas que estaban escritas en ambos lados", Rav Jisda dijo que la escritura de las Tablas se cortó completamente a través de las Tablas, de modo que se pudiera leer por ambos lados. Así, las letras mem y samekh, que forman cada una un polígono completo, dejaron algunas de las Tablas de piedra en medio de esas letras en el aire, donde se mantuvieron estables solo por un milagro. [172]




El rabino Samuel bar Nahman dijo que cuando los israelitas exclamaron: "Este es tu Dios, oh Israel" en Éxodo 32: 4, Moisés estaba descendiendo del monte Sinaí. Josué le dijo a Moisés (en Éxodo 32:17): "Hay ruido de guerra en el campamento". Pero Moisés replicó (en Éxodo 32:18): "No es la voz de los que claman por el dominio, ni es la voz de los que claman por ser vencidos, sino el ruido de los que cantan yo oigo". El rabino Samuel bar Nahman interpretó las palabras, "pero el ruido de los que cantan oigo yo", en el sentido de que Moisés escuchó el ruido del reproche y la blasfemia. Los hombres de la Gran Asamblea notaron que Nehemías 9:18 informa: "Habían hecho un becerro de fundición y dijeron: 'Este es tu Dios que te sacó de Egipto'". Eso sería suficiente provocación, pero Nehemías 9: 18 continúa: "Y provocó grandes provocaciones". Los hombres de la Gran Asamblea concluyeron así que Nehemías 9:18 demuestra que además de hacer el Becerro de Oro, en esa ocasión los israelitas también profirieron reproches y blasfemias [173].







La idolatría del becerro de oro (xilografía de Julius Schnorr von Carolsfeld de Die Bibel en Bildern de 1860)

Un Midrash explicó por qué Moisés rompió las Tablas de piedra. Cuando los israelitas cometieron el pecado del Becerro de Oro, Dios se sentó en juicio para condenarlos, como dice Deuteronomio 9:14, "Déjame que los destruya", pero Dios aún no los había condenado. Entonces Moisés tomó las Tablas de Dios para apaciguar la ira de Dios. El Midrash comparó el acto de Moisés con el del intermediario matrimonial de un rey. El rey envió al intermediario para asegurar una esposa para el rey, pero mientras el intermediario estaba en el camino, la mujer se corrompió con otro hombre. El corredor (que era completamente inocente) tomó el documento de matrimonio que el rey le había dado al corredor para sellar el matrimonio y lo rompió, razonando que sería mejor que la mujer fuera juzgada como mujer soltera que como esposa [174]. ]







Moisés rompiendo las tablas de la ley (ilustración de Gustave Doré)

El rabino Eleazar enseñó que se puede aprender de las palabras de Éxodo 32:16, "grabadas en las tablas", que si las dos primeras tablas no se hubieran roto, la Torá habría permanecido tallada para siempre y la Torá nunca se habría olvidado. En Israel. Rav Aha bar Jacob dijo que ninguna nación o lengua habría tenido poder sobre Israel, ya que se puede leer la palabra "tallado" (חָרוּת, charut) en Éxodo 32:16 como "libertad" (חֵרוּת, cheirut). (Por lo tanto, por el bien de las dos Tablas originales, Israel habría permanecido libre para siempre). [160]




A Baraita enseñó que cuando Moisés rompió las Tablas en Éxodo 32:19, fue una de las tres acciones que tomó Moisés basándose en su propio entendimiento con el que Dios estuvo de acuerdo. La Gemara explicó que Moisés razonó que si el cordero pascual, que era solo uno de los 613 mandamientos, estaba prohibido por Éxodo 12:43 a los extraterrestres, entonces ciertamente toda la Torá debería prohibirse a los israelitas, que habían actuado como apóstatas con el Becerro de oro. La Guemará dedujo la aprobación de Dios de la mención de Dios de que Moisés rompió las Tablas en Éxodo 34: 1. Resh Lakish interpretó que esto significaba que Dios le dio fuerza a Moisés porque rompió las Tablas. [175]




Un Midrash enseñó que en recompensa por el hecho de que Moisés se enojó y rompió el primer juego de Tablas en Éxodo 32:19, Dios impuso a Moisés la tarea de tallar el segundo juego de dos Tablas en Deuteronomio 10: 1. [176]




Los rabinos enseñaron que Éxodo 32:19 y Deuteronomio 10: 1 confirman Eclesiastés 3: 5, "tiempo de arrojar piedras, y tiempo de juntar piedras". Los rabinos enseñaron que Eclesiastés 3: 5 se refiere a Moisés. Porque hubo un tiempo para que Moisés desechara las Tablas en Éxodo 32:19, y un tiempo para que él las restaurara a Israel en Deuteronomio 10: 1. [177]







Destrucción del becerro de oro (xilografía de Julius Schnorr von Carolsfeld del Die Bibel de 1860 en Bildern)

Al leer el informe de Éxodo 32:20 de que Moisés "tomó el becerro ... lo molió hasta convertirlo en polvo, lo roció en el agua e hizo que los hijos de Israel lo bebieran", los sabios interpretaron que Moisés tenía la intención de probar mucho a los israelitas. como el procedimiento de Números 5: 11-31 puso a prueba a una esposa acusada de adulterio (sotá). [178]




Los rabinos enseñaron que a través de la palabra "esto", Aarón se degradó, como se dice en Éxodo 32: 22-24, "Y Aarón dijo: '... Lo arrojé al fuego, y salió este becerro, '"y mediante la palabra" este ", Aarón también fue elevado, como se dice en Levítico 6:13," Esta es la ofrenda de Aarón y de sus hijos, que ofrecerán al Señor el día en que él sea ungido "para llegar a ser Sumo Sacerdote. [179]




Un Midrash notó que Israel pecó con fuego al hacer el becerro de oro, como dice Éxodo 32:24: "Y lo arrojé al fuego, y salió este becerro". Y luego vino Bezalel y curó la herida (y la construcción del Tabernáculo hizo expiación por los pecados del pueblo al hacer el Becerro de Oro). El Midrash lo comparó con las palabras de Isaías 54:16, "He aquí, yo he creado al herrero que sopla el fuego de las brasas". El Midrash enseñó que Bezalel era el herrero que Dios había creado para abordar el fuego. Y el Midrash lo comparó con el caso del discípulo de un médico que aplicó una tirita a una herida y la curó. Cuando la gente comenzó a elogiarlo, su maestro, el médico, dijo que debían alabar al médico, porque él enseñaba al discípulo. De manera similar, cuando todos dijeron que Bezalel había construido el Tabernáculo a través de su conocimiento y entendimiento, Dios dijo que fue Dios quien lo creó y le enseñó, como dice Isaías 54:16, "He aquí, yo he creado al herrero". Así dijo Moisés en Éxodo 35:30: "Mira, el Señor ha llamado por nombre Bezalel". [180]




Rav Nahman bar Isaac derivó de las palabras "si no, te ruego que me borres de tu libro que has escrito" en Éxodo 32:32 que tres libros se abren en el cielo en Rosh Hashaná. Rav Kruspedai dijo en nombre del rabino Joḥanan que en Rosh Hashaná se abren tres libros en el cielo: uno para los completamente malvados, otro para los completamente justos y otro para los que están en el medio. Los completamente justos son inmediatamente inscritos definitivamente en n el libro de la vida. Los completamente malvados son inmediatamente inscritos definitivamente en el libro de la muerte. Y el destino de los intermedios está suspendido desde Rosh Hashaná hasta Yom Kippur. Si lo merecen bien, entonces están inscritos en el libro de la vida; si no lo merecen bien, están inscritos en el libro de la muerte. Rabí Abin dijo que el Salmo 69:29 nos dice esto cuando dice: "Que sean borrados del libro de los vivos, y no se escriban con los justos". "Que sean borrados del libro" se refiere al libro de los impíos. "De los vivos" se refiere al libro de los justos. "Y no se escriba con los justos" se refiere al libro de los intermedios. Rav Nahman bar Isaac derivó esto de Éxodo 32:32, donde Moisés le dijo a Dios, "si no, te ruego que me borres de tu libro que has escrito". "Límpiame, te lo ruego" se refiere al libro de los impíos. "De tu libro" se refiere al libro de los justos. "Lo que has escrito" se refiere al libro de los intermedios. A Baraita enseñó que la Casa de Shammai dijo que habrá tres grupos en el Día del Juicio: uno de los completamente justos, uno de los completamente malvados y uno de los intermedios. Los completamente justos serán inmediatamente inscritos definitivamente como con derecho a la vida eterna; los completamente inicuos serán inmediatamente inscritos definitivamente como condenados a Gehinnom, como dice Daniel 12: 2, "Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra se despertarán, unos para vida eterna y otros para oprobio y abominación eterna". Los que están en el medio bajarán a Gehinnom y gritarán y se levantarán de nuevo, como dice Zacarías 13: 9: "Y haré pasar la tercera parte por el fuego, y los refinaré como se refina la plata, y los probaré como se refina el oro. . Invocarán mi nombre y yo les responderé ". De ellos, Ana dijo en 1 Samuel 2: 6: "El Señor mata y da vida, hace descender al sepulcro y hace subir". Al leer la descripción de Dios en Éxodo 34: 6 como "abundante en bondad", la Casa de Hilel enseñó que Dios inclina la balanza hacia la gracia (para que los que están en el medio no tengan que descender a Gehinnom), y de ellos David dijo en Salmo 116: 1–3, "Amo que el Señor oiga mi voz y mi súplica ... Me rodearon las cuerdas de la muerte, y los estrechos del inframundo se apoderaron de mí", y en su nombre David compuso la conclusión del Salmo 116: 6, "Me humillé y Él me salvó" [181].







Una tierra que fluye leche y miel (ilustración de Tesoros de la Biblia de 1894 de Henry Davenport Northrop)

Éxodo capítulo 33

Leyendo Éxodo 24: 3, el rabino Simlai enseñó que cuando los israelitas dieron prioridad a "haremos" y después "escucharemos", vinieron 600.000 ángeles ministradores y colocaron dos coronas sobre cada hombre israelita, una como recompensa por "haremos". "y el otro como recompensa por" escucharemos ". Pero tan pronto como los israelitas cometieron el pecado del Becerro de Oro, 1,2 millones de ángeles destructores descendieron y quitaron las coronas, como se dice en Éxodo 33: 6, "Y los hijos de Israel se despojaron de sus atavíos desde el monte Horeb". [182]




La Guemará informó sobre una serie de informes de los rabinos sobre cómo la Tierra de Israel realmente fluía con "leche y miel", como se describe en Éxodo 3: 8 y 17, 13: 5 y 33: 3, Levítico 20:24, Números 13:27 y 14: 8, y Deuteronomio 6: 3, 11: 9, 26: 9 y 15, 27: 3 y 31:20. Una vez, cuando Rami bar Ezekiel visitó Bnei Brak, vio cabras pastando debajo de las higueras mientras la miel brotaba de los higos, y la leche goteaba de las cabras mezclándose con la miel de higos, lo que le hizo comentar que de hecho era una tierra que fluía leche y cariño. El rabino Jacob ben Dostai dijo que hay unas tres millas de Lod a Ono, y una vez se levantó temprano en la mañana y vadeó todo el camino hasta los tobillos en miel de higo. Resh Lakish dijo que vio el flujo de la leche y la miel de Séforis extenderse sobre un área de dieciséis millas por dieciséis millas. Rabbah bar Bar Hana dijo que vio el flujo de leche y miel en toda la Tierra de Israel y que el área total era igual a un área de veintidós parasangs por seis parasangs. [183]







Moisés y Josué llevando la ley (ilustración de la Biblia Holman de 1890)

Rav Judah enseñó en el nombre de Rav que cuando Moisés estaba muriendo, Josué le citó a Moisés el informe de Éxodo 33:11 acerca de cómo Josué estuvo al lado de Moisés todo el tiempo. Rav Judah informó en nombre de Rav que cuando Moisés estaba muriendo, invitó a Josué a preguntarle sobre cualquier duda que Josué pudiera tener. Josué respondió preguntándole a Moisés si Josué alguna vez había dejado a Moisés por una hora y se había ido a otra parte. Josué preguntó a Moisés si Moisés no había escrito en Éxodo 33:11: "El Señor hablaba con Moisés cara a cara, como un hombre habla con otro ... Pero su siervo Josué, hijo de Nun, no salió del tabernáculo. " Las palabras de Josué hirieron a Moisés, e inmediatamente la fuerza de Moisés disminuyó, y Josué se olvidó de 300 leyes y 700 dudas sobre las leyes surgieron en la mente de Josué. Entonces los israelitas se levantaron para matar a Yehoshua




oshua (a menos que pudiera resolver estas dudas). Entonces Dios le dijo a Josué que no era posible decirle las respuestas (porque, como dice Deuteronomio 30: 11-12, la Torá no está en el Cielo). En cambio, Dios ordenó a Josué que ocupara la atención de los israelitas en la guerra, como informa Josué 1: 1–2. [184]




El rabino Samuel bar Naḥmani enseñó en nombre del rabino Jonatán que el informe de Éxodo 33:11 ayudó a iluminar las palabras de Josué 1: 8 como una bendición. Ben Damah, el hijo de la hermana de Rabí Ismael, le preguntó una vez a Rabí Ismael si alguien que hubiera estudiado toda la Torá podría aprender la sabiduría griega. Rabí Ismael respondió leyendo a Ben Damah Josué 1: 8: "Este libro de la ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche". Y luego el rabino Ismael le dijo a Ben Damah que buscara un momento que no fuera ni de día ni de noche y aprendiera sabiduría griega. Sin embargo, el rabino Samuel bar Naḥmani enseñó en nombre del rabino Jonatán que Josué 1: 8 no es ni deber ni mandamiento, sino una bendición. Porque Dios vio que las palabras de la Torá eran muy preciosas para Josué, como dice Éxodo 33:11, "El Señor hablaba con Moisés cara a cara, como un hombre habla con otro. Y luego él regresaba al campamento. el ministro Josué, hijo de Nun, un joven, no salió de la tienda ". Entonces Dios le dijo a Josué que, dado que las palabras de la Torá eran tan preciosas para él, Dios le aseguró a Josué (en las palabras de Josué 1: 8) que "este libro de la ley no se apartará de tu boca". A Baraita se le enseñó en la escuela del rabino Ismael, sin embargo, que uno no debe considerar las palabras de la Torá como una deuda que uno debe desear saldar, porque uno no tiene la libertad de desistir de ellas. [185]




Un Midrash enseñó que Proverbios 27:18, "Y el que espera a su señor será honrado", alude a Josué, porque Josué ministró a Moisés día y noche, como se informa en Éxodo 33:11, que dice: "Josué no se fue fuera de la Tienda ", y Números 11:28, que dice:" Josué ... dijo: 'Mi señor Moisés, enciérralos' ". Por consiguiente, Dios honró a Josué al decir de Josué en Números 27:21:" Él se presentará ante el sacerdote Eleazar, el cual consultará por él por el juicio del Urim ". Y debido a que Josué sirvió a su amo Moisés, Josué alcanzó el privilegio de recibir el Espíritu Santo, como Josué 1: 1 informa: "Y sucedió que después de la muerte de Moisés ... que el Señor le habló a Josué, el ministro de Moisés. . " El Midrash enseñó que no era necesario que Josué 1: 1 declarara "el ministro de Moisés", por lo que el propósito de la declaración "el ministro de Moisés" era explicar que a Josué se le concedió el privilegio de la profecía porque él era el ministro de Moisés. [186]







La zarza ardiente (ilustración de una tarjeta bíblica publicada en 1900 por la Providence Lithograph Company)

Rav Najman enseñó que el ángel del que Dios habló en Éxodo 23:20 era Metatrón (מטטרון). Rav Nahman advirtió que alguien que sea tan hábil en refutar a los herejes como Rav Idit debería hacerlo, pero otros no. Una vez un hereje le preguntó a Rav Idit por qué Éxodo 24: 1 dice: "Y a Moisés le dijo: 'Sube al Señor'", cuando seguramente Dios debería haber dicho: "Sube a mí". Rav Idit respondió que fue el ángel Metatron quien dijo eso, y que el nombre de Metatron es similar al de su Maestro (y de hecho la gematria (valor numérico de las letras hebreas) de Metatron (מטטרון) es igual al de Shadai (שַׁדַּי ), El nombre de Dios en Génesis 17: 1 y en otros lugares) para Éxodo 23:21 dice, "porque mi nombre está en él". Pero si es así, replicó el hereje, deberíamos adorar a Metatrón. Rav Idit respondió que Éxodo 23:21 también dice: "No seas rebelde contra él", con lo cual Dios quiso decir: "No me cambies por él" (como la palabra para "rebelde", (domador, תַּמֵּר) se deriva de la misma raíz que la palabra "intercambio"). El hereje preguntó entonces por qué Éxodo 23:21 dice: "No perdonará tu transgresión". Rav Idit respondió que de hecho Metatrón no tiene autoridad para perdonar pecados, y los israelitas no lo aceptarían ni siquiera como un mensajero, porque Éxodo 33:15 informa que Moisés le dijo a Dios: "Si Tu Presencia no va conmigo, no nos lleves desde aquí ". [187]




A Baraita enseñó en nombre del rabino Joshua ben Korhah que Dios le dijo a Moisés que cuando Dios quería ser visto junto a la zarza ardiente, Moisés no quería ver el rostro de Dios; Moisés escondió su rostro en Éxodo 3: 6, porque tenía miedo de mirar a Dios. Y luego, en Éxodo 33:18, cuando Moisés quería ver a Dios, Dios no quería ser visto; en Éxodo 33:20, Dios dijo: "No puedes ver Mi rostro". Pero el rabino Samuel bar Naḥmani dijo en nombre del rabino Jonathan que, en compensación por los tres actos piadosos que hizo Moisés en la zarza ardiente, tuvo el privilegio de obtener tres recompensas. En recompensa por ocultar su rostro en Éxodo 3: 6, su rostro brilló en Éxodo 34:29. En recompensa por su temor de Dios en Éxodo 3: 6, los israelitas tuvieron miedo de acercarse a él en Éxodo 34:30. En recompensa por su reticencia a "mirar a Dios", contempló la semejanza de Dios en Números 12: 8. [188]




El Pirke De-Rabbi Eliezer contó lo que sucedió en Éxodo 33: 18–34: 6 después er Moisés pidió contemplar la presencia de Dios en Éxodo 33:18. Moisés predijo que contemplaría la gloria de Dios y haría expiación por las iniquidades de los israelitas en Yom Kippur. Ese día, Moisés le pidió a Dios (en las palabras de Éxodo 33:18) "Muéstrame, te ruego, Tu gloria". Dios le dijo a Moisés que Moisés no podía ver la gloria de Dios para que no muriera, como dice Éxodo 33:20 que Dios dijo, "los hombres no me verán y vivirán", pero por el juramento de Dios a Moisés, Dios acordó hacer lo que Preguntó Moisés. Dios le ordenó a Moisés que se parara a la entrada de una cueva, y Dios haría que todos los ángeles de Dios pasaran delante de Moisés. Dios le dijo a Moisés que se mantuviera firme y no temiera, como informa Éxodo 33:19, "Y Él dijo: Haré pasar toda Mi bondad delante de ti". Dios le dijo a Moisés que cuando escuchara el Nombre que Dios le había hablado, entonces Moisés sabría que Dios estaba antes que él, como informa Éxodo 33:19. Los ángeles ministrantes se quejaron de que servían ante Dios día y noche, y no podían ver la gloria de Dios, pero este hombre, Moisés, nacido de mujer, deseaba ver la gloria de Dios. Los ángeles se levantaron llenos de ira y excitación para matar a Moisés, y él estuvo a punto de morir. Dios intervino en una nube para proteger a Moisés, como informa Éxodo 34: 5, "Y Jehová descendió en la nube". Dios protegió a Moisés con el hueco de la mano de Dios para que no muriera, como informa Éxodo 33:22, "Y sucederá, mientras pasa Mi Gloria, que te pondré en una hendidura de la peña, y Te cubriré con mi mano ". Cuando Dios pasó, Dios quitó el hueco de la mano de Dios de Moisés, y vio las huellas de la Shejiná, como dice Éxodo 33:23, "Y quitaré mi mano, y verás mi espalda". Moisés comenzó a llorar a gran voz, y Moisés dijo las palabras de Éxodo 34: 6–7: "Oh Señor, oh Señor, Dios lleno de misericordia y misericordia...". Moisés le pidió a Dios que perdonara las iniquidades del pueblo en relación con el Becerro de Oro. Dios le dijo a Moisés que si le hubiera pedido a Dios que perdonara las iniquidades de todo Israel, incluso hasta el final de todas las generaciones, Dios lo habría hecho, ya que era el momento apropiado. Pero Moisés había pedido perdón con referencia al becerro de oro, por lo que Dios le dijo a Moisés que sería de acuerdo con sus palabras, como dice Números 14:20: "Y el Señor dijo: 'He perdonado según tu palabra'". [189]




El rabino José ben Halafta empleó Éxodo 33:21 para ayudar a explicar cómo se puede llamar a Dios "el Lugar". Al leer las palabras, "Y se posó sobre el lugar", en Génesis 28:11 que significan, "Y se encontró con la Presencia Divina (Shejiná)", Rav Huna preguntó en el nombre de Rabí Ammi por qué Génesis 28:11 asigna a Dios el nombre "el lugar." Rav Huna explicó que se debe a que Dios es el lugar del mundo (el mundo está contenido en Dios y no Dios en el mundo). El rabino José ben Halafta enseñó que no sabemos si Dios es el lugar del mundo de Dios o si el mundo de Dios es el lugar de Dios, pero de Éxodo 33:21, que dice: "He aquí, hay un lugar conmigo", se sigue que Dios es el lugar del mundo de Dios, pero el mundo de Dios no es el lugar de Dios. Rabí Isaac enseñó que leyendo Deuteronomio 33:27, "El Dios eterno es una morada", uno no puede saber si Dios es la morada del mundo de Dios o si el mundo de Dios es la morada de Dios. Pero leyendo el Salmo 90: 1, "Señor, tú has sido nuestra morada", se deduce que Dios es la morada del mundo de Dios, pero el mundo de Dios no es la morada de Dios. Y el rabino Abba ben Judan enseñó que Dios es como un guerrero montado en un caballo con la túnica del guerrero flotando a ambos lados del caballo. El caballo es subsidiario del jinete, pero el jinete no es subsidiario del caballo. Así Habacuc 3: 8 dice: "Cabalgas sobre tus caballos, sobre tus carros de la victoria". [190]







Las Tablas de los Diez Mandamientos (ilustración de una tarjeta bíblica publicada en 1907 por Providence Lithograph Company)




Moisés con las dos nuevas tablas de piedra (ilustración de las Imágenes bíblicas de 1897 y lo que nos enseñan por Charles Foster)

Éxodo capítulo 34

Rabban Joḥanan ben Zakkai explicó por qué Dios talló las dos primeras Tablas, pero le indicó a Moisés que tallara las dos segundas en Éxodo 34: 1. Rabban Joḥanan ben Zakkai lo comparó con el caso de un rey que tomó esposa y pagó el papel del contrato matrimonial, el escriba y el vestido de novia. Pero cuando la vio retozar con uno de sus sirvientes, se enojó con ella y la despidió. Su agente acudió al rey y argumentó que se había criado entre sirvientes y, por tanto, estaba familiarizada con ellos. El rey le dijo al agente que si deseaba que el rey se reconciliara con ella, el agente debería pagar el papel y el escriba por un nuevo contrato de boda y el rey lo firmaría. De manera similar, cuando Moisés habló con Dios después de que los israelitas cometieron el pecado del becerro de oro, Moisés argumentó que Dios sabía que Dios había sacado a los israelitas de Egipto, una casa de idolatría. Dios respondió que si Moisés deseaba que Dios se reconciliara con los israelitas, entonces Moisés tendría que traer las Tablas a su casa.

por cuenta propia, y Dios añadiría la firma de Dios, como dice Dios en Éxodo 34: 1: "Y escribiré en las tablas" [191].




En Deuteronomio 18:15, Moisés predijo que "Un profeta te levantará el Señor tu Dios ... como yo", y el rabino Joḥanan enseñó que los profetas tendrían que ser, como Moisés, fuertes, ricos, sabios y manso. Fuerte, porque Éxodo 40:19 dice de Moisés, "extendió la tienda sobre el tabernáculo", y un Maestro enseñó que Moisés mismo la extendió, y Éxodo 26:16 informa: "Diez codos será la longitud de una tabla". De manera similar, la fuerza de Moisés se puede derivar de Deuteronomio 9:17, en el que Moisés informa: "Y tomé las dos tablas, las eché de mis dos manos y las partí", y se enseñó que las tablas eran seis palmos de largo, seis de ancho y tres de grosor. Rico, como Éxodo 34: 1 informa la instrucción de Dios a Moisés, "Esculpe dos tablas de piedra", y los rabinos interpretaron el versículo para enseñar que las astillas pertenecerían a Moisés. Sabio, porque tanto Rav como Samuel dijeron que se crearon 50 puertas del entendimiento en el mundo, y todas menos una fueron entregadas a Moisés, porque el Salmo 8: 6 dice de Moisés: "Lo has hecho un poco menor que Dios". Manso, porque Números 12: 3 informa, "Ahora bien, el hombre Moisés era muy manso". [192]




El Sifre enseñó que Éxodo 34: 6 muestra Atributos de Dios que la gente debería emular. Deuteronomio 11:22 ordena a las personas "amar al Señor tu Dios y andar en todos sus caminos". El Sifre enseñó que andar en los caminos de Dios significa ser, en las palabras de Éxodo 34: 6, "misericordioso y misericordioso" [193].




El Talmud de Jerusalén vio el atributo del perdón de Dios en Éxodo 34: 6. El Talmud de Jerusalén enseñó que si, en el Día del Juicio, la mayor parte del registro de uno consiste en hechos honorables, uno heredará el Jardín del Edén, pero si la mayor parte consiste en transgresiones, heredará el Gehena. Si el registro está equilibrado, el rabino Yosé ben Ḥaninah leyó Números 14:18 no para decir "perdona los pecados", sino más bien "perdona [un] pecado". Es decir, Dios rompe un documento que registra un pecado, de modo que las obras honorables de uno superen los pecados y uno pueda heredar el Jardín del Edén. Al leer el Salmo 62:13, "Tuyo, oh Señor, es el amor inquebrantable. Porque tú pagas a una persona según su obra", el rabino Eleazar argumentó que el Salmo 62:13 no dice "su obra", sino "como su obra," "enseñando que si una persona carece de buenas obras, Dios le dará a la persona una de las suyas, para que los méritos de la persona superen los pecados de la persona. El Talmud de Jerusalén señaló que esto es consistente con la lectura de Rabí Eleazar de las palabras "abundando en misericordia" en Éxodo 34: 6. El rabino Eleazar leyó Éxodo 34: 6 para enseñar que Dios inclina la balanza a favor de la misericordia para que una persona pueda heredar el Jardín del Edén [194].




El Talmud de Babilonia reconcilió las aparentes inconsistencias en los atributos de Dios en Éxodo 34: 6–7. Rav Huna contrastó la descripción de Dios en dos partes del Salmo 145: 17. Rav Huna preguntó cómo, en las palabras del Salmo 145: 17, Dios podía ser simultáneamente "justo en todos sus caminos" y "misericordioso en todas sus obras". ¿Cómo puede Dios ser simultáneamente justo y misericordioso? Al principio, Dios es justo y, al final, misericordioso (cuando Dios ve que el mundo no puede soportar la justicia estricta). De manera similar, el rabino Eleazar contrastó dos Atributos reportados en Salmo 62:13. El rabino Eleazar preguntó cómo podía ser simultáneamente cierto que, en las palabras del Salmo 62:13, "a ti, oh Señor, pertenece la misericordia", y "porque pagas a cada uno según su obra". Al principio, Dios "paga a cada uno según su obra", pero al final, "a ti, oh Señor, es la misericordia". De manera similar, Ilfi (u otros dicen que Ilfa) contrastó dos atributos. Éxodo 34: 6 informa que Dios es "abundante en bondad", y luego Éxodo 34: 6 dice "y en verdad". Ilfi preguntó cómo ambas cosas podían ser ciertas. Al principio, Dios exhibe "verdad" y al final, "abundante ... bondad". Rabí Joḥanan dijo que si no estuviera escrito en Éxodo 34: 6–7, sería imposible decir que tal cosa sucedió. Pero Éxodo 34: 6–7 enseña que Dios puso un manto de oración alrededor del yo de Dios como el líder de las oraciones congregacionales y le mostró a Moisés el orden de la oración. Dios le dijo a Moisés que cada vez que Israel peca, debe recitar el pasaje de Éxodo 34: 6–7 que contiene los 13 atributos de Dios, y Dios los perdonará. La Guemará interpretó las palabras "El Señor, el Señor" en Éxodo 34: 6 para enseñar que Dios es el Eterno (que muestra misericordia) antes de que los humanos pequen y lo mismo después de que pecan y se arrepienten. Rav Judah interpretó las palabras "un Dios misericordioso y misericordioso" en Éxodo 34: 6 para enseñar que con los 13 Atributos, Dios hizo un pacto de que los judíos no serán rechazados con las manos vacías cuando reciten los Atributos, porque poco después, en Éxodo 34:10, Dios dice: "He aquí, hago un pacto" [195].




A Baraita informó que el rabino Elazar dijo que no se puede leer "absolver" en Éxodo 34: 7 para aplicar a todas las transgresiones, ya que "no absolverá" también se declara en Éxodo 34: 7.

por cuenta propia, y Dios añadiría la firma de Dios, como dice Dios en Éxodo 34: 1: "Y escribiré en las tablas" [191].




En Deuteronomio 18:15, Moisés predijo que "Un profeta te levantará el Señor tu Dios ... como yo", y el rabino Joḥanan enseñó que los profetas tendrían que ser, como Moisés, fuertes, ricos, sabios y manso. Fuerte, porque Éxodo 40:19 dice de Moisés, "extendió la tienda sobre el tabernáculo", y un Maestro enseñó que Moisés mismo la extendió, y Éxodo 26:16 informa: "Diez codos será la longitud de una tabla". De manera similar, la fuerza de Moisés se puede derivar de Deuteronomio 9:17, en el que Moisés informa: "Y tomé las dos tablas, las eché de mis dos manos y las partí", y se enseñó que las tablas eran seis palmos de largo, seis de ancho y tres de grosor. Rico, como Éxodo 34: 1 informa la instrucción de Dios a Moisés, "Esculpe dos tablas de piedra", y los rabinos interpretaron el versículo para enseñar que las astillas pertenecerían a Moisés. Sabio, porque tanto Rav como Samuel dijeron que se crearon 50 puertas del entendimiento en el mundo, y todas menos una fueron entregadas a Moisés, porque el Salmo 8: 6 dice de Moisés: "Lo has hecho un poco menor que Dios". Manso, porque Números 12: 3 informa, "Ahora bien, el hombre Moisés era muy manso". [192]




El Sifre enseñó que Éxodo 34: 6 muestra Atributos de Dios que la gente debería emular. Deuteronomio 11:22 ordena a las personas "amar al Señor tu Dios y andar en todos sus caminos". El Sifre enseñó que andar en los caminos de Dios significa ser, en las palabras de Éxodo 34: 6, "misericordioso y misericordioso" [193].




El Talmud de Jerusalén vio el atributo del perdón de Dios en Éxodo 34: 6. El Talmud de Jerusalén enseñó que si, en el Día del Juicio, la mayor parte del registro de uno consiste en hechos honorables, uno heredará el Jardín del Edén, pero si la mayor parte consiste en transgresiones, heredará el Gehena. Si el registro está equilibrado, el rabino Yosé ben Ḥaninah leyó Números 14:18 no para decir "perdona los pecados", sino más bien "perdona [un] pecado". Es decir, Dios rompe un documento que registra un pecado, de modo que las obras honorables de uno superen los pecados y uno pueda heredar el Jardín del Edén. Al leer el Salmo 62:13, "Tuyo, oh Señor, es el amor inquebrantable. Porque tú pagas a una persona según su obra", el rabino Eleazar argumentó que el Salmo 62:13 no dice "su obra", sino "como su obra," "enseñando que si una persona carece de buenas obras, Dios le dará a la persona una de las suyas, para que los méritos de la persona superen los pecados de la persona. El Talmud de Jerusalén señaló que esto es consistente con la lectura de Rabí Eleazar de las palabras "abundando en misericordia" en Éxodo 34: 6. El rabino Eleazar leyó Éxodo 34: 6 para enseñar que Dios inclina la balanza a favor de la misericordia para que una persona pueda heredar el Jardín del Edén [194].




El Talmud de Babilonia reconcilió las aparentes inconsistencias en los atributos de Dios en Éxodo 34: 6–7. Rav Huna contrastó la descripción de Dios en dos partes del Salmo 145: 17. Rav Huna preguntó cómo, en las palabras del Salmo 145: 17, Dios podía ser simultáneamente "justo en todos sus caminos" y "misericordioso en todas sus obras". ¿Cómo puede Dios ser simultáneamente justo y misericordioso? Al principio, Dios es justo y, al final, misericordioso (cuando Dios ve que el mundo no puede soportar la justicia estricta). De manera similar, el rabino Eleazar contrastó dos Atributos reportados en Salmo 62:13. El rabino Eleazar preguntó cómo podía ser simultáneamente cierto que, en las palabras del Salmo 62:13, "a ti, oh Señor, pertenece la misericordia", y "porque pagas a cada uno según su obra". Al principio, Dios "paga a cada uno según su obra", pero al final, "a ti, oh Señor, es la misericordia". De manera similar, Ilfi (u otros dicen que Ilfa) contrastó dos atributos. Éxodo 34: 6 informa que Dios es "abundante en bondad", y luego Éxodo 34: 6 dice "y en verdad". Ilfi preguntó cómo ambas cosas podían ser ciertas. Al principio, Dios exhibe "verdad" y al final, "abundante ... bondad". Rabí Joḥanan dijo que si no estuviera escrito en Éxodo 34: 6–7, sería imposible decir que tal cosa sucedió. Pero Éxodo 34: 6–7 enseña que Dios puso un manto de oración alrededor del yo de Dios como el líder de las oraciones congregacionales y le mostró a Moisés el orden de la oración. Dios le dijo a Moisés que cada vez que Israel peca, debe recitar el pasaje de Éxodo 34: 6–7 que contiene los 13 atributos de Dios, y Dios los perdonará. La Guemará interpretó las palabras "El Señor, el Señor" en Éxodo 34: 6 para enseñar que Dios es el Eterno (que muestra misericordia) antes de que los humanos pequen y lo mismo después de que pecan y se arrepienten. Rav Judah interpretó las palabras "un Dios misericordioso y misericordioso" en Éxodo 34: 6 para enseñar que con los 13 Atributos, Dios hizo un pacto de que los judíos no serán rechazados con las manos vacías cuando reciten los Atributos, porque poco después, en Éxodo 34:10, Dios dice: "He aquí, hago un pacto" [195].




A Baraita informó que el rabino Elazar dijo que no se puede leer "absolver" en Éxodo 34: 7 para aplicar a todas las transgresiones, ya que "no absolverá" también se declara en Éxodo 34: 7.

El rabino Elazar resolvió la aparente contradicción al enseñar que Dios absuelve a los que se arrepienten y no absuelve a los que no se arrepienten. Por lo tanto, tanto el "arrepentimiento" como la "absolución" se mencionaron en el monte Sinaí. [196]




Al leer el atributo "longanimidad" (אֶרֶךְ אַפַּיִם, erekh appayim) en Éxodo 34: 6, el rabino Ḥaggai (o algunos dicen que el rabino Samuel bar Naḥmani) preguntó por qué dice אֶרֶךְ אַפַּיִם, erekh appayim, usando una forma plural (que significa "caras" o "rostros") en lugar de אֶרֶךְ אַף, erekh af, usando la forma singular. El rabino respondió que esto significa que Dios es paciente de dos maneras: Dios es paciente para con los justos, es decir, Dios retrasa el pago de su recompensa (hasta el Mundo Venidero); y Dios también es paciente para con los impíos, es decir, Dios no los castiga inmediatamente (esperando hasta el Mundo Venidero) [197].




El Pirke De-Rabbi Eliezer dijo que Dios le habló a la Torá las palabras de Génesis 1:26, "Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza". La Torá respondió que el hombre que Dios buscaba crear estaría limitado en días y lleno de ira, y entraría en el poder del pecado. A menos que Dios sea paciente con él, continuó la Torá, sería bueno que el hombre no viniera al mundo. Dios preguntó a la Torá si era en vano que se le llamara (haciendo eco a Éxodo 34: 6) "lento para la ira" y "abundante en amor" [198]. Entonces Dios se dispuso a hacer al hombre. [199]




Ampliando Éxodo 3:14, "Y Dios le dijo a Moisés ...", el rabino Abba bar Memel enseñó que, en respuesta a la solicitud de Moisés de conocer el nombre de Dios, Dios le dijo a Moisés que Dios es llamado según la obra de Dios, a veces las Escrituras. llama a Dios "Dios Todopoderoso", "Señor de los ejércitos", "Dios" o "Señor". Cuando Dios juzga a los seres creados, las Escrituras llaman a Dios "Dios", y cuando Dios hace la guerra contra los impíos, las Escrituras llaman a Dios "Señor de los ejércitos" (como en 1 Samuel 15: 2 e Isaías 12: 14-15). Cuando Dios suspende el juicio por los pecados de una persona, las Escrituras llaman a Dios "El Shadday" ("Dios Todopoderoso"), y cuando Dios es misericordioso con el mundo, las Escrituras llaman a Dios "Adonai" ("Señor"), porque "Adonai" se refiere a el Atributo de la Misericordia, como dice Éxodo 34: 6: "El Señor, el Señor (Adonai, Adonai), Dios, misericordioso y misericordioso". Por lo tanto, en Éxodo 3:14, Dios dijo "'Yo soy el que soy' en virtud de mis obras" [200].




En un Baraita, la Casa de Shammai enseñó que en el gran Día del Juicio al final de los días, las personas se dividirán en tres grupos: personas completamente justas, personas completamente malas y personas intermedias. La Casa de Hillel enseñó que el Dios a quien Éxodo 34: 6 describe como "abundante en bondad" inclinará la balanza a favor de la bondad, para que la gente mediana no tenga que pasar por el Gehena. [201]







Los dos informes de los espías (ilustración de una tarjeta bíblica publicada en 1907 por Providence Lithograph Company)

El rabino José interpretó las palabras "perdonando la iniquidad y la transgresión y el pecado; y eso de ninguna manera limpiará al culpable" en Éxodo 34: 7 para enseñar que una persona que peca una, dos o incluso tres veces es perdonada, pero quien peca cuatro veces no se perdona. El rabino José citó como apoyo Amós 2: 6, donde Dios dice, "por tres transgresiones de Israel", Dios no revertirá el perdón de Dios, y Job 33:29, que dice: "Dios hace estas cosas dos veces, sí tres veces, con un hombre ". [202]







Moisés y los Diez Mandamientos (acuarela alrededor de 1896-1902 de James Tissot)

A Baraita enseñó que cuando Moisés ascendió para recibir la Torá de Dios, Moisés encontró a Dios escribiendo "paciencia" entre las palabras con las que Éxodo 34: 8 describe a Dios. Moisés le preguntó a Dios si Dios se refería a la paciencia con los justos, a lo que Dios respondió que Dios es paciente incluso con los inicuos. Moisés exclamó que Dios podía permitir que los malvados perecieran, pero Dios le advirtió que Moisés llegaría a desear la paciencia de Dios por los malvados. Más tarde, cuando los israelitas pecaron por el incidente de los espías, Dios le recordó a Moisés que había sugerido que Dios fuera paciente solo con los justos, a lo que Moisés contó que Dios había prometido ser paciente incluso con los impíos. Y es por eso que Moisés en Números 14: 17-18 citó a Dios que Dios es "lento para la ira" [203].




El Seder Olam Rabbah enseñó que Moisés descendió del monte Sinaí el día 10 de Tishrei, Yom Kipur, y anunció que Dios había mostrado a los israelitas el placer de Dios, como dice Éxodo 34: 9: "Perdonarás nuestros crímenes y pecados y nos dejarás heredar , "y después de eso, todos los israelitas se presentaron en la asamblea que Moisés convocó en Éxodo 35: 1, y Moisés les ordenó que construyeran el Tabernáculo. [204]




El tratado Beitzah en la Mishná, Tosefta, el Talmud de Jerusalén y el Talmud de Babilonia interpretaron las leyes comunes a todas las fiestas en Éxodo 12: 3–27, 43–49; 13: 6-10; 23:16; 34: 18–23; Levítico 16; 23: 4-43; Números 9: 1–14; 28: 16-30: 1; y Deuteronomio 16: 1-17; 31: 10-13. [205]




El tratado Bekhorot en la Mishná, Tosefta y Talmud interpretó las leyes del primogénito en Éxodo 13: 1–2, 12–13; 22: 28-29; y 34: 19-20; y Numero

mbers 3:13 y 8:17. [206] En otra parte, la Mishná interpretó que Éxodo 34:20 permitía que se le diera dinero a cualquier sacerdote a cambio de la redención de un primogénito (כֹּהֵן, kohen); [207] que si una persona teje el pelo de un asno primogénito en un saco, el saco debe ser quemado; [208] que no redimieron con el primogénito de un burro un animal que pertenezca tanto a la categoría salvaje como a la doméstica (un koy); [209] y que se le prohibió obtener beneficios en cualquier cantidad de un asno primogénito no redimido. [210] Y en otros lugares, la Mishná enseñó que antes de que los israelitas construyeran el Tabernáculo, los primogénitos realizaban servicios de sacrificio, pero después de que los israelitas construían el Tabernáculo, los sacerdotes (כֹּהֲנִים, Kohanim) realizaban los servicios. [211]




Rabí Akiva interpretó Éxodo 34:21 para prohibir el arado antes del año sabático (Shmita) que obtendría beneficios en el año sabático y prohibir cosechar en el año posterior al año sabático los productos que crecieron en el año sabático. Sin embargo, el rabino Ishamel argumentó que Éxodo 34:21 se aplicaba al día de reposo y limitaba su prohibición a arar y cosechar no requeridos por el mandamiento en ninguna otra parte. [212]




El tratado Sukkah en la Mishnah, Tosefta, el Talmud de Jerusalén y el Talmud de Babilonia interpretaron las leyes de Sukkot en Éxodo 23:16; y 34:22; Levítico 23: 33–43; Números 29: 12–34; y Deuteronomio 16: 13-17; y 31: 10-13. [213]




El tratado Pesajim en la Mishná, Tosefta, el Talmud de Jerusalén y el Talmud de Babilonia interpretaron las leyes de la Pascua en Éxodo 12: 3–27, 43–49; 13: 6-10; 23:15; 34:25; Levítico 23: 4–8; Números 9: 1–14; 28: 16-25; y Deuteronomio 16: 1–8. [214]




La Mishná notó diferencias entre la primera Pascua en Éxodo 12: 3–27, 43–49; 13: 6-10; 23:15; 34:25; Levítico 23: 4–8; Números 9: 1–14; 28: 16-25; y Deuteronomio 16: 1–8. y la segunda Pascua en Números 9: 9-13. La Mishná enseñó que las prohibiciones de Éxodo 12:19 de que "siete días no se hallará levadura en vuestras casas" y de Éxodo 13: 7 de que "no se verá levadura en todo vuestro territorio" se aplicaron a la primera Pascua; mientras que en la segunda Pascua, uno podría tener pan con levadura y sin levadura en su casa. Y la Mishná enseñó que para la primera Pascua, se requería que uno recitara el Hallel (Salmos 113-118) cuando se comía el cordero de la Pascua; mientras que la segunda Pascua no requirió la recitación de Hallel cuando se comió el cordero de Pascua. Pero tanto la primera como la segunda Pascua requirieron la recitación del Hallel cuando se ofrecieron los corderos de la Pascua, y ambos corderos de la Pascua se comieron asados ​​con pan sin levadura y hierbas amargas. Y tanto la primera como la segunda Pascua prevalecieron sobre el sábado. [215]




La Mishná enseñó que enterraron carne que se había mezclado con leche en violación de Éxodo 23:19 y 34:26 y Deuteronomio 14:21. [216]




El rabino Simeon ben Yoḥai enseñó que debido a que la generación del Diluvio transgredió la Torá, Dios le dio a la humanidad después de que Moisés se quedó en la montaña durante 40 días y 40 noches (como se informa en Éxodo 24:18 y 34:28 y Deuteronomio 9: 9– 11, 18, 25 y 10:10), Dios anunció en Génesis 7: 4 que Dios "haría llover sobre la tierra 40 días y 40 noches" [217].




En la interpretación judía medieval

La parashá se analiza en estas fuentes judías medievales: [218]







Rashi

Éxodo capítulo 32

Rashi informó una interpretación del rabino Moses Ha'Darshan (el predicador) que, dado que los levitas se sometieron en expiación por los primogénitos que habían practicado la idolatría cuando adoraban al becerro de oro (en Éxodo 32), el Salmo 106: 28 llama a la adoración de ídolos "sacrificios a los muertos ", y en Números 12:12 Moisés llamó al afligido de la piel (צָּרַעַת, tzara'at)" como un muerto ", y Levítico 14: 8 requería que los afligidos de la piel se afeitaran, por lo tanto, Dios requirió que los levitas para afeitarse también. 



La primera página del Zohar compara Moisés con Noaj

El Zohar comparó a Moisés con Noé y encontró a Moisés superior. Porque cuando Dios le dijo a Moisés en Éxodo 32:10: "Ahora, pues, déjame, para que se encienda mi ira contra ellos y los consuma; y haré de ti una gran nación", Moisés preguntó inmediatamente si había posiblemente podría abandonar a Israel para su propio beneficio. Moisés protestó porque el mundo diría que él había matado a Israel e hizo con ellos lo que Noé hizo con su generación. 

Porque cuando Dios le ordenó a Noé que se salvara a sí mismo y a su familia del Diluvio, Noé no intercedió a favor de su generación, sino que los dejó perecer. Es por esta razón que la Escritura nombra las aguas del Diluvio en honor a Noé, como dice Isaías 54: 9, "Porque esto es para mí como las aguas de Noé". Así, Moisés buscó misericordia para su pueblo, y Dios ciertamente les mostró misericordia.




Leyendo Números 1: 1–2 "El Eterno habló ... en el desierto de Sinaí ... el primero del mes ... 'Haz un censo'", enseñó Rashi que Dios contaba a los israelitas a menudo porque eran queridos por Dios. Cuando salieron de Egipto, Dios los contó en Éxodo 12:37; cuando muchos cayeron por el pecado del Becerro de oro

den Becerro, Dios los contó en Éxodo 32:28 para saber el número que sobrevivió; cuando Dios vino a hacer que la Divina Presencia descansara entre ellos, Dios los contó. El primero de Nisan se erigió el Tabernáculo, y el primero de Iyar Dios los contó.



Baḥya ibn Paquda enseñó que debido a que Dios mostró una bondad especial a los israelitas entre los pueblos, sacándolos de Egipto y llevándolos a la tierra de Canaán, Dios los puso bajo una obligación de servicio, más allá del servicio universal esperado de todos los pueblos. 

Consiste en la obediencia a los mandamientos que se basan únicamente en la revelación, más allá de los deberes morales que la razón exige. 

Baḥya enseñó que quienquiera que asumiera el servicio para la gloria de Dios era favorecido por Dios con recompensas especiales, y Dios los obligó a prestar un servicio adicional además del servicio debido a otros. Baya citó como ejemplo cuando Moisés dijo en Éxodo 32:26: "¿Quién está del lado del Señor? Que venga a mí". 

Y todos los descendientes de Leví se reunieron a él ". Entonces Dios mostró un favor adicional a los levitas y eligió de entre ellos a Aarón y sus hijos para ser sacerdotes. 

Dios encargó a los levitas preceptos particulares además de los que Dios dio al resto de la nación, y les prometió una gran recompensa en la vida futura.


MOISES SUBIO EL 1 DE ELUL Y BAJO 40 DIAS DESPUES

Rashi

Rashi enseñó que fue en el primer día de Elul que Dios le dijo a Moisés, en las palabras de Éxodo 34: 2, "Por la mañana subirás al monte Sinaí", para recibir las segundas tablas, 

y Moisés pasó 40 días allí, como informó en Deuteronomio 10:10, "Y yo permanecí en el monte como los primeros días". 

Y en Yom Kippur, Dios se apaciguó hacia Israel y le dijo a Moisés, en las palabras de Números 14:20, "Yo he perdonado, como tú has hablado" [223].


ANALISANDO LOS ATRIBUTOS
Rabenu Tam

Rabenu Tam identificó los trece atributos de Dios en Éxodo 34: 6–7 de la siguiente manera: (1) יְהוָה, YHVH: misericordia antes que uno peca; (2) יְהוָה, YHVH: misericordia después que uno ha pecado; (3) אֵל, El: poder en la misericordia; (4) רַחוּם, Raḥum: compasivo; (5) וְחַנּוּן, VeḤanun: 

y misericordioso; (6) אֶרֶךְ אַפַּיִם Erekh appayim: lento para la ira; (7) וְרַב-חֶסֶד VeRav ḥesed: y abundante en bondad; (8) וֶאֱמֶת VeEmet: y verdad; (9) נֹצֵר חֶסֶד לָאֲלָפִים Notzer ḥesed laalafim: conservador de la bondad por miles de generaciones; (10) נֹשֵׂא עָוֹן Noseh avon: perdonando la iniquidad; (11) וָפֶשַׁע, VaFeshah: y pecado voluntario; (12) וְחַטָּאָה, VeḤata'ah: y error; (13) וְנַקֵּה, VeNakeh: y perdonando. [224]

EL PODER QUE REFLEJAN LOS ATRIBUTOS
Bahya Ibn Pakuda


Al leer la descripción de Dios de los atributos de Dios en Éxodo 34: 6, Baḥya ibn Paquda argumentó que podemos ver que Dios posee estos atributos a partir de la evidencia de las obras de Dios hacia las creaciones de Dios y de la sabiduría y el poder que reflejan las obras de Dios. 

Pero Baḥya advirtió que uno debe tener cuidado de no tomar las descripciones de los atributos de Dios literalmente o en un sentido físico. 

Más bien, hay que saber que son metáforas, orientadas a aquello que somos capaces de captar con nuestra capacidad de entendimiento, por nuestra urgente necesidad de conocer a Dios. 

Pero Dios es infinitamente más grande y más elevado que todos estos atributos.




LOS NOMBRES DE DIOS Y SUS ATRIBUTOS DERIVAN DE SUS ACTOS AFECTANDO EL MUNDO

Yehuda (Judá) Ha'Leví

Al interpretar los atributos de Dios en Éxodo 34: 6-7, Judá Ha'Leví argumentó que todas las caracterizaciones de Dios, excepto el Nombre de Dios de cuatro letras, el Tetragrámaton, son predicados y descripciones atributivas, derivadas de la forma en que las acciones de Dios afectan al mundo. . 

La gente llama a Dios "misericordioso" si Dios mejora la condición de alguien a quien la gente se compadece. La gente atribuye a Dios "misericordia" y "compasión", aunque Halevi vio estos Atributos como debilidades del alma y un rápido movimiento de la naturaleza. 

Ha'Leví argumentó que esto en realidad no se puede aplicar a Dios, que es un Juez justo, ordenando pobreza para uno y riqueza para otro. La naturaleza de Dios, argumentó Ha'Leví, no se ve afectada, no siente simpatía por uno ni enojo por otro. Dios decide según la ley, haciendo felices a algunas personas y miserables a otras. 

Dios se aparece a la gente, mientras observamos las acciones de Dios, a veces (en las palabras de Éxodo 34: 6) como un "Dios misericordioso y compasivo", y a veces (en las palabras de Nahúm 1: 2) como "un Dios celoso y vengativo , "mientras que en realidad Dios nunca cambia. 

Ha'Leví dividió todos los Atributos (excepto el Tetragrammaton) en tres clases: creativos, relativos y negativos. E identificó como Atributos creativos aquellos derivados del efecto de Dios en el mundo, como hacer pobre y rico, exaltar o derribar, "misericordioso y compasivo", "celoso y vengativo", "fuerte y todopoderoso", etc.



CONOCIMIENTO DE LAS OBRAS DEL ETERNO

Analisis según Moisés Ben Maimón (Maimónides)

De manera similar, Maimónides equiparó el conocimiento de los atributos de Dios con el conocimiento de las obras de Dios. Debido a que en Éxodo 34: 6–7, Dios le enseñó los atributos de Moisés que se refieren únicamente a las obras de Dios, Maimónides infirió que Dios había prometido darle a Moisés el conocimiento de las obras de Dios. Maimónides concluyó así que los caminos que Moisés deseaba conocer, y que Dios le enseñó, eran acciones de Dios. 

Maimónides los equiparó con lo que los Sabios llamaban "Atributos" (מִדּוֹת, midot), señalando que el Talmud habló de los 13 "Atributos" de Dios. [228] Y la Mishná también usó el término en referencia al hombre, diciendo, por ejemplo, "Hay cuatro tipos diferentes (מִדּוֹת, midot) entre los que van a la casa de aprendizaje", y "Hay cuatro rasgos diferentes (מִדּוֹת , Midot) entre los que dan caridad ".  

Maimónides argumentó que los Sabios no querían decir que Dios realmente posee Atributos, sino que Dios realiza acciones similares a las acciones humanas que en los humanos fluyen de ciertos Atributos y ciertas disposiciones mentales, mientras que Dios no tiene tales disposiciones. 

Aunque a Moisés se le mostró toda la bondad de Dios, es decir, todas las obras de Dios, Éxodo 34: 6–7 menciona solo los 13 Atributos, porque incluyen los actos de Dios que se refieren a la creación y el gobierno de la humanidad, y conocer estos actos fue el objeto principal de la oración de Moisés. 

Maimónides encontró evidencia de esto en la conclusión de la oración de Moisés en Éxodo 33:16, "para que pueda conocerte, para hallar gracia en tus ojos, y considerar que esta nación es tu pueblo". 

Es decir, Moisés buscó la comprensión de los caminos de Dios al gobernar a los israelitas, para que Moisés pudiera actuar de manera similar. Maimónides concluyó que "las formas" utilizadas en la Biblia son idénticas a los "Atributos" utilizados en la Mishná, denotando los actos que emanan de Dios en referencia al universo.
Share:

No comments:

Post a Comment